Cuentos brutales; Rodolfo Walsh, Abelardo Castillo

Literatura brasileña del siglo XX. Novela latinoamericana. Ficción. Argumento. Temática. Personajes. Patrón. Los censores. Un oscuro día de justicia. Ejercicio del poder

  • Enviado por: SaMi
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

El tema a tratar en este trabajo es la relación sujeto-institución y su entorno. Vamos a analizar los cuentos “Patrón”, “Los censores”, y “Un oscuro día de justicia”, cuentos que podemos encontrar en el libro Cuento Brutales.

Los textos serán analizados de a uno, a fin de lograr una mayor comprensión del tema. Una vez analizados individualmente, haremos un resumen general en el que compararemos las conclusiones sacadas de cada análisis.

Muchos de nosotros sabemos que cada individuo tiene una relación directa con las instituciones que hay al su alrededor, es decir, cada persona tiene que tener en cuenta el lugar donde está parado para así saber de qué forma comportarse.

En algunos casos las instituciones nos “prohíben”, en cierta forma, realizar algún tipo de actividad “[…] los ciento treinta pupilos del Colegio se lavaron las caras, vistieron sus trajes azules de domingo[...].En este caso, a los alumnos del colegio no se les permite vestir ropas de otro color mas que el azul los días domingo.

Muchas veces, no sólo son las libertades del sujeto las que se ven afectadas por la institución, sino que también, en algunos casos, se ve afectada la felicidad del mismo. En el caso de “Los censores, Juan sufre a causa del miedo de que su carta, destinada a Mariana, no llegue, y la institución interviniente es un mecanismo de control, una institución social.

En el libro Cuentos Brutales podemos diferenciar tres tipos de instituciones: la institución familiar en “Patrón, la escolar en “Un oscuro día de justicia, y la social en “Los censores.

En este último, la institución, es un organismo de control en la cual Juan -personaje principal- se involucra voluntariamente.

Antes de que se involucre, la institución genera en él un malestar del cual no se puede deshacer. Juan le había escrito una carta a Mariana -con residencia en París- y su temor mas grande era que, esa carta nunca llegara a su destinatario y por consecuente Mariana sufriera algún daño por su culpa.

Este malestar que su preocupación iba generando, de a poco lo consume a punto tal de que esa carta y su llegada se convirtiera en el centro de su vida,”La carta. Esa misma que ahora le impide concentrarse en su trabajo durante el día y no lo deja dormir cuando llega la noche”.

Esto hace que Juan quiera formar parte de ese organismo censurador para así poder examinar su propia carta y hacerla llegar a Mariana -su destinatario-.

Cuando por fin logra incorporarse al Departamento de Censura del Ministerio de Comunicaciones -la institución-, Juan, paulatinamente se va compenetrando en el trabajo, sin importarle qué tan peligrosa fuese la sección en la que lo destinarían, y mucho menos el compromiso que ésta demandaba,”Y poco a poco Juan fue habituándose al clima de concentración que el nuevo trabajo requería […]”.

Luego de un corto tiempo, Juan empieza a perder su esencia como persona y se va deshumanizando, va perdiendo de a poco sus principales valores, a punto tal de ponerse en contra de cualquier acto de compañerismo, solidaridad. Esto se puede ver claramente cuando él se opone a hacer una huelga que sus compañeros querían organizar para pedir aumento de sueldo, denunciándolos con el jefe -la máxima autoridad- “[…] Juan no se adhirió y después de pensar un rato fue a denunciarlo ante la autoridad […]”. Estos cambios en Juan y esa preocupación exagerada por “hacer las cosas como se deben”, hacen que acabe olvidando el propósito por el cual había ingresado en esa institución, cuyo poder podemos ver reflejado en la locura del personaje.

Ese poder que podemos observar nos permite también diferenciar cómo una institución puede ser, indirectamente, violenta. En este caso particular, la violencia que está siendo ejercida afecta la parte psicológica del individuo; la censura de las cartas, el miedo a que los escritos no lleguen a tiempo (o nunca lleguen), van generando infinidades de preocupaciones, las cuales no existirían si este mecanismo de control no estuviese.

En este relato, el personaje principal - Juan- se toma su trabajo de manera absorbente, se mueve como si lo único que importara en la vida fuera su empleo, terminando así con un perjuicio que acaba con su vida.

En el libro Cuentos Brutales, no sólo podemos ver casos de instituciones ejerciendo poder y/o violencia en “Los censores, sino que también esas características las podemos apreciar en “Un oscuro día de justicia, y en “Patrón.Este último es un cuento en el que aparece la familia como institución.

La familia es una institución realmente poderosa; sus acciones son indirectas, pero influyen en la vida de los individuos en una medida muy importante.

El personaje principal de este texto es una chica llamada Paula, a quién su abuela le impone el casamiento con “el patrón” -un hombre muy rico y poderoso-”[…]la abuela no sabía […] cómo hacer para disimular el asombro, la alegría, las ganas de regalar, de vender a la nieta”. Y a partir de esa imposición comienzan los problemas para Paula, quien después de casarse con el patrón -Anteno- es forzada a tener un hijo,” Si andás alzado, en cuanto me de un hijo te la regalo” palabras dirigidas al peón del viejo.

En este cuento la demostración de la violencia que una institución puede ejercer sobre algún individuo la podemos encontrar con gran facilidad, vemos claramente cómo la abuela tiene total poder sobre Paula al principio del texto y ejerciendo una violencia psicológica inmensa al imponerle el casamiento. De todas formas, esta violencia la podemos ver sólo si nos ponemos a pensar en lo que hubiese sucedido si Paula se hubiese negado a la petición de la anciana, ya que esto le hubiese generado una culpabilidad indescriptible por no haber hecho “lo mejor para la familia”, que es el casarse con alguien de plata y poder.

También lo podemos ver cuando el viejo le exige a Paula el tener un hijo, en el momento que esto sucede el personaje de Paula se codifica, es decir, que se convierte en un objeto que le pertenece a Antenor y que “sirve” para tener hijos. Esto no sólo genera una violencia psicológica, ya que Paula también sufre violencia física, ella es obligada a mantener relaciones con el viejo, por medio de la fuerza”[…] el viejo brutalmente, la tumbaba sobre la cama, como un animal maneado”.

Hacia el final del cuento, la situación Paula-Antenor se revierte y pasa a ser Paula quien tiene el poder. Ella queda embarazada y él sufre un accidente por el cual queda en cama; por lo tanto es la muchacha la que se debe encargar de cuidarlo y de tomar las decisiones de la casa.

En ese lapso, Paula despide a todos los empleados del viejo, quedando así sólo ella con él en la casa; y cuando finalmente el hijo que llevaba en su vientre nace, la mujer acciona de una forma muy violenta para con su esposo e hijo, ya que deja al niño con el viejo encerrados en una habitación hasta que éstos mueren ”[…] ella dejó al chico sobre las sábanas, junto al viejo, que ahora ya no se reía”.

Por lo tanto, en este texto no sólo podemos ver cómo las relaciones entre los individuos que se encuentran dentro de una institución van cambiando, sino que también es fácil de reconocer cómo y quién ejerce poder y violencia.

Por último tenemos al cuento “Un oscuro día de justicia”, cuya institución podemos recnocerla como una institución escolar. Aquí los personajes están permanentemente accionando en torno a esta institución, se visten en torno a ella, duermen en torno a ella, comen en torno a ella, en fin, toda su vida se basa en las acciones que ésta les permite realizar.”El celador Gielty había subido apenas un minuto para verlos arrodillarse en sus camisones y recitar la oración nocturna”.

En este texto aparece la institución que mayor poder ejerce sobre los personajes, - si lo comparamos con los otros dos- ya que es la institución la que “dice” qué es lo que se debe y lo que no se debe hacer. También hay una diversidad notoria entre los personajes: el celador Gielty es una entidad por la cual “la institución” manifiesta su poder, es decir, Gielty es aquella persona que impone reglas dentro del colegio, es a él a quien los alumnos deben obedecer y es él uno de los encargados de castigar a quienes no cumplan con las reglas impuestas por el establecimiento. En cambio, personas como Collins o como El Gato, la única función que tienen es la de seguir las reglas al pie de la letra si es que no quieren resultar perjudicados, es decir que no pueden expresarse con total libertad.

Si tomamos en cuenta el hecho de que el colegio exige un comportamiento rígido y sin torceduras, entonces podemos entender que ese poder que la institución ejerce es también violento.

La violencia que genera es, más que nada, psicológica, ya que ninguno de los pupilos tiene libertades como para expresarse, tanto hablando de la ropa como de los pensamientos que pueden tener. Esto produce un deterioro en cada uno de los alumnos de la escuela; de todas formas, no son sólo ellos quienes sufren esta violencia, sino que también aquellas entidades poderosas. Por ejemplo, el celador Gielty se va volviendo loco por el miedo del la llegada de Malcolm y, sin embargo, éste tiene que mantener una imagen frente a los alumnos, por lo que en cierta forma tampoco tiene la libertad para expresar sus sentimientos, ”Porque si bien los signos no fueron evidentes para todos, el celador Gielty venía enloqueciendo en los últimos tiempos”.

En conclusión, tanto “Un oscuro día de justicia como Patrón y “Los censores, son cuentos en los que las instituciones tienen mucha influencia sobre los personajes, ejercen poder sobre cada uno de ellos y todo gira en torno a lo que se les está permitido hacer -ya sea directa o indirectamente-.

Hay instituciones cuya influencia es mayor dependiendo del contexto en el que se encuentren los sujetos. Por ejemplo, las instituciones familiares, en general, tienen una fuerte importancia en la mayoría de las cosas, las acciones cotidianas, la forma de vestir, la forma y el tipo de alimentación etc., es decir, la institución familiar tiene mucha influencia en los valores de las personas, pero en el caso de “Un oscuro día de justicia, la familia poco tiene que ver- aunque vale remarcar que la escuela en este caso actúa como institución familiar- ya que es la escuela quien impone las reglas y las pautas a seguir. Y en el caso de “Los censores, la institución no tendría la importancia que tiene, si no fuese por la relevancia que Juan le da.

Entonces ya para finalizar, podemos decir, que dependiendo del lugar y de las personas con las que se este tratando, una institución cobra importancia o no, y no sólo eso sino que también son las personas que se mueven dentro de esa instituciones quienes le dan el poder.

Walsh, Rodolfo, “Un oscuro día de justicia”; en Cuentos Brutales; Bs.As; Ed. El Cántaro;2001; p.20

Valenzuela, Luisa, “Los censores”, en Cuentos Brutales; Bs. As.; Ed. El Cántaro;2001; p.58

Ibidem; p.59

Ibidem; p.59

Castillo, Abelardo, “Patrón”, en Cuentos Brutales, Bs. As.; Ed. El Cántaro; 2001; p.45

Ibidem; p.48

Ibidem; p. 49

Ibidem; p.55

Walsh, Rodolfo, “Un oscuro día de justicia”;en Cuentos Brutales; Bs. As.; Ed. El Cántaro; 2001; p. 21

Ibidem; p.20