Cristobal colón. Historia. Descubrimiento de América. Nao de China. Oriente. Comercio. Especias. Seda. Mercancías.

Historia. Descubrimiento de América. Nao de China. Oriente. Comercio. Especias. Seda. Mercancías

  • Enviado por: Dexter Einstein
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 2 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


A la búsqueda de una ruta entre Europa y Asia

Cristóbal Colón se encontró con América buscando una nueva ruta a Oriente. La obsesión por la conquista de una vía corta a las riquezas asiáticas (sedas, especias, pólvora, marfiles, entre muchos productos) motivó expediciones europeas a lo largo y ancho de las tierras americanas durante muchos años. En el año de 1521 sucedieron dos acontecimientos que harían posible la anhelada ruta entre España y Asia: Sebastián Elcano, que lideraba la expedición de Magallanes, descubrió las Filipinas y Hernán Cortés conquistó Tenochtitlan. Cincuenta años después, estas dos tierras remotas se conectarían por el comercio interoceánico y, de este modo, se cumpliría el sueño comercial de España.

La Nueva España sirvió de puente comercial entre Europa y Asia durante los años del período colonial. Entre dos y cuatro veces al año, los galeones españoles zarpaban de Veracruz con la mercancía oriental que llegaba a las costas de Acapulco en las célebres naos de China, es decir, los grandes buques que hacían la travesía desde el puerto de Manila en Filipinas.

La ruta de ida y vuelta

Los barcos que zarpaban de Acapulco aprovechaban la corriente ecuatoriana que los llevaba a las islas Marianas y a Guam, donde se abastecían de comida y agua y seguían su viaje hasta el archipiélago Filipino. Pero el problema era regresar. En 1565, un fraile agustino (Andrés de Urdaneta) encontró las corrientes marítimas que permitían el retorno al continente americano. El tornaviaje salía de Manila, subía por las costas de Japón para encontrar la corriente que regresaba y, como los barcos iban muy cargados de mercancías, podían tardar entre cuatro, cinco y hasta siete meses en encontrar el litoral de California, de donde bajaban a su destino en la bahía de Acapulco.

Barcos resistentes

La mayoría de los barcos que hacían esta larga travesía se fabricaban en las Filipinas. Las naves eran construidas por carpinteros chinos, dirigidos por técnicos europeos, con maderas duras (para el armazón del barco) y maderas flexibles (para el casco) que conseguían en los bosques de las islas. Las velas se hacían en Filipinas y las partes de metal, como los herrajes, anclas, clavos y cadenas eran fundidos en Japón, China y la India. Estos barcos eran muy caros pero bien valían el alto costo por los beneficios que traían a los comerciantes.

Generalmente, la flota mercantil se componía de dos grandes barcos o naos. Alrededor de 500 hombres - marineros, comerciantes, el capellán, el médico, cocineros y carpinteros- viajaban en ellos, acomodados entre las maderas, los toneles, cargas y cañones para la defensa.

Los peligros del viaje

Este arduo viaje, además, presentaba muchos peligros: mares tempestuosos, naufragios o, si la travesía se alargaba más de lo previsto, la posibilidad de morir de hambre y sed. Los fabulosos tesoros que estos barcos transportaban también los hizo presa de la ambición de piratas ingleses y holandeses. El Santa Ana, por ejemplo, fue capturado por el inglés Thomas Cavendish y, en 1742, Lord Anson asaltó el Covadonga.

Fabulosas mercancías

Pero todos los peligros se olvidaban ante los riquezas que viajaban en estas naves. Muchos tesoros atravesaban el océano: de Acapulco se enviaba plata (en barras o monedas), cochinilla para tintes, semillas, camote, tabaco, garbanzo, chocolate y cacao, sandía, vid e higueras de la Nueva España, y barricas de vino y aceite de oliva de España.

Desde Manila salían: de China, telas y objetos de seda (calcetas y pañuelos hasta colchas y manteles) y alfombras persas de Medio Oriente; piezas de algodón de la India; de China, Conchinchina y de Japón salían abanicos, cajoneras, arcones, cofres y joyeros laqueados, peines y cascabeles, biombos, escribanías y porcelanas. De las islas Molucas, Java y Ceylan, los marinos traían especias, principalmente clavo de olor, pimienta y canela. Otros productos que proveía Oriente eran: lana de camello, cera, marfil labrado o tallado -de figuras religiosas-, bejucos para cestas, jade, ámbar, piedras preciosas, madera y corcho, nácar y conchas de madreperla, fierro, estaño, pólvora, frutas de China, entre otros.

Centros comerciales

Una vez en tierra, los productos se trasladaban a los centros comerciales para ser vendidos. En Manila, se llevaban al Parián de los Sangleyes, que era el centro del mercado asiático. En territorio americano, la feria de Acapulco y, desde principios del siglo XVIII, el Parián de la Plaza Mayor de la ciudad de México eran los puntos de venta.

Una buena parte de los productos viajaban hacia Veracruz para su embarque a España -con paradas en mercados de Puebla y de Jalapa -. Algunas remesas se distribuían tierra adentro, hacia los centros mineros y las ciudades importantes del Bajío o Oaxaca. La mayoría de los productos asiáticos eran bienes de lujo y sólo tenían acceso a ellos las familias ricas de la Nueva España. Para la gente común era todo un acontecimiento la llegada de los objetos exóticos que traía la famosa "nao de China" y muchas veces iban al Parián sólo para admirar piezas preciosas, como enconchados, lacas, piezas de carey o plata, arcones, etcétera. Sin embargo, en el siglo XVIII aparecieron talleres artesanales novohispanos que copiaban diseños y trazos de los productos artesanales asiáticos, por ejemplo en arcones, cajas y biombos, y eso permitió que los objetos de influencias orientales se extendieran a una capa más amplia de la población.

Influencias culturales de Oriente

La "nao de China" no sólo transportaban bienes, también favorecía el intercambio cultural. El uso de la seda en los rebozos, abanicos y biombos, la porcelana y Talavera poblana, los esmaltes en juegos de mesas y aún costumbres como las peleas de gallos son de orígen oriental.

Asimismo, algunos orientales (generalmente filipinos) llegaron como esclavos de los españoles. No se les estimaba como a los negros pero se apreciaba su rapidez y sus aptitudes para ciertos trabajos artesanales y oficios humildes. Los españoles los definían como "indios chinos", pagaban tributo como los indígenas y se les aplicaban sus leyes. En la sociedad novohispana, los asiáticos vendían telas, velas, yerbas, aguardiente y muchos eran barberos. También hubo personajes notables venidos de Oriente, como la famosa China poblana, una "vidente" que vivió en Puebla a mediados del siglo XVII. En 1815, debido a la situaciones políticas que se vivieron en la colonia novohispana y en la metrópoli española, los viajes de la Nao se suspendieron. Sin embargo, la presencia de Oriente en América no terminó ahí, la huella perdurable de ese encuentro aún forma parte importante de nuestro bagaje cultural.

Vídeos relacionados