Debate sobre la educación argentina entre Sarmiento y Alberdi

Historia de la Educación en Argentina. Instrucción. Alfabetización del pueblo argentino. Educación popular. Modelos educativos

  • Enviado por: Avingani
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCIÓN

Durante los primeros años de formación de la patria, los intelectuales de la época consideraron que era su tarea elaborar los modelos sobre los que se basarían las instituciones.

Alberdi y Sarmiento, en Cartas Quillotanas · Las Ciento y Una ensayaron un boceto para un país todavía en formación.

Entre otros temas, debatieron los proyectos de educación y formación para la población y sus consecuencias en el futuro económico, político y hasta moral del país. Si bien ambos compartían la idea de que ésta era la única vía para lograr crecimiento y progreso duradero y sostenido para la patria, y la tan ansiada estabilidad política que hasta entonces se mostraba huidiza, estaban en desacuerdo con respecto a la utilidad de cada metodología y la eficacia o practicidad de la aplicación.

En la presente monografía se desarrollarán las propuestas de ambos en esta polémica y sus respectivos argumentos observando puntos clave como la inmigración creciente en la época, la inestabilidad política y la inserción del país en el modelo capitalista de la revolución industrial.

Si bien se entiende que se trata de un debate, no se intentará identificar en ningún momento un vencedor sino que el objetivo mas bien será evaluar los motivos que movían a cada pensador a presentar y defender su tesis y qué resultados esperaban obtener de la aplicación de las metodologías proyectadas en este intercambio.


Breve reseña histórico - biográfica

Juan B. Alberdi, nacido en Tucumán en 1810, cursó sus estudios de derecho entre los años 1831 y 1840 en Buenos Aires y Córdoba donde se graduó de Bachiller en Leyes.

En 1835, junto con otros jóvenes intelectuales de la talla de Juan María Gutiérrez y Esteban Echeverría fundó el Salón Literario, que se convertiría en el principal centro intelectual para quienes compartían sus ideas ligadas al romanticismo europeo.

En 1838 se intensificaba la persecución del régimen rosista a quienes se consideraban opositores del caudillo y Alberdi junto a los jóvenes del salón literario eran vistos como enemigos. Con el fin de eludir el acoso, Alberdi decidió exiliarse en Montevideo.

Luego del largo exilio, derrotado Rosas, Alberdi escribió, todavía en Chile, la obra que sería su mayor aporte a la organización nacional: Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina (1852) que junto con un proyecto de constitución también redactado por él fueron la principal fuente para la Constitución Nacional de 1853. Desde luego, éste no fue su único aporte.

Desde sus artículos periodísticos publicados en periódicos uruguayos y chilenos, sus ensayos y hasta obras de teatro, Alberdi se encargó de combatir la tiranía que en su opinión se había apoderado de su patria. No se limitaba a señalar lo que consideraba que estaba mal o era injusto sino que además proponía siempre otras ideas.

D. F. Sarmiento nunca tuvo la oportunidad de cursar estudios formales mas allá de la educación básica debido a sus orígenes humildes, y siempre se describió como autodidacta.

Sin embargo, eso no le impidió tener una prolífica trayectoria profesional como periodista, militar, educador y político. Si bien en las cuatro áreas ha dejado una huella imborrable, el periodismo fue la actividad que lo acompañó ininterrumpidamente a lo largo de toda su vida adulta.

Dueño de una personalidad tenaz y obstinada, gustaba de confrontar públicamente a quienes consideraba opuestos a sus ideas.

En 1829, luego de ejercer la docencia durante algunos años, se unió al ejército del Gral. Paz con el fin de combatir al régimen rosista pero debió exiliarse dos años después al vecino país de Chile debido a la feroz persecución oficialista.

En 1839, tres años después de su regreso al país, fundó el periódico El Zonda, inaugurando oficialmente su carrera periodística. Sin embargo, el tono irreverente de las críticas publicadas en el mismo encendió la ira del gobernador quien le obligó a cerrarlo mediante la imposición de impuestos exorbitantes. Tan solo unos meses después, debió regresar a su exilio en Chile donde continuaría su actividad periodística con mas fervor aún.

Ya en 1842 comenzó a colaborar con el gobierno chileno en cuestiones de la educación organizando la primera escuela de preceptores de América Latina. También le dieron la oportunidad de viajar por Europa, África y América con el fin de investigar y recolectar información referente a los sistemas educativos de dichos lugares y obtener ideas para luego aplicarlas en la educación chilena.

En 1851 se alió a Urquiza y participó de la Batalla de Caseros que culminó con la derrota de Rosas. Sin embargo, luego del triunfo se distanció de Urquiza por diferencias políticas.

Desde 1856 hasta 1882 se desempeñó como político en Argentina, siendo senador, ministro, gobernador y, desde luego, presidente de la nación, entre otros cargos. Su última participación política fue en 1882 con la redacción y aprobación de la Ley 1420 de Educación Común.

Origen de la polémica

Observando estrictamente la fecha de publicación de cada documento, podríamos decir que quien desató la polémica fue Sarmiento en su carta de dedicatoria a Alberdi de Campaña en el Ejército Grande (1852), en la cual lo descalificaba considerándolo un desertor de las batallas y lo acusaba de escribir sobre episodios bélicos que nunca había presenciado.

Sin embargo, se cree que Sarmiento solo lo hizo como respuesta a una provocación previa de Alberdi: recientemente había aparecido publicada en la prensa de Buenos Aires una crónica sobre la batalla de Caseros escrita por Sarmiento, quien no tenía intención de difundir masivamente ese documento por el momento. El sanjuanino señaló a Alberdi como el encargado de facilitar dicho documento al periódico, basándose en el hecho de que el Diario de Valparaíso, dirigido por Alberdi, no cesaba de criticarlo constantemente.

Luego de la dedicatoria, Alberdi decidió responderle en 1853 mediante la publicación de sus cartas Quillotanas (llevan ese nombre por estar fechadas en la ciudad de Quillota, Chile). Si bien la primera de esta serie de cartas aparece como una réplica específicamente a la mencionada dedicatoria de Sarmiento, luego es inevitable que la temática se ramifique a otras áreas de debate frecuentes en pensadores de esta talla.

Cuando Sarmiento tuvo conocimiento de la publicación de las cartas quillotanas, decidió continuar con la polémica publicando Las Ciento y Una (1853), ampliando aún mas el espectro de temas tratados en el intercambio. Entre ellos, el tópico de la educación ciertamente no pasó desapercibido.

A continuación se desarrollará la postura con respecto a este tema que cada uno manifestó en el debate, complementado a algunas ideas que ya habían expuesto previamente.

Juan B. Alberdi: Educación Versus Instrucción

Alberdi creía que la mejor opción para lograr el tan ansiado progreso e industrialización del país era una inmigración selectiva de origen europeo.

Esto se justificaba considerando que educar a la población tomaría mucho tiempo e implicaría un despliegue importantísimo de planificación en infraestructura que el país no estaba en condiciones de afrontar.

La urgente necesidad de estabilidad social y económica sólo podía ser subsanada con el arribo de la capacidad de trabajo de inmigrantes europeos, dispuestos a contribuir con su experiencia, sus hábitos y su instrucción a la reforma de las costumbres de los argentinos en el campo laboral y también en el aspecto social. Esto era lo que se dio a llamar la “teoría del trasplante” de Alberdi.

Consideraba que la educación general podía convertirse en un arma de doble filo, al darle al pobre la idea de que tenía derecho a acceder a aquello que producía como asalariado o peón, y que esta situación podía desembocar en una revolución.

Sin embargo no descartaba de plano la educación de las masas, sólo que no la veía como una opción viable a corto plazo ni como algo apropiado para todos los sectores de la población.

Opinaba que la instrucción como la que estaba siendo aplicada en su tiempo era apta para los pueblos ya desarrollados y organizados, pero no la veía como la mas apropiada para un pueblo en formación como era el nuestro. Creía que el mejor método para la Argentina de la época era la educación de las cosas.

Tenía la intención de que se promueva el culto a la industria ya que creía que ésta era la mejor ordenadora y moralizadora de los pueblos. Juzgaba que era una pérdida de tiempo rendir culto a las religiones, puesto que eso había demostrado no tener éxito en América cuando se trataba de prevenir el delito o el ocio; y también creía que por ese camino el hombre podía corromperse por encontrarse sumido en la pobreza.

Sostenía que a la hora de educar, debían priorizarse las ciencias exactas y aquellas que pudieran aplicarse a la industria por sobre las ciencias filosóficas y morales. Creía que mediante la instrucción del pueblo en tales campos se lograba un beneficio para la economía del país y que también a través de la cultura del trabajo los hombres llegaban a la moral y las buenas costumbres:

Los ensayos de Rivadavia, en la instrucción secundaria, tenían el defecto de que las ciencias morales y filosóficas eran preferidas a las ciencias prácticas y de aplicación, que son las que deben ponernos en aptitud de vencer esta naturaleza selvática que nos domina por todas partes (...). El principal establecimiento se llamó colegio de ciencias morales. Habría sido mejor que se titulara y fuese colegio de ciencias exactas y de artes aplicadas a la industria.

No pretendo que la moral deba ser olvidada. () pero los hechos prueban que se llega a la moral más presto por el camino de los hábitos laboriosos y productivos de esas nociones honestas, que no por la instrucción abstracta.” (Alberdi, Bases y puntos de partida..., Cap. XIII)

Su creencia era que la instrucción primaria no hacía a la educación de un hombre de estado, criticando así a la vez a Sarmiento y a su propuesta de educación popular. Decía que no era suficiente para completar la educación de un hombre, sino solo el comienzo, el punto de partida desde donde se requería andar un camino mucho mas largo de formación, como manifestaba en su tercera carta:

Saber leer y escribir es ponerse en aptitud de empezar a educarse. La instrucción primaria es a la educación lo que es tener un escoplo a saber la carpintería” (Alberdi y Sarmiento, 2005:112)

Manifestaba que la formación obtenida por Sarmiento le bastaba para enseñar pero no para gobernar. También le criticaba su actividad periodística, caracterizándola de agitación demagógica (Alberdi y Sarmiento, 2005:113) y diciendo que ese tipo de comportamiento no podía traer ningún bien al proyecto educativo de Argentina. Tampoco perdió oportunidad de recordarle que su trabajo como teórico de la educación fue siempre financiado por el gobierno de Chile y con el fin de ser aplicado en el país vecino y no en Argentina.

Insistía en sus cartas Quillotanas, al igual que en sus Bases... que, si bien el alfabeto es algo valioso, en ese momento de la historia

Mas falta le hacen hoy la barreta y el arado. Esta es la educación popular que necesitan nuestras repúblicas ().” (Alberdi y Sarmiento, 2005:113)

Juzgaba que los habitantes de las regiones centrales del país, aquellas que se encontraban mas pobladas en esos tiempos, se habían vuelto ociosos; sostenía que se encontraban, además, víctimas de un atraso tecnológico y cultural alarmante y que hacía falta incrementar la población y mejorar las vías de comunicación entre las regiones.

Opinaba, entonces, que el enemigo a vencer no era precisamente el analfabetismo sino el ocio y el desierto:

Nuestra juventud debe ser educada en la vida industrial, y para ello ser instruida en las artes y ciencias auxiliares de la industria. El tipo de nuestro hombre sud - americano debe ser hombre formado para vencer al grande y agobiante enemigo de nuestro progreso: el desierto, el atraso material, la naturaleza bruta y primitiva de nuestro continente” (Alberdi, Bases y puntos de partida..., Cap. XIII)

También veía en el campo, al igual que como sucedió en Europa, el ámbito donde debía iniciarse el proceso industrializador del país. Profetizaba que ese era el lugar desde donde surgirían los líderes que habrían de gobernar la región.


Sarmiento: Educación popular

Sarmiento sostenía que la educación era la mejor herramienta para llevar al país al progreso e industrialización. Creía que con la escuela primaria obligatoria podía contribuir a moldear a la población y orientarla en dirección a un capitalismo mas moderno, siguiendo el modelo observado en los Estados Unidos.

A diferencia de Alberdi, veía a la educación como una herramienta para controlar a las masas, de manera que no se levanten en contra del modelo hegemónico. Creía que otra manera de contenerlos era concediéndoles espacios de participación ciudadana, por medio de los municipios, por ejemplo. Pensaba que si los ciudadanos no recibían educación, si permanecían analfabetos y aislados, si no se los integraba a la sociedad, se correría el riesgo de que esa masa vulnerable e ignorante pudiera caer nuevamente en manos del caudillismo y el despotismo.

Su idea era utilizar la educación popular como herramienta para llevar al pueblo hacia una transcisión de un modelo económico colonial del capitalismo dependiente a un modelo capitalista dinámico, como el que había visto en Estados Unidos.

Tuvo una coincidencia en este tema con Alberdi, y esto era la importancia que le concedía a la educación laica. Al igual que Alberdi, creía que era esencial para la integración de nativos y extranjeros la libertad de cultos y el alejamiento o separación del estado y la iglesia católica.

También tomaba en cuenta los beneficios que podría aportar la llegada de inmigrantes europeos educados y con formación profesional, como había sucedido en Europa y en Estados Unidos; aunque los incluía en su modelo como agentes de incremento acelerado de la población y como un complemento a la educación general obligatoria de la población criolla:

Dos BASES había sospechado para la regeneración de mi patria: la educación de los actuales habitantes, para sacarlos de la degradación moral y de raza en que han caído, y la incorporación a la sociedad actual de nuevas razas” (Alberdi y Sarmiento, 2005:250)

En la quinta carta de las Ciento y una Sarmiento, recordando la descalificación hecha por Alberdi cuando éste declaró en su tercera carta Quillotana que Sarmiento no se encontraba capacitado para gobernar por ser un simple educador, le respondió manifestándose orgulloso de ejercer tal profesión y, a la vez, le ofrecía pruebas de como su actividad era considerada de altísima importancia en los Estados Unidos, donde, según relataba Sarmiento, la educación popular había sido decretada como el cimiento sobre el cual habría de construirse el entramado de la sociedad civilizada.

Desde luego, se declaraba en desacuerdo con la idea de Alberdi de que en ese momento histórico era mas importante la educación de las cosas que la instrucción.

Justificaba su postura diciendo que para manejar maquinarias de última tecnología era necesario saber leer y escribir con el fin de poder leer el manual de uso y tener la capacidad de comprender el funcionamiento de las mismas y de qué manera operarlas.

En la misma carta continuaba ofreciendo mas y mas ejemplos, siempre tomados de su visita a los Estados Unidos y haciendo comparaciones con la región sudamericana, y contínuamente intercalando estos comentarios con insultos y palabras descalificatorias para Alberdi, refiriéndose a él como “abogado accidental”, “periodista - abogado” o “abogado traficante con la prensa”.

Sostenía que los peones que sabían leer y escribir eran capaces de realizar sus actividades de forma mas eficiente y, al parecer, hasta se diferenciaban de los analfabetos porque también podían ser autodidactas en distintas áreas.

Así presentó como ejemplo el caso de un supuesto náufrago estadounidense sobre quien había escrito al inicio de su relato de “Viajes por Europa, África y América” (1845 - 1847), quien había logrado grandes mejoras en San Juan solo por estar alfabetizado.

(...) el reloj público yacía descompuesto hacía años, y dijo: déjenme estudiar esta máquina, y lo puso corriente; había cuatro piezas de artillería, que por sus defectos y lacras llevaba muertos seis artilleros, () el peón yanqui dijo: veré en dónde está el mal; y las remendó (); los molinos eran como los que nos legaron nuestros padres, () y construyó uno que duplicaba el producto (). Éste es, Alberdi, un peón que sabe leer ().” Alberdi y Sarmiento, 2005: 256

Es por eso que en su informe De La Educación Popular (1849), sostenía que la escuela era, o debiera ser, un tema de interés público y no solamente de los padres de niños carenciados y analfabetos. Decía que la ciudadanía tenía que asegurarse que quienes formarían parte de futuros gobiernos hubieran recibido la instrucción apropiada para desempeñar los cargos públicos y las funciones sociales de forma eficiente.

Finalmente, también exhortó a Alberdi a criticarlo a él y a su trabajo, pero jamás descalificar el valor de la educación popular, sosteniendo que sus dichos sólo causarían daño al progreso de la nación.

Como ya sabemos, la preocupación de Sarmiento con respecto al sistema educativo y a la escuela obligatoria no se limitó a justificar la necesaria implementación inmediata de este sistema, sino que además, pasó una gran parte de su vida profesional diseñando y planificando minuciosamente los detalles de dicho sistema.

Imaginaba un sistema educativo igualitario, democrático, como el que afirmaba haber visto en Estados Unidos. Justificaba - erradamente - la condición igualitaria de la educación en el país del norte diciendo que allí no existía la diferenciación económica ni social, que no había pobres.

Si bien reconocía que en nuestra región un contexto social como ese era poco probable, aún así continuó proponiendo opciones para lograr este objetivo en América del Sur.

Estimaba que el primer paso que debíamos dar era el de asumir como pueblo la necesidad imperativa de tener masas educadas y, luego, cargar con la responsabilidad de llevar a cabo el plan.

Consideraba que era fundamental para comenzar con la aplicación de este sistema la división del territorio en distritos escolares, con el fin de controlar quiénes eran los habitantes en edad de estudiar, en qué situación social se encontraban ellos y su familia y cómo podían contribuir al desarrollo del proyecto.

Es importante tener en cuenta que Sarmiento, nuevamente como consecuencia de lo observado en Estados Unidos, creía que la educación popular no debía ser responsabilidad económica del estado, no debería ser necesario el financiamiento público, sino que podía sostenerse y financiarse mediante aportes obligatorios de los padres y las familias de los niños.

También proponía controlar el cumplimiento de la asistencia de los niños al colegio mediante esa misma renta, asegurándose que los padres también se hicieran cargo de la educación de sus hijos, so pena de tener que afrontar una pena económica, como sucedía en Estados Unidos:

Si algunas ciudades rehusasen o descuidasen imponerse contribuciones para el sostén de las escuelas, serán condenadas a pagar una suma igual al doble de la más alta contribución que haya sido antes votada (…).” (Sarmiento, De La Educación Popular, Cap. I)

Se preocupó, asimismo, de cómo sería la preparación docente, como se sostendría todo el sistema en sus distintos niveles, y hasta los contenidos que debían enseñarse a cada estrato de jóvenes. Es sabido que Sarmiento ya había diseñado y propuesto un Método gradual de lectura (1845) que pretendía fuera aplicado en todas las escuelas de la región como una herramienta primordial de alfabetización masiva.

Aunque su plan no fue aplicado fielmente tal como lo planteó, durante su presidencia (1868 - 1874) fue posible un progreso sin precedentes en el campo de la educación, que logró cambiar para siempre esa área de la organización nacional, y marcó el rumbo a seguir durante el siguiente siglo.

CONCLUSIÓN

Como ya se había aclarado, el fin de este trabajo no era declarar un vencedor del debate, sino mas bien conocer de qué se trataba cada propuesta sin emitir un juicio valorativo.

Observando ambas posturas, se concluye que sendos pensadores tenían como fin lograr colocar a la Argentina entre los países industrializados y mas desarrollados, pero proponían medios diferentes para lograr ese cometido.

Aunque la mayoría de las veces Alberdi y Sarmiento se encontraron teniendo la misma postura ideológica (ambos unitarios, enemigos de Rosas, apoyaron a Urquiza), manifestaron enormes diferencias en el tratamiento de las masas populares con respecto a la educación.

Mientras Alberdi prefería ser moderado con respecto a qué cosas enseñar a quiénes, temiendo consecuencias inesperadas y difíciles de contener, Sarmiento proponía hacer pleno uso de la educación como instrumento de manipulación de las masas.

En tanto Alberdi aspiraba a desprender a la región del modelo colonial siguiendo ejemplos europeos, Sarmiento prefería hacerlo con métodos más innovadores, inspirados en lo observado por él mismo en los Estados Unidos, aunque adaptados a nuestra América del sur, con sus recursos naturales y humanos.

Si bien las posturas de ambos pensadores ya han quedado indelebles en los anales de la historia argentina, el debate sobre el rumbo de la educación en Argentina es uno que sigue abierto mas de 150 años después de inaugurado; y aún recibe nuevas propuestas día a día.


BIBLIOGRAFÍA

J. B. Alberdi, D. F. Sarmiento, La Gran Polémica Nacional. Cartas Quillotanas · Las Ciento y Una (Prólogo de Lucila Pagliai), Buenos Aires, Leviatán, 2005.

J. B. Alberdi, Bases y puntos de partida para la organización política de la República de Argentina, 1852

D. F. Sarmiento, Las Escuelas Base De La Prosperidad i De la Republica En Los Estados Unidos, 1870

D. F. Sarmiento, De La Educación Popular, 1849

www.elhistoriador.com.ar

http://www.bnm.me.gov.ar

- 10 -

- 10 -

- 10 -