Cultura y apartheid

Aprendizaje. Sociedad. Integración. Grupos humanos. Discriminación racial

  • Enviado por: Luay
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

CULTURA

La cultura es el rasgo distintivo de la especie humana. Se entiende por cultura el modo en que los grupos humanos aprenden a organizar su comportamiento y su pensamiento en relación con el entorno físico en que habitan. El comportamiento es uno de los principales elementos de la cultura y se refiere a la forma en que los individuos se relacionan entre sí. Otro de estos elementos es el factor cognitivo, que se refiere a los modos de representación del mundo por parte de los distintos grupos humanos. Finalmente, la cultura tiene un componente material, que consiste en los objetos físicos producidos por las sociedades humanas.

El aprendizaje de la cultura

La mayor parte de los elementos constitutivos de una cultura son el resultado de un proceso de aprendizaje, consistente en la modificación de la conducta en respuesta a las experiencias que se desarrollan dentro de un determinado entorno físico. Si bien encontramos modos de aprendizaje en la mayoría de los organismos vivos, ninguno de ellos posee la enorme capacidad de aprendizaje de los seres humanos, cuya supervivencia depende en gran medida de esta capacidad. La mayoría de los organismos vivos depende de sus instintos, en tanto los seres humanos dependen de la cultura para su supervivencia. Los hombres deben aprender cómo sobrevivir en los más variados entornos físicos y sociales, en los que los factores biológicos juegan un papel poco relevante. Desde esta perspectiva, la cultura consiste en las estrategias de supervivencia compartidas por un grupo humano que son transmitidas de de una generación a la siguiente.

Las ideas y formas de comportamiento que configuran una cultura se transmiten mediante un complejo sistema de símbolos, proceso en el que el lenguaje cumple una función determinante. En contraste con otros seres vivos, que son capaces de comunicarse mediante mecanismos rudimentarios, los seres humanos han desarrollado un complejo sistema de comunicación que distingue a la especie y que resultaría imposible de concebir sin la existencia de la cultura humana tal como la conocemos.

La cultura como hecho social

La cultura no aparece en el vacío ni es creada por individuos aislados. La cultura es el resultado de la interacción que se produce entre los miembros de los diversos grupos sociales. Los seres humanos aprenden formas de comportamiento y modos de pensar de sus padres y de los restantes miembros de la sociedad en la que viven, lo que hace posible que puedan participar de la vida social de acuerdo con pautas compartidas por el conjunto del grupo.

Los seres humanos son animales sociales. Desde los primeros momentos de la evolución humana, la supervivencia de la especie ha sido una empresa colectiva. Incluso los hombres que han elegido vivir en aislamiento no escapan a este rasgo determinante ya que sus modos de pensar, sus conocimientos o sus creencias están condicionados por otros hombres. La cultura es un esfuerzo colectivo y se comparte socialmente.

Se entiende que son miembros de una sociedad aquellos que comparten las mismas percepciones culturales y similares modos de comportamiento. En este sentido, el concepto de sociedad hace referencia a los modos de comportamiento específicos de los miembros de un determinado grupo humano. Los seres humanos desarrollan atributos culturales comunes mediante las experiencias compartidas con los restantes miembros de su sociedad. Sin la existencia de la sociedad resultaría imposible la aparición de la cultura dado que no tendría lugar la interacción que hace posible que las personas compartan conocimientos, valores y creencias. Por otra parte, las sociedades humanas dependen de la cultura y resulta imposible concebir una sin la otra. La ausencia de la cultura haría prácticamente imposible que los seres humanos comprendieran los comportamientos de sus congéneres. Además, es a través de su dimensión cultural que las sociedades humanas han alcanzado los niveles de complejidad y flexibilidad que las caracterizan.

La producción cultural

La interacción entre los seres humanos no se produce por un interés particular en la creación de culturas. La principal razón para el surgimiento de los grupos humanos y sus formas de organización es la creación de las condiciones materiales que hagan posible la vida. En su dimensión más elemental, se trata de la obtención de alimentos y refugio necesarios para garantizar la existencia biológica. Más allá de este nivel elemental, existe el deseo de crear o producir objetos que hacen posible que la vida abandone sus niveles más rudimentarios. La mayoría de las sociedades humanas dedican una gran atención a la producción, sea esta la construcción de arcos y flechas en los pueblos cazadores, la fabricación de arados en los pueblos agricultores o la producción y mantenimiento de los más diversos elementos en las sociedades industriales. En gran medida, se puede decir que la estrategia y la capacidad productiva de una determinada sociedad refleja tanto su nivel de organización social como los sistemas de creencias y valores de los individuos que la componen.

Una de las principales características de la evolución de la sociedad humana es el permanente aumento de su capacidad productiva. En líneas generales, se observa que en pocos siglos la sociedad humana ha pasado de una situación en la que dependía en buena medida de la recolección de alimentos silvestres a una etapa caracterizada por sistemas agrícolas de gran complejidad organizativa, estrechamente vinculados a la producción industrial. Esta transformación está directamente relacionada con el crecimiento demográfico y el aumento de la escala social. Las sociedades humanas han evolucionado desde pequeñas bandas con escasa capacidad productiva a sociedades integradas por millones de personas, con una capacidad de producción que abarca a la totalidad del planeta. No obstante, sería erróneo pensar que las sociedades humanas solamente se preocupan por el incremento de la producción material. En efecto, la producción material no es un valor absoluto ni debe considerarse como un imperativo evolutivo: el aumento de la capacidad productiva no es inevitable y, además, no resulta necesariamente beneficioso en términos sociales. De todos modos, la producción es una dimensión fundamental de la vida humana y la necesidad de aumentar la capacidad productiva se encuentra presente en todos los pueblos y es un aspecto importante de la evolución de las sociedades humanas.

APARTHEID

Sistema de discriminación racial característico de la República Sudafricana. La población blanca de Sudáfrica desarrolló e implantó en este país una política de profundo corte racista. El apartheid, iniciado en 1913 con la prohibición de compra de tierras a las etnias africanas, se implantó de forma legal y sistemática a partir de 1948, con el ascenso al poder del Partido Nacionalista de Malan. La discriminación de la mayoría negra, plasmada en una durísima normativa, buscó sus justificaciones teóricas en dos puntos de vista: etnológico (superioridad de la raza blanca) y religioso (a partir de ciertas interpretaciones de la Biblia). En 1983 se aprobó una constitución que suavizaba algunos aspectos de la política racista en lo referente a los grupos mestizos. En 1990, el presidente Frederik de Klerk anunció su intención de terminar gradualmente con el apartheid. En junio de 1991 fue abolida la última ley racista, aunque su impronta ha continuado marcando profundamente las estructuras de la sociedad sudafricana.