De la Dictadura a la República

Política. Elecciones municipales. Alfonso XIII. Segunda República. Pactos. Constitución. Monarquía. Conflicto social

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 1 páginas
publicidad

El 14 de abril de 1931, tras la victoria de los candidatos republicanos en las elecciones municipales, el rey Alfonso XIII abandonó el país e inmediaciones se proclamó la República. El periodo de la Segunda República (1931-1936) supuso el primer intento serio de la modernización del país. Se vio truncado por la insurrección miliar del 17 y 18 de julio de 1936. El proceso político de la República, pasó por tres fases: el Bienio Reformista, el Bienio Conservador y el período del Frente Popular. Aunque la República no finalizó hasta 1939.

De la dictadura a la República

Tras la dimisión de Primo de Rivera el rey Alfonso XII encargó la formación de un nuevo gobierno al general Dámaso Berenguer. Pero el regreso a la dictadura resultó imposible por tres razones:

  1. Los paridos dinásticos habían perdido, durante la dictadura, la estructura organizada y estaban desprestigiados.
  2. El monarca era impopular, ya que la opinión pública urbana identificó la figura del rey con la del dictador y lo hacía responsable de la situación.
  3. Las fuerzas antidinásticas tomaron una iniciativa que culminó con el pacto de san Sebastián.

Hasta 1931, el republicanismo español se había caracterizado por la fragmentación y la ineficacia política.

En el pacto de San Sebastián se forjó una nueva alianza en la que se integraron los republicanos de todo el Estado junto con monárquicos convertidos a última hora a la causa republicana, como Alcalá Zamora y Miguel Maura. Se unieron a título personal, el socialista Indalecio Prieto y el filósofo José Ortega y Gasset.

Los firmantes del pacto de San Sebastián acordaron la supresión de la monarquía, la proclamación de la República y la creación de un gobierno provisional que asumiría el compromiso de convocar unas Cortes Constituyentes, que se encargarían de aprobar una Constitución y también un estatuto de autonomía para Cataluña. Poco después el PSOE y la CNT también se adhirieron.

La estrategia para derribar a la monarquía preveía hacer coincidir, el día 15 de diciembre, la insurrección de algunas unidades del Ejército y una huelga general.

Sin embargo, tres días antes, los capitanes Fermín Galán y Ángel García Hernández se adelantaron a la fecha acordada y se alzaron en Jaca. Fueron vencidos rápidamente por unidades gubernamentales y juzgados en consejo de guerra sumarísimo, condenados a muerte, el 14 de diciembre fueron ejecutados.

A principios de 1931, el ambiente de conflictividad social continuaba. El 14 de febrero, el general Dámaso Berenguer dimitió y fue nombrado presidente del Gobierno el almirante Juan Bautista Aznar, quién convocó elecciones municipales.

Los partidos firmantes del pacto de San Sebastián presentaron esas elecciones como un referéndum sobre la monarquía. A pesar de que en el campo ganaron las candidaturas monárquicas, los resultados fueron favorables a las candidaturas republicanas, que ganaron en 41 de las 50 capitales de provincia.

En Andalucía se constató la desunión de los monárquicos, que fueron incapaces de organizar una gran coalición, sin embargo, se presentaron agrupados en los municipios de la región. Los únicos que no se coaligaron fueron los comunistas y los anarcosindicalistas. El triunfo correspondió a las candidaturas republicanas y socialistas, que vencieron a las monárquicas.

El 14 de abril se formó el gobierno provisional de la República, presidido por el ex monárquico y católico Niceto Alcalá Zamora. En Cataluña, Francesc Macià, líder de Esquerra Republicana de Catalunya, proclamó en Barcelona la República Catalana dentro de la Federación Ibérica.