Cultura, sociedad y participación

Estructura social. Manifestaciones culturales. Tipos: de élite, popular y de masas. Posición neoliberal y hegeliana. Tendencia marxista. Moda

  • Enviado por: Jossie
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Cultura, sociedad y participación

La sociedad y la cultura

El termino sociedad se refiere a la unión entre seres vivientes incluido el hombre. Sin embargo este concepto no sirve para describir la sociedad humana, ya que esta debe enmarcarse en un ámbito más cultural.

La cultura permite la conservación del hombre, su adaptación al medio ambiente y su continuidad biológica.

Para lograr esto el hombre utiliza utensilios como la vivienda, vestimenta, fuego etc. que le permiten transformar la naturaleza de acuerdo a sus necesidades. Pero esta transformación y adaptación se realiza en grupos organizados que tienen una continuidad en el tiempo y se renuevan en forma constante.

La estructura social

La cultura sostiene a la sociedad y determina las diferencias entre los distintos tipos de sociedades. Hay sociedades simples, que tienen solo un grupo social y no se conectan con otras sociedades; y sociedades complejas, que resultan del entramado de la convivencia o fusión de diferentes grupos sociales, que son regulados por instituciones y por normas que determinan un modo de vida y una posición del individuo en la estructura.

La estructura social establece una relación dinámica entre la sociedad y la cultura. Esto es así porque cuando se realizan modificaciones en algunos aspectos de la cultura también cambia la sociedad. Esto también surge de los fenómenos creados a partir de las conexiones internas y conexiones externas. Las conexiones internas son entre las personas y determinan los diversos componentes estructurales que a su vez regulan la conducta y determinan a los individuos. Las conexiones externas se establecen entre diversos grupos heterogéneos.

La estructura social, además, define la posición que un individuo debe ocupar dentro de la sociedad, desde donde el sujeto establece sus relaciones sociales y cumple diversas funciones.

Las expresiones culturales

La cultura se expresa en distintos niveles. Cada uno se relaciona con el estrato social al que se dirige y con el que se identifica. De esta manera, surgió una primera caracterización que opuso la cultura de elite a la cultura popular. Este primer binomio se amplio a partir de la aparición de los medios masivos de comunicación, que favorecieron el origen de la cultura de masas.

Mediante estos tres niveles, se expresan las producciones culturales de las diversas sociedades.

La cultura de elite

El termino elite designa al conjunto de personas sobresalientes y distinguidas dentro de un grupo. Se conoce de esta manera a quienes se hallan en una situación de privilegio, ya sea en el orden político, religioso, educativo, intelectual o profesional.

El concepto de cultura de elite se refiere a los fenómenos culturales producidos por los miembros de un grupo de elite. Esta cultura, por su origen, representa, en su ideología, la identidad de los grupos dominantes.

La cultura de elite es utilizada, en muchos aspectos, como un instrumento de dominación. Para tal fin, sus expresiones se diferencian de las que pertenecen a las culturas de masas o populares y proponen productos culturales que se alejan de la generalidad. Sin embargo, gracias al poder de los medios de comunicación ciertas manifestaciones culturales, que antes eran accesibles a muy pocos, hoy pueden estar al alcance de muchos.

La elite cultural propone una visión que presenta su modo de vida como un modelo para alcanzar. Así, le otorga un valor cultural y positivo solo a lo que pertenece al ámbito de las bellas artes, las letras, la filosofía, etc.

Esta concepción sobre el valor positivo de ciertas manifestaciones culturales se opone al sentido antropológico de cultura, que no tiene apreciaciones valorativas y que engloba dentro del concepto de cultura todas las actividades del hombre sin distinción de grupos o de clases sociales.

La cultura de masas.

La cultura occidental del siglo XX se caracteriza por la introducción de nuevos lenguajes en el arte, la alteración de los hábitos de comunicación y escucha, la crisis de los cánones estéticos tradicionales y de la noción misma de obra de arte. Simultáneamente, se produce un nuevo fenómeno: el consumo masivo de la cultura, que fue posible gracias a los medios masivos de comunicación.

El concepto de cultura de masas surgió en la década de 1930, con la llegada de los medios masivos de comunicación. En esta época, en Europa, cobraron fuerza los regimenes dictatoriales en varios países, como Alemania, Italia y España, dirigidos por representantes de la pequeña burguesía. En estas circunstancias, los medios de comunicación sirvieron como vehículo de propaganda ideológica y como medio para sembrar el terror en los pueblos.

Los debates sobre la cultura de masas

El origen de la cultura de masa provoco acalorados debates entre los intelectuales de la época, que generaron dos tendencias dominantes: la posición neoliberal y la hegeliana de corte marxista.

  • La postura neoliberal se encuentra representada por el filosofo español José Ortega y Gasset (1883-1955) quien, en su libro “Le rebelión de las masas” (1930), individualiza el germen primero de toda degeneración totalitaria en la toma del poder por parte de las multitudes. Este pensador demuestra un gran desprecio hacia la cultura de masas, ya que la considera una fachada tras la que se oculta un rechazo hacia toda forma de igualitarismo.

  • Para los pensadores neoliberales, los medios de comunicación y el periodismo fueron las herramientas para ejercer una presión ideológica y para difundir la propaganda política, a partir de la explotación de los bajos instintos de un pueblo indefenso.

  • Los intelectuales de extracción hegeliana y tendencia marxista- entre los que se hallaba Theodor Adorno (1903-1969)- reunidos en torno al Instituto para la Investigación de Frankfurt, vivieron los horrores del nazismo y se refugiaron en los Estados Unidos. Ellos vivieron, en la sociedad de las masas, la salida natural del sistema burgués liberal en la época del capitalismo avanzado. No encontraron diferencias sustanciales entre el nazismo y la sociedad estadounidense, en la medida en que ambos se perturbaban sobre la base del orden jerárquico, la explotación, el control ideológico y la represión. Lo que diferenciaba a estas sociedades eran los medios por los que se producía la opresión de las masas. Para el nazismo, esos medios eran: el terror, la propaganda política y la militarización de la sociedad; para el sistema democrático estadounidense, la utilización refinada e intensiva de los medios de comunicación y de la cultura de masas, a los que se le asignaba la tarea de fomentar el éxito individual y la promoción como instrumentos de la contención de la presión social.

  • La cultura popular

    Si bien no existe una definición unánime de cultura popular, se considera que intervienen en ella, lo material, le espiritual, lo intelectual y lo afectivo. Asimismo abarca pautas socioeconómicas, políticas, religiosas y artísticas.

    En sus orígenes, la cultura popular estaba integrada por todo lo que distinguía a las clases mas humildes de una civilización. La existencia de una clase social mas alta y de una cultura que la identificaba había provocado una brecha respecto de los hábitos, costumbres, vestimentas y expresiones artísticas de la población. Entonces, en esos contextos, donde existe una fuerte dominación por parte de una cultura oficial, surgen expresiones de los grupos sociales subalternos.

    Por lo general, se considera que las culturas populares son manifestaciones que se oponen a la cultura oficial y, por lo tanto, no cuentan con el apoyo de las instituciones oficiales. Las producciones de la cultura popular, manifestaciones artísticas que, en principio, están desarrolladas por individuos que no cuentan con un estudio o con una preparación especifica para dibujar, pintar o ejecutar música. En consecuencia, los artistas populares se diferencian de los artistas profesionales, que son dueños de un oficio o un saber específicos.

    La cultura popular en el siglo XX

    La explosión demográfica de los grandes centros urbanos durante el siglo XX, reforzó todos los elementos de la cultura popular, como forma de conservar la identidad por parte de la población inmigrante. Además, en los últimos años, gracias al consumo masivo de diferentes objetos culturales, la cultura popular comenzó a relacionarse con aspectos de la sociedad de masas. A partir de ese momento, los grupos que ejercían el poder político y económico comenzaron a privilegiar estas manifestaciones culturales.

    En el siglo XX, muchos artistas populares produjeron expresiones de arte popular, con lo que se borro la mencionada separación entre este arte y el culto. De hecho, existe un notable incremento en el intercambio que se genera entre estas manifestaciones artísticas, lo que origina nuevas tendencias. Un caso de fusión y de intercambio se produjo con el tango. Esta expresión artística, de origen popular, fue refinada y estilizada por músicos profesionales hasta convertirla en música para ser, sobre todo, escuchada y no tanto para que fuese bailada. Entonces, si bien el tango continua siendo popular en cuanto a sus orígenes, se ha convertido en una manifestación cercana a la de la cultura de elite.

    La moda como expresión cultural

    La moda y la cultura son conceptos que se relacionan, dado que a lo largo de la historia la moda acompaño los cambios culturales, políticos y sociales en los pueblos. En la historia europea, la moda se inicio en el momento en el que se desintegro el feudalismo y en que se establecieron vías de comunicación entre las nacientes ciudades. Lo más importante era el deseo de distinguirse.

    La moda se rige por criterios diferentes de los del diseño. El diseño debe ser práctico, de manera de crear prendas basadas en lo estético, que resulten cómodas para adaptarse a determinadas circunstancias y que sean funcionales, es decir, pensadas para satisfacer una necesidad. La moda, en cambio, propone prendas atractivas y ornamentales, aunque no resulten prácticas, cómodas ni tampoco funcionales.

    Algunos diseñadores del siglo XX

    Coco Chanel (1883-1971), conocida como la gran dama de la moda, realizo, en 1956, un desfile en el que presentó el famoso tailleur de tweed (conjunto de pollera y saco) con galones y adornado con cadenas, que se convirtió, rápidamente, en un hito de la moda. Chanel fue la primera diseñadora que tomo elementos de la moda masculina para adaptarlos a la vestimenta femenina.

    En la década de 1960, otra mujer influyo en la moda: Mary Quant (nacida en 1934), quien destino sus diseños a un grupo, hasta este momento olvidado: los adolescentes. Impuso la minifalda, inicio la moda de las medias de colores y de los suéteres ajustados. Otro diseñador relevante: el francés Yves Saint Laurent (nacido en 1936), quien se consagro en 1983, cuando presentó su gran retrospectiva en el museo metropolitano de Nueva York. Saint Laurent diseña prendas para el público aristocrático o internacional.

    La estética ecológica en el mundo de la moda

    La preocupación por el cuidado del planeta no es indiferente a los diseñadores de modas. Por esta razón, se aprovecha todo tipo de material así, en los desfiles, se pueden ver vestidos decorados con latas de gaseosas, utensilios de cocina y metales. Para los diseñadores actuales, cualquier material es apto a fin de conseguir un original estampado.

    La moda vanguardista

    La moda vanguardista es una propuesta innovadora que acepta todo tipo de materiales y de diseños. La ropa siempre va acompañada por accesorios llamativos y materiales, como la licra de varios colores, los plásticos y los charoles. Por este motivo, se dice habitualmente que “en la vanguardia, todo vale”. La ropa vanguardista rompe las reglas, ya que se presentan camuflajes, brillos y pedrerías, junto con combinaciones de diferentes estampados.

    OPINIONES:

    Para nosotras la cultura de elite, es la cultura reflejada en la gente de mayor adquisición, no solo de dinero, sino también político, social, etc.

    Y sabemos que la cultura de elite ya no es tan cerrada gracias a los medios masivos de comunicación.

    La cultura de masas esta muy reflejado en la sociedad aquí y ahora. En esto hablamos de moda, música y el poco arte conocido por las masas. Un ejemplo: la música. El reggaeton antes solo muy poca gente lo conocía y después de que salio el tema gasolina de daddy yankee, todo el mundo dice ser fanático.

    Nosotras estamos a favor de los pensadores del tipo neoliberal por un lado y por otro a favor de los pensadores hegelianos con tendencia marxista.

    Nos parece que fue bueno que se saliera de las dictaduras nazis gracias a los medios de comunicación.

    Pero ahora en nuestra época no molesta mucho y por eso estamos parte del lado neoliberalista.

    En cuanto a la cultura popular no tenemos mucho que opinar, solo podemos citar ejemplos de cultura popular, cuando hablamos aquí en argentina de la doma y el folklore, el tango, etc.

    Respecto a la moda nosotras tenemos opiniones distintas, si bien reconocemos que la moda es una expresión cultural, Vicky se lo toma muy en serio y expresa toda su cultura en se “moda”. En cambio, Gime prefiere seguir algunos hitos de la moda sin meterse demasiado en ella.

    Cuando hablamos de la estética ecológica en el mundo de la moda, estamos muy de acuerdo con que se cuide la ecología y el medioambiente, aunque no nos gusten varios de los diseños.

    Si hablamos de la moda vanguardista a Gime no le atrae demasiado, prefiere vestir mas o menos parecido a la moda y pasar desapercibida y a Vicky no le interesa para nada pasar desapercibida y se viste según el animo de ella.