De la Tierra a la Luna; Julio Verne

Literatura de Francia. Siglo XIX. Novela francesa de ciencia ficción. Guerra de Secesión estadounidense. Resumen

  • Enviado por: Marina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Dificultades en el Aprendizaje de la Lectura: de la Investigación a la Práctica Educativa
UNED
La lectura es, sin duda, la habilidad instrumental más importante que se adquiere durante la educación formal. Dos...
Solicita InformaciÓn

Amor y Duelo en la España Contemporánea. Nuevas Etnografías sobre el Ciclo de Vida
UNED
Este curso pretende ofrecer un acercamiento reflexivo a los modos y significados de los rituales contemporáneos...
Solicita InformaciÓn

publicidad

DE LA TIERRA A LA LUNA.

JULIO VERNE:

Era un escritor Francés y el menor de cinco hermanos. Nació en Nantes el 8 de Febrero de 1828 y murió en Amiens, el 24 de Marzo de 1905 a sus 77 años. En 1847 se va a París a estudiar derecho pero no sigue por esa carrera. Su padre dejó de financiarle y él se dedicó a escribir teatro. En 1857 se causa con una mujer ya viuda con dos hijas. En 1865 después de escribir varias obras publica De la Tierraa la Luna. En 1861 consigue dinero y viaja a Noruega e Islandia. A la vuelta le espera su mujer con su único hijo y varón. En 1879 se compró un yate y recorrió el mar Mediterráneo. Su hijo era muy rebelde y de pequeño estuvo en un correccional, mas tarde lo ingresaron en un manicomio a petición de su padre.

CAPÍTULO 1: EL GUN-CLUB

En EE.UU. en la guerra de Secesión se formó una sociedad no militar que construía cañones. Era un núcleo en el que para entrar había que haber reformado o inventado un cañón o arma de fuego. Ocurrieron sucesos mortíferos gracias a estos potentes cañones.

El cañón más formidable fue inventado por Maston, el secretario del Gun-Club. Por cada miembro de esta asociación había perdido la vida 2.375 hombres. Hasta que llegó el día en que los sobrevivientes de la guerra firmaron la paz.

Un día Maston se reunío con Bisby, Blonsberry y Hunter. Charlaron sobre lo que habían echo en la vida y que la guerra debería seguir. Ya que ellos no pintaban nada ahora y no se requerían sus servicios. Así que decidieron que pedirían la dimisión. Pero al día siguiente recibieron una carta que los citaba el 5 de Octubre para comunicarles algo importante.

CAPÍTULO 2: LA COMUNICACIÓN DEL PRESIDENTE BARBICANE

El 5 de Octubre, por la noche, se concentraba una gran multitud en los salones del Gun-Club. Todos los miembros estaban repartidos en vestíbulos y corredores. La gran sala estaba decorada adecuada a su destino, en una vitrina se podía ver una parte de la reliquia de Maston.

Barbicane acompañado de los secretarios se sentaba en una vitrina de un lado del salón. Era un hombre de 40 años, frío y aventurero. Era descendiente de “Cabezas Redondas” y había ganado mucho dinero comerciando con madera.

Cuando dieron las 8 se levantó y empezó su discurso. Dijo que los habían apartado de las guerras que ya volverían, por eso tenía otro proyecto en mente. Por eso propuso construir un proyectil que llegara a la Luna. Todos los socios empezaron a murmurar y, cuando se hizo silencio se dio un importante dato. El proyectil necesitaba alcanzar la velocidad de 12.000 yardas por segundo.

CAPÍTULO 3: EL EFECTO DE LAS COMUNICACIONES DE BARBICANE

Al finalizar el discurso se armó un gran revuelo, todos los socios cogieron a Barbicane a hombros y lo celebraron hasta la madrugada. La noticia empezó a circular por los hilos telegráficos y, la mañana siguiente se lanzó una tira especial de periódicos sobre el tema.

Muchas sociedades decidieron aportar dinero al Gun-Club y hubo mucha expectación. Hasta tal punto que llegó una obra Británica y de humor titulada: Mucho ruido y pocas nueces. Todo el mundo acudió en masa el día del estreno, pero para destrozar el teatro.

CAPÍTULO 4: LA RESPUESTA DEL OBSERVATORIO DE CAMBRIDGE

Barbicane reunió a sus amigos en una reunión, discutieron mucho y al final decidieron consultar a un observatorio. Se enviaron unas preguntas a Massachusetts. El 7 de Octubre llegó la respuesta. Decía así: Cuando nos pusimos al corriente nuestra junta directiva se reunió inmediatamente.

-El cañón deberá situarse en un lugar entre el ecuador y el grado veintiocho de latitud norte o sur.

-Debería apuntarse al cenit del punto del disparo.

-El proyectil deberá tener una velocidad inicial de 2.000 yardas por segundo.

-Deberá dispararse el 1 de Diciembre del año próximo, a las 11 menos 13 minutos y 20 segundos.

-Llegará a la Luna el 4 de Diciembre a las 12 de la noche, en el momento de alcanzar el cenit.

Deberán empezar los trabajos sin perdida de tiempo. Nos ponemos a su entera disposición.

CAPÍTULO 5: LA NOVELA DE LA LUNA

Dieron nombre a una nebulosa de 18.000.000 estrellas, La Vía Láctea. Una estrella del cuarto orden es el Sol. El Sol es 400.000 veces mayor que la Tierra.

A su alrededor giran Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Algunos de estos tienen satélites, como la Luna es de la Tierra.

El Sol siempre llamó la atención de la Humanidad, aunque el sol hiriera los ojos al mirarle. Tales datos había sobre la Tierra, que el Gun-Club se puso a corregirlos.

CAPÍTULO 6: SOBRE LO QUE NO SE PODÍA DUDAR Y LO QUE NO ESTÁ PERMITIDO CREER EN ESTADOS UNIDOS

La propuesta de Barbicane tuvo un resultado inmediato, pues todos los ciudadanos se pusieron a estudiar el caso y la Luna era el tema principal de conversación. Los periódicos y revistas científicas aprobaron la carta, era imposible no saber de astronomía.

Los sabios y los periódicos aprovechaban para enseñar datos, como; la distancia es 234.347 millas o que la Luna tenía dos movimientos. También que su recorrido era una elipse, no un círculo.

CAPÍTULO 7: EL HIMNO DEL PROYECTIL

El 8 de Octubre se reunieron Barbicane, Morgan, Elphiston y Maston para hablar sobre el proyectil. Tomó la palabra Maston para hablar de una bala ideal de 12.000 yardas por segundo. Aunque tuvieron que conformarse empezando a tomar la velocidad de 800 yardas por segundo. Se decidió que el proyectil mediría 9 pies de diámetro y se colocaría en una alta montaña. Por último sería de aluminio y pesaría 20.00o libras. Todo costaría 163.250 dólares.

CAPÍTULO 8: HISTORIA DEL CAÑÓN

Seguidamente se concertó otra reunión para tratar sobre el cañón que impulsaría tal bala. Barbicane propuso discutir la longitud, forma, composición y peso, y así fue.

El problema era dar una velocidad de 12.000 yardas por segundo a una bala de 108 pulgadas de diámetro y 20.000 libras de peso. Había que vencer la acción del peso a través de la fuerza de impulsión. El cañón sería de 900 pies y el grosor de las paredes de hierro forjado. La forma sería una mezcla de un obús y un mortero. Será de ánima lisa y hierro fundido. Por lo tanto pesará 68.040 toneladas y costará 2.510.700 dólares.

CAPÍTULO 9: LA CUESTIÓN DE PÓLVORA

La pólvora será de grano grueso y se utilizarán 500.000 libras de algodón fulminante.

CAPÍTULO 10: UN ENEMIGO PARA 25 MILLONES DE AMIGOS

Los menores incidentes del Gun-Club llamaban la atención de todo el mundo, pues todos seguían los pasos atentamente ya que no podrían ver al cohete pisar la luna. Todos apoyaban a Barbicane menos Nicholl, que siempre fue su mayor enemigo. Pues uno construía balas y el otro corazas y, al final siempre se retaban.

En cuanto a Nicholl en cuanto escuchó la propuesta de su enemigo se puso en su contra, de todos modos todos le ignoraban. Así que se propuso lanzar una apuesta a Barbicane con cinco retos donde se jugaba 15.000 dólares. Barbicane aceptó las apuestas.

CAPÍTULO 11: FLORIDA Y TEXAS

Solo faltaba por resolver desde donde se lanzaría el cañón. Tenía que ser un lugar entre el Ecuador y el grado 28 de latitud.

El 20 de Octubre, en la reunión, Maston se aceleró y dijo que solo podría ser en México. Así pues pensó declararle la guerra, pero Barbicane le frenó. Había traído un mapa y el cañón podía colocarse en Florida o Texas.

Al poco tiempo empezaron las disputas y, la gente acudía al Gun-Club para apoyar su estado. Los periódicos sacaban calumnias y los diputados necesitaban protección a causa de las amenazas.

Al final Barbicane decidió que el cañón se colocaría en Florida.

CAPÍTULO 12: URBI ET ORBI

Ahora debía recaudarse dinero para el proyecto, así que se lanzó un comunicado

En EE.UU. se recaudaron 4.000.000 de dólares y con las aportaciones extranjeras se llegó a 5.446.675 dólares. En América del Sur se había contribuido con una pequeña parte y en Europa aportaron todos los países que recibieron el comunicado menos Gran Bretaña. Lo sorprendente fue que se unió Francia, aunque fue después de haberse burlado.

Se estimó que estaría listo para el 15 de Octubre.

CAPÍTULO 13: STONE´S HILL

Habiendo hecho Barbicane la elección, a todos los ciudadanos les entró curiosidad y empezaron a leer sobre Florida.

El 22 de Octubre Barbicane se trasladó con Maston a Florida. El día siguiente le acompañó a una escolta en busca del lugar idóneo. Recorrieron en la zona 12 millas hasta que llegaron a un lugar de pinos y salvajes. Calculó que estaban a 300 toesas sobre el nivel del mar y a 27´7 grados latitud norte y a 5´7 longitud oeste.

CAPÍTULO 14: ZAPAPIRO Y PALA

El ingeniero Murchisson se dirigió a Nueva Orleans a reclutar trabajadores y material. Ocho días después regresó con 500 hombres.

Barbicane nunca se movía de Stone´s Hill siempre al tanto de la salud de los obreros. No obstante falleció algún hombre. El resto trabajó durante 8 meses.

CAPÍTULO 15: LA FIESTA DE LA FUNDICIÓN

Durante aquellos 8 meses se trabajó en la fundición, que procedería el 9 de Julio. Había unos hornos colocados a 600 yardas de la zanja. Barbicane decidió que la operación fuera a puerta cerrada para evitar accidentes. Esa misma mañana Maston enseñó las instalaciones a ciertos miembros del Gun-Club. A las 12 del mediodía sonó un cañonazo y todas las compuertas fueron abiertas para dejar caer el hierro fundido.

CAPÍTULO 16: EL COLUMBIA

No se sabía si la fundición había transcurrido correctamente, pues el molde no se enfriaba. Así hubo que estar hasta el 22 de Agosto que pudo reanudarse el trabajo. El 22 de Septiembre la máquina ya estaba lista para ser usada. El 23 de Septiembre se abrió al público, lo que benefició mucho a Tampa en su evolución turística. El 25 de Septiembre los 10 miembros más importantes del Gun–Club cenaron en el Columbia.

CAPÍTULO 17: UN TELEGRAMA

Ya estaban terminados los grandes trabajos cuando aún faltaban 2 meses. Aún así cualquier incidente causaba mucho revuelo.

El 30 de Septiembre le llegó a Barbicane un telegrama de un tal Ardan que pronto llegaría a Tampa.

CAPÍTULO 18: EL PASAJERO DEL ATLANTA

Ardan anunciaba que pretendía viajar a la Luna, algo que causó mucha expectación en Tampa. Tanta que se llegó a tener cuatro veces más de habitantes que antes de todo lo sucedido. En cuanto llegó el barco a puerto le esperaba una gran multitud que lo ovacionaba entusiasmada. Tal era el estruendo que Ardan y Barbicane tuvieron que bajar a un camarote, donde Ardan propuso explicar su intención el día siguiente.

CAPÍTULO 19: EL MITIN

Se concentró a la gente en una llanura cubierta por una lona. Ardan subió al estrado acompañado de Barbicane y Maston. Cuando la multitud dejó de aplaudir el empezó a hablar en inglés.

Afirmó que la distancia no era larga y que el viaje no sería tan veloz. También que algún día, todos iríamos a la Luna en tren y que había vida en otros planetas.

Todo lo afirmado por el francés fue aceptado.

CAPÍTULO 20: ATAQUE Y RESPUESTA

Parecía que el mitin había finalizado, cuando un hombre se había colocado en primera fila e interrumpía a Ardan. Se dedicó a poner en duda lo que Ardan había afirmado e incluso insulto a Barbicane. Todo el mundo ignoró al hombre desconocido y levantó a hombros a las tres personalidades que se encontraban en el estrado. Pero Barbicane en cuanto pudo se acercó al desconocido, que resultaba ser Nicholl su gran enemigo. Así que quedaron esa madrugada para un desafío.

CAPÍTULO 21: COMO ARREGLA UN FRANCES UN DESAFIO

Mientras Nicholl y Barbiacane se dirigían al duelo, Maston fue a avisar a Aranda. Lo despertó y le contó todo. Rápidamente se dirigieron al bosque y encontraron a Nicholl salvando a un pájaro que se encontraba en una telaraña. Los tres juntos se dirigieron en busca de Barbicane. A él lo encontraron haciendo fórmulas para que despegara el cohete. Aranda les propuso a los dos enemigos tratar un importante asunto y, se dirigieron a almorzar.

CAPÍTULO 22: EL NUEVO CIUDADANO DE ESTADOS UNIDOS

Ese mismo día todo el mundo se enteró del sorprendente final del desafío. Ardan estuvo a punto de ponerse enfermo ya que le surgieron muchos compromisos. En aquel almuerzo charlaron sobre viajar a la Luna y si esta misma causaba enfermedades y locura.

Realizaron un proyecto en el que dispararían una bomba al mar desde el cañón de Stone´s Hill. En la bomba metieron a un gato y a la ardilla de Maston. Cuando se acudió al mar para ver el resultado de los animales solo se encontró al gato, ya que se había comida a la ardilla.

CAPÍTULO 23: EL VAGÓN PROYECTIL

Se empezó a despertar el interés sobre el cohete que lanzaría a los tres hombres al espacio. Se hicieron nuevos planos y, la fundición se llevó a cabo el 2 de Noviembre. Ardan decoró el cohete a su gusto ya que le encantaba el arte.

Faltaba por resolver un problema. ¿Cómo obtener suficiente oxígeno para todo el viaje? Se llevaría a cabo el procedimiento de “Reisset y Regnault”.

El 12 de Noviembre se introdujo a Maston en la válvula durante 8 días, el día que salió se encontraba más gordo.

CAPÍTULO 24: EL TELESCOPIO DE LAS MONTAÑAS ROCOSAS

Todavía quedaba por resolver una duda, pues faltaba un instrumento óptico. Para visualizar la llegada del cohete a la Luna podían servir un anteojo un telescopio. Después de reflexionar se escogió el telescopio, que se colocaría en las Montañas Rocosas en Missouri.

CAPÍTULO 25: ÚLTIMOS DETALLES

Llegado el 22 de Noviembre solo quedaban dos días para la partida. Había que cargar el cohete de algodón fulminante, cosa que se hizo con mucha precaución. El cohete se llenó de los objetos personales, incluidos dos perros. Nicholl pagó la apuesta a Barbicane y todo estaba preparado.

CAPÍTULO 26: ¡FUEGO!

Por fin había llegado el 1 de Diciembre. Aquella noche a todos les costó conciliar el sueño, pues estaban muy nerviosos. Tampa se había llenado de millones de personas de todos los países.

Llegó el momento de la despedida. Barbicane, Nicholl y, Ardan bajaron al proyectil acompañados de algunos miembros del Gun-Club. Cuando Maston vio a Barbicane montarse en el cohete se le llegó a escapar una lágrima. Cuando dieron las diez ningún corazón se atrevía a palpitar. A los 20 segundos empezó la cuenta atrás y el proyectil zarpó.

CAPÍTULO 27: TIEMPO NUBLADO

Cuando el proyectil hubo despegado todo el mundo cayó al suelo a causa de la explosión. Por la zona llegaron a derrumbarse edificios y hubo muchos heridos. Pero en cuanto se recuperaron se pusieron en pie eufóricos.

El día 4 el cielo estaba encapotado y el 5 seguía igual. No mejoró para nada el día 6, pero el 7 se modificó un poco. El día 9 el Sol ya se empezó a dejar ver y el 10 no varió. El día 11 hizo tormenta.

CAPÍTULO 28: UN ASTRO NUEVO

El 12 de Diciembre llegó un telegrama que decía así: Se ha visto al proyectil, pero se ha quedado como un satélite de la Luna. Hay dos opciones:

-Que la Luna atraiga el proyectil.

-Que se convierta en satélite.

Se esperan más noticias.

Todo el mundo se quedó asombrado y se hacían preguntas. Pero el único que confiaba en la segunda opción era Maston.

CONCLUSIÓN:

El libro no me ha gustado mucho porque ni siquiera me ha parecido una aventura. Además todas las medidas eran americanas y, no me he llegado a meter en el libro.