Crítica de la cultura occidental; Nietzsche

Filosofía contemporánea del siglo XIX. Vitalismo. Metafísica tradicional. Nihilismo. Muerte de Dios. Superhombre. Moral de señores y de esclavos. Voluntad de poder

  • Enviado por: Yolanda
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

2ª ½ S.XIX

NIETZSCHE (S.XIX: 1844 - 1900)

1. CRÍTICA DE LA CULTURA OCCIDENTAL

(Crítica de la Metafísica, Moral y Religión)

1.1. Crítica de la metafísica tradicional.

OBRA: “Crepúsculo de los ídolos”.

La metafísica tradicional ha concebido la realidad de modo dualista:

. Platón: Mundo sensible y mundo de las ideas.

. Cristianismo: Mundo terrenal y mundo supraterrenal.

. Descartes y Kant: Supervaloran la razón y minusvaloran la experiencia.

La Metafísica tradicional ha minusvalorado el mundo sensible, el mundo del “cambio y devenir” (defendido por Heráclito), y se ha considerado el mundo del “ser permanente”(Parménides), de la razón, de lo estático y científico, como el mundo verdaderamente real.

Así pues la ontología (metafísica del ser) tradicional es estática porque considera el ser como algo fijo e inmutable. Pero el mundo es dinámico e irracional: Un constante fluir, es devenir y lucha de contrarios.

Nietzsche cree que no hay un mundo aparente y otro verdadero, no hay dos mundos (Dualismo platónico) sino un único mundo en devenir constante: El mundo de la vida, de los sentidos, Dionisiaco. Nietzsche asume el principio del devenir de Heráclito: La vida es devenir constante.

Nietzsche, y en relación a que el mundo es lucha de contrarios, se influencia en Hegel, según el cual el principio de contradicción es el motor del mundo: tesis, antítesis, síntesis. Pero a diferencia de Hegel niega que la realidad sea racional, porque Nietzsche es un irracionalista, Nietzsche es un VITALISTA!!!

Nietzsche niega la Metafísica en su concepción ontologíca (filosofía del ser), para Nietzsche el concepto del ser es una ficción vacía, y todas las categorías ontológicas (sustancia, accidente, alma, causalidad, etc) son fruto del lenguaje (nominalismo).

¿Cuál es la raíz de ese dualismo ontológico? ¿Cuál es la genealogía de esa valoración dualista del mundo'

Para Nietzsche la raíz del dualismo está en los miedos de los filósofos para con algunas de las manifestaciones vitales como son:

. el horror a la muerte

. a la vejez

. al cambio

. etc

De ahí proviene para Nietzsche esa mentira milenaria que se presenta como verdad, mentira que valora negativamente la vida y da más importancia al mundo de las ideas, al mundo de la razón, minusvalorando así el mundo de los sentidos y sosteniendo que este es irreal, aparente...

1.2. Crítica de la moral y de la religión cristiana occidental.

OBRA: “Genealogía de la moral”

En esta obra Nietzsche distingue la moral de los señores y la moral de los esclavos.

Moral de esclavos = Moral contranatural

¿En qué consiste esta moral contra-natural?

Nietzsche critica toda la moral occidental tachándola de moral de los esclavos y considerando que la raíz de ésta comienza con Sócrates y Platón.

Platón y Sócrates instauran una moral contranatural basada en la razón y eliminando la parte natural e instintiva que para Nietzsche es la esencia de la vida. Nietzsche es un VITALISTA.

Los sofistas habían defendido el relativismo moral, para ellos la moral era relativa e incluso contraria a la naturaleza. Pero llegó Sócrates y se opuso a ese relativismo moral de los sofistas. Platón continuó la labor de su maestro Sócrates y llegó a su “Teoría de la ideas” que culmina con la “idea del Bien” (concepto moral). De Platón, esta moral pasó al cristianismo.

“El mundo de las ideas de Platón sirve de más allá religioso para el cristianismo y acaba convirtiéndose en un orden moral externo (mandamientos de Dios) que dirige a los hombres.

Y así Nietzsche observa que toda la moral occidental es contranatural, moral que niega las pasiones o instintos vitales y afirma el control absoluto por parte de la razón.

¿Cómo se ha originado esta moral de esclavos que niega la vida?

Nietzsche distingue:

-La moral de los señores: Es la moral de los mejores, la moral de los valores guerreros que reinaba en la Grecia presocrática. Esta moral se caracterizaba por: El señor es fuerte y poderoso, sabe dominar y dominarse, es duro para sí y para los demás, desprecia la debilidad, la cobardía, el miedo, la adulación, la humildad y, especialmente, desprecia la mentira. Admira la fuerza, la astucia y la audacia. Y sobre todo es optimista y activo, ama la vida, esta vida, la única vida que hay; no hay un “más allá” sino sólo esta vida.

- La moral de los esclavos: Es la que domina en el mundo cristiano, es la moral de los débiles, de la piedad, de la compasión, de la dulzura, de la paciencia, de la castidad, de la benevolencia, del pacifismo y, especialmente del pesimismo y pasividad ante esta vida, y que procura refugiarse en el “más allá”.

- Triunfo de la moral de esclavos: No siempre la moral de esclavos ha dominado, en los griegos del periodo arcaico, anteriores a Sócrates (al que Nietzsche acusa de haber iniciado la moral de esclavos en Grecia), regía una moral de señores, tal como puede verse en las obras de Homero.

Nietzsche dice que la moral de señores se bifurcó en una moral de guerreros y una moral de sacerdotes. El guerrero tiene las virtudes del cuerpo, el sacerdote inventa el espíritu. De la rivalidad entre los guerreros y los sacerdotes se origina el paso a la moral de esclavos. Esta casta de sacerdotes son para Nietzsche los judíos. Nietzsche ve en los judíos el pueblo sacerdotal que se revela contra todo lo señorial y noble. Y el sacerdote cristiano es el continuador de la obra del sacerdote judío.

Conclusiones: Esta lucha entre moral de señores y esclavos ha terminado con la victoria de los esclavos. Los señores han sido abolidos, y la moral de los esclavos ha triunfado. Para Nietzsche, la base de la filosofía de esta moral de esclavos vencedora es el Platonismo. Esta moral de esclavos niega los valores que afirman la vida (mundo sensible) y pone el centro de gravedad del hombre en la otra vida, en el más allá (sea el mundo de las ideas platónico, o sea el mundo supraterrenal de Dios).

Nietzsche es INMORALISTA porque se opone a la moral cristiana, pero NO ES AMORAL, pues defiende una moral cuyo valor fundamental es la vida. Nieztzsche es VITALISTA. Los valores de la moral para Nietzsche no son absolutos, sino que son valores relativos para cada hombre de acuerdo con su teoría de la verdad (relativismo moral de los sofistas).

2. EL NIHILISMO Y LA TRANSMUTACIÓN DE TODOS LOS VALORES.

OBRA: “La gaya ciencia”

Según Nietzsche la civilización occidental se apoya en tres pilares: La metafísica, la ciencia y la moral-religión, y en todos ellos se ha venido adorando “la nada” frente a la vida (porque estos pilares para Nietzsche son fruto de una gran mentira). Por eso Nietzsche cree que su época, S.XIX, es la época de la cultura que adora LA NADA, y esta cultura comienza a quedarse sin soportes, sin pilares, éstos se caen, se desmoronan.

El NIHILISMO no es una doctrina filosófica, sino un movimiento histórico peculiar de la cultura occidental. El nihilismo es el resultado del derrumbamiento de todos los valores (metafísica, ciencia, moral).

El nihilismo se expresa mediante la frase “Dios ha muerto”, lo que significa el derrumbamiento de los pilares de la civilización occidental. La muerte de Dios es el más grande de los hechos, es un acontecimiento que divide la historia de la humanidad y supone:

. Una inversión o transmutación de todos los valores, ponerlos al revés.

. El paso del hombre al superhombre.

Para Nietzsche este Nihilismo posee dos caras o dos sentidos:

- Nihilismo pasivo: Se refiere a la decadencia propia de la cultura occidental. La civilización occidental es como un globo de aire que se deshincha dado que esos valores eran nada. El globo se queda reducido a NADA = NIHILISMO. Así la voluntad humana ha sido una voluntad de la nada, porque la voluntad se ha dirigido hacia el mundo ilusorio, el mundo del “más allá”, negando el verdadero mundo, el de los sentidos; luego ha ido buscando la NADA.

- Nihilismo activo: El hombre contemporáneo al reflexionar sobre ese nihilismo pasivo, al comprender el nihilismo propio de la cultura occidental, dice NO a esos valores, contribuyendo así a destruir a esa cultura de la nada. Este nihilismo activo del hombre que dice NO, que contribuye a destruir la gran mentira, es la condición para que, a continuación de ese “decir no” (actitud activa), el futuro superhombre pueda decir SI a la vida, e invierta, transmute todos los valores.

3. LA VIDA Y LA VOLUNTAD DE PODER. LO APOLÍNEO Y LO DIONISÍACO.

Obra: “Así habló Zaratustra”

El nihilismo, la carencia de valores, puede producir también un efecto negativo, puede hacer que muchos se refugien en la frivolidad, en la superficialidad, y vivan su vida sin proponerse metas. Pero Nietzsche ve otra posibilidad: Que el hombre cree sus propios valores, que construya un proyecto valioso para sí mismo y luche por conseguirlo.

Si la razón no es quien debe gobernar nuestra vida, ¿qué es entonces el hombre? Según Nietzsche, el hombre es voluntad de poder, es decir, una fuerza vital, una energía que tiende a afirmarse a sí misma. Una fuerza creadora de sus propios valores, no sometida a nada ni a nadie, sino que se proyecta hacia delante para lograr metas cada vez más altas y hacerse cada vez más fuerte.

La voluntad carece de objeto, no es intencional, su objeto es ella misma: Afirmarse.

Quién actúe de este modo irá continuamente a más, se superará continuamente a sí mismo. Este hombre es el superhombre, un ser que ha desplegado hasta lo máximo su personalidad.

Una característica esencial de la voluntad de poder es su finitud: Si los valores los creamos nosotros mismos, no existen ya valores externos, infinitos y absolutos; todos serán temporales, finitos y relativos. Como todos son finitos, todos son alcanzables. La finitud es una propiedad inseparable del superhombre, porque de otro modo volvería a surgir en el horizonte la idea de Dios, la idea de lo trascendente. La finitud es condición del ateísmo, de la libertad absoluta del hombre.

Otra característica de la voluntad de poder es la temporalidad: Ningún valor es definitivo, eterno, pues eso impediría también la libertad, la creación de los valores por parte del superhombre. Si el hombre es temporal, los valores también deben serlo, porque de lo contrario estarían por encima de él.

Nietzsche siguió en su juventud los pasos de la filosofía de Schopenhauer, pero posteriormente lo abandonará y su vitalismo no será pesimista como el de su maestro.

La intención de Nietzsche consiste en defender la vida, entendida la vida como lucha entre:

los instintos (elemento dionisiaco) y la razón (elemento apolíneo). Nietzsche contrapone a los dioses griegos Apolo y Dionisos:

. Apolo: Día, luz, medida, sobriedad, RAZÓN.

. Dionisos: Noche, oscuridad, desmesura, INSTINTOS = VIDA.

Posteriormente en “Así habló Zaratustra”, Nietzsche sustituirá a Dionisos por Zaratustra, porque Dionisos se identificaba demasiado con el pesimismo de Schopenhauer y Nietzsche quiere afirmar la vida (optimismo).

4. EL SUPERHOMBRE Y EL ETERNO RETORNO.

Obra: “Así habló Zaratustra”.

4.1. El superhombre

El superhombre es la meta a la tiene que aspirar el hombre. En el prólogo de la obra “Así habló Zaratustra” Nietzsche describe al superhombre como aquél que tras la muerte de Dios devuelve a la vida lo que aquel le había robado. Esto significa una vuelta al “sentido de la vida” renunciando a todos los sueños ultramundanos, renunciando a la trascendencia, al “más allá”, al paraíso prometido...

Un capítulo fundamental de la primera parte de “Así habló Zaratustra” es el de Las tres transformaciones. Trata el tema de la trasformación de la esencia del hombre por la muerte de Dios.

. El camello es el símbolo del hombre europeo actual (S.XIX), impregnado de la moral de esclavos, que soporta el peso de la carga con paciencia y obedece ciegamente a los valores.

. El león, el gran negador, es el símbolo del nihilismo activo que rechaza todos los valores tradicionales, que se levanta contra la moral de los esclavos. Pero el león, después de romper las cadenas de la esclavitud, tiene que trasformarse en niño, para, desde la pureza e inocencia de la infancia, volver a crear la tabla de nuevos valores: La moral de los señores.

. El niño es el símbolo de la pureza de la libertad que puede crear nuevos valores.

4.2. El eterno retorno

¿Hacia donde va la voluntad según la teoría de Nietzsche? Nietzsche se dió cuenta pronto de que la voluntad de poder, por ser finita y limitada, no puede satisfacerse nunca. En principio, todas sus decisiones pasadas la condicionan y limitan y determinan nuestras decisiones futuras. Podemos querer hacia el futuro, pero somos impotentes ante el pasado.

Nietzsche desarrolló la teoría del eterno retorno de lo mismo. Según él, normalmente concebimos el tiempo de modo lineal, pero el tiempo no es lineal sino circular: Todo lo ocurrido volverá a ocurrir infinitas veces porque el pasado y el futuro se identifican. Desde cierto punto de vista, esta concepción del tiempo puede hundirnos en la más profunda depresión, porque estamos totalmente determinados, pero en otro sentido sucede lo contrario: El eterno retorno significa el más pleno sí a la vida, si pasado y futuro se identifican todo es presente, la fórmula suprema de afirmación y alegría. Nietzsche considera que sólo esta segunda postura es la válida. Y el eterno retorno de lo mismo es la teoría que impide definitivamente que Dios pueda aparecer en el horizonte de la vida.

Nihilismo.

1. Negación de todo principio religioso, político y social.

2. Negación de toda creencia.

Ontología.

1. Parte de la metafísica que trata del ser en general y de sus propiedades trascendentales.

8