Cuidado de ancianos

Geriatría. Centros de la tercera edad. Pensiones. Ayudas sociales. Violencia y abusos. Familia

  • Enviado por: Aeris
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

'Cuidado de ancianos'

INTRUDUCCIÓN

Los mayores son una parte muy importante de la sociedad, personas que llevan toda una vida de experiencia y que necesitan que los que vamos un poco mas ligeros de equipaje ayudemos con las cargas.

Son un grupo, en ocasiones, poco reconocido. Ancianos que se ven solos ante la muerte del cónyuge porque los hijos se desentienden, son un peso demasiado difícil de llevar o simplemente en la vida de valores frenéticos y materiales que vivimos no nos dan un beneficio directo y pueden frenar nuestras ansias de movimiento. En sociedades, para algunos, “menos evolucionadas”, los ancianos son venerados y tratados con respeto mientras en la nuestra son muchas veces abandonados o simplemente no escuchados.

Hay que conocer que son un colectivo mas de la sociedad, un grupo de riesgo que debe tener organismos e instituciones diferentes y particulares, que los integren, escuchen y comprendan sus necesidades. La tercera y ya la cuarta edad viven de manera diferente a las anteriores, sus gustos, aficiones, necesidades, sentimientos y su visión del mundo es de otra manera.

En las siguientes paginas aparecen; opciones de vida, derechos y obligaciones, gustos, injusticias, sentimientos, ayudas... cosas vitales en el día a día de los ancianos que todos debemos conocer y respetar, y sobre todo luchar porque se cumplan y evitar que se vulneren.

CLUBES Y VIVIENDA

En este primer apartado conoceremos un poco mejor los principales centros de ocio que existen en nuestro país para los mayores, así como también las opciones de vivienda que podemos encontrar.

HOGAR DEL JUBILADO

El centro que conocemos como “hogar del jubilado” es un establecimiento creado para fomentar y favorecer la convivencia y la integración de las personas mayores.

Están ubicados por barrios, pueblos o comarcas y sus prestaciones varían mucho según cada caso. Lo habitual es que dispongan de una serie de alternativas de ocio como peluquería, bar, sala de juegos de mesa, excursiones, salidas culturales, charlas y cursos, asesoramiento social y prevención sanitaria.

Pueden ser creados y mantenidos por organismos públicos o privados, en cualquier caso los servicios son normalmente gratuitos, o cada socio aporta una cantidad simbólica al mes para aquellas actividades que requieran unos gastos adicionales, y las prestaciones y los requisitos son similares. En la mayoría de los centros se exige la condición de asociado para poder participar de las actividades.

Los centros del IMSERSO tienen como requisito general que los socios deben tener mas de 60 años o ser cónyuges o convivir con un socio.

Los centros de las Comunidades Autónomas piden que los socios sean mayores de 60 años y además residan en el municipio donde se encuentre el centro.

CENTROS DE DIA

Los centros de día van dirigidos a personas mayores de 65 años con perdida de su autonomía física o psíquica. Ayudan al anciano a mantener sus relaciones sociales y poder llevar un control terapéutico, personal y social, permitiéndole continuar viviendo en el domicilio familiar o propio. Los centros están completamente equipados con los profesionales necesarios para abordar los tres ámbitos de actuación ya mencionados.

Este tipo de asistencia puede combinarse con otros como la atención a domicilio o con la teleasistencia.

Son una buena alternativa para aquellos mayores que no desean ingresar en residencias y que requieren de unos cuidados específicos.

Tienen un funcionamiento de 7 a 8 horas diarias, se encargan de recoger y devolver al anciano a su hogar y ofrecen desayuno, comida y merienda.

VIVIENDA

RESIDENCIAS

Las residencias son centros destinados a la vivienda permanente y compartida en los que se presta una atención integral y continua a las personas mayores de 60 años.

También acoge casos en los que la necesidad de vivienda es temporal, la familia cuidadora no puede, por causa de enfermedad o incapacidad, hacerse cargo por un tiempo determinado del mayor. Estos centros constituyen un apoyo fundamental para las familias, ya que el anciano queda totalmente atendido.

Se clasifican según el numero de plazas disponibles; Mini residencias (de 13 a 59 plazas), Residencias (de 60 a 120 plazas) y Grandes Centros Residenciales ( con mas de 120 plazas).

Pueden ser publicas o privadas, con o sin animo de lucro. En las residencias publicas la cuantía de las cuotas se establece con un porcentaje de la pensión del residente. En las privadas las cuotas pueden variar mucho en función de las características del centro y del carácter lucrativo o no de la institución gestora.

La administración debe tener concertada unas plazas en centros privados cuya cuota será considerada pública.

Hay varias redes de residencias publicas gestionadas por el IMSERSO, las Comunidades Autónomas, las Diputaciones Provinciales y Forales, los cabildos y Consejos Insulares y los Ayuntamientos.

En lo que se refiere a la Comunidad Valenciana la Generalitat en el marco de lo previsto en el articulo 50 de la Constitución, en el articulo 31.24 del Estatuto de Autonomía, ordena que se convoquen ayudas para sufragar las estancias en Residencias de la Tercera edad tanto en centros públicos o privados con reserva de plazas.

Las residencias deben constituir un hogar agradable y confortable para los ancianos, no están recluidos ni hospitalizados, es su vivienda y por lo tanto deben sentirse libres y cómodos, dentro de un entorno que les resulte familiar y acogedor.

Durante la estancia en ellas el anciano tiene los mismos derechos que cualquier otro ciudadano. El trato por parte del personal del centro debe ser respetuoso y correcto, en todo momento se le debe prestar la atención requerida y los tutores legales en el caso de que el anciano no esté en posesión de sus facultades cognitivas deben estar al corriente del tratamiento que se le da al anciano y comprobar y cerciorarse de que es el adecuado.

A continuación se hace referencia a otros tipos de viviendas para ancianos que pueden ser una buena alternativa a las residencias que acabamos de explicar. Los centros residenciales públicos son muy escasos y los privados son inaccesibles para la mayoría, además de que el anciano prefiere quedarse en su casa, rodeado de la gente y las cosas que conoce.

VIVIENDA PROPIA ADAPTADA

Como ya se ha dicho la mayoría de los ancianos prefieren permanecer en su domicilio aunque este no esté en las condiciones que ellos requieren. Muchas casas son antiguas y están en mal estado, pero la persona mayor está en su hogar y si se encuentra en situación de debilidad física o emocional su rechazo a cambiar de vivienda aumenta.

Para estas situaciones desde el IMSERSO se ayuda a la adaptación de la propia vivienda, que el anciano disponga de lo necesario para su vida diaria, rampa de acceso, ascensor, control del gas, de la luz, teleasistencia...

Los costes de estas tecnologías desde una entidad privada pueden ser altísimos y poco asequibles para la población pero como es una necesidad básica para los ciudadanos mayores debe ser el propio estado lo proporcione, ya se hace como he explicado desde el IMSERSO, pero las prestaciones son insuficientes.

VIVIENDA TUTELADA

Conjunto de viviendas independientes, agrupadas para la prestación en común de servicios colectivos y con capacidad para albergar a una o dos personas con un alto grado de autonomía. Estas personas viven bajo la tutela de una entidad publica o privada y normalmente las viviendas se ubican en el casto urbano para facilitar el acceso a otros servicios.

Los requisitos para acceder a estas viviendas es como en otros muchos servicios ser mayor de 65 años, estar empadronado en la localidad, tener una autonomía buena y no tener grandes ingresos económicos.

El coste de las viviendas tuteladas supone el 20% de los ingresos del anciano si solo se ofrece alojamiento y el 75% si también se pide manutención.

VIVIENDA COMPARTIDA

Viviendas de pequeño o mediano tamaño destinadas a albergar en régimen de convivencia cuasi-familiar a un numero máximo de 12 personas mayores, preferentemente con un alto grado de autonomía. Esta alternativa puede ser desarrollada, con la ayuda de los servicios sociales de cada localidad, por las propias personas implicadas, que deseen ayudar a la economía y relación social propia y de los amigos o conocidos conviviendo y compartiendo gastos.

ACOGIDA FAMILIAR

Pretende facilitar la integración de personas mayores y con minusvalías en el seno de una familia que además de proporcionarle un ambiente y trato familiar atienda las necesidades derivadas de su avanzada edad o/y minusvalía.

La estancia puede ser de larga o corta duración y en todo momento el anciano debe ser tratado con respeto y en las mismas condiciones que los otros miembros de la familia, disponiendo de intimidad, habitación propia, condiciones de higiene y alimentación adecuadas...

Las familias de acogidas están exentas de pagar el impuesto sobre la renta de las personas físicas de acuerdo con la ley 18/1991 del 6 de junio.

PRESTACIONES

ECONOMICAS

PENSIONES Y AYUDAS ECONÓMICAS

Dentro de las prestaciones económicas encontramos el grupo de las pensiones como parte principal.

Las pensiones pueden ser contributivas o no contributivas. Las primeras se dividen en cuatro posibilidades; por jubilación, invalidez, muerte o supervivencia y SOVI.

  • Pensiones por Jubilación:

Protegen frente a la situación de necesidad ocasionada por la perdida de las rentas de trabajo al llegar al término de la vida laboral por razón de edad.

Se da a aquellos comprendidos en la Seguridad Social mayores de 65 años o menores en caso de jubilación anticipada por casos de excepción.

Debe cubrir siempre las necesidades básicas de la persona y su cuantía varia según las circunstancias particulares de cada uno. Se calcula aplicando un porcentaje a la base reguladora.

  • Pensiones por Invalidez:

Las perciben aquellos trabajadores que tras someterse al tratamiento medico indicado presenten reducciones físicas, psíquicas o funcionales graves que le impiden trabajar. Existen diferentes grados de invalidez; permanente, permanente parcial, permanente total, permanente absoluta, grave invalidez. La cuantía de la pensión se calcula según el grado de invalidez.

  • Pensiones por muerte o supervivencia:

Son prestaciones a terceros por la muerte del trabajador o pensionista, queda a los hijos o viuda o en el caso e que exista supervivencia la prestación es para el propio pensionista como indemnización especial.

  • Pensiones de Seguro Obligatorio de vejez o invalidez:

Es un seguro residual para aquellas personas que habiendo cotizado lo suficiente en él, no tienen derecho a una pensión de la Seguridad Social. Es requisito imprescindible haber cumplido los 65 años o 60 en caso de incapacidad total y permanente para la profesión, y no tener otra pensión de la Seguridad Social.

Dentro de las pensiones contributivas existen también las que se conceden a los Funcionarios Civiles del Estado y a los Funcionarios de la Administración Pública. Así como las prestaciones económicas por hijo a cargo y ayudas económicas no periódicas como las prestadas por el IMSERSO y la Mutualidad General de Funcionarios Civiles.

Por ultimo subvenciones a instituciones y asociaciones para programas de cooperación, voluntariado, integración y prestaciones técnicas por parte del Ministerio de Asuntos Sociales, IMSERSO y las Comunidades Autónomas.

Las pensiones no contributivas son aquellas que se conceden a las personas que tengan un grado de minusvalía superior al 65%, que carezcan de recursos económicos ellos o la unidad familiar de convivencia para cubrir sus necesidades básicas y no hayan cotizado nada o lo suficiente para cobrar una pensión contributiva de la Seguridad Social.

Estas personas pasan a formar parte de la Seguridad Social como pensionistas y tienen derecho a los servicios que se presten.

DESCUENTOS

  • Transportes

Los ancianos pueden disfrutar de diferentes alternativas de transporte con descuentos de hasta el 80% por ser pensionista, mayor de 65 años o tener alguna discapacidad física o mental.

Los descuentos en transporte se realizan por comunidades autónomas o empresas privadas, y pueden incluir viajes en avión, tren, autobús, metro o taxi.

  • Ocio

Son generalmente conocidos los beneficios que los ancianos tienen en el ámbito de las actividades lúdicas y vacacionales. Viajes ofrecidos por el IMSERSO que ofrecen alternativas culturales en museos, monumentos, iglesias o recorridos de interés cultural que por ser pensionista mayor de 65 años salen muy económicos para que estén al alcance de todos los bolsillos. Asociaciones populares, pertenecientes a los barrios o pueblos también organizan con ayuda del estado excursiones en muchos casos gratuitas para fomentar las relaciones sociales de los mayores.

Además disponen de una gran variedad de opciones de entretenimiento en la propia comunidad autónoma y ciudad con descuento; cines, teatros, museos, espectáculos, zoológicos, balnearios, gimnasios...

  • Telefonía

Consiste en la reducción de la cuota del alta inicial y en el abono mensual, siempre que no se exceda un limite de pasos. Para obtener este servicio es imprescindible ser mayor de 64 años y tener ingresos inferiores a los de la pensión mínima contributiva.

SOCIALES

AYUDA A DOMICILIO

La asistencia a domicilio la proporcionan auxiliares de clínica, de geriatría o con titulación de ayuda a domicilio que el anciano mismo puede elegir mediante alguna empresa de selección de personal. Este servicio va dirigido a personas que presenten disfunciones o discapacidades que les limiten su autonomía personal y su capacidad de relación social, y que tengan dificultades para alcanzar su bienestar físico, social y psicológico en un grado no muy elevado de necesidad de ayuda. Se les presta una serie de cuidados de carácter personal, psicosocial y educativo, domestico y técnico; Ayuda en tareas y recados del hogar, acompañamiento y ejercicios motores y cognitivos para mejorar el movimiento de las articulaciones y las capacidades mentales, y ayuda personal (higiene, comidas, medicación...).

Las personas que requieren de atenciones mas especificas o necesitan de observación durante un periodo del día prolongado es mas recomendable que acudan a otro tipos de ayudas, ya que una ayuda 24 horas tiene un coste de entre 3000 y 4000 euros mensuales.

TELEASISTENCIA Y TELEALARMA

Es un servicio social que se oferta desde entidades privadas sin animo de lucro, asociaciones o desde el IMSERSO, con la finalidad de ofrecer cobertura de vigilancia y atención las 24 horas al día a las personas mayores que vivan solas en su domicilio o pasen horas a solas en el domicilio familiar.

Se le facilita al anciano un transmisor portátil en forma de medallón o reloj de pulsera que está conectado a la red telefónica. Este le permite estar en contacto permanente con la central de teleasistencia, y al pedir ayuda es atendido inmediatamente, sin necesidad de descolgar o marcar el teléfono. Se instalan una serie de altavoces y sensores que activan la alarma cuando el anciano pide ayuda, también es posible la instalación de sensores de humo, y cámaras para controlar posibles incendios, robos o accidentes.

Una opción mas en el sistema de telealarma es la del control remoto, es decir, poder facilitar la abertura de puertas, el encendido y apagado de las luces, controlar las unidades e oxigeno.... desde la central de teleasistencia.

LA FAMILIA

La familia representa en nuestra sociedad el principal núcleo de convivencia durante los primeros años y a lo largo de la vida se mantienen unos lazos de unión por lo general muy fuertes. Para los ancianos es un pilar fundamental de sustento de su situación física y moral. Por razones de salud las personas mayores necesitan de un trato continuo con los familiares y en muchos casos como ya hemos comentado el anciano debe y trasladarse y vivir con la familia.

En la sociedad actual tendemos a ver la figura del anciano ya no como un educador y entretenedor de las generaciones posteriores sino como un obstáculo en el progreso. Muchas de las relaciones entre la familia y el abuelo se sustentan en la necesidad de que este cuide de los nietos desapareciendo el interés con la necesidad el crecimiento de los niños.

La ayuda debe ser siempre reciproca, ya que los nietos aportan vitalidad y alegría, ayudan a evitar la soledad y aumentan la autoestima de sus abuelos y estos aunque no están capacitados por cualquier razón a cuidar de sus nietos siempre serán un valor positivo para las nuevas generaciones. Estas deben aprender a respetar y valorar a las personas mayores.

En la época moderna y con el avance de las nuevas tecnologías los nietos pueden transmitirles nuevos conocimientos y fomentar de este modo la relación intergeneracional.

Es importante que el anciano se sienta útil, que aprendiendo o enseñando vea que forma parte del ámbito familiar como una personal mas, que aunque necesite de atención y cuidados especiales puede tomar decisiones, ayudar en las tareas...

Muchos ancianos tienen problemas de depresión precisamente porque se les prohíbe que tomen parte en las decisiones de casa.

El espacio debe adaptarse tanto como las personas, es decir, la casa debe tener lo necesario para que el anciano se mueva y viva con total libertad.

Desgraciadamente en muchos casos algunas familias no saben que hacer con los mayores y si no deciden mandarlo a una institución se lo van turnando de casa en casa para no agobiarse con los cuidados y atenciones que este necesita. Se los conoce como “abuelos golondrina” ya que van de casa en casa. Esta practica, muy extendida en nuestra sociedad, es muy perjudicial para el anciano ya que debe estar cambiando de ámbito social, de gente, de clima, de paisajes... en definitiva debe cambiar sus costumbres continuamente y esto no es beneficioso ni para su salud física ni mental.

VIOLENCIA Y ABUSOS

La esperanza de vida de los países desarrollados aumenta cada día, por lo que nos encontramos con mas población mayor de 65 años. Desgraciadamente con este aumento se producen también mas casos de abusos y violencia contra los ancianos.

Los malos tratos contra los mayores se producen en todas las clases sociales y en cualquier nivel socioeconómico, siendo normalmente los propios familiares (nietos e hijos) y los cuidadores los maltratadotes, a demás de en el ámbito domestico también observamos abusos desde las instituciones publicas y privadas, como las residencias con falta de higiene, discriminación, violencia...etc

Los malos tratos pueden ser; físicos ,sexuales, negligencias, o psicológicos. Este ultimo se produce sobre todo cuando el anciano adquiere una situación de dependencia, es decir, deja de ser un adulto independiente para adquirir un rol dependiente debido a su situación económica, psíquica, física o emocional.

Malos tratos físicos; agresión física de cualquier tipo, golpes, zarandeos, puñetazos, apaleos, ataques con objetos, empujones, quemaduras...

Violencia sexual; tocamientos, penetración, abusos, obligación con fuerza y violencia...

Negligencias; deshidratación, malnutrición, higiene inadecuada, falta de cuidados médicos, medicamentos inadecuados, vestimenta inadecuada....

Abuso Psicológico; aislamiento social, amenazas, insultos, humillaciones...

También se consideran malos tratos el abandono, la explotación económica ( robos, mal uso del dinero, privación al anciano de sus vienes propios, ocultar vienes materiales...) y la violencia estructural ( no adaptar la vivienda a las condiciones especificas del anciano).

Los ancianos en la antigüedad o en las sociedades tribales del mundo son considerados como seres superiores, sabios y poderosos, son admirados por todos y venerados con respeto. En nuestra sociedad impera la belleza, el miedo a envejecer, las tecnologías, el dinero, lo material, y nos olvidamos de la experiencia y la sabiduría.

Este nuevo pensamiento genera situaciones de riesgo dentro del propio ámbito familiar. Falta de tiempo para cuidar al anciano, poca comprensión, no se obtiene un beneficio material rápido, demasiado estrés, falta de trabajo remunerado... muchas son las circunstancias modernas que potencias la violencia y el abandono de ancianos.

La poca información que la sociedad obtiene de estos casos es debida a que los medios de comunicación no le dan la importancia que requiere porque los datos son mínimos. La mayoría de los ancianos no se quejan o no denuncian los abusos por miedo a una represalia o por el propio sentimiento de culpa.

La situación de desinformación se agrava si hablamos de los países en vías de desarrollo de los que no tenemos ningún tipo de estudios ni estadísticas de malos tratos o abusos sexuales hacia los ancianos, es sabido por los expertos y estudiosos que existen y que van en aumento pero los datos son mínimos, en ocasiones , casi nulos.

300.000 ancianos sufren en España algún tipo de mal trato, la mayoría de manos de un familiar o cuidador dentro del ámbito domestico,(según la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, semFYC), ante estos datos ciudadanos y profesionales estamos obligados a colaborar, cualquier prueba o indicio de que existe un abuso debe ser notificado a los organismos institucionales para tomar medidas legales.

OPINIÓN PERSONAL DEL TRABAJO

Existe un aumento de las personas ancianas en la sociedad actuale gracias a los avances tecnológicos y a la medicina moderna, por lo que he considerado un tema de actualidad y gran importancia a la tercera y ya cuarta edad. Nuestros mayores son el sustento de los recuerdos, posen vivencias imposibles para los que todavía somos jóvenes y nos aportan vida y experiencias únicas.

La consulta de diferentes guías, libros, artículos y datos estadísticos desde la red o las bibliotecas me ha aportado facilidad para desenvolverme en ámbitos académicos y he conocido mas de cerca una sección de la población que sin duda necesita y requiere de atenciones especificas y personalizadas. He intentado dar una visión general de las opciones que existen para la vida económica, social, y familiar de las personas mayores.

He elegido como ultimo punto los abusos y la violencia porque vivo en primera persona un caso de violencia hacia los ancianos, y para mi futura profesión es un problema que considero de vital importancia difundir y dar a conocer para que se erradique esta situación de desprotección absoluta dentro del ámbito domestico.

A nivel general los trabajadores sociales tenemos la obligación de informar de las posibilidades legales existentes y los recursos para una vida mejor, enseñar los derechos y obligaciones de los ciudadanos mayores y trabajar para que se castiguen y no se reproduzcan actitudes de desigualdad o violencia.

BIBLIOGRAFIA

www.ondasalud.com

www.iespana.es/TrabajadoraSocialOnline.htm

http://www.igerontologico.com

http://web.usal.es/~acardoso/temario.htm

Instituto nacional de servicios sociales, (1993): Guía practica para mayores. Madrid. Edita: Ministerio de Asuntos Sociales, IMSERSO.

Sistemas de Bienestar Social:

Practica 1. Servicios Sociales: Ayudas cuidado de ancianos. Unidad de Investigación “POLIBIENESTAR”. Orden de 27 de noviembre de 2002 de la conselleria de Bienestar social por la cual se regulan y convocan ayudas a personas con ancianos para el ejercicio del año 2003 (DOGV 20-12-2002).

Práctica 2. Servicios Sociales: Estancias en Residencias de Tercera Edad. Unidad de Investigación “POLIBIENESTAR”. Orden de 19 de diciembre de la Conselleria de Bienestar Social, por la que se regula y convoca el programa para financiar estancias en Residencias de la tercera Edad en el año 2003 (DOGV 30-12-2002).

P. Buil y J. Díez Espino. 2004: Anciano y familia una relacion en evolucion. Revista Anales, Volumen 22. Suplemento 1.

Routledge y Kegan Paul. (1978): Caring for elderly people. Barcelona. Edita: GEDISA.

  • Anotación sobre la ultima cita bibliográfica: No he podido conseguir el titulo con el que se editó el libro en España ya que es un libro que tenia en mi domicilio desde hace muchos años y no se conserva en muy buenas condiciones, por esa razón he puesto el titulo original pero los restantes datos de edición son referentes a España.