De Victoria para Alejandro; Maria Isabel Molina

Literatura hispanoamericana contemporánea. Narrativa y novela histórica. Jerusalén y Cristianismo. Argumento. Personajes. Temática

  • Enviado por: Alguien
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

“DE VICTORIA PARA ALEJANDRO”

Resumen del argumento:

Victoria es una joven romana hija del senador, y nieta de un escriba israelita llamado Ismail. Su abuelo le enseñó a escribir al estilo de los escribas en hebreo, arameo, griego y latín. Esto lo hizo en secreto, ya que no era usual que una mujer tuviese estos conocimientos, y no estaba bien visto por la sociedad.

Al morir su abuelo, le deja en herencia la tercera parte de sus posesiones. Victoria tiene que ir a cobrar esta herencia a Israel. En el transcurso del viaje en barco con su tío José (hermano de su madre) y en su estancia en Israel, Victoria le escribe cartas a Alejandro, un esclavo de Pompilio, el mejor amigo de su padre. Además, Alejandro era el muchacho del que estaba enamorada; aunque sabe que no puede casarse con él por su condición de esclavo. Por ello, decide usar el dinero de la herencia de su abuelo para comprar su libertad y poder así casarse con él una vez que se convirtiera en un hombre libre.

Cuando llegaron a Israel, se hospedaron en casa de la familia de su madre. Prisca, la vieja esclava de Victoria, que la acompañaba en este viaje, también se hospeda allí.

Victoria comparte habitación con Miriam, su prima, de la que acaba haciéndose amiga. Además de Miriam, va conociendo poco a poco al resto de sus parientes; así como las leyes y costumbres judías, las cuales no entiende.

Algún tiempo después de su llegada a Israel, su abuela la mandó llamar para hablar con ella. Le comunicó que iban a casarla con su primo David, hermano de Miriam, que estaba cojo. Daniel siempre quiso ser monje e irse al monasterio de Qumrán, pero no podía irse precisamente por su cojera.

El verdadero motivo de la boda no era que la joven tuviese ya edad para estar casada y sin embargo no lo estuviera, como decía su abuela, sino que todo se trataba de una cuestión de dinero; y lo único que querían era cobrar ellos la herencia. Aun así, sin saber esto, Victoria le expresó a su abuela su descuerdo con respecto a la boda, y le dijo a su abuela que no podrían casarla sin el consentimiento de su padre. De nada sirvieron sus súplicas, ya que la abuela afirmaba que mientras estuviese bajo la tutela de su tío José, él ejercería los derechos de padre, y por lo tanto tendría que obedecerle.

Esto entristeció y enfureció a Victoria; y por ello decidió ponerse en contacto con su padre cuanto antes, así que le escribió una carta no muy extensa contándoselo todo. Intentó enviársela, pero sus parientes le tenían bloqueadas todas las cías posibles. Al fin Marta, la mejor amiga de su madre, consiguió que la carta fuese puesta en camino.

Un mes antes de la boda, Victoria se trasladó con Miriam y Prisca a casa de Marta, ya que los futuros esposos no debían vivir juntos antes de la boda. Durante su estancia allí, hizo tres copias del relato de San Marcos, iguales que la que le dio al obispo. De esta forma fue pasando el tiempo, pero no su angustia.

Un buen día, llegó Marta muy agitada y le dijo que alguien la esperaba en el patio; y cuál fue su sorpresa al encontrarse con su padre, el Senador Cornelio. Una vez allí, el senador les contó que la carta de su hija había llegado a sus manos cuando ya estaba en camino; y que había partido hacia Israel porque Alejandro le había enseñado las cartas que Victoria le había escrito. Antes de ir a buscar a su hija, el senador Cornelio había arreglado todo para que pudiese cobrar la herencia de su difunto abuelo y usarla para liberar a Alejandro y hacer así posible la boda de éste con Victoria.

A la mañana del día siguiente de la llegada del padre de Victoria a casa de Marta, partieron hacia Roma, no sin antes despedirse de Marta y de Miriam. Victoria le dejó a Marta una copia del relato de San Marcos, y le dejó las otras dos a Miriam: una para su hermano Judas y otra para su otro hermano, Daniel.

Cornelio decidió regresar a Roma por tierra, para estar más tiempo fuera junto a su hija, y porque la ciudad no era un lugar seguro en aquel tiempo.

Personajes:

- Victoria

  • Prisca

  • El tío José

  • La abuela Ana

  • Marta

  • Miriam

  • Daniel

  • El senador Cornelio

  • Alejandro

  • El abuelo Ismail

Espacio y tiempo:

La historia ocurre en Israel, en el año 67 después de Cristo.

Opinión personal:

Es un libro que refleja muy bien los rasgos y situaciones de mediados del siglo I después de Cristo; las diferencias entre judíos y cristianos, y la jerarquización social.

De Victoria

para

Alejandro