Cruzadas

Historia universal. Edad Media. Tierra Santa. Guerra santa. Reconquista española. Movimientos cristianos

  • Enviado por: Guayo
  • Idioma: castellano
  • País: Guatemala Guatemala
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Estudios Sociales

3ro Básico

Investigación

Investigacion

Cruzadas

Guatemala, 14 de Marzo del 2001

Introduccion

Cruzadas fue como se les llamo a los movimientos cristianos que pretendían expulsar a los infieles de tierra santa. Estas fueron conducidas desde Europa Occidental hacia el medio oriente, donde los musulmanes habían capturado los lugares santos. Fueron ocho en total sin contar otras dos que no fueron cruzadas reales, como la cruzada de los niños y la de los labriegos.

Cruzadas

Causas

Entorno al año 1000, Constantinopla se era la ciudad más prospera y poderosa del mundo conocido. Situada en una posición estratégica fácilmente defendible, en medio de las principales rutas comerciales y con un gobierno centralizado y absoluto dirigido por un Emperador y con un ejercito capaz y profesional, hacían que el imperio fuera casi invencible.

Los enemigos del Emperador Basilio II Bulgaroktonos habían sido humillados, sometidos y absorbidos por el imperio. Cuando murió Basilio, emperadores menos competentes ocuparon el trono bizantino. Al mismo tiempo, una nueva amenaza surgía proveniente de Asia: Los Turcos, tribus nómadas convertidas al Islam. Que al poco tiempo atacaron Constantinopla. Y en el año 1071 el “invencible” ejercito imperial fue arrasado. En aquel momento las fuerzas musulmanas estaban ubicadas a pocos kilómetros de Constantinopla. Por otra parte el ejercito turco también había avanzado hacia el sur, hacia Siria y Palestina y en el año 1070, una parte de sus columnas entraban triunfantes y altaneras en Jerusalén.

En Europa se formo un temor a que los turcos conquistaran sus territorios e hicieran desaparecer a la religión cristiana por los alarmantes rumores de saqueos y torturas y horrores cometidos hacia peregrinos cristianos. En 1801, Alejo Comneno decidió que debía detener a esta amenaza asiática y mando emisarios a con el papa Urbano II para proponerle una alianza contra los turcos, cuando en Europa el Papa quería ampliar su poder político y religioso.

Las Cruzadas se convirtieron en el medio para encontrar y dar salida a las ambiciones de Nobles y Caballeros deseosos de tierras. Las expediciones también ofrecían grandes oportunidades comerciales a los mercaderes de las ciudades de Occidente. En una sociedad de creyentes, con el convencimiento que la lucha contra los infieles garantizaba la salvación espiritual eterna, lo que llevo a la formación de las cruzadas.

La cruzada de los labriegos (1095-1096)

Urbano, con su discurso de Clermont, había sacudido a toda Europa y la había creado un ambiente de fanatismo religioso. Miles quisieron acudir al llamado, aun antes de que siquiera se organizase un ejército que marchase a liberar la Tierra Santa. Es entonces cuando apareció Pedro el Ermitaño.

Pedro era un monje de la región de Flandes, en lo que actualmente es Bélgica. Allí se dedicó a convencer al pueblo con la idea de que era el deber de todo cristiano hacer algo para librar a Jerusalén de los infieles. Enardecidos, los campesinos que escucharon sus palabras formaron un pequeño ejército alrededor de él, que luego marcho hacia la Ciudad Santa, sin esperar a que se formara el gran ejército cristiano. Después de haber obtenido el apoyo de otros grupos de origen semejante atravesó Europa hasta Constantinopla. Durante el viaje, los "soldados" de Pedro cometieron toda clase de perjuicios contra los habitantes de las regiones atravesadas. En particular, saquearon numerosos pueblos y realizaron más de una masacre de judíos, considerando que asesinar a los verdugos de Jesús era el más piadoso de los actos. Cuando finalmente llegaron a la capital bizantina, el emperador Alejo quedó anonadado, eso no era precisamente lo que esperaba que le mandaran los occidentales. Trató de deshacerse rápidamente de ellos enviándolos a Asia Menor, donde los turcos se encargarían de la "Cruzada de los Labriegos", como se llamaba a sí misma esta turba incontrolable. Efectivamente, fueron emboscados en Xerigordon, y finalmente, asesinados o vendidos como esclavos.

Primera Cruzada (1095-1099)

El 28 de Noviembre de 1095, en el Concilio de Clermont, al grito de «¡Dios lo quiere! », El Papa Urbano II invitó a todos los cristianos a tomar camino a Jerusalén, con una cruz como enseña. Urbano II designó como representante a Ademar de Monteil, obispo de Puy. Se formaron cuatro ejércitos: los caballeros del sur de Francia, capitaneados por el conde de Tolosa Raimundo de Saint - Gilles, atravesaron los Alpes, el valle de Po y Dalmacia; los de Lorena, al mando de Godofredo de Bouillon y de Balduino de Flandes, cruzaron Alemania y Hungría; los caballeros del norte de Francia, al mando de Hugo de Vermandois, y los normandos de Bohemundo de Tarento y de su sobrino Tancredo siguieron rutas más meridionales.

El emperador bizantino Alejo I Comnend, facilitó a éstos el paso a Asia Menor. Pronto los cruzados se apoderaron de Nicea; en Dorilea (1 -VII - 1097) obtuvieron una victoria sobre los selyúcidas, lo que les permitió alcanzar Antioquía, a través de Frigia y del Tauro, sin hallar gran resistencia. Conquistada Antioquía tras sitio (1098), los cruzados intentaron adueñarse de Damasco. El legado pontificio Daímberto, sucesor de Ademar de Monteil, se apresuró a organizar el reino latino de Jerusalén, cuya Corona fue ofrecida a Godofredo de Bouillon. En Europa habían sido creados el condado de Edesa (1097 - 1144) y el principado de Antioquía (1098 - 1268).

Segunda Cruzada(1147 - 1149)

La conquista de Edesa por Zenguí, sultán turco de Mosul, hizo comprender a la cristiandad la fragilidad de sus establecimientos en Siria y Palestina. El Papa Eugenio III confió a san Bernardo de Claraval la predicación de una nueva Cruzada, cuya dirección asumieron Luis VII de Francia y Conrado III de Alemania. Los ejércitos franceses partieron de Metz, mientras los alemanes desde Ratisbona; siguiendo el valle del Danubio arribaron a Contantinopla. En Anatolia, Conrrado III fue vencido por los turcos y decidió regresar a Constantinopla así desde allí embarcar hacia San Juan de Acre. En la ciudad Santa se reunieron todas las fuerzas expedicionarias. Luis VII y Conrado III decidieron poner sitio a Damasco. La segunda cruzada, en la que había tantas esperanzas, terminó en un rotundo fracaso.

Tercera Cruzada (1189 - 1192).

Tras su victoria sobre Guido de Lusignan en la batalla de Hatin (Junio de1187), los turcos de Saladino se apoderaron de Jerusalén (Octubre de 1187) y del reino latino. El papa Gregorio VIII se apresuró a pedir de todos los monarcas apoyo para recuperar la Ciudad Santa. Afines de 1189 se sumaron a la cruzada Felipe Augusto de Francia y el monarca inglés Ricardo Corazón de León. Los expedicionarios alemanes, desde Ratisbona, tomaron la ruta del Danubio, a Constantinopla y pasaron al Asia Menor, donde derrotaron a los turcos cerca de Inconium; pero la inesperada muerte de Federico Barbarroja, un mes después, al atravesar el río Cnido, en Cicilia, privó a la tercera cruzada de su mejor estratega.

No tardaron en surgir dudas y desacuerdos entre el monarca inglés y el francés, por lo que Guido de Lusignan decidió regresar a su país. La tercera cruzada se convirtió en una empresa personal del esforzado pero poco hábil Ricardo Corazón de León, quien logró derrotar a Saladini en Arsuf, pero no consiguió conquistar Jerusalén. El soberano inglés y el sultán turco, acordaron una tregua de tres años, tres meses, tres semanas y tres días; el mantenimiento de las posiciones respectivas y el libre acceso a Jerusalén de los peregrinos cristianos, sin armas y en pequeños grupos. La cristiandad no pudo admitir con alegría este acuerdo: habían sido muchas las fuerzas movilizadas para un tan pobre resultado.

Cuarta Cruzada (1202-1204)

Cuando murió Saladino (1193), el papa Celestino III le pidió al emperador Enrique VI que organizara una nueva cruzada; pero la repentina muerte del monarca alemán (1197) frustró la empresa. Poco después de ser elevado al trono papal, Inocencio III hizo un nuevo llamado a la cristiandad, exhortándola a juntar sus fuerzas y reconquistar Tierra Santa. El emperador alemán Felipe de Suabia y muchos caballeros del Occidente europeo respondieron a la llamada del Papa.. Mientras que el papa Inocencio III deseaba ardientemente la recuperación de la Ciudad Santa, Venecia sólo pretendía consolidar su dominio del comercio en el mediterráneo oriental; por su parte, Felipe de Suabia, alegando los derechos de su esposa, trataba de hacerse con el trono de Constantinopla.

Los cruzados, no pudiendo reunir la cantidad convenida, pagaron los servicios de las naves venecianas con la conquista de la ciudad de Zara, que poco antes se había liberado del dominio de la Serenísima y se había entregado al rey de Hungría. Desde Zara la expedición puso rumbo a Constantinopla, dividida por las luchas entre Alejo III e Isaac II. Los cruzados tomaron la ciudad y repusieron en el trono a Isaac II, al que quedó asociado su hijo Alejo IV.

Cruzada de los niños (1212)

Esta cruzada fue organizada en Francia por un niño llamado Estefan de un pequeño pueblo cerca de Vendome y en Alemania por un niño llamado Nicolás que vivía cerca de Cologne. Pequeños grupos de niños se fueron juntando hasta llegar desde 20,000, hasta 90,000, lo cual no se sabe por seguro. Estos niños marcharon hacia Italia para luego zarpar hacia Tierra Santa. Al llegar a Italia los niños esperaron que el mar se les abriera como se le abrió a Moisés, lo cual no paso. Al ver que el mar no se abría los niños se dividieron en dos grupos, uno que se disolvió y otro que fue hacia Francia para probar suerte, pero en Francia solo fueron engañados por mercaderes que les prometieron llevarlos a Tierra Santa, pero solo los llevaron a Egipto para volverlos esclavos.

Quinta cruzada (1218-1221)

Aunque muy afectado por el imprevisto fin de la Cuarta Cruzada, Inocencio III no cejó en su desempeño de agrupara toda la cristiandad occidental y, bajo la autoridad papal, conducirla a la conquista de los Santos Lugares. El IV Concilio de Letrán (1215) aprobó la predicación de una nueva cruzada. Apenas iniciados los preparativos (1216) Inocencio III murió. Su sucesor, Honorio III, continúo con la empresa. Participaron en ella Andrés II de Hungría, el duque Leopoldo VI de Austria, Guillermo de Holanda y Juan de Brienne, rey titular de Jerusalén, entre otros. En un principio la expedición tuvo como objetivo la conquista de Palestina, pero no habiendo logrado expugnar el Monte Tabor, los cruzados se trasladaron hacia Egipto, donde tomaron Damieta y obtuvieron un gran botín. Alramado, el sultán ayubita les propuso la paz, que el cardenal pelagio, legado pontificio, creyendo fácil la conquista de todo el país, rechazó, contra el parecer de Juan, partidario de canjear Damieta por Jerusalén. Los expedicionarios marcharon sobre El Cairo, pero los continuos ataques de que eran objetos y la crecida del Nilo les obligaron a emprender la retirada. Los sobrevivientes, para salvar su vida y su libertad, hubieron de devolver Damieta al sultán (1221).

Sexta cruzada (1228-1229)

La predicó el Papa Honorio III, y desde un primer momento se contó con el emperador Federico II prestaría a ella todo su apoyo y colaboración. El monarca alemán había hecho numerosas promesas en tal sentido, pero jamás había tenido intención de cumplirlas. (Federico II veía a la cruzada como algo impropio: a sus ojos la diplomacia era un arma más eficaz que la guerra; por otra parte, la cruzada había de favorecer los intereses del papado, su encarnizado rival,, pero en modo alguno los suyos.) Una y otra vez Federico II aplazó la expedición. Sólo ante la excomunión lanzada contra él por Gregorio IX, el enérgico sucesor de Honorio III, Federico II decidió embarcarse hacia Palestina, acompañado de un reducido ejército (1228). Su propósito no era la conquista de los santos Lugares, sino el establecimiento de un condominio cristiano-musulmán sobre ellos. Federico II y el sultán egipcio llegaron fácilmente a un acuerdo, por el que aquél recibió Jerusalén, Nazaret, Belén y las poblaciones situadas junto al camino entre el puerto de Jaffa y la Ciudad Santa; también se concertó una tregua de diez años (1229).

Séptima cruzada (1248-1254)

En 1239, poco antes de expirar la tregua acordada en 1229, Teobaldo de Champaña, rey de Navarra, dirigió una expedición a Tierra Santa, sin resultado alguno. Como respuesta, los musulmanes se adueñaron nuevamente de Jerusalén. Un año después, en 1240, Ricardo de Cornualles recupera los Santos Lugares para la cristiandad, pero por poco tiempo: en 1244 las fuerzas cristianas en Palestina eran derrotadas en la batalla de Gaza y, como consecuencia, solo Jaffa y San Juan de acre permanecían bajo su dominio. Ante este desastre el Papa Inocencio IV Hizo un nuevo llamado a los príncipes cristianos. Luis IX de Francia asumió la dirección de la cruzada. El monarca y lo mas notable de la nobleza francesa embarcaron en Aigües-Mortes (1248), rumbo a Chipre y Egipto, donde, tras apoderarse de Damieta (1249), marcharon sobre El Cairo. Como hicieran treinta años antes los expedicionarios de la Quinta Cruzada, Luis IX y sus caballeros desoyeron las ofertas del sultán egipcio de canjear Damieta por los Santos Lugares. En las proximidades de Mensura los musulmanes ocasionaron a los cruzados una dura derrota, y en la retirada fue hecho prisionero el rey Francés con buena parte de su hueste. El precio de su libertad fue la entrega de Damieta y de un millón de besantes de oro. Desde Egipto Luis IX paso a Palestina, donde se quedó varios años, hasta 1254, impulsando la fortificación de las pocas plazas en poder de los cristianos.

Octava Cruzada (1270-1270)

La perdida de Jaffa y de Antioquía (1268) Hacia proveer un inmediato fin de los establecimientos cristianos en Oriente. Esto Movió a Luis IX a tomar nuevamente la cruz. Probablemente cediendo a los deseos de su hermano Carlos de Anjou, rey de Nápoles y de Sicilia, deseoso de liberarse de los piratas que asolaban las cosas de los estados, el monarca Francés decidió atacar al Islam por la retaguardia. Desde Aigües-Mortes, donde embarco el 1 de agosto de 1270, puso rumbo a Túnez. Poco días después de haber formado el cerco de esta ciudad, se declaro una terrible epidemia entre los sitiadores; el 25 de agosto sucumbía Luis IX. La expedición quedó al mando de Carlos de Anjou, quien obtuvo del sultán tunecino un ventajoso tratado (1270). En 1274 el Papa alentó una nueva expedición, a la que prometió su ayuda el emperador Rodolfo de Habsburgo; pero no paso de ser un proyecto. Aun en el s. XIV la cristiandad organizo varias campañas contra los infieles, que no pueden ser calificados de cruzada.

Consecuencias De Las Cruzadas:

  • Iglesias, fortificaciones y una serie de impresionantes castillos, como los de Marqab, en la costa de Siria, Montreal, en la Transjordania, el krak de los Caballeros, cerca de Trípoli y Monfort, cerca de Haifa (Israel).

  • Estabilización del comercio de las ciudades italianas.

  • Generaron un interés por la exploración del Oriente.

  • Establecieron mercados comerciales de perdurable importancia.

  • Desarrollo de sistemas de impuestos directos.

  • Mecanismos que generaciones posteriores de europeos usarían y mejorarían, al colonizar los territorios descubiertos por los exploradores de los siglos XV y XVI.

  • Aumento de prestigio para Francia, que había proporcionado la mayoría de los contingente

  • Contribuyeron a la disolución del sistema feudal al sacar al mercado gran número de propiedades agrícolas y perturbar la continuidad de los títulos.

  • Nuevos productos fueron introducidos en Europa, como azúcar, limones, algodón, muselina, damasco, pólvora, púrpura, espejos, etc.

  • Aparecieron nuevos emporios comerciales, como Acre y Famagusta.

Bibliografia

Encarta

2000 Enciclopedia Encarta. Cruzadas

Internet

2002 http://netcall.com.mx/milenio/las_primeras_cruzadas_1095.htm

Salto, José

2002 http://www.monografias.com/trabajos5/cruza/cruza.shtml

Salvat

1998 Enciclopedia Multimedia Salvat. Cruzada

Conclusiones

Después de realizase este trabajo se puedo concluir lo siguiente:

  • Las cruzadas no solo fueron impulsadas por el deseo religioso de recuperar los lugares santos, sino que también por el deseo de tierras y botín.

  • Las cruzadas no cumplieron su objetivo, pero si beneficiaron a Europa y mejoraron su situación económica.

  • La única cruzada que tuvo algún éxito fue la primera.

  • En realidad fueron diez cruzadas, pero la de los labriegos y la de los niños no se cuentan por haber sido demasiado pequeñas y no haber obtenido ningún éxito.

  • Las cruzadas casi no afectaron al medio oriente.

Anexos

Cruzadas

Cruzadas

Cruzadas

Cruzadas

Infieles pidiendo perdón.

Mapa de las Cruzadas.

Ruta de la Segunda y Tercera Cruzada

Ruta de la 4ta cruzada y otras.

Vídeos relacionados