Crónica de una muerte anunciada; Gabriel García Márquez

Literatura hispanoamericana contemporánea. Escritores hispanoamericanos. Realismo mágico. Argumento y personajes

  • Enviado por: Ramonalbertov
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Gabriel García Márquez

1. Características de la novela actual.

Las podemos resumir en los siguientes:

  • Los objetos toman vida propia y cobran típicas perspectivas.

  • El paisaje y los acontecimientos se presentan a través de la visión de los personajes, no descritos o narrados por el autor.

  • Adquiere preponderancia la aportación poética de la magia y la fantasía, como medios propiciadores de situaciones diversas, conducentes al encuentro con lo maravilloso.

  • Cobre prioridad el mundo interno de los personajes, frente a la descripción física tradicional.

  • Se producen notables alternativas entre situaciones lógicas y absurdas.

  • Alcanza dimensiones trascendentes y universales el tema de la obra, no se reduce al ámbito regional, como en la etapa literaria anterior (la novela regional hispanoamericana).

  • Prevalece la posición crítica del autor, quien se convierte, generalmente, en líder defensor de los derechos humanos.

  • El lector participa en el desarrollo del relato, hasta el punto de revestir el papel de verdaderos protagonistas del mismo.

  • Se producen apreciables alteraciones en la distribución de los hechos centrales y secuencias de la obra. Un mismo capitulo puede abarcar varias acciones parciales, o una misma acción, extenderse a varios capítulos.

2. Características del espacio y tratamiento de los personajes.

La obra se desarrolla en un pequeño pueblo llamado Riohacha, en Colombia. Tiene lugar en la época en que la sociedad era pura y netamente machista. Los sucesos delatan una época de poco desarrollo tecnológico, industrial y comercial; así como formas antiguas de condiciones de vida y las tradiciones que hoy en día ya son consideradas como inaceptables. Existe un ambiente de calma, característico del modo de vida de un pueblo de este tipo, en el cual no existe gran desarrollo, limitándose así a que cada individuo se dedique a la realización de sus labores cotidianas. Como todo pueblo de sociedad única y pequeña todos se conocen y reina un ambiente de familiaridad entre sus ciudadanos.

Existen varios personajes protagonistas,

Santiago Nasar: Guapo esbelto, pálido, párpados árabes, pelo rizo, es alegre, pacífico, respetado y prudente. “yo lo vi en su memoria. Había cumplido 21 años la ultima semana de enero, y ya era esbelto y pálido, y tenia los parpados árabes y los cabellos rizados de su padre”.

Ángela Vicario: Bella, un poco desvalida, delicada, frágil, moralmente tiene una aire desamparado, no es virgen, pobre de espíritu y educada. “Ángela Vicario, la hermosa muchacha que se había casado el día anterior, había sido devuelta a la casa de sus padres, porque el esposo encontró que no era virgen”.

Otro personaje principal que delinea situaciones dramáticas dentro de la novela es, Bayardo San Román, un joven de 30 años, físicamente atractivo, de cintura angosta y ojos "dorados", piel soleada, cabello claro, moralmente propio, culto, simpático y encantador. “andaba por los 30 años, pero muy bien escondidos, pues tenia una cintura angosta de novillero, los ojos dorados y la piel cocinada a fuego lento por el salitre.”

Consideramos como personajes secundarios, a los siguientes:

Pablo y Pedro Vicario: Físicamente de catadura espesa, y moralmente Pedro es sentimental y autoritario, mientras que Pablo es imaginativo y dependiente.

Placida Linero: Físicamente elegante y bella en su juventud, tiene buen instinto, es amorosa con su hijo, no perdía los estribos.

Cristóbal Bedoya: es alegre y de confianza.

Maria Alejandrina Cervantes: es elegante y bonita, además es servicial en la cama, tierna, severa y alegre.

Padre Amador: Es el párroco de la comunidad, bueno y complaciente, y aunque conoce las intenciones de los Vicario concentra su atención a la llegada del obispo; es quien realiza la necropsia de Santiago Nasar.

Victoria Guzmán: Es gorda y severa, cocinera de la familia Nasar.

Divina Flor: Es la hija de Victoria Guzmán, tímida y retraída, joven, tenía encuentros furtivos con Nasar.

Pura Vicario: es la madre de la novia devuelta (Ángela Vicario), muy religiosa e influye en sus hijos para que limpie la honra de su hija.

Clotilde Armenta: es la dueña de la tienda donde los Vicario deciden esperar a Santiago.

3. Fusión de lo real y lo fantástico

Esta novela fusiona lo real y lo imaginario, ya que vemos como el autor, nos relata historias que bien pueden suceder en el día a día de una localidad o de una ciudad específica, pero al mismo tiempo le coloca un toque de “fantasía”, trastornando de cierta forma la realidad; hace que las cosas sucedan de una manera determinada y no las cuestiona, esto lo podemos ver en la obra, por ejemplo, en el momento en el cual el crimen más anunciado no puede evitarse: “…nadie preguntó siquiera si Santiago Nasar estaba prevenido, porque a todos les parecía imposible que no lo estuviera”.

4. Acontecimientos de la novela y puntos de vista del narrador

Acontecimientos de la novela:

Santiago Nasar se levantó a las 5:30 para ir a recibir al obispo, después de haber pasado una noche con sus amigos celebrando la boda de Bernardo San Román y Ángela Vicario.

Esa misma noche, Ángela Vicario fue devuelta por su marido a su casa, porque no era virgen, eso provocó que su madre la agrediera, ya que suponía una falta de respeto.

Más tarde fue encontrada por sus hermanos, llena de moratones, a los cuales dijo que su agresor era Santiago Nasar.

Los dos fueron a buscar cuchillos para matarlo y así devolver la honra a su hermana, pero, mientras avisaban al pueblo del crimen que cometerían en breves momentos, para que alguien les detuviera.

Esperaron a Santiago Nasar al lado de la tienda de Clotilde Armenta, hasta que fueron a su casa, allí golpearon con fuerza la puerta.

Santiago Nasar, desgraciadamente, fue a la puerta de su casa, donde los hermanos Vicario lo apuñalaron. Santiago después de ser apuñalado cruzó una casa para llegar a su cocina, donde, finalmente, le esperaba la muerte.

En la obra se puede apreciar la variación entre distintos puntos de vista del autor, lo narra entre la primera y le tercera persona gramatical (omnisciente, testigo). En primera persona, “yo estaba reponiéndome de la parranda de la boda en el regazo apostólico de Maria Alejandrina Cervantes…”, ahora, en tercera persona, “tampoco Santiago Nasar reconoció el presagio. Había dormido poco y mal, sin quitarse la ropa, y despertó con dolor de cabeza…”

5. Hechos planteados y la crónica de una realidad.

Se plantean hechos que se hacen realidad en nuestros días, una sociedad absurda que permite crímenes semejantes; la responsabilidad colectiva es un tema clave en esta obra, alrededor de este punto están varios temas como la moralidad, el machismo, el honor, pero todo está relacionado con el fatalismo, como dice Divina Flor: “en el fondo de su alma querían que lo mataran…”. Sin embargo, hay partes en donde diverge el parecido con la realidad, ya que en la vida real suceden los hechos y luego las investigaciones y se determina el agresor, en cambio, en esta novela se invierte esta continuidad, aparece primero la resolución del crimen, luego la búsqueda y finalmente el crimen. En la primera etapa se conocen los asesinos de Santiago Nasar; en la segunda etapa (búsqueda) corresponde a la investigación que procura descifrar el crimen y la tercera etapa (el crimen) se describe la muerte de Santiago Nasar.

6. Elementos mágicos, míticos o fantásticos

Existen elementos fantásticos en algunas escenas hiperbólicas o exageradas, como ésta por ejemplo: “y la pistola se disparó al chocar contra el suelo, y la bala desbarató el armario del cuarto, atravesó la pared de la sala, pasó con un estruendo de guerra por el comedor de la casa vecina y convirtió en polvo de yeso a un santo de tamaño natural en el altar mayor de la iglesia, al otro extremo de la plaza”.