Culturas de Mercado, rutinas de vida; Guillermo Davinson y Lucy Ketterer

Globalización. Indígenas chilenos. Pueblo mapuche. Capitalismo. Autosuficiencia. Integración de la mujer. Trigo. Harina. Aculturación. Recolectores. Transformaciones culturales. Neoliberalismo. Feria. Comercio libre. Trabajo

  • Enviado por: Fernanda
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas
publicidad

UNA MIRADA EN LOS LAZOS, SENTIMIENTOS Y EMOCIONES

DE LA “FERIA PINTO”.

Una mirada en los lazos, sentimientos y emociones de la “Feria Pinto”, es un ensayo que se enmarca en los parámetros de actividades rutinarias en las vidas de algunas personas que trabajan arduamente en un centro de costumbres, rutinas y lazos, tanto afectivos como laborales; quienes son los que componen este círculo, que hacen a toda la comunidad que participa activamente en esta feria una familia; este centro marcado por estos lazos es la Feria Pinto, de la ciudad de Temuco.

El contenido de este ensayo, guarda relación con lo mencionado en un *libro, que tiene como su eje fundamental en la vida de la ciudad de Temuco, ya que se centra específicamente en la Feria Pinto, y proyecta desde ahí sus similitudes y diferencias a otros contextos de nuestro país. Es una muestra de sustratos culturales de la región de la Araucanía, este espacio es una muestra de los procesos de integración y desintegración cultural que cotidianamente se vivencia en la región.

Un aspecto a partir de las observaciones en la Feria, es que hay un dato que estaría dando cuenta de procesos productivos invisibles, donde muchas mujeres participan generando bienes y servicios, creando cultura popular. Además esto marca su rol dentro de la familia y la sociedad; cambiando su posición al interior del hogar como en la comunidad.

Otro aspecto importante, tiene relación con el proceso de recolección de especies alimenticias silvestres. Así también, la elaboración casera de condimentos, que frente al avance de la globalización son actividades en riesgo de extinción.

Lo que se presentará en las próximas hojas, mostrará la información extraída de un Capítulo del libro, el cual tiene por nombre, “Amistad, Trabajo y Educación: Esperanzas de una Mujer Feriante”. Este capítulo da cuenta del caso de una mujer feriante, la cual tiene un puesto en la Feria Pinto, y que cuenta de cómo ha sido su vida en este sistema de comercio.

El presente ensayo mostrará la vida de una mujer feriante, quien se llama Luisa Llanquín, que llegó a los diecinueve años a la Feria Pinto, y que lleva veintiuno trabajando de comerciante en este lugar. Ella está casada con Don Juan Rodríguez y tiene 3 hijos; una hija de veinte años, un hijo de once años y otra hija de nueve años. Ella menciona que con mucho esfuerzo, adquirieron su casa propia a través del subsidio básico otorgado por el Presidente Aylwin. Y que su marido con sus propias manos construyó la ampliación de su casa; este hecho para la familia en cuestión es de real importancia ya que les permite tener un hogar más amplio en donde pueden satisfacer de mejor manera sus necesidades, dado que aquellas viviendas no tiene mucho espacio físico, por ende son muy pequeñas.

La jornada de trabajo que posee esta mujer es de doce horas diarias de trabajo, el que realiza todos los días de la semana. Ella representa lo que en leguaje feriano se denomina “una feriante”, esto quiere decir que ella posee un puesto establecido en la feria, por el cual debe pagar impuesto dos veces al año. El puesto de esta mujer es de verduras y hortalizas, las cuales las ofrece a todas las personas que visitan la feria; las verduras que vende las adquiere de la Vega Monumental. En otras ocasiones adquiere algunas de las verduras y hortalizas en la misma feria, como es el caso del cilantro, dado que es una verdura frágil, que se marchita con mucha facilidad, y que tiene que estar muy atenta a limpiarlo con frecuencia quitándole las hojas feas. Este trabajo de limpieza es una de los más duros, ya que requiere de mucha dedicación, dado que un pequeño descuido le podría traer consecuencias, que consideraría importantes, ya que por el estado nadie lo compraría, por ende se quedaría con este y no podría recuperar siquiera la inversión que hizo al comprarlo. Si bien es cierto la inversión no debe ser muy alta para la adquisición de este producto, pero para una persona que lleva su vida dependiendo de esto, ve la necesidad de no perder ningún peso en su materia prima con la cual se sustenta ella y a su familia.

Doña Luisa menciona que antes el cilantro duraba más y no era tan delicado como en la actualidad, dado que la mayoría de su producción actualmente se realiza en invernaderos y que sería por está razón la fragilidad y delicadez del cilantro; ella menciona que prefiere el cilantro sembrado al aire libre, por que puede llegar a durar hasta una semana. Con esto se puede observar el avance que a tenido nuestro país en la reproducción, producción y sembrado de muchas verduras, hortalizas, frutas y flores en los conocidos invernaderos, dado que antiguamente todas las verduras, hortalizas, frutas y flores eran sembradas y muchas de ellas plantadas al aire libre, ya que no se conocían los invernaderos, si bien es cierto los invernaderos facilita la producción de muchas de estas cosas, no nos asegura la duración que tendrán estos productos después de cosechados y recolectados, como es el caso que del cilantro.

El verano, es una temporada de arduo trabajo en la Feria, debido a que aumentan las ventas y logran juntar el dinero requerido, que les permite aprovisionarse de todo lo necesario para pasar el invierno. Esta forma de aprovisionarse, a la vez es una forma de ahorrar para enfrentar en mejores condiciones cuando el negocio decae.

Doña Luisa sabe que tiene que reinvertir su capital para que éste produzca utilidad, además es conciente que debe ser siempre cordial, atenta y amable con sus clientes, brindándoles una buena atención, lo cual podría asegurarle que al momento de comprar la preferirán.

Las personas que convergen en este espacio son múltiples y variadas, pero a la vez tienen muchas semejanzas, más de las que cualquiera se puede imaginar, ya que todas son personas que con esfuerzo quieren alcanzar sus metas personales y familiares, que se podría decir son las primordiales. Todas las mujeres y los hombres que habitan en la feria son personas que han hecho su vida aquí, entre quienes se ha establecido un verdadero lazo de amistad, relacionándose todos en una especie de ayuda y socorro mutuo, el cual es constante, lo que les ha permitido trabajar en forma tranquila.

Como es el caso de Doña Luisa, que tiene este tipo de relación con Don Carlos, quien es su vecino de puesto, y aparte de eso, es su amigo de la feria, de la familia desde hace quince años, aparte es quien la ayuda cuando no puede atender su negocio, le tiene tanta confianza a Don Carlos, que cuando lo anteriormente sucede ella le encarga a él su puesto. Estas confianzas son un claro ejemplo de un sistemas de reciprocidad, y estos casos permiten dar cuenta de que pese a los avances de la globalización y sus transformaciones, aún persisten, entre las personas que conforman este tipo de mercado urbano, en donde estos sistemas de ayuda mutua que nos hace recordar los modos más primarios de cooperación.

Estos sistemas de cooperación que aún son establecidos, parecen de cierta manera raros que existan en los días de hoy, dado a que las múltiples transformaciones que trajo consigo la globalización ha disminuido ese altruismo hacia los demás, y se estableció un sistema de competencia con los pares, en donde mientras más fuerte eres, mejor eres; sin importar lo que sienten y piensan los demás. Es por eso que este sistema que aún prevalece en la Feria Pinto de la ciudad de Temuco, es totalmente rescatable y valorable de mantener en el tiempo dado que es un gesto que no se debiera perder.

Los sueños que poseen, en su mayoría todas estas personas de la Feria, es lograr ver a sus hijos realizarse como personas, dado que tienen todos sus esfuerzos y esperanzas puestas en ellos, quienes son la alegría y el orgullo de sus padres; es por ello que estas personas llevan una vida llena de sacrificio y de esfuerzo, solo para brindarle a su familia lo mejor que pueden darles, y que mejor que tratar de brindarles a sus progenitores una buena educación, y que a la vez sea de calidad.

Doña Luisa deja en manifiesto lo orgullosa que se siente de sus retoños, cuando habla sobre su hija mayor quien trabaja en un supermercado en el puesto de frutas y verduras, dice que ella aprendió el rubro desde pequeña, atendiendo ocasionalmente el negocio familiar, y esta muy contenta por que lo que gane en este trabajo le permitirá estudiar una carrera y salir adelante como persona. Sus hijos menores estudian la enseñanza básica, ante lo cual señala que tiene sus esperanzas puestas en que todos puedan educarse en la universidad para que vivan mejor.

Como se deduce esta mujer nunca podrá de dejar de trabajar, pues en sus años de trabajo productivo no ha podido generar un fondo de cotizaciones necesarias para obtener una pensión que le permita abordar con mayor tranquilidad su vejez. Ella es parte del sector de la economía que, presagia variados infortunios a quienes se desenvuelven productivamente en él, en tanto hombres como mujeres tienen imposibilidad de tener acceso a previsión social o estar protegidos por la legislación laboral.

El que Doña Luisa nunca pueda jubilar es una realidad de la gran mayoría de las mujeres de nuestro país, y como lo señalado en el Informe regional de Derechos Humanos de las Mujeres y Justicia de Genero del año 2004, señala: “La situación previsional de la mujer en Chile no hace mas que reflejar las desiguales condiciones de su incorporación al mercado laboral, lo que sumado a las características propias del régimen de pensiones basado en la capitalización individual, se traduce en una mayor desprotección frente al sistema”.

La obtención de los datos del libro fueron una gran ayuda para la realización de este ensayo, en donde se puede señalar, que la recolección de la información fue realizada por diversos alumnos de la Carrera de Trabajo Social de distintas casas de educación superior.

Y la recolección de los datos fue obtenida mediante diversas estrategias y métodos para la obtención estos, la que se realizo por medio de la observación participante, la que es una herramienta de generación de conocimientos. Y otro método fue la etnografía, la que constituye la base empírica del conocimiento acerca de los procesos de cambio social y transformación que enfrentan las diversas sociedades. La etnografía, sigue siendo un camino que permite comprender inicialmente la realidad que se quiere transformar.

* Este ensayo fue desarrollado en el marco de la asignatura Investigación - Acción de la carreras de Trabajo Social de la Universidad San Sebastián (Valdivia) y los insumos son parte del análisis del libro, Culturas de Mercado, Rutinas de Vida, de Guillermo Davinson y Lucy Ketterer, (2006) Temuco: Ediciones Universidad de La Frontera”.