Cuento sobre el feudalismo

Historia universal. Sociedad feudal. Castillo medieval. Caballería. Inglaterra del siglo XIV

  • Enviado por: Miguel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

Inglaterra. 1325

'Cuento sobre el feudalismo'

Érase una vez en un tiempo de guerras y leyendas, Lady Leonor se disponía a salir de su castillo. Le abrieron el rastrillo y bajaron el puente levadizo. Lady Leonor, salió montada a caballo.

Cuando estaba a una distancia considerable se apresuró a mirar hacia atrás y miró hacia la gran nube gris que había allí: su castillo. Pudo ver como subían el puente y bajaban el rastrillo, también pudo observar el foso, las almenas y la torre del Homenaje.

Había crecido allí y recordaba como era su infancia: recordaba el olor a azafrán, a canela y a pimienta que desprendía la cocina. Recordaba los torneos, que los juglares anunciaban meses y meses antes y solo se disponían a enfrentar los más apuestos caballeros. Recordaba como su madre, Lady Mery, que la había enseñado a bordar con hilos de oro, le había enseñado cosas para la vida y a juntar las dos manos para orar. Recordaba cuando se llevaron a su hermano, Lord Byron, al castillo de un señor del norte. No había vuelto a verlo.

Volvió de sus más infantiles recuerdos y se dirigió hacia el monasterio, traspasó los mansos que había dejado su marido a los campesinos y los vio con caras humildes y bonachonas, dejó atrás el molino y el puente y cabalgó por el bosque. Pudo apreciar la Iglesia que en su tímpano se representaba la resurrección de Jesús.

Llegó a la portería del monasterio. Tocó a la puerta. Con voz muy serena pidió permiso para pasar:

- Oh, monje de Dios, os pido permiso para entrar en ésta Ciudad de Dios y ser iluminada con vuestras santas palabras.

- Oh señora, siento deciros que no podrá pasar dentro del monasterio hasta pasados los Laudes, ya sabe que esta oración es la que nos despierta a un nuevo día con Dios.

- Monje negro, si se fija en la posición del Sol, los Laudes ya deberían de haber finalizado además, traigo unas nuevas para el monje Lucas. ¿Dónde se encuentra mi iluminado primo?

- Está en su scriptorium, al lado de la cocina, pasando por la enfermería se encontrará un pasillo que le conducirá hasta él. Adelante, adelante.

Lady Leonor, entró en el monasterio y siguió las indicaciones que el monje le había dado. En el scriptorium vio a Lucas.

­- ¡Oh primo! Traigo nuevas para ti.

- ¡Oh prima! Cuéntame las nuevas que me traéis.

- Mi marido se está preparando para el acto de vasallaje, como ya bien sabéis, y he oído en la cocina que herejes se disponen a atacarle.

- ¡Oh! Que Dios nos salve del fin del mundo. Prima, no te fíes de los labios de las cocineras, porque como bien conocemos y se ha dado en multitud de ocasiones, pueden llegar a ser mentirosas. Pero… No habéis venido solo a contarme eso, pues bien tengo entendido que tu marido, Lord Morgreid, no ha convocado ningún acta para dar cuenta de ello. Cuéntame lo que de verdad os preocupa, prima.

- Os debo de decir la verdad ya que sois un monje enviado por Dios… Mi marido, piensa entrar en guerra con un aliado del señor del norte que se llevó a mi hermano, Lord Byron, a nada más seis años de edad, y temo por Byron y por mi marido. No sé lo que mi hermano puede hacer: ir en contra o a favor del señor del norte al que papá le envió, justo cuando descubrimos…

- ¿Descubrir el qué, prima?

- ¡Oh! Nada… Primo, vos podéis hablar con él para hacer que no entre en esa absurda guerra…

- Prima, antes de nada, ¿quién os ha dejado entrar?

- Un monje que estaba en la portería… Con ojos verdosos… ¿Por qué me lo pregunta?

- Oh prima por nada, por nada. Pido permiso, voy a ausentarme un momento. Que no se os haga larga la espera…

Mientras el monje Lucas se dispuso a salir del scriptorium, Lady Leonor se aventuró en el monasterio, investigándolo. Pasó por la cocina, por el granero y salió a un gran pasillo que llevaba a una Sala Capitular. Escuchó el sonido de unas sandalias que iban directos de vuelta al scriptorium. Lady Leonor se dio prisa en salir de la Sala rápidamente y volvió al scriptorium. Poco después de ella llegó Lucas.

- Prima, hablaré con tu esposo, tienes razón, no hay que entrar ahora en guerra, porque se está construyendo la Catedral de Chichester. Hablaré con él. Ve en paz prima, que el Señor te guíe…

- Gracias primo, que el Señor te guarde sitio en el cielo. Hasta otra.

Lady Leonor hizo una reverencia y agarrándose el vestido salió del scriptorium.

Cuando salió de él volvió a investigar el monasterio. Pasó por el refectorio, por el claustro y llegó a las celdas. Espió infinitos pasillos y encontró una puerta con la Cruz de Jesús. El pomo estaba manchado de sangre. Lady Leonor abrió la puerta con cuidado y descubrió a los cuerpos sin vida de su esposo y del monje que la había dejado pasar. Pero, ¿quién había hecho esto? No, no lo podía creer.

- ¡Oh Lucas! ¡Lucas tu que eras un enviado de Dios! ¿Por qué lo ha hecho?

Lady Leonor se apresuró en salir. Había descubierto que su primo era un asesino. Corría peligro.

Cogió su blanca yegua y cabalgó hasta su castillo.

Pasó de nuevo por las viviendas de los campesinos y vio en la podredumbre en la que vivían. Llevaban las ropas sucias y remendadas, utilizaban artilugios rudimentarios y pasaban hambre, frío, sed.

Vio las viviendas de apenas dos plantas, sin suelo, sin ventanas, con las paredes de piedra y el techo cubierto de paja.

Vivían en lo más bajo de la sociedad solo por mantener a ella…

Siguió cabalgando hasta su castillo, cuando le abrieron el rastrillo y bajaron el puente levadizo entró, dejó su yegua en las cuadras y entró a su dormitorio.

Recogió unos utensilios y se fue de nuevo, esta vez, a la todavía inacabada Catedral de Chichester.

Empezó a caminar, vio a los juglares anunciando el próximo torneo. Lady Leonor se paró y fue hacia ellos al escuchar un nombre familiar: Lord Byron.

- Vengan al próximo torneo, dentro de tres días, los más apuestos caballeros, recitadores de grandes poesías, vendrán de muy lejos y sin ningún tipo de algarabías se enfrentaran Lord Byron, Lord Memel y Lord Canciller entre otros. Vengan, vengan al próximo…

¿Qué? ¿Su hermano iba a venir desde el norte de Inglaterra para luchar? Lady Leonor se esperó lo peor. Lo habría convocado su primo Lucas y ahora lo iba a matar a él. Lady Leonor se dispuso a ir de nuevo a la Catedral pero un hombre de cuerpo fornido, de espaldas anchas y de pectorales voluminosos la tomó de la mano y empezó a recitar:

<<La princesa está triste... ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor. >>

- ¡¡Byron!! ¿De verdad que os veo o es un sueño?

- ¡Oh! Dulce princesa de cabellos de oro, no, no es un sueño. Me estáis viendo ahora mismo, al igual que yo os estoy viendo a vos.

- ¡Maldígame Satanás! Pero debo de abrazaros, hace tanto que no os veo, ¿qué te ha pasado todos estos años?

- Padre me llevó al castillo de un señor del norte, de cuyo nombre era difícil de pronunciar y mi nombre no hacía más que gritar. ¿A dónde vas, hermanita? Si preguntar no es molestia.

- Oh, Byron, nunca seréis molestia para mí, a la Catedral me dirijo, voy a orar allí mas un secreto debes guardar si no deseáis morir.

- Dime a donde vamos y yo, princesa, os seguiré mas ya me he enterado de que Lucas, criminal es.

Fueron corriendo en el caballo de Byron hasta la Catedral. En la puerta, lapidaban a una marginada, una invidente, su muerte aclamaban.

- Oh dejad a esta pobre mujer. ¿Por qué lo hacéis? ¿Acaso os hace sentir bien? Es pobre, es ciega, ya lo sé. Pero, ¿no dice Dios qué el que esté libre de pecado que tire la primera piedra?

La gente dejó de tirar piedras y rápidamente se disipó la multitud, pronunciando maldiciones hacia Byron.

- Oh joven que Dios le bendiga, mi vida eterna se lo agradeceré, soy pobre, soy ciega, ya lo sé; pero en m corazón hay luz de Dios, y se la entrego a usted. Bendecido seas.

Entraron a la Catedral, se sentaron en el último banco.

Lady Leonor se arrodilló en el banco. Empezó a rezar:

- ¡Oh Dios! Se ha pasado ya el año 1000 porque quieres enviarnos el Fin del Mundo. ¡Oh Dios! Que no haya más muertos a causa del criminal de mi primo Lucas… Dios en tu poder te lo dejo. Amén.

Mientras, Lord Byron observó la Catedral. Los techos abovedados, con bóvedas de cañón y de aristas. Con arcos de medio punto, con planta de cruz latina, con las capillas absidiales, con el altar. Observó las paredes con escenas de la resurrección de Cristo y del Apocalipsis. También se percató de que el edificio era muy sólido, a la vez que oscuro.

- Byron, ahora que nadie aquí ahí debo contaros el secreto. Ya se que sabéis que Lucas es criminal, y a mi marido y a un monje ha matado, y todo se debe al secreto del Santo Grial… ¿Cuántos años hace qué descubrimos aquella cueva? ¡Oh Byron! Eres el siguiente y yo también lo puedo ser, mas no quiero alarmaros pues un ejército tengo preparado y Lucas entrará en prisión.

- Hermana, Lucas ha gente matado está y si descubre que tu lo sabes de bruja te acusará. Un ejército no hace falta, tres gotas de veneno bastará. ¡Qué nos perdone Dios por ayudar a los demás! Mas he de deciros, que hoy no puede pasar, pues un acto de vasallaje debo de presenciar. Mi señor un cargo administrativo a un no privilegiado le dará y este sus manos juntará para jurarle fidelidad. Y si no podemos poner las tres gotas de veneno, no te estreses hermana, que ya todo llegará, desde el rey, hasta los soldados, siervos, villanos y judíos de traidor lo acusarán. Escucha bien estas palabras que de sanación servirán.

- Oh Byron, que Dios te escuche, mas temo lo que pueda pasar, ¿y si una cruzada no podemos evitar?

- Los musulmanes por aquí no aparecerán, tranquila hermanita, ve a tu dormitorio a descansar, y mañana bajo tus pies el Santo Grial protegido de Lucas estará, y si no llega un nuevo día, pasado, Dios dirá… Ve a gusto, ve feliz, un amor te espera allí, sí, Lord Lancelot te espera vestido de blanco, a punto de convertirse en caballero, y de lo de tu marido se ha enterado y fiel amor te ha jurado. Siempre te ha querido y vos lo habéis querido a él, ve, ve con él. No te preocupes porque no salga un nuevo amanecer, no, ya verás como al fin, todo sale bien…

Pasaron los días, pasaron los meses, pasaron los años. Sonaban campanas de boda. La novia todo de blanco ninguna fobia tenía pues la esperaba su amado Lancelot, al pie de la Catedral ya construida. Los dos, al darle la bendición el papa, en un beso se fundían… Al llegar la oscura noche Leonor y Lancelot vestidos de alma yacían y al cabo de nueve lunas llenas, una hija tenían, bautizada como Lady Mery, en lo mas oscuro de su habitación, en su frente, dos gotas de sangre caían, el Santo Grial, ella recibía. ¡Oh no! Ningún malvado a su alrededor se pondría, porque estaba bendecida con la sangre de Dios y su pariente Lucas, en prisión se moría…