Cumbres borrascosas; Emily Brönte

Literatura universal del siglo XIX. Romanticismo. Narrativa romántica victoriana. Novela. Argumento. Personajes: señora Dean

  • Enviado por: Ibt
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 23 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


CUMBRES

BORRASCOSAS

POR

Cumbres borrascosas; Emily Brönte

1º bach. - 99/00

Pere Vives Vich

ÍNDICE

1.- Introducción

2.- El romanticismo

2.1.- El movimiento romántico

2.2.- El romanticismo literario

2.3.- Temas románticos

3.- Biografía de Emily Brönte

4.- La obra de Cumbres Borrascosas

5.- Rasgos románticos de Cumbres Borrascosas

6.- La señora Dean en la obra

6.1.- La señora Dean

6.2.- El tiempo en la novela y su relación con Dean

7.- Conclusiones

8.- Bibliografía1.- Introducción

El trabajo presentado a continuación expone cuatro temas relacionados entre sí, aunque de clara diferencia. Primero está una breve explicación del Romanticismo en general, de las características y de lo que representó para la época. Luego, se desarrolla la biografía de Emily Brönte, escritora romántica de gran prestigio, y cuya obra, Cumbres Borrascosas, es estudiada en la parte final de este trabajo, centrándose en el personaje de Elena Dean, de gran importancia y relevancia. Para finalizar, se destacan los elementos de carácter romántico que aparecen en la obra.

He creído oportuno cambiar el apartado de romanticismo español y diferencias entre este y el inglés porque realmente no hay mucho que decir con relación a la obra y a la literatura de la época de Brönte, y por esto he creído mejor redactar sobre el romanticismo en general y encontrar similitudes entre este y Cumbres Borrascosas, obra de clara identificación romántica.

Para encontrar información me he basado sobretodo en una edición del libro de Cumbres Borrascosas que trae consigo una amplia documentación sobre muchos aspectos de la obra, desde la evolución de los personajes hasta la vida de la autora. También he sacado parte importante del trabajo de páginas de Internet dedicadas a las hermanas Brönte o a Emily, o simplemente páginas de literatura general.2.- El romanticismo

2.1.- El movimiento romántico

El romanticismo es una revolución artística, política, social e ideológica tan importante que todavía hoy viven muchos de sus principios: libertad, individualismo, democracia, nacionalismo, reivindicación de los sentimientos y de la pasión, etc.

El romántico concibe para sí y en sí mismo un alma que experimenta intensamente el amor por la naturaleza, que se consume en sus emociones y en sus dolores, y que en el fondo siempre se busca a sí misma en todo lo que hace.

El movimiento romántico supone una ruptura con una tradición, con un orden anterior y con una jerarquía de valores culturales y sociales, en nombre de una libertad auténtica. Se proyecta en todas las artes y constituye la esencia de la modernidad.

Aunque la unanimidad del movimiento romántico reside en una manera de sentir y de concebir al hombre, la naturaleza y la vida, cada país desarrolla el movimiento romántico de una manera distinta; incluso cada romanticismo nacional desarrolla distintas tendencias.

En Francia o en España se suelen distinguir un romanticismo de apariencia católica y nacional de otro más liberal y materialista.

El Romanticismo significó un cambio de gusto de la época y de las teorías estéticas de la creación, se impuso lo moderno frente a lo neoclásico.

La vanguardia romántica nace en Alemania, bajo el principio del progreso hacia el infinito de los seres racionales y en las manifestaciones nacionalistas alemanas. La búsqueda de una identidad nacional se hace coincidir con la necesidad de impulsar una cultura propia.

El romántico, sin embargo, entiende que en el interior del hombre actúan distintas fuerzas. Además de su rebeldía contra el orden del mundo heredado, se opone a la separación entre razón y sentimiento, entre lo real y lo irreal.

Para el romántico la Naturaleza no es un objeto, sino un todo orgánico, vivo. El yo romántico rechaza formar parte de la Naturaleza como una pieza más de su engranaje, y, por eso, hace constar su individualidad, su capacidad creadora y transformadora de su interior, y plantea una relación con la Naturaleza como una comunicación del Uno al Todo.

El romántico transforma el instinto en arte y el inconsciente en saber. Quiere fusionar al sujeto con la obra artística, el "yo" en el "no-yo", el Uno con el Todo. Crear, para los románticos, significa aproximarse a su verdad, a la última dimensión del ser.

El conflicto del hombre romántico, el "mal del siglo", su crisis religiosa y existencial es consecuencia de su propia singularidad y de la imposibilidad de fundir su Yo con la alteridad, con el Todo.

El romántico hereda del ilustrado el tedio de la civilización, que produce seres artificiales e insensibles; hereda la admiración hacia lo primitivo y lo salvaje, estropeado por la cultura y la civilización. Al romántico le asusta el futuro de la ciencia y el progreso, y quisiera volver a la integración con la Naturaleza: “al árbol de la vida que existió antes del árbol de la ciencia”.

2.2.- El romanticismo literario

El Romanticismo en literatura significa libertad, en la elección de la forma y en la elección del contenido. Se trata de una literatura revolucionaria porque supone la eliminación de la norma clásica.

De ahí que los temas históricos y nacionales tengan un papel de mucha importancia en la medida que se reivindica la propia identidad.

Los románticos consideran que cada tema impone reglas particulares y prefieren los temas históricos y que expresen los derechos de los oprimidos. La novela se convierte en un medio de describir sensaciones y pasiones.

El protagonista frecuentemente es el doble del autor, el cual penetra en su interior y describe sus sentimientos, al igual que recrea lo maravilloso, lo exótico o la aventura.

2.3.- Temas románticos

El egocentrismo: Según el romántico, el alma del hombre es su enemigo interior, una obsesión incurable por lo imposible, que priva del goce de la vida al individuo y hace que ésta le sea adversa. El alma romántica convierte al individuo en singular y universal, de modo que el Universo sólo es posible concebirlo partiendo del conocimiento de sí mismo.

Este egocentrismo romántico tiene sus raíces en la filosofía kantiana y en el idealismo trascendental.

La Libertad: El romántico se concibe como un ser libre, el cual se manifiesta como un querer ser y un buscador de la verdad. No puede aceptar leyes ni sumisión a ninguna autoridad. Muchos románticos heredaron la crisis de la conciencia europea que la Ilustración provocó al cuestionar, en nombre de la razón, los dogmas religiosos.

La libertad, como el infinito, es más una aspiración que una realidad.

El amor y la muerte: El romántico asocia amor y muerte. El amor atrae al romántico como vía de conocimiento, como sentimiento puro, fe en la vida y cima del arte y la belleza. Acrecienta su sed de infinito, aunque el romántico nunca alcanzará su armonía.

El romántico ama el amor por el amor mismo, y éste le precipita a la muerte y se la hace desear, descubriendo en ella un principio de vida, y la posibilidad de convertir la muerte en vida: la muerte de amor es vida, y la vida sin amor es muerte.

En el amor romántico hay una aceptación de la autodestrucción, de la tragedia, porque en el amor se deposita la esperanza en un renacer. En el amor se encarna toda la rebeldía romántica. En la muerte, el alma romántica encuentra la liberación de la finitud.

La religión de los románticos: Las posturas románticas acerca de la religión son variadas. No obstante, la creencia no la fundan los románticos en ninguna norma establecida, sino en un sentimiento interior y en una intuición esencial de lo divino que conduce a una unión mística con Dios.
Lo que hay de nuevo en la religión de los románticos, sobre todo en Alemania, es este sentimiento interior. El intercambio o comunicación entre el individuo y el universo denota una vida superior, y la primera condición de la vida moral.

Para todos los románticos no existe Dios fuera del mundo y del hombre, y debemos actuar motivados por el entusiasmo y el amor ("sintiéndose lleno de Dios", F. Schlegel), una comunicación directa entre el hombre y la Naturaleza, el hombre y Dios, el Uno y el Todo.

3.- Biografía de Emily Brönte

Los padres de Emily Brönte, María Branwell y Patrick Brönte, se casaron en 1812 y se fueron a vivir a Hartstead, dónde Patrick ejercía de ministro. Allí tuvieron sus primeras dos hijas, María (1814) y Elisabeth (1815). Éste mismo último año se trasladaron una vez más hacia Thorton, dónde se instalaron en la rectoría, y dónde nacieron Charlotte (1816), Branwell (1817), Emily Jane (1818) y finalmente Anne (1820).

Patrick y María, nacidos en Irlanda y Cornwalles, eran de origen celta, hecho que transmitieron a sus hijos sobre todo en el hábito de referir pintorescas leyendas sobre su país natal. En el hogar de los Brönte existía un clima espiritual y cultural muy peculiar.

En 1820, toda la familia se estableció en el condado de York, dónde sus costumbres se oponían claramente a la naturalidad robusta y el espíritu práctico y eficiente de la gente de la región.

En 1821, María Branwell murió, y Patrick, que no volvió a ser el mismo hombre, invitó a la hermana de María a vivir con ellos para que se hiciese cargo de sus hijos.

Cumbres borrascosas; Emily Brönte

Mr. Brönte instruyó a sus hijos en literatura, historia, geografía y gramática; les hizo leer a los clásicos, y conocer distintas tendencias políticas a través de la lectura de los periódicos. Cuando descubrió que Branwell tenía un don especial para la pintura, hizo que todos sus hijos recibieran clases de pintar y dibujar. También instruyó e enseñó a los niños a amar la música. Así, algunos de ellos aprendieron a tocar el violín y el piano.

En 1824, María y Elisabeth fueron enviadas a un colegio para chicas en Crofton, pero el impacto recibido por las restricciones morales y físicas a las que fueron sometidas, en contraste a la libertad e independencia de su vida en la rectoría hizo que enfermaran de tuberculosis hasta morir.

Debido al aislamiento de los niños Brönte, estos crearon mundos imaginarios de ensueño, dónde vivían fantásticas aventuras, conquistaban reinos o asistían a consejos de Estado. Sus mentes se trasladaban hacia “Angria, “Gondal” y “Gaaldine” durante casi todo el día.

A la edad de 15 años, Charlotte asistió durante un tiempo a un colegio. Al regresar, transmitió todos sus conocimientos a sus hermanos, para poder ser autosuficientes. Cuando regresó más tarde con puesto de maestra, se trajo Emily consigo, quién no aguantó mucho tiempo allí y tuvo que marcharse. Anne lo intentó más tarde, pero por muchos esfuerzos realizados, nunca conseguían adaptarse.

Cumbres borrascosas; Emily Brönte

Más tarde, Charlotte y Anne se colocaron como institutrices y Branwell consiguió entrar en la Real Academia, dónde por motivos desconocidos, nunca se presentó.

Cumbres borrascosas; Emily Brönte

Charlotte descubrió unos poemas escritos por Emily y Anne, y, asombrada por su fuerza, convenció a las hermanas para publicarlos. El libro no tuvo mucho éxito, pero ninguna de las dos se desanimó. Fue publicado con el título de “Poems by Currer” y está firmado por los seudónimos de Ellis and Acton Bell. Currer es Charlotte, Ellis es Emily y Acton es Anne.

Las tres hermanas Brönte habían hecho proyectos para construir una escuela para niñas al lado de su casa, dónde fomentarían la lectura y el arte de la literatura. La idea tuvo que ser abandonada al estar su casa muy aislada y seguramente no poseer los recursos necesarios.

Hacia 1846, las tres hermanas empezaron a trabajar en sus respectivas novelas: Charlotte con Jane Eyre, Emily con Cumbres Borrascosas, y Anne con Agnes Grey.

Cumbres borrascosas; Emily Brönte

Cumbres Borrascosas (“Wuthering Heights” como título original) fue publicado en 1847. Un año más tarde, Branwell murió después de una larga adicción al alcohol y a las drogas, y Emily, para quién él era su mejor amigo, enfermaba de tuberculosis, muriendo en diciembre de 1848, a la edad de 30 años. Las tres hermanas habían sido siempre bastante enfermizas. Anne murió en 1849 y Charlotte en 1855.

Entre las tres hermanas escribieron 7 magníficos relatos y unos 400 poemas, los de Emily Jane los más importantes.

Árbol genealógico de la familia Brönte:

Cumbres borrascosas; Emily Brönte

4.- La obra de Cumbres Borrascosas

Cumbres Borrascosas es la única novela de Emily Brönte, considerada una de las mejores obras de todos los tiempos. La historia, tan turbulenta como su nombre indica, lleva al lector hacia las tierras del norte de Yorkshire, en Inglaterra, y narra el drama de las familias Earnshaw y Linton y la relación volátil y espiritual de Catalina y Heathcliff.

El mundo de Cumbres Borrascosas se convierte en un microcosmos de la condición humana, dónde se contiene todo aquello que la constituye, adquiriendo un significado simbólico.

Cumbres Borrascosas fue publicada por primera vez en Diciembre de 1847 bajo el seudónimo de Ellis Bell y con una tirada de 250 copias. Los críticos de la obra no reaccionaron bien debido a su contenido calificado de deprimente, morboso e inmoral. Un diario de la época lo expuso como: “un libro extraño… salvaje, confuso, inconexo e impetuoso; y las personas que salen en el drama… son salvajemente más crueles y rudas que los que vivieron antes de Homer”. Otra revista aconsejó leer Jane Eyre, pero quemar Cumbres Borrascosas.

Esta fuerte reacción fue debida, en gran parte, a la examinación espiritual que ofrece la obra de la personalidad humana. Los lectores de la época estaban acostumbrados a novelas enfocadas hacia la sociedad, mientras que la obra de Emily Brönte se centraba hacia las mentes, las ánimas y los corazones de sus personajes.

5.- Rasgos románticos de Cumbres Borrascosas

Coincidiendo con el espíritu romántico de su época, Emily Brönte concibe una literatura en la que parece buscarse, sobre todo, a sí misma. Así, podríamos identificar a la autora en el personaje de Catalina Earnshaw, e intuir parte de su personalidad a partir de esta protagonista. Esta identificación con los personajes y la búsqueda de uno mismo a partir de ellos es muy propio del escritor romántico.

Cumbres Borrascosas rompe con las leyes establecidas anteriormente. Como criticaron algunos críticos de su época, la obra es demasiado pasional y turbulenta, y sus personajes no respetan el orden y la jerarquía de la sociedad del momento, una sociedad que por el cambio que representa la obra de Emily Brönte no duda en censurarla y no hace el más mínimo elogio a su búsqueda por la libertad auténtica.

Otra relación de los personajes de Cumbres Borrascosas con los románticos es su rebeldía contra el orden del mundo heredado, y la consciencia de que en el interior del ser humano existen diferentes fuerzas, a veces contradictorias, que pueden conllevar la autodestrucción. El romántico cree que la razón y el sentimiento no tienen porque separarse. Así, Catalina sabe que su destino está definitivamente atado a Heathcliff, pero así y todo se casa con Linton, desafiando a la Naturaleza y creando sentimientos ambiguos que la arrastraran hasta la muerte, dónde se liberará para siempre.

Catalina y Heathcliff, que en mi opinión son los máximos sujetos representantes del romanticismo en la obra, ya que los otros personajes siguen una línea más bien tradicional y costumbrista, se rebelan contra los habitantes de las Cumbres como José, que no aceptan esta búsqueda de la libertad y que los quieren someter, creen en el amor verdadero y lo asocian con la muerte. Los dos creen que después de la muerte van a encontrarse y que las ánimas muertas pueden volver e irrumpir en las vidas de los mortales. Sin este sentimiento de amor puro por alguien o algo, y sin la creencia de que la muerte puede convertirse en vida, la existencia de una persona romántica no tendría sentido. Es el caso también de Heathcliff y Catalina, y de seguramente, Caty Linton también.

Para los románticos, Dios no es sino el sentimiento interior por el que actúan motivados y entusiasmados. Catalina y Heathcliff no sienten inclinación alguna hacia el Evangelio de José, pero sus espíritus están llenos de sentimiento de un ser supremo que guía sus ánimas, y que los comunica con el Todo.

Los demás habitantes de Cumbres encarnan el mundo tradicionalista que seguramente tuvo que soportar la autora en algunos de los colegios dónde estudió y en la gente de su alrededor a excepción de su familia. Emily Brönte ama la libertad en un mundo dónde su familia es diferente por basarse en ella como Catalina Earnshaw la busca también a pesar de las trabas y contradicciones que ofrecen los demás personajes de la obra.

6.- La señora Dean en la obra

6.1.- La señora Dean

El personaje de Elena Dean fue creado por Emily Brönte inspirado en una de las domésticas que tuvo de pequeña en la rectoría. “Tabby” (Tabitha Aykroyd), Procedente del condado dónde vivía la familia Brönte, estuvo durante 30 años al servicio de esta, y se convirtió en un miembro muy querido e indispensable en la casa. Emily fue cautivada de un modo especial por su gran corazón, su generosidad y su sentido común, cualidades que pueden también atribuirse al personajes de Cumbres Borrascosas que representa. Llena de sabiduría popular, Tabby contaba a los pequeños Brönte fabulosas sagas y supersticiones procedentes de la región. Una de las principales similitudes entre Tabby y Dean es la caracterización de su acento, oriundo del condado.

Neli Dean es la narradora de la mayor parte de la novela, y asimismo un personaje fundamental para relacionar el pasado y el futuro de la historia. Neli ha tomado parte activa de esta historia al haber sido hermana de leche, compañera de juegos, criada y ama de llaves de los protagonistas.

Ella misma nos hace saber desde un principio que, a pesar de los malos tratos por parte de Hindley, Heathcliff mostrará enseguida un gran afecto por Catalina, y que a su vez esta se encariñará demasiado con él.

La narración de Neli es de carácter retrospectivo, y trata de referir los acontecimientos a Lokcwood, quien sirve de oyente.

El lector busca la forma de entender los sucesos que se describen dejándose guiar por Neli Dean, quien se ganará la confianza de este desde el principio, en su papel de cronista y testigo ocular de los hechos que relata.

Neli se nos presenta como una mujer sensata, afable, franca y con mucho sentido común. Estas cualidades, más su responsabilidad, su competencia y su realismo inducen a que el lector se fíe de ella y de su narración.

Cuando Heathcliff llega a las Cumbres, Neli piensa, como los demás, que es tan moreno que parece un don del Diablo y no de Dios, como dice el padre Earnshaw. Dean no muestra en un principio ninguna simpatía hacia la debilidad y el desamparo del pequeño recién llegado. Después de 30 años reconocerá que fue injusta con él, aunque seguirá sin poder apiadarse de sus sufrimientos.

A veces, a la hora de transmitir una experiencia y no un simple hecho, Neli no es la más adecuada, por lo que es otro personaje el que narra algunos fragmentos de la obra.

La narración por boca de Neli Dean es también inadecuada por el hecho de ser parcial ante los sucesos y actuar, algunas veces, de una manera poco responsable, causando algunas de las más agudas crisis del relato: es Neli la que oculta a Catalina que Heathcliff ha estado escuchándola mientras confesaba su inclinación por Edgar y es ella también la que oculta a Edgar el delicado y grave estado de su esposa, y más tarde los encuentros entre Cathy y Linton. Debido a estas y más faltas de su conducta en un papel que parecía afable, sensato y fiable, algunos críticos no han dudado a calificarla de villano de la obra, atribuyéndole acciones a veces más despreciables que las del propio Heathcliff.

Una de las principales funciones de Dean en la obra, a parte de ejercer de narradora, es hacer de contraste con Catalina y Heathcliff. El carácter sensato y mesurado de la primera da más toque de naturaleza impulsiva, apasionada y imprevisible en los segundos. Y la paz, el orden y la seguridad requeridos por Neli, contrastan también con el deseo de libertad y felicidad que Catalina y Heathcliff sólo encuentran en la tempestad y la rusticidad.

Neli Dean pertenece al mundo de la moralidad convencional y de la tradición cultural doméstica y folclórica. Es profundamente cristiana, aunque no es supersticiosa, ya que cree que lo que dice José de haber visto los fantasmas de Catalina y Heathcliff, es sólo un producto de su imaginación y de las habladurías que corren por el pueblo. Esa visión convencional de la civilización le hace estar al mismo nivel que el lector ordinario y que Lockwood.

6.2.- El tiempo en la novela y su relación con Dean

1500 A. Hareton Earnshaw construye Cumbres Borrascosas.

Como observa el señor Lockwood, se detecta la fecha, gravada en piedra, en la entrada, “entre una maraña de grifos que se desmoronaban y niños impúdicos”.

1757 Nace Hindley Earnshaw y, probablemente, también Elena

Dean en el seno de una familia de clase baja y tradición de servidumbre. Enseguida entrará a servir a la familia Earnshaw. No sabemos nada de su familia, excepto que es oriunda del condado, y que esto se le nota en el acento.

1762 Nace Edgar Linton.

1764 Nace Heathcliff.

1765 Nace Catalina Earnshaw.

1766 Nace Isabela Linton.

1771 El señor Earnshaw, a finales del verano, vuelve de un

viaje a Liverpool y trae consigo a Cumbres Borrascosas a Heathcliff. La señora Dean, con 14 años, es hermana de leche y compañera de juegos de Hindley y Catalina. En un primer momento, Nelly desprecia al muchacho tanto como los dos hermanos, y por eso es echada de la casa durante un par de días. Cuando vuelve, se pone del lado de Catalina, quién es ahora la mejor amiga de Heathicliff.

Ella nos hace saber, durante su narración de los hechos a Lockwood, que desde un principio, a pesar de los malos tratos por parte de Hindley, Heathcliff mostrará enseguida un gran afecto por Catalina, y que a su vez esta se encariñará demasiado con él.

1773 La señora Earnshaw muere.

1774 Hindley es enviado a la universidad.

1777 A la edad de 20 años, Hindley se casa con Francisca y

vuelve a Cumbres éste mismo año después de la muerte de su padre, en octubre.

En noviembre, Catalina y Heathcliff se escapan a la granja de los Tordos para espiar a los Linton. Catalina es vista y no regresa a Cumbres Borrascosas hasta Navidad. Su carácter ha cambiado, y empieza una larga amistad con Edgar y Isabela Linton.

Neli nos cuenta como Heathcliff intenta estar a la altura del cambio de Catalina, y le confiesa su propósito de ser bueno. Neli lo ayuda, pero Hindley no lo tolera y no permite al muchacho acercarse a Catalina o comer con ellos.

Los hechos son siempre narrados con mucha credibilidad por parte de Neli, ya que esta es la confidente más preciada por Catalina, y hasta por Heathcliff, a la hora de contar sus sentimientos.

1778 Nace Hareton Earnshaw, hijo de Hindley y Francisca.

Francisca muere a principios de otoño. Hindley se convierte en otro hombre, abandonando por completo a su hijo. Elena Dean, que entonces trabaja como ama de llaves de las Cumbres con 21 años, se encarga de su educación y su cuidado, protegiéndole de su padre, quién muchas veces regresa borracho a casa.

1780 Después de que Catalina haya confesado a Nelly la proposición

matrimonial de Edgar i que Heathcliff haya oído que para Catalina casarse con él sería degradante, éste huye de Cumbres. En el mismo año, el padre y la madre Linton mueren.

1783 Catalina y Edgar Linton se casan en Abril y se van a vivir a la

Granja de los Tordos. Hindley no permite que Elena Dean se quede en las Cumbres para educar a Hareton, y la manda a vivir a la Granja con Catalina.

Heathcliff aparece en Septiembre causando un gran cambio en la nueva familia Linton.

1784 Contra las recomendaciones de Nelly y Catalina, Isabela

se enamora de Heathcliff. Cuando este lo sabe, interesado por la posesión de la herencia Linton, quiere casarse con ella y se la lleva a las Cumbres.

El día 20 de Marzo, después de una larga enfermedad, Catalina da a luz a una niña pequeña y muere después del parto. La pequeña Cati se convierte en la razón de vivir de Edgar, quién le dedica todo su tiempo.

Este mismo año, Hindley muere, y Heathcliff coge el mando de toda la casa. Hacia Septiembre, nace el pequeño Linton Heathcliff. Su madre huirá con él hacia el sur de Inglaterra para escapar de Heathcliff, y vivirán en un pequeño suburbio de Londres.

1797 Cati, que ahora tiene trece años, se escapa más allá de lo que se le

permite ir en sus paseadas diarias y va a parar a Cumbres Borrascosas. Cuando la señora Dean va a buscarla, la encuentra con Heathcliff y Hareton.

Isabela Linton muere y su hijo Linton Heathcliff es traído por Edgar a la Granja. Pero Heathcliff manda a buscarlo y Linton tiene que ir a vivir a Cumbres Borrascosas.

1800 Cati y Neli están dando un paseo en día del cumpleaños de la niña

y se encuentran con Heathcliff. Este insiste en que vayan a Cumbres un momento, y, contra la voluntad de Neli, Cati se encuentra otra vez con Linton. Empiezan a escribirse cartas de amor y a verse en secreto durante la enfermedad de Neli, que la retiene en la cama bastante tiempo.

1801 En agosto de este año se celebra en casamiento forzoso de Cati con

Linton, quién se ha vuelto cruel y orgulloso. Cati puede volver a su casa justo para ver la muerte de su padre Edgar en septiembre, pero tiene que regresar a Cumbres. Heathcliff no permite que Neli Dean acompañe a su ama y contrata a otra sirvienta, Zila, quién informa de la situación a Neli.

Linton muere en octubre, después de una larga enfermedad por la que ni su padre ni nadie excepto Cati se ha preocupado en absoluto.

Hacia finales de año, el señor Lockwood llega a la Granja y conoce a los miembros de la familia de Cumbres. Coge el mando de la narración y escucha la historia de la señora Dean.

1802 El señor Lockwood vuelve a Londres en Enero. Poco después

Heathcliff, bajo la mirada horrorizada de Dean, morirá en su cama, y lo enterrarán. Este mismo año, Lockwwod se acercará por azar cerca de la Granja y las Cumbres, y querrá visitar de nuevo a sus habitantes, en especial a la señora Dean. Cuando llega ve un panorama totalmente diferente al que había dejado en irse. Se sabe, como siempre por boca de Dean, que la paz y la harmonía han vuelto de nuevo a las Cumbres, y que Hareton y Cathy van a casarse un año más tarde, uniendo los dos últimos Earnshaw y todas sus tierras y pertenencias.

7.- Conclusiones

Emily Brönte y su obra Cumbres Borrascosas, así como las demás obras de las hermanas Brönte, supusieron un gran cambio en la mentalidad de la gente de su época.

Podemos decir que son unas de las primeras escritoras románticas de Inglaterra y que sus obras han sido triviales para conocer la gente de su momento. También nos han permitido entender la personalidad de Emily y de sus hermanas y la vida que llevaron, muy singular comparada con la de la mayoría de la gente.

Después de haber visto la última película realizada de Cumbres Borrascosas, con Ralph Fiennes en el papel de Heathcliff y Julliette Binoche en el de catalina Earnshaw, he podido comparar las dos producciones con la conclusión de que el libro siempre es mucho mejor que la película, que aunque buena, no revela ni la mitad de sentimientos, pasiones y eventos que Emily hace en su libro. Personajes como Elena Dean no tienen en la película la mitad de su importancia y las personalidades de los personajes no son ni mucho menos tan descritas ni evolucionadas como en la obra. Sin embargo, es interesante ver la película para acabar de apreciar los detalles del paisaje y del tiempo, el cual juega un papel importante en el desarrollo de la obra.

8.- Bibliografía

  • BRÖNTE, Emily (1847). Cumbres Borrascosas. Edición de Paz Kindelán, traducción de Rosa Castillo, ediciones Cátedra, “Letras universales”, 1996, 4ª edición.

  • http://www.bronte.org.uk/

  • http://www.hevelius.demon.co.uk/bronte/index.html

  • http://users.ox.ac.uk/ pemb0738/emily.html

  • http://www.geocities.com/SoHo/Lofts/4396/f_index.html

  • Gran Enciclopedia Catalana