Cristianismo

Religión. Principios cristianos. Crisis del Imperio. Decadencia y caída. Saqueo de Roma. Palestina. Pablo de Tarso

  • Enviado por: Ana Lucia Morales
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

EL CRISTIANISMO Y CÓMO INGRESÓ A ROMA:

a) Definición enciclopédica:

Cristianismo: Conjunto de las religiones fundadas en
la persona y las enseñanzas de Jesucristo. 2.
Conjunto de las personas que creen en esta religión.


Tras la muerte de Jesús, el cristianismo fue difundido
por los apóstoles. San Pedro fue el primer obispo en
Roma, pero el apóstol más activo difusor de la
doctrina fue San Pablo, quien la propagó por Asia
Menor, Grecia y Roma. Aunque sufrió persecuciones
desde el siglo I, el número de adeptos fue aumentando
hasta que, finalmente, Constantino lo reconoció
(edicto de Milán, 313) y Teodosio lo declaró religión
del estado (fines del siglo IV). Durante la edad
media se extendió por todo el mundo civilizado, a
pesar de que, ya desde su nacimiento, tuvo que
enfrentarse con graves problemas: las herejías, el
cisma de Oriente (1054), que separó la iglesia
bizatina de la latina, el cisma de Occidente (1378) y
la Reforma (siglo XVI), que separó el protestantismo
de la iglesia Romana. Frenado por el auge del
racionalismo en el siglo XVIII, se difundió por todo
el mundo en el siglo XIX gracias a las misiones. Con
el movimiento ecuménico y el concilio Vaticano II, el
cristianismo intenta superar sus divisiones
(católicas, protestantes, ortodoxos) y recobrar su
unidad.




b) Los inicios del cristianismo:

El cristianismo se originó en Palestina, oficialmente
anexada a Roma el año 6 d.C., cuando aquella estaba en
ebullición. Por entonces había muchas sectas, algunas
espirituales y otras políticas, que esperaban al
Mesías, al Salvador prometido, que los libraría del
dominio Romano. El fundador del cristianismo, Jesús
de Nazaret, comenzó a predicar que "El reino de Dios
está próximo", mensaje que muchos judíos esperaban,
por lo que lo siguieron multitudes, pero las
autoridades Judías sospecharon de él y sus seguidores
disminuyeron. Después de predicar sus enseñanzas por
tres años, fue aprehendido, juzgado y crucificado por
la autoridad romana. A pesar de lo anterior, la fe
cristiana comenzó a propagarse, si bien en un
principio se situaba en un contexto puramento judaico.
Pablo de Tarso, judío converso, amplió el ámbito del
cristianismo al predicar en las islas del Egeo, Asia
Menor, Grecia, Italia, etc., donde existían
comunidades judías, que no siempre se convertían.
Muchas veces estallaron revueltas anticristianas,
llegando estas comunidades a separarse
irremediablemente cuando los cristianos no apoyaron el
levantamiento judío del año 66 d.C.
Antioquía, considerada la cuma del cristianismo de los
gentiles, extendió su influencia hacia el norte y el
este. En el siglo I se construyeron iglesias en Roma
y al parecer en España. A mediados del siglo II,
éstas se habían extendido a las provincias orientales
del imperio y aparecían en el valle del Rhin y al
norte de África. La importancia que cobró el
cristianismo atrajo la atención de escritores como
Plinio el Joven y Tácito, que describió cómo Nerón
utilizó a los cristianos para desviar la hostilidad
que había contra su persona. En el siglo III, al
decaer los cultos tradicionales, el cristianismo se
transformó en una fuerza considerable.
Cuando el emperador Constantino decidió aceptar el
cristianismo, a principios del siglo IV, sus motivos
fueron más bien políticos, pero significaron una
decisión trascendental. El año 313 el Edicto de Milán
consigna la libertad religiosa y la igualdad de
derechos para los cristianos, la devolución de bienes
expropiados a la iglesia y la abolición del culto
estatal. Posterirmente, el cristianismo fue
establecido como religión oficial del imperio.
Los acontecimientos que modificaron la posición de la
iglesia fueron las invasiones de los germanos en
Europa occidental durante el pontificado del papa León
I (440-461) y el rapidísimo avance de Islam a partir
del 635. La fuerza de Islam arrasó tres de los cinco
(Alejandría, Jerusalén y Antioquía), amenazó el de
Constantinopla y afectó al de Roma. Tanto España como
el norte de África se perdieron e Iliria cayó en manos
de esclavos de esclavos paganos. La suerte que corrió
el oeste no fue muy diferente, pues la mayoría de los
invasores, aunque cristianos, eran arrianos y no
aceptaban la autoridad papal. Los francos y los
anglosajones eran paganos.
A principios del siglo VIII la situación empeoró. En
lugar de tener una iglesia unida, las disputas entre
Roma y Constantinopla por obtener la primacía
comprometieron la autoridad de la iglesia y en muchas
regiones (Galia y España) las iglesias eran casi
independientes.














LA CRISIS DEL IMPERIO

Tras un largo período de paz y prosperidad, el mundo
romano se sumió en una crisis del siglo III. La
presión de los germanos, por el norte, y la del
recientemente formado Imperio sasánida de Persia, por
el este, provocaron la caida del gobierno civil,
después del asesinato al emperador Alejandro Severo en
el año 235 d.C. Los ejércitos de las distintas
provincias trataron de convertir a sus propios
comandantes en emperadores, e hicieron trizas la
economía. En Occidente, los galos se Zafaron del
dominio romano y formaron su propio imperio, bajo
Póstumo, entre los años 259 y 269 d.C. Mientras tanto
en el este, los sasánidas invadieron Siria, derrotaron
y capturaron al emperador Valeriano, saquearon
Antioquía, la tercera ciudad del mundo romanno, y
promovieron la creación de un estado oriental
independiente, gobernado por la "emperatriz" Zenobia
de Palmira. Simultaneamente, el imperio fue asolado
por la peste que, en el transcurso de los cuatro
siglos siguientes, rebrotaba cada cierto tiempo. La
desvalorización de la moneda y la inflación se sumaron
a la angustia general, aumentada por una balanza
comercial adversa, que ocasionó una salida desmedida
de oro hacia Oriente. La inflación alcanzó niveles
gravísimos: incluso desde una perspectiva actual: una
medida de trigo en el siglo I d.C. costaba 6 dracmas
en Egipto subió a 200 el año 276, a 9.000 el año 314 y
a 78.000 el ñao 334 y más tarde a más de 2 millones.
Fue necesaria la acción de una serie de emperadores
fuertes, entre los años 268 y 284, para revertir una
ola de invasiones y restaurar el orden interno.
Cuando Diocleciano asumió el poder en el año 284, era
evidente que todo el imperio no podía mantenerse unido
en manos de un solo gobernante. Para descentralizar
el imperio, Diocleciano dividió el poder quedándose él
a la cabeza de la parte oriental y cediendo a
Maximiano, que había sido elevado a la dignidad de
Augusto, la parte occidental, cada uno con su
respectivo César como subordinado. Las provincias
fueron reorganizadas en cuatro prefecturas y doce
diócesis. Con ello moría el principado: los civiles
habían sido derrotados por los militares. Más aún,
había que encontrar una nueva estructura para la
autoridad imperial: bajo la influencia de ideas
orientales el Princeps se convirtió en Dominus, es
decir en amo ogobernante absoluto a la cabeza de una
gran burocracia. El centro de gravedad se inclinaba
hacia el oriente y, en el año 330, el emperador
Constantino fundó una nueva capital y ciudad cristiana
en Bizancio, rebautizada Constantinopla. Una reforma
del sistema tributario dio origen a un breve repunte
económico. La crisis se postergó, pero no se
revirtió. Aunque, teóricamente, el imperio estaba
gobernado en forma conjunta, poco a poco se dividió en
una mitad oriental y otra occidental y las provincias
más lejanas cayeron en manos de invasores bárbaros.









DECADENCIA Y CAÍDA

La riqueza y el prestigio del Imperio romano, incluso
en su época de decadencia en occidente, atrían a los
pueblos que vivían más allá de sus fronteras. Algunos
venían simplemente a establecerse bajo la protección
del régimen romano, otros a saquear. Algunos
generales bárbaros ambiciosos, de los que el imperio
dependía cada vez más, ejercían una influencia
considerable. El findel imperio no fue un colapso
espectacular producto de las invasiones de los
bárbaros, sin una declinación gradual. En el siglo V,
el gobierno romano de occidente se había debilitado a
tal punto que la capital misma quedó expuesta al
ataque. El saqueo de Roma por los visigodos de
Alarico en el año 410 marca el fin de una era; pero
durante el siglo V los bárbaros ayudaron tanto a
sustentar como a destruir lo que quedaba del imperio
romano de occidente. El ejército que venció a Atila,
el rey de los hunos, en los campos Catalaúnicos, al
norte de Francia, en el año 451, pudo haber estado
formado por tantos godos y hunos, en calidad de
mercenarios y aliados, como el ejército que
enfrentaban. Hacia fines del siglo, el Imperio romano
de occidente había desaparecido y había sido susituido
por una serie de reinos bárbaros: los visigodos en
España y suroeste Francia, los francos ne el norte de
Francia, los ostrogodos en Italia y los vándalos en el
norte de África.
Sin embargo, en oriente, el régimen romano y sus
tradiciones sobreviviron a la crisis del siglo V y en
el siglo VI experimentó una breve recuperación durante
el reinado de Justiniano (527-565 d.C.). El emperador
intentó incluso reconquistar algunas regiones del
imperio de occidente que habían caído en manos de los
bárbaros y logró recuperar el norte de África y la
mayor parte de Italia. Sin embargo, estas victorias
fueron solo pasajeras y los efectos de la tensión que
estas aventuras militares provocaron en el imperio
oriental, opacaron los últimos años de su reinado.
Sus sucesores tuvieron que enfrentar otra serie de
crisis, como la ocupación de las provincias de los
Balcanes por los ávaros, los asaltos de los sasánidas
y el imparable avance del Islam. Sin embargo, pese a
haber sido despojado de todas sus provincias
orientales, el Imperio bizantino sobrevivió contra
toda adversidad otros mil años más, hasta que los
turcos conquistaron Constantinopla en el año 1.453.
Dos siglos después del derrumbe del Imperio de
Occidente, la monarquía bizantina conservaba las
instituciones romanas el latín en las cortes. A pesar
de que el griego reemplazó al latín y que la
adminstración política estuvo menos concentrada, el
imperio oriental compiló los dos grandes monumentos
del derecho romano: los códigos de Teodosio y de
Justiniano. El Oriente también conservó y transmitió
al mundo moderno el legado del mundo antiguo. Incluso
en Occidente, muchas tradiciones romanas
sobrevivieron, principalmente a través de la iglesia
cristiana. Desde Nerón en el siglo I d.C. hasta
Diocleciano, a fines del siglo III, los emperadores
romanos habían perseguido, en forma intermitente, la
nueva fe. Sin embargo, el cristianismos comenzó a
extenderse, y durante el reinado de Constantino
(312-137), en un extraordinario vuelco de la política
imperial, se transformó en la religión oficial del
mundo romano. Los templos de los antiguos dioses
fueron cerrados o convertidos en iglesias cristianas,
se construyeron basílicas en las ciudades del imperio
y la nueva religión pronto llegó hasta los bárbaros,
más allá de las fronteras imperiales. La iglesia
cristiana copió incluso las estructuras del imperio
romano en su organización. Las diócesis reflejaban
las divisiones administrativas de Diocleciano; los
obispos que tenían su sede en las principales ciudades
se reunían en sínodo en las capitales provinciales y a
los prelados de los grandes centros metropolitanos se
los otorgaba una dignidad especial. Roma, la sede
episcopal de San Pedro, tenía presedencia en
"dignidad" pero no en "autoridad", y sus obispos
compartían el rango y el poder con los de Antioquía y
Alejandría, a los que luego se les sumaron los de
Constantinopla (381) y Jerusalén (451). Hasta fines
del siglo IV no se encontraron claras expresiones de
primacía papal.
Cuando el poder centralizado del imperio de occidente
quedó destruido, fueron los jefes de la Iglesia, los
obispos, quienes se transormaron en las figuras de la
sociedad. El destino de la ciudad de Roma era ser un
gran centro cristiano y, ya en la época de
Constantino, comenzaron a construirse magníficas
iglesias.
Durante toda la Edad Media y más tarde aún, ya erigida
como sede papal, Roma conservó parte de su antigua
importancia, pero su población disminuyó
considerablemente. Sólo era una modesta ciudad con
unas pocas decenas de miles de habitantes cuando fue
elegida capital de la Italia unificada en 1.870.

_________________________________________________________