Cuento español

Literatura española contemporánea del siglo XX. Géneros literarios. Cuentística. Antonio Robles. Juan Farias

  • Enviado por: Asfy
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 19 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


ANTONIO ROBLES

Antonio llegará a obtener un premio nacional de literatura con su literatura para niños; con su obra Hermanos monigotes.

Muchas de las cosas que escribe Antonio están cazadas al vuelo y tienen mucho que ver con las greguerías de Ramón Gómez de la Serna (greguería: manera de sorprender la realidad describiéndola de una forma sorpresiva).

De toda su producción tenemos que destacar sus libros : Rompe lacones, Cuentos por orden alfabético y Hermanos monigotes.

Antonio Robles es un escritor interesantísimo, pero muchas de sus ideas, fundamentalmente lo que él cree que tienen que ser las historias para niños, están lejos de cualquier visión de especialista novato incluso de literatura infantil y juvenil.

Él piensa en la capacidad formadora de esta literatura y cree que se le debe evitar al niño el acceso a determinadas crueldades propias de la literatura popular concebida para ellos.

Esto no nos puede llevar a pensar que él se plantea hacer una literatura sólo para profesores, para enseñar, es más; él piensa que el profesor debe estar un poco fuera de esta literatura para niños.

La literatura para niños debe ser algo que no sea seco, pero que tenga personajes buenos y con una moralidad intachable.

Los textos deben ser parecidos estéticamente a las viñetas y nunca habrá en la literatura ni humillaciones, ni asesinatos, ni castigos.

Hay que tener siempre en cuenta el destinatario de lo que uno escribe intentando siempre que la carga moral no sea excesiva en los cuentos.

La editorial Estrella publicará a Antonio Robles y allí aparecerán versiones adaptadas a los tiempos que corren de los distintos cuentos.

Antonio Robles, siguiendo su línea habitual, a pesar de ser un hombre marcado por sus ideologías, va a escribir pensando que la guerra civil tiene que acabarse pensando en la paz futura.

La guerra la ganan los franquistas y el resultado es francamente destructivo para todo lo que se había pensado en la preguerra. Porque la cultura del franquismo es una cultura de represión y censura.

Borita Casas va a dar una serie de iniciativas desde grupos cercanos al gobierno que tienen un significado más real de cómo son los niños.

Se empiezan a publicar historias de literatura infantil: Carmen Bravo Villasante, y se hace una labor crítica muy interesante en determinadas bibliotecas como la biblioteca Isabel Niño. Se leen allí obras de lectura y se discute sobre ellas.

Aparece la revista Los chicos y la mayoría de las revistas, salvo las de humor, se dividen en revistas para chicos y para chicas.

Otras colecciones con como cuentos tradicionales, de príncipes y princesas que siempre acaban en boda. Las historias tienen un aire de chica encuentra al chico adecuado.

Se crean premios nacionales de literatura infantil, como son: El lazarillo de Tormes, El doncel.

Al lado de la iniciativa estatal aparece la colección La Galera, aportación importantísima para la literatura infantil.

Hay que destacar:

  • La editorial Lumen

  • La editorial Noguer

  • La editorial Mundo Mágico

  • La editorial Aguilar

Sigue publicando de una manera innovadora e interesante la colección Juventud.

Antoñita la fantástica es una historia creada pos Borita Casas. Antoñita es una niña viva que es una especie de símbolo optimista ante la adversidad de los años de la primera postguerra. Todo resuelto de una manera nada crispada, muy asequible con una lectura facilísima y son como una especie de ayuda para aquellos momentos llenos de dificultades.

Borita es una chica de familia bienvenida a menos que tiene que trabajar. Lo hace poniéndose en radio Madrid, con unas charlas que crea ella entre Antoñita y don Antonio, y empieza a contar sus historias que pasan a las revistas y luego a los libros.

Pronto el personaje se hace popular y sobre él escribe todo el periodismo del momento.

Cuando leemos Antoñita hay algo que nos suena, ya visto, ya leído. Borita ha leído a Celia, la cual está en el fondo de su producción.

La obra presenta un muestrario de tipos del Madrid de los años 40 y se centra en un tipo de sociedad: la clase media madrileña. Es un mundo de mujeres y después hay algunos hombres de la edad de Antoñita, con los que se suele llevar bien y una serie de adultos hombres que aparecen en pocas ocasiones como personas lejanas.

El padre es una figura sólida, alimenta la familia y las mujeres cuidan todo de manera minuciosa. Son mujeres que no dudan, que no se preguntan por qué hacen ciertas cosas. La violencia de género no se notaba porque nadie se daba cuenta.

Antoñita aspiraba a ser una mujer sana, discretamente cultivada, experta en el hogar (en hacer economía) y lo más femenina posible.

La madre de Antoñita vive en un continuo desvivir, porque está intentando siempre aparentar un nivel de vida que no tiene.

Las criadas de este mundo son unos personajes fundamentales (ejemplo: Nizerata). Antoñita y Nizerata se llevan muy bien y Antoñita aprende muchas cosas de ella.

Los niños y las niñas con muy diferentes. La educación que reciben uno y otro no tiene nada que ver. Se marcan siempre las diferencias entre los sexos.

Un capítulo importante en el libro son las enfermedades infantiles. En aquella época el tener enfermedades era consecuencia de la mala alimentación y de las condiciones de vida.

Fuera de Madrid, según Antoñita, está el campo, algo muy extraño para ella. La idea de Antoñita es la de un capitalino (persona propia de la capital)

Todo el panorama de las letras españolas no se va a quedar aparcado en este mundo, a partir del 48 se van a empezar a escribir muchas cosas interesantes.

Aparecen importantes escritores: Ángela Yonescu, Carmesn Kurtz, Ana Mª Matute.

En esta década se tiende a considerar sobre todo el realismo en la literatura concebida para niños y jóvenes.

Hay una disminución drástica de lo que es la fantasía y el folclore y empieza a descubrirse lo que es el mundo social con todas sus dificultades; empiezan a aparecer protagonistas colectivos y esta fuerza de los años 60 se va a reactivar con el reestablecimiento democrático.

Hay una apertura hacia los países occidentales y se empieza a traducir produciendo esta invasión de autores extranjeros una especie de terremoto muy saludable. De repente los escritores se dan cuenta de que esas cosas hechas por los extranjeros pueden ser hechas por ellos y las ediciones de libros para niños se empiezan a diversificar.

Empiezan a aparecer libros de bolsillo para niños con precios asequibles a los que los niños pueden acceder fácilmente.

Además de los temas realistas que se trataban el los años 60, se vuelve a los temas fantásticos relacionados muchas veces con el descubrimiento de los distintos pueblos de España: de sus características folclóricas. Empiezan a publicarse cuentos del folclore gallego, catalán, vasco, andaluz...

En las partes de España con lengua propia se empieza a hacer una política de publicaciones de esta lengua para niños y jóvenes.

Cada literatura, las que surgen con el cambio democrático, empieza a definirse y la literatura castellana tiene también que resituarse. Ésta se resitúa redefiniendo temas, interesándose por personajes reales que están viviendo momentos definitivos importantes en su vida y para ello toma como modelos a Peter Harthing, C. Nöstlinger y María Gripe, nombres todos ligados a literaturas europeas, sobre todo a la alemana que nos dan una visión de los problemas del día a día, sin ocultarle al niño nada.

La publicación de libros para niños es patentosa comparada con la etapa anterior. Se trata de un florecer editorial insospechado.

Esta literatura realista es la que menos se aparta de los esquemas tradicionales a la hora de escribir una obra.

Temas de la literatura de postguerra

Los temas que más se van a tratar son:

  • la guerra civil

  • el final de la sociedad rural

  • la reivindicación de los nuevos valores

  • la descripción de la vida urbana

  • la interiorización de los conflictos

Con respecto a la guerra civil y la situación represiva de postguerra, hay que decir que son temas que se tratan con dificultad porque habían sido tabú hasta hacía poco y, aunque se destapan hacen daño a la sociedad. Por ello los autores se refieren a ello con cierta vocación de olvido.

La perspectiva que se da en la novela española de la democracia es profundizar en las raíces de la violencia, renunciar a la misma perdiendo un poco la memoria concreta; es decir, no vemos una constatación exacta delos hechos.

Otro de los temas que se desarrollan es la despedida de la sociedad rural. Hay un proceso aceleradísimo de urbanización y vemos en las novelas que todavía quedan raíces rurales en este proceso.

La vida rural que se descubre en estas novelas se presenta como una vida durísima, la decadencia de los que se quedan en el pueblo, la dificultad de los que se marchan a la ciudad.

Otro de los temas es la reivindicación de nuevos valores sociales. Los valores sociales estaban en crisis. Se va a poner en marcha el derecho de la persona a la libertad, al placer, contraponiéndolo al resentimiento a las jerarquías, a la uniformización. Un ejemplo de esto es Momo de M. Eude.

Aparecen libros feministas, antirracistas y también una corriente ecológica que es muy clara.

Se habla de manera realista, pero con personajes fantásticos del peligro que corren nuestros bosques, de la vida que se pierde con su destrucción.

Otro de los temas es la descripción de la vida urbana. Se da sobre todo en la literatura catalana y vasca. La literatura gallega es poco urbana todavía.

Normalmente el mundo de la literatura urbana se centra en profesiones liberales, gente con ciertos posibles y hay una visión de estas familias que parte de los años 60, libre y abierta. Se le da al niño una especie de cobertura de cristal que los separa del mundo.

Cualquier libro de la serie “Manolito” muestra una visión nada idealizada del barrio de carabanchel, que es reflejo de cualquier barrio de ciudad. Es un mundo tremendo, lleno de incertidumbres, está tocado por el sentido del humor de Elvira Lindo, pero no está dulcificado.

Otro de los temas es la interiorización de los conflictos. Es la aceptación del dolor humano.

Determinados conflictos individuales, que se dan en todos los seres humanos: muerte, enfermedad, desamor, soledad...

Este interiorización aparece como tema de muchos libros, sobre todo los destinados a niños mayores.

Aparecen también colecciones en las que los problemas de los niños pequeños son tratados con profundidad: las pesadillas, orinarse en la cama, los celos, el miedo a la oscuridad... En estos casos se intenta dar una especie de ayuda, que vean la experiencia de los demás y saquen alguna conclusión posible.

Los recursos literarios se clarifican y en toda esta literatura hay un intento de concreción en vista de que las personas que van a leer tienen una capacidad reducida para hacerlo. Estos escritores van a tener en cuenta esta característica.

Abundan los distintos puntos de vista, no sólo narrativos, sino también la utilización de distintos mundos a veces lejanos a los niños y empiezan a aparecer obras en las que se producen finales abiertos en los que no hay finales rigurosamente felices.

Las obras humorísticas aparecen con mucha frecuencia y por medio del humor somos capaces de distanciarnos de las dificultades serias de la vida.

Además de esto aparece en muchos escritores un intento muy serio de transgredir la realidad, “la norma moral”, intentando en cierta manera una liberación de angustias.

Se utiliza el humor a veces para conjurar el miedo. Por ejemplo las obras de R. Dahl como Las brujas. De esta manera se están desmitificando determinados mitos tradicionales de miedo.

Poco a poco los textos van siendo más complejos en la relación que se da entre texto e imagen, siendo ésta, la ilustración, cada vez más importante.

Encontramos fantasía asumida como tal. En este país la literatura fantástica infantil tiene un claro ejemplo: Álvaro Cunqueiro y Torrente Ballester.

Los géneros clásicos de la literatura adulta del s XX, como pueden ser la ciencia ficción, los libros de terror... aparecen también en las nuevas propuestas que se hacen en la literatura posterior a la transición democrática.

Poco podemos decir de la poesía y del teatro para niños, porque el panorama a pesar de tener cultivadores interesantes, es realmente un panorama sin repercusión editorial importante.

Cuatro autores importantes

1.- Carmen Kurt

2.- Consuelo Armijo

3.- Juan Farias

4.- Elvira Lindo

CARMEN KURT

Es un personaje fundamental de la literatura catalana, porque fue incitadora para que muchos se dedicaran a ella. Ha tenido todos los premios posibles, ha sido finalista del premio Andersen,

Carmen es conocida sobre todo por Veva, donde se da un repaso a la realidad de la niña. Ella es consciente de que muy pronto va a formar parte de los adultos.

Los adultos están vistos partiendo de una serie de lugares comunes. Los hombres en general son muy torpes.

Nos va describiendo una serie de momentos importantes en su vida.

La casa y la familia está muy bien descrita. La abuela marginada, el padre dedicado a la música, la madre intentando hacer de todo, la hermana ignorándola...

Estamos ante un libro que es su época fue enormemente original, un poco tópico que tuvo sus lectores y sigue teniéndolos; que ayuda al niño en su autoconfianza.

Hay que destacar de él, la capacidad que tiene Veva de hacer cualquier cosa. Este libro funciona muy bien como transmisión de valores amplios: tolerancia, convivencia, conocimiento de dificultades que tiene la vida...

CONSUELO ARMIJO

Es la creadora de una serie de libros dedicada a unos personajes que ella denomina “Batantos”. Sin decir exactamente como son, ha creado una serie de personajes que para los niños que se están socializando son imprescindibles.

Además de esto, es creadora de dos personajes maravillosos que son Inés y Mercedes, dos niñas que se van comiendo garbanzos por el mundo.

JUAN FARIAS

Es un personaje menos conocido que otros, más que nada por sus características personales: tremendamente tímido.

Escribe sobre una infancia muy dura, que fue la suya. EN muchos de los libros hay un intento de dejar constancia que no es inventado, que lo que vio pasó de verdad.

Nunca es convencional escribiendo. Un libro suyo sorprendente es Los pequeños nazis del 73; pequeña visión de los niños que viven en la ciudad de Lugo.

Está concebido por buenos lectores y cuenta la realidad de esta juventud a la que pertenece de una manera real, cruda, en la que nada queda oculto.

Este libro como tantos de las obras de Farias pone al alcance de los niños de la actualidad, experiencia de vida de la postguerra, olvidada en la literatura infantil.

ELVIRA LINDO

Es quizás el último fenómeno en la literatura infantil española. Es un personaje que de repente se ha hecho tremendamente importante cuyos libros han ido al cine y cuya capacidad inventiva no ha decaído en absoluto, los libros cada vez son más complejos.

Además podemos decir que la tradición que sigue Elvira Lindo es la de Borita Casas. Manolito es personaje de radio, como Antoñita.

Manolito es un niño rigurosamente de verdad.

Los libros de Manolito, son de cultura urbana. Los personajes que se relacionan con Manolito son algunos de enorme interés: las angustias y frustración de la madre; la vecina sin hijos que quiere a los niños como si fueran suyos; y el abuelo, un personaje maravilloso que viene a “morir a Madrid”.

Manolito es un personaje absolutamente de una pieza, pero lleno de matices. Conocemos perfectamente y además somos capaces de seguir sus amores, sus deseos. No es ningún héroe, es un niño normal.

Habla como lo hace un niño de su edad es un lugar como carabanchel alto. Para conseguir esto hay que ser tremendamente retóricos. Hay que crear un estereotipo que funcione como real.

La sensación que nos dan los libros de Manolitos es que estamos en su perspectiva, pero aparece con mucha frecuencia la visión del adulto.

Literatura infantil en gallego

Ésta ha experimentado en los últimos años una evolución positivísima es la que tienen mucho que ver los maestros, porque están haciendo leer por primera vez esta literatura a sus destinatarios.

Existe además una revista de literatura infantil y juvenil gallega llamada Fada Morgana.

Nombres destacados en esta literatura:

  • Mª Lar Alexandre

  • Fina Casal de Rey

  • Elena Billar Janeiro

  • Paco Martín

  • Agustín Fernández Paz

  • Xavier Docampo

  • ...

Todos ellos han contribuido y contribuyen a que esta literatura cada día tenga más interés y que sea cada vez más traducida.

Las ediciones son cada vez mejores, las ilustraciones que las acompañan tienen una calidad extraordinaria.

Están apareciendo muchas editoriales con nuevas propuestas.

Se empiezan a dar por lo menos media docena de premios de literatura infantil y juvenil anuales que están haciendo que esta literatura vaya para adelante.