Crónicas Marcianas; Ray Bradbury

Literatura universal contemporánea siglo XX. Narrativa y novela de ciencia ficción. Naves espaciales. Expedición a Marte

  • Enviado por: Majo
  • Idioma: castellano
  • País: Uruguay Uruguay
  • 4 páginas
publicidad

ANALISIS CRONICAS MARCIANAS

(TERCERA EXPEDICIÓN)

La tercera expedición, texto a analizar en esta oportunidad, es, en principio, un relato que pertenece a una de las más espectaculares obras de ciencia ficción “Crónicas Marcianas”. Su autor, el norteamericano Ray Bradbury como escritor de ficción científica escribe la obra en 1950 expresando lo que sería para él la colonización del planeta Marte, y al mismo tiempo reflejando la realidad de la humanidad: la guerra, el impulso destructivo del hombre, el racismo, la pequeñez del hombre ante la naturaleza y el universo, etc.

Es entonces que la ciencia ficción es un género caracterizado por partir de las ideas científicas para luego narrar una historia, generalmente sucesos que aún no han tenido lugar en el tiempo, y eso es lo original e interesante.

Antes de introducirme en el análisis formal de este texto, me es oportuno destacar que el mismo, como todo texto narrativo, consta de tres partes fundamentales: la introducción, que en este caso comprende desde el momento que la nave llega a Marte y al ver los tripulante cosas muy similares a la Tierra comienzan a formularse distintas teorías; el desarrollo, que comprende desde el descenso de los tripulantes al planeta quienes irán comprobando a lo largo de la historia aquellas teorías formuladas; y finalmente el desenlace final de la obra cuando todos los tripulantes mueren.

Asimismo, ya en el título, antes de comenzar con la lectura, tenemos un dato muy importante; se habla de una “tercera expedición”, esto significa que no fue la primera ni la única sino que ya existieron otras y fueron exactamente dos. Sabemos también que si hubo necesidad de una tercera es porque las anteriores fracasaron, no hubo retorno al planeta de gente con vida ni tampoco comunicación alguna.

Es así que desde el comienzo sabemos que no se trata de un viaje por casualidad ni de un viaje placentero, se está en busca de un objetivo: explorar lo que otros no pudieron y llevar la información que las otras expediciones no pudieron hacer conocer.

Ahora sí, comenzando con el análisis formal del texto, ya desde la introducción apreciamos como Bradbury recurre reiteradamente a la utilización de un profundo lenguaje literario, cargado de una gran variedad de recursos.

La nave aparece personificada “La nave vino del espacio” puesto que no es ella quien decide descender sino quienes la tripulan, de alguna manera lo que se hace es otorgarle cierto protagonismo dentro de la obra lo cual a mi criterio es muy acertado puesto que sin ella no sería posible la llegada al planeta.

Quien narra la historia es una tercera persona, que se torna testigo de los hechos pero no protagonista de los mismos.

Más adelante se hace una presentación aunque generalizada de los verdaderos protagonistas de la historia, los 17 hombres y el Capitán tripulantes de la nave, Marte y sus habitantes no protagonizan la obra. Sin embargo, de los 16 tripulantes no se menciona a todos sino a 2 que son los que intervienen: Lusting y Hinkston.

Desde ese instante se aprecia una reexaltación recurrente en toda la obra; el Capitán no es considerado como uno más de los tripulantes, no solo porque sea el Capitán y el dirigente de la expedición, sino porque además tiene un carácter especial destacado entre todos ellos.

Es interesante como el autor recurre al flash back y el narrador retrocede hacia el momento en que la nave deja el planeta Tierra para dirigirse a Marte “En la pista de Ohio...”, se trata de un pasado anterior dentro de toda la historia que se cuenta, que de hecho también es un pasado. Dentro del mismo contexto Bradbury utiliza otra metáfora, esta vez para representar las llamas que impulsan al cohete a despegar “capullos de color”. De alguna manera con esta metáfora el autor quiere hacer notar el clima que se estaba viviendo en la Tierra antes de que la nave despegara, un clima de alegría, de esperanza. A pesar de las expediciones perdidas, el hombre sigue esperanzado en la carrera de la conquista de otros mundos.

El autor deja atrás el momento del despegue para describir ahora el momento de su llegada, como deja atrás la ya conocida “luna antigua” para comenzar a investigar acerca de Marte.

La vida dentro de la nave transcurre con normalidad, los 17 tripulantes se enferman y se curan como podría haber pasado en la Tierra y uno de ellos muere. Nuevamente se retrocede a describir un momento ya pasado.

Los 16 tripulantes que sobreviven a pesar de todo, ven con claridad las cosas, están con los “ojos claros” atentos a lo que sucede y convencidos de lo que están haciendo.

El sentimiento de haber llegado a destino se plantea distinto según la personalidad de cada uno; mientras el navegante Lusting y Hinkston el arqueólogo expresan un tono de sospresa “¡Marte!” “¡El viejo y simpático marte!”, el Capitán John Black demuestra una actitud reservada “Bien”. El es quien tiene la responsabilidad sobre el resto de los tripulantes y sobre él pesan los viajes anteriores.

Al posarse la nave en territorio de Marte los tripulantes encuentran elementos ya conocidos para sus ojos, que se observan también en la Tierra. Bradbury nos hace una descripción pormenorizada de esos elementos, va desde lo más general “prado verde” hasta lo particular “las campanas doradas de la Iglesia”.

Con gran desconcierto se miran todos y comienzan a hacer sus valoraciones: Lusting “Demonios”; Hinkston “No puede ser”; “atmósfera enrarecida” dijo el químico, pero el Capitán no expresó frase alguna, siempre trata de no precipitarse, de que en él prime la razón. Es un personaje que representa una de las formas de ser de la humanidad, esos que están siempre cuestionándose y buscando la claridad de las cosas.

Es por eso que cuando todos impulsivamente atinan a salir de la nave, él se detiene a reflexionar sobre lo que estaba pasando para tratar de buscar una explicación.

A partir de este momento se comienzan a formular una serie de hipótesis para tratar de explicarse por qué estaban viendo cosas que ya conocían.

El primero en formular una es el Capitán, “que las civilizaciones de ambos planetas hayan evolucionado de la misma forma” Hinkston consideró que las dos expediciones anteriores podrían haber tenido algo que ver en ello, pero por valoración y reflexión del Capitán toda la teoría fue refutada inmediatamente.

En la segunda teoría ya aparece mencionada la existencia de Dios, cuestionándose si se estaría por primera vez frente a un fenómeno que la demuestre plenamente.

A continuación aparece la edad de cada uno de ellos, de forma explícita o a través de la fecha de su nacimiento, y también su lugar de nacimiento. El Capitán es el mayor de ellos lo que una vez más marca una reexaltación, es quien tiene mas experiencia.

En las siguientes palabras del Capitán queda establecida una premonición que luego significará el desenlace final “ Es mejor perder tres hombres que toda una nave”, así es que el Capitán, el navegante y el arqueólogo marchan a dar una vuelta por el pueblo mientras que el resto de los tripulantes se quedan en la nave para que en caso que suceda algo con ellos, puedan regresar a la Tierra y advertir el peligro. Todos obedecen las palabras del Capitán sin dudarlo pues él es la cabeza pensante de toda la tripulación y el que mas piensa en su seguridad; en él caen todas las responsabilidades tanto de su misión como de la que vendrá después a cargo del Capitán Wilder, se nos dan datos de la próxima expedición.

Todo esto es un adelanto y al mismo tiempo una paradoja pues lo que el Capitán quiere proteger en el comienzo, se va a perder en el final.

“Los 3 hombres salieron juntos de la nave”. De aquí en adelante se deja a un lado la parte introductoria para introducirse en el desarrollo de la historia donde poco a poco se irán dejando las hipótesis formuladas al principio, comenzándose a formular otras pero desde otro contexto, fuera de la nave.

Se hace una descripción del día el cual era primaveral y hermoso.

Se reconocen las sensaciones auditivas, olfativas y visuales, primero por el narrador y luego por los protagonistas. “la música, los aromas, las casas...”

Inmediatamente se plantea una tercer teoría “que la gente que odiaba la guerra para escapar de ella construyeron un cohete con ayuda de científicos y marcharon hacia Marte”. Frente a esta teoría la actitud del Capitán cambia pues comienza a cuestionarse dando lugar a respuestas.

Al entrar en una de las casas se hace presente un nuevo personaje el cual es presentado tras la descripción de varias sensaciones visuales y auditivas “tarareaba con una voz dulce y aguda”.

El Capitán queda un tanto desconcertado al ver la aparición en aquella casa de una mujer de unos 40 años, tan desconcertado que no sabía qué decir y fue la mujer quien tomó la iniciativa.

Finalmente tras las titubeantes palabras del Capitán se nos da la fecha de fundación del pueblo, 1868, y también el nombre del mismo Green Bluff, Illinois. Cuando el Capitán informa su procedencia a la mujer, ésta no parece para nada asombrada, incluso ella misma dice estar en el planeta Tierra.

Surge de esta manera una cuarta teoría “que en realidad se extraviaron de la ruta y nunca llegaron a Marte sino que regresaron a la Tierra” pero el Capitán refuta enseguida confiando en lo que sus cronómetros marcaban y más aún cuando al preguntar el año en que estaban la mujer respondió 1926. Inmediatamente pensaron en que habían retrocedido en el tiempo y que en realidad estaban en la Tierra, se formula una quinta teoría.

Por primera vez se muestra una actitud de debilidad del capitán, confiesa que está muy asustado y no entiende nada de lo que está sucediendo, que nunca se imaginó algo así.

Tras esto, surge una sexta teoría “que los terrestres que escaparon a Marte, comenzaron a sentir nostalgia de la Tierra decidiendo construir un mundo igual e hipnotizar a todo el pueblo para convencerlo de que estaban en la Tierra y no en Marte”. El Capitán comienza a considerarlo pues le parece muy razonable.

Más adelante Lusting hace un nuevo adelanto de lo que será el final “quizás intenten echarnos o matarnos” refiriéndose a la reacción de esa gente al verlos llegar. Cabe destacar como la idea de la muerte siempre está presente. Ellos no tienen idea de lo que va a acontecer entonces siempre consideran esa posibilidad.

Repentinamente Lusting se encuentran con sus abuelos ya fallecidos, en la conversación se ven planteados cuestionamientos relativos a la existencia del hombre “¿qué es la vida de todos modos?” “¿quién decide por qué, para qué o dónde?”.

Por primera vez en el texto el Capitán asiente al ser cuestionado por la abuela de Lusting y por primera vez también se confirma la presencia en Marte.

Nos introducimos aquí en el desenlace final de la historia.

Se hace presente también la teoría de varios mundos habitados “la otra Tierra” puesto que cuando los tripulantes llegan a Marte esperan encontrarse con un mundo deshabitado cuando en realidad no era así.

Vemos como aunque persiste la idea de que nada es claro, de que se encuentran ante una situación extraña, no deja de existir un trato familiar entre Lusting y sus abuelos. Ninguna de las dos partes actúa a la defensiva y los tripulantes creen que están frente a seres humanos reales. Los marcianos crean personas y lugares idénticos a los de la Tierra para evitar que surja desconfianza por parte de los terrestres.

El resto de los tripulantes bajan del cohete dejándolo “vacio y abandonado” para reencontrarse con sus madres, padres y hermanos. Se establecen lazos familiares realmente fuertes.

Incluso el Capitán quien estaba furioso de que habían dejado la nave abandonada se encuentra con su hermano.

Entraron cada uno en sus casas y una vez que las puertas se cerraron los tripulante no podrán salir. A lo largo de toda la historia las puertas han tenido un gran significado, en este caso señalan las vidas que se acaban aunque dentro de un contexto de alegría, de reencuentro.

El Capitán dentro de tanta emoción al reencontrarse con su familia, comienza a considerar aquellas teorías que había descartado, sin embargo esa actitud de inseguridad y preocupación por los demás tripulantes siempre está presente “tendría que llamar a mis hombres” ¿Por qué sucede esto? Porque a pesar de estar feliz de ver a sus padres, no descarta la idea de que todo sea una trampa de los marcianos. Hay un constante juego entre lo real y lo no real manifestado en lo que vive y piensa el Capitán.

Es en el momento de dormir cuando el Capitán logrará pensar con claridad comenzando a cuestionarse y a darse cuenta de lo que realmente estaba sucediendo. No eran sus padres ni su hermano los que estaban allí, eran marcianos que en vez de utilizar armas destructivas para causar daño habían pensado en otra arma más poderosa que afectara la parte más sensible del hombre, sus sentimientos, sus afectos. “es muy fácil engañar al hombre si se utiliza a sus padres como cebo”.

La teoría se vuelve realidad; la actitud del hermano cambia, la única oportunidad que le da es de huir pero tras un grito que nadie logra escuchar “nunca llegó a la puerta”(las puertas siguen presentes).

Para quien lee, todo esto se torna amargo pues se sabe que lo mataron pero no sabemos como, y además quienes terminaron con su vida fueron las personas qué él mas amaba.

“A la mañana siguiente” la misma banda de música que los recibió con alegría los despide con marcha fúnebre. De alguna manera se puede considerar la ceremonia como un homenaje a los tripulantes vencidos puesto que tuvieron un funeral como lo hubieran tenido en la Tierra.

La familia del Capitán y de Lusting que son los que se nombran, se derriten transformándose en lo que realmente son y ese día fue de alguna manera de duelo por esas muertes.

Ellos no tenían la intención de causarles daño si no fuera porque ellos bajaron del cohete.