Declaración Universal de los Derechos Humanos

Principios y derechos individuales. Universalidad. Objetivos. Paz y seguridad internacional. Barbarie. Miseria. Pobreza. Opresión

  • Enviado por: Lore
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

“ LOS DERECHOS HUMANOS EN LA DECLARACIÓN UNIVERSAL ”.

INTRODUCCIÓN

Los derechos humanos surgen a raíz de una historia cargada de sufrimiento para la humanidad, el fascismo y nazismo de la segunda guerra mundial forman parte de este origen.

Tras la concepción de estos derechos se encuentra el esfuerzo y sufrimiento de muchas personas solitarias o pueblos completos, en donde muchos de ellos dieron la vida en busca de su reconocimiento.

La declaración universal ubica su origen en el mero nacimiento de los seres humanos “libres e iguales en dignidad y derechos”.

Los derechos humanos no admiten discriminación alguna y son completamente universales, formando parte de un todo, en donde la violación de uno de estos derechos, implica la transgresión de otros.

El estado de derecho es aquel que se funda en la universalidad e imparcialidad de la ley, generada en la voluntad del pueblo libremente expresada, es por ello que la inexistencia de la democracia (completamente necesaria para la conformación de un estado de derecho), hace casi impracticable el cumplimiento de los derechos humanos.

DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS

HUMANOS.

La declaración universal de los derechos humanos es un conjunto de normas jurídicas, la cual prima sobre cualquier legislación nacional y debe ser adaptada a la declaración universal y pactos internacionales.

Esta declaración es el resultado de un acuerdo de concenso entre todos los pueblos de la tierra, y por esto se obliga a su estricto cumplimiento en todos los estados nacionales.

El origen de esta declaración se centra principalmente en la traumática experiencia del fascismo y nazismo de la segunda guerra mundial, es por esto que se creó la Organización de las Naciones Unidas (ONU), como medida de lucha contra estos flagelos, además de acordar la declaración que es el alma de las relaciones internacionales. Aprobando el 25 de junio de 1945 la carta de las naciones unidas, en donde se citan las intenciones de la humanidad de la siguiente manera:

“Nosotros los pueblos de las naciones unidas estamos dispuestos s librar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres, y de generaciones grandes y pequeñas, a crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto de las obligaciones emanadas de los tratados y otras fuentes del derecho internacional, a promover el progreso social y a elevar el nivel de vida dentro de un concepto mas amplio de libertad”.

Para alcanzar el logro de estos objetivos, definidos por los propios pueblos, las naciones unidas proponen:

  • Mantener la paz y la seguridad internacional.

  • Fomentar la libre determinación de los pueblos.

  • Desarrollar y estimular el respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos.

Como forma de hacer posible el logro de estos objetivos y propósitos, el 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas crea la DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, en donde todos los estados están obligados a cumplirlas y hacerlas cumplir.

Dentro de esta declaración se señalan 3 atentados, como los mas grandes en contra de la humanidad:

  • El hambre y la miseria.

  • Actos de barbarie (ultrajantes para la conciencia de la humanidad).

  • Tiranía y la opresión.

Estableciéndolos como los principales agresores contra la dignidad de las personas y soberanía de los pueblos, dado que, con estos atentados se impide, a quienes los sufren, el acceso a la calidad de sujeto de derecho, y por ende se violan simultáneamente la totalidad de los derechos de la víctima.

Por ello, se puede decir, que su superación, es indispensable, es una condición previa e indiscutida, para que pueda afirmarse que en una sociedad se cumple con los derechos humanos en alguna medida.

Existen además de la declaración universal de los derechos humanos, otros pactos firmados por los países miembros de las naciones unidas, con el fin de promover y velar por el respeto de los derechos de las personas en todo el mundo, como lo son:

  • Pacto internacional de derechos civiles y políticos.

  • Pacto internacional de derechos económicos, sociales y culturales.

  • La declaración universal de los derechos del niño.

Además de organizaciones internacionales como lo son:

  • Organización internacional de trabajadores (OIT).

  • Organización internacional de las mujeres.

  • UNICEF, etc.

ATENTADOS CONTRA LA HUMANIDAD.

El hambre y la miseria:

El mayor sueño del ser humano es el advenimiento de un mundo en que los seres humanos estén completamente libres del temor y la miseria.

Para el cumplimiento de este sueño, los pueblos se han visto obligados a promover el progreso y a elevar el nivel de vida, dentro de un concepto mas amplio de libertad. Lo que implica que toda persona tiene derecho a obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación internacional, de acuerdo a la organización y los recursos de cada estado, la satisfacción de los derechos económicos, sociales y culturales, indispensables para su dignidad y libre desarrollo de su personalidad..

“ Todos los hombres, mujeres y niños tienen el derecho inalienable a no padecer hambre y mal nutrición a fin de poder desarrollarse plenamente y conservar sus facultades físicas y mentales. La sociedad posee en la actualidad recursos, capacidad organizadora y tecnología suficiente; por lo tanto, la capacidad para alcanzar esta finalidad. En consecuencia, la erradicación del hambre es un objetivo común de todos los países que integran la comunidad internacional, en especial de los países desarrollados y otros que se encuentran en condiciones de prestar ayuda.”

( Declaración universal sobre la erradicación del hambre y la malnutrición, ONU, 17 de Diciembre de 1974).

Los actos barbarie

el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajante para la conciencia de la humanidad.

por ello, todos los pueblos y naciones deben esforzarse, con el fin de que los individuos como las instituciones promuevan mediante la enseñanza y la educación y por medidas progresivas de carácter nacional e internacional, el reconocimiento y la aplicación universal y efectivos de los derechos humanos.

PROCLAMA

Los derechos humanos son los derechos de las personas frente al estado. por ello establecen, limites al uso del poder y originalmente nacieron solo con ese carácter defensivo, pero más allá de eso, hoy se proyectan como modo de relación humana, plenos de libertad y vida proponiendo principios y valores éticos siempre mas plenos.

(Art. 30) nada de declaración universal de los derechos humanos podrá interpretarse en el sentido de que confiere derecho alguno al estado, a un grupo o a una persona para emprender y desarrollar actividades o realizar actos tendientes a la supresión de cualquiera de los derechos y libertades proclamados en esta declaración.

De acuerdo con esas afirmaciones, la declaración reconoce a todos los seres humanos los siguientes derechos fundamentales, que significan la obligación inderogable para todos los estados:

(Art.3) Todo individuo tiene derecho a la vida, la libertad y la seguridad de su persona.

(Art.4) Nadie será sometido a esclavitud ni a servidumbre.

(Art.5) Nadie será sometido a torturas, ni a penas o tratados crueles, inhumanos o degradantes.

(Art.9) Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso, ni desterrado.

(Art.12) Nadie será objeto de ingerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra y su reputación.

El nivel de la deshumanización de una sociedad puede medirse por el tipo y la cantidad de actos de barbarie que se producen en ella y por la existencia o no de recursos jurídicos para que las víctimas de ellos puedan defenderse.

Conforme a la declaración universal, los derechos humanos que permiten esa defensa son los siguientes:

(Art.8) Derecho a un recurso efectivo ante los tribunales competentes, que les amparen contra estos que violan sus derechos.

(Art.10) Derecho, en condiciones de plena igualdad a ser oída públicamente y con justicia, por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación en contra de ella en materia penal.

(Art.11) Derecho a que se presuma su inocencia, mientras no se pruebe su culpabilidad conforme a la ley, en juicio público, donde se hayan asegurado todas las garantías para su defensa.

En caso de que los derechos antes mencionados no estuvieren garantizados, en caso de persecución, toda persona puede o tiene.

(Art.14) Derecho a buscar asilo, y a disponer de él, el cualquier país, siempre y cuando con ello no se busque evitar los efectos de una acción judicial realmente originada por delitos comunes o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

La tiranía y la opresión

En la Declaración Universal de Derechos Humanos se encuentra establecida en sus artículos 21 y 28 señalando dentro de sus líneas generales que La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público. Y que las personas están sujetas a las limitaciones establecidas por la ley con el único fin de asegurar. El reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás, de satisfacer las justas exigencias de la moral, del orden público, y del bienestar general, en la sociedad democrática.

Ahora bien, si en una sociedad que se dice ser democrática no se cumplen dichas condiciones y no se reconocen los derechos ni las garantías a los habitantes de la misma, se estaría automáticamente en presencia de un orden tiránico y de opresión, por lo que en la mencionada Declaración se reconocen una serie de derechos que vienen a resguardar y a proteger lo antes señalado:

Por ejemplo:

*Derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión (Art.18).

*Derecho a la libertad de opinión y expresión (Art.19).

*Derecho a participar en el gobierno de su país, el que implica el derecho de reunión y asociación pacífica. (Art.20 y 21).

*Y no olvidemos los preceptos contenidos en el artículo 19 de nuestra Constitución Política.

La libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana.

Los Estados miembros se han comprometido a asegurar, en cooperación con la Organización de las Naciones Unidas, el respeto universal y efectivo de los derechos y libertades fundamentales del hombre.

Con lo antes mencionado, puede establecerse que responde a tres principios fundamentales, los cuales son:

Los derechos humanos son fundacionales:

Mas allá de la polémica filosófica que discute si los derechos humanos tienen su origen en la “ley natural”, o son una “creación histórica” o mas bien resulta de una “creación legal del estado”, el articulo primero de la Declaración Universal centra su origen en el mero nacimiento de los seres humanos “libres e iguales en dignidad y derechos” “ dotados como están de razón y conciencia”, obligados a “comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

Por ello, ninguna sociedad puede construir un orden institucional, sus leyes, sus normas y sus valores fundamentales que organizan las relaciones sociales, económicas, políticas y culturales, ignorando lo establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

No importa el tipo de sociedad, pero para que cualquiera de ellas sea considerada legítima, respetable y respetada por todos los pueblos, debe dar respuestas adecuadas a los requerimientos que emanan de esta declaración.

Es por ello que en el artículo 2º, del pacto internacional de derechos civiles y políticos establece que “Cada uno de los estados partes en el presente pacto, se comprometen a respetar y garantizar a todos los individuos que se encuentran en su territorio y estén sujetos a su jurisdicción”, “Cada estado parte se compromete a adoptar, con arreglo a sus procedimientos constitucionales y a las disposiciones del presente pacto, las medidas oportunas para dictar las disposiciones legislativas o de otro carácter, que fuesen necesarias para hacer efectivos los derechos reconocidos en el presente pacto y que no estuvieren ya garantizados…”

Los derechos humanos son universales:

Con el propósito de velar por el cumplimiento de la universalidad de los derechos humanos se ha establecido el Comité de derechos humanos de las Naciones Unidas, además de un sistema completo, para que la comunidad internacional juzgue las violaciones de estos derechos, por cualquier país.

Conforme con el artículo 6 de la carta de las Naciones Unidas:

“Todo miembro de las Naciones que hayan violado repetidamente los principios contenidos en esta carta, podrá ser expulsado de la organización por la asamblea general a recomendación del consejo de seguridad”.

Los derechos humanos no admiten discriminación alguna:

Todos los estados se encuentran obligados a respetar los derechos humanos sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. “Art. 2, de la declaración universal de los derechos humanos”.

Los derechos humanos son una totalidad sistemática:

La violación de cualquier derecho en particular, afecta como un todo los derechos humanos. Siempre que se viola uno de estos derechos, se afecta la dignidad humana, la que es indivisible, y por ello toda persona humana es agraviada.

Por ejemplo, el hambre hace impracticable la libertad de expresión.

De la misma manera debe advertirse que los derechos humanos no pueden existir sin el reconocimiento del derecho a la libre determinación del pueblo, y viceversa, y ambos no existen sin el auténtico estado de derecho y una sociedad efectivamente democrática, las que a su vez suponen la vigencia de los derechos fundamentales y de la soberanía del pueblo.

DERECHOS HUMANOS EN AMÉRICA LATINA

La situación de los derechos humanos en América Latina varía mucho de país a país. En algunos, como en Colombia, las desapariciones, las ejecuciones sumarias y la tortura han alcanzado proporciones epidémicas. En otros, como en Perú, cientos de presos inocentes continúan en la cárcel, falsamente acusados de "actividades subversivas". En otros más, las violaciones más comunes son la brutalidad policial, las condiciones inhumanas en las cárceles, y las violaciones a los derechos económicos y culturales. Si hay una violación que es común, hoy en día, a la mayor parte de los países de América Latina, es la impunidad, la falta de castigo - y a menudo de investigación - a aquellos que son responsables por cometer los abusos más viles contra los derechos humanos.

La historia de América Latina está plagada de opresiones, de gobiernos de facto, y de otros que aunque supuestamente democráticos se comportan como verdaderas dictaduras. Los derechos humanos han sido y siguen siendo frecuentemente dejados de lado, como ideales perfectos pero molestos en épocas de conflictos internos.

En América Latina durante la década de los años 70 y fines de la década del 80, la mayoría de los países de este lado del mundo fueron victimas de regímenes militares, los que con su intervención interrumpieron todo el estado de derecho imperante en estos países. Todos los derechos fundamentales de las personas fueron eliminados con un resultado de miles de detenidos desaparecidos, de ejecutados políticos, de torturados, exiliados, relegados y personas privadas de libertad.

Durante este periodo, además de eliminar el principal derecho que tiene toda persona que es el derecho a la vida, también se vieron interrumpidos los derechos básicos, como son el derecho al trabajo, la educación, el derecho de asociación y la libertad de expresión, entre otros.

En Chile, el régimen militar, con la violación sistemática a los derechos humanos, dejó un saldo de 1.102 personas detenidas desaparecidas, 2.045 personas ejecutadas por el solo hecho de pensar diferente. Además cabe agregar una gran suma de víctimas de tortura y daño psicológico e impedimento de su libertad sin tener la posibilidad de tener un juicio justo.

En Chile se perdió absolutamente el estado de derecho, con una junta militar que se instauró a partir del golpe de estado de 1973, terminando con el gobierno de Salvador Allende, que fue el último gobierno democrático elegido libremente por el pueblo antes de ésta.