Cruzada en Jeans; Thea Beckman

Literatura universal contemporánea del siglo XX. Novela. Narrativa juvenil. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Mafer
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas
publicidad

CRUZADA EN JEANS

Rudolf es un muchacho que se propone como voluntario para ser la primera persona teletransportada a lo largo de la historia, ya que el científico que desarrolla el experimento es un compañero de trabajo de su padre. Lo que tendría que ser un viaje de una hora de duración a la edad media, se transforma en un viaje sin vuelta, ya que no puede estar en el momento y en el lugar en el que debería de estar para ser devuelto a casa. En su lugar, un campesino de la edad media es accidentalmente teletransportado al siglo XX.

Desde ese momento, Dolf se da cuenta de que lo mejor que puede hacer es intentar sobrevivir en su nueva vida. Para ello, decide acompañar a un estudiante, Leonardo Fibonanci, en su viaje a su ciudad natal, Pisa. Ambos se hacen buenos amigos, y se transmiten conocimientos. Dolf, decide inventarse una nueva identidad: A partir de ese momento, es hijo de un noble, su nombre sería Rudolf de Ámsterdam y ha decidido escaparse de casa de Holanda en busca de aventuras.

Poco después de conocerse, encuentran una cruzada de niños, que liderados por Nicolás, se dirigen a Tierra Santa para liberarla. Al descubrir los desastres que en la cruzada ocurren, tanto Leonardo como Dolf deciden aliarse. En esa cruzada, hacen buenos amigos como María, Frank, Peter, Hans, Berto, Carolus, Fredo, Hilda, Frieda, Wilhelm, y todos juntos hacen de ese viaje una cruzada mejor.

El tiempo pasa, y se hacen famosos dentro de la cruzada por su gran corazón. Al ser tan famosos, consiguen el apoyo de la gente más importante dentro de la cruzada, y con su ayuda, la organizan:

“Debemos de organizar de los campamentos. Necesitamos grupos que recojan leña, cocinen y monten guardia. [...] Necesitaremos un grupo de enfermería que se encargará de los lesionados y de los que caen enfermos.”

El hecho de que Dolf fuera tan popular entra la gente de la cruzada enseguida despertó celos, y fue acusado de hereje por Dom Anselmus y por Nicolás.

Se celebró el juicio, y en el todo el mundo sabía que la cruzada necesitaba a Dolf. El ambiente era tenso. Los argumentos contra Dolf eran difíciles de combatir, ya que había hecho muchas cosas habituales en el siglo XX, pero no en la edad media. Finalmente, consigue salir inocente por tener el apoyo de todos los niños de la cruzada.

Al poco tiempo surge un motín. Varios centenares de niños decidieron abandonar la cruzada. Desgraciadamente, Fredo es quien dirige el motin, y Dolf se siente decepcionado por ver a su amigo actuar de esa manera.

Otro de los problemas a los que se enfrentaba la cruzada, era la ubicación pues las montañas darían la muerte de muchos niños, y había que cruzarlas irremediablemente, ya que pretendían ir desde el río Rin hasta Génova, donde se abrirían las aguas para que fueran desde ahí hasta Jerusalén. Cerca de 300 niños morirían en ellas.

Finalmente, llega el día que tantos niños esperaban: El día en el que Nicolás iba a hacer que las aguas se separasen. Cuando todo el mundo mira atentamente al mar, Nicolás alza sus brazos, y pide a Dios que se separasen las aguas. La gran decepción llega, ya que no ocurre nada, y deciden pasar ahí la noche.

Esa noche, Augustus, arrepentido por sus pecados, decide confesar a Dolf lo que realmente pasaba: Ni Augustus ni Anselmus realmente son frailes, ni Nicolás santo. Este último, fue engañado por los supuestos frailes, quienes decidieron hacer esta cruzada, que en realidad lo que querían era conducir a los 3000 niños que quedaban a los barcos de Boglio, quien haciéndose pasar por un amigo de los frailes que les conduciría a Jerusalén lo único que realmente quiere es llevarlos al mercado negro de esclavos.

Dolf se desespera, e intenta evitarlo, pero no sabe como impedir que 3000 niños sean esclavizados.

Decide contarle todo a Leonardo, quien utilizando los contactos que tiene gracias a que su padre es un rico mercader, para convencer al duque de que las naves no deben abandonar el puerto.

Consigue lograr su propósito pero ahora, ¿qué iban a hacer?. Decidieron dirigirse hacia Jerusalén y continuar su cruzada.

Después de mucho tiempo, Leonardo encuentra algo que llama su atención, y decide dar a Dolf: Una pequeña cajita de aluminio, que al abrirla tenía un mensaje que decía:

“Querido Dolf: Si encuentras esto, escribe un mensaje en este mismo papel, vuelve a meterlo en la cajita y colócala en el mismo lugar en el que la encontraste. […] Estamos tratando de localizar tu situación exacta.

Firmado, Dr. Simiak”

Desgraciadamente, no podía devolver la cajita a tiempo ya que la había encontrado hace más de una semana. Apenado y esperanzado a la vez, decidió continuar la cruzada pero ahora con una pequeña diferencia.

El tiempo pasó y encontró lo que quería: otra cajita. Otra cajita idéntica a la anterior, y en su interior un papel idéntico al anterior. En su reverso, escribe:

“Estoy en Brindisi. Puede utilizar las coordenadas que figuran en el anverso. Yo estaré en ese lugar 24 horas después de que usted haya leído esto. No conozco la fecha; pero dicen que es la festividad de San Mateo. Hágame volver. Dolf.”

Dejó la cajita en el mismo lugar en el que la encontró, y se quedo mirándola. Al poco rato, desapareció. Solo él sabía porque había desaparecido la cajita.

Poco antes de la hora a la que Dolf había quedado con el doctor Simiak, corría para situarse en el sitio concreto. Al acercarse más, ve una procesión pasaba por el sitio en el que él tenia que estar.

La gente le mira extrañada, y unos frailes intentan apartarlo mediante golpes y empujones. En ese momento, saca su cuchillo, y cae al suelo. Todo lo ve negro, y se siente extraño.

De repente, todo el griterío se apaga, y una mano le agarra por el hombro. En ese momento, una voz extrañamente familiar le llama. Sin darse cuenta, había regresado a los laboratorios, donde su madre le miraba extrañada.

Por fin estaba en casa, y en su siglo.