Crisis estructural del capitalismo actual y revolución Bolivariana

Historia contemporánea. Economía. Imperialismo. Insurgencia de Hugo Chávez. Crisis

  • Enviado por: Rodolfo
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 16 páginas
publicidad
publicidad

COLECTIVO SOCIAL

JOSÉ NATIVIDAD BRUZUAL

MATURIN ESTADO MONAGAS

CRISIS ESTRUCTURAL

DEL CAPITALISMO Y LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA

MATURÍN, JUNIO DE 2011

INDICE GENERAL

INTRODUCCIÓN

1

1.- El imperialismo se ocupa en el Medio Oriente, Asia, África y Europa.

4

2.- La insurgencia de un líder llamado Hugo Chávez en el contexto de la crisis política del capitalismo latinoamericano mundial

8

3.- ¿Qué hace el capitalismo para frenar la crisis desde la perspectiva política en la región latinoamericana.

14

Conclusiones

20

Bibliografía

21

INTRODUCCIÓN

La historiografía desarrollada en el ámbito de las Ciencias Sociales ha venido mostrando algunas ideas y trabajos que dan cuenta de los primeros síntomas de la crisis estructural del capitalismo a escala mundial. Ciertamente que los estudiosos y analistas del capitalismo han venido sosteniendo que este modelo ha venido presentando síntomas de debilitamiento, pero que las mismas condiciones y sistemas internos que logró desarrollar, permitió la recuperación del mismo. Algunos estudiosos precisan la década de los años setenta (70) como una de las primeras manifestaciones de la crisis estructural del capitalismo.

Nuevamente a comienzos del año 2011, se vuelve a escuchar la frase que el capitalismo está en crisis y, que esta a punto de reventar la gran burbuja que lo mantiene. Y es que ciertamente, en los Estados Unidos, que supone el corazón mismo del Capitalismo un hecho evidente reabre los comentarios de la crisis que atraviesa ese modelo. La quiebra de los bancos más importantes de este país hizo que se encendieran las alarmas mundiales. Tuvo el gobierno norteamericano que desembolsar gran cantidades de dinero para reflotar a la banca comercial norteamericana y salvar al sistema, no importando que cientos de miles de familias norteamericanas perdieran sus ahorros, casas y se vieran de la noche a la mañana en las calles, durmiendo en los carros, en carpas y en sitios como estacionamientos.

Se puede decir que la crisis estructural del capitalismo mundial de final del siglo XX, cuyos primeros síntomas se expresaron al iniciarse la década de los ´70, dio lugar a un proceso de reestructuración del sistema dominante en diferentes vertientes: en sus bases técnicas y científica, en su ideología, en sus formas gerenciales, en su organización, en las relaciones centro-periferia y en sus niveles de transnacionalización o internacionalización.

Desde la perspectiva de importantes analistas del capitalismo, al parecer se trató de otra crisis de sobreproducción, acompañada de una significativa reducción de las ganancias de los grandes consorcios, de perspectivas de agotamiento de las fuentes propias de energía, minerales estratégicos, agua, biodiversidad; extensión del desempleo, grandes flujos migratorios procedentes de los países del Sur y otros síntomas alarmantes.

Para entender la crisis del capitalismo los llamados grandes centros de poder (países altamente industrializados) del imperialismo al parecer se propusieron: a)Introducir cambios trascendentes en el patrón de acumulación tecno-científica, en los sistemas organizativos y mecanismos gerenciales, procurando aumentar la productividad y fortalecer la capacidad especulativa del capital financiero a través de la incorporación en gran escala de la micro-electrónica, la cibernética, la robótica y las demás tecnologías de punta, b)Apropiarse de los mercados nacionales de los países de desarrollo medio y bajo por la vía de las áreas de libre comercio, c)Incrementar su poder empresarial transnacional altamente concentrado por la vía de las privatizaciones de las empresas públicas de bienes y servicios, y de los recursos naturales de mayor valor, d)Eliminar progresivamente las conquistas y beneficios sociales de los (as) trabajadores(as) y los pueblos en materia políticas salariales, contratación colectiva, seguridad social, deportes, viviendas, salud, educación, diversión, transporte, protección de la niñez y la ancianidad…Atacar, en consecuencia, toda expresión de justicia en la distribución del ingreso, en las relaciones de propiedad, en el papel benefactor, protector o redistribuidor del Estado y en su condición de defensor de los intereses nacionales. .

En definitiva se puede decir que en el desarrollo que se plantea llevar adelante en este trabajo monográfico exigido como actividad en la asignatura de Pensamiento Político latinoamericano, plantea reflexionar acerca de lo que en los últimos meses se ha estado llamando como crisis del capitalismo y sobre el cual las autoras precisan de algunas consideraciones puntuales, en el sentido que se pretende vincular la insurgencia de Revolución Bolivariana como expresión precisamente de la crisis que vive el capitalismo.

Desde la perspectiva del desarrollo de la presente monografía se plantean desarrollar tres aspectos denominados como: a) El imperialismo se ocupa en el medio oriente, Asia y África, b) La insurgencia de un líder llamado Hugo Chávez en el contexto del capitalismo latinoamericano y su crisis estructural, c) Qué hace el capitalismo para frenar la crisis desde la perspectiva política en la región latinoamericana. Conclusiones y Bibliografía.

PARTE I

1.- El imperialismo se ocupa en el Medio Oriente, Asia, África y Europa Oriental

Algunos analistas como Default, Hamilton, Macline y fundamentalmente han venido denunciando que ya el capitalismo ha entrado desde 1973 en una crisis estructural, existencial, de allí que se haya hecho por demás de evidente las diferentes empresas que ha estado llevando adelante el principal país capitalista del mundo -EE.UU) en procura de reflotar su proyecto histórico. Ya es una realidad que las reservas petroleras norteamericanas apenas si le alcanzan para uno 10 años. Y es que las mismas no soportan el nivel de consumo de este país, es decir 20 millones de barriles diarios cuando su capacidad de producción diaria apenas alcanza unos 6 millones de barriles diarios.

En este sentido se puede decir que Norteamérica tiene que valerse de los países exportadores de petróleo del Medio Oriente y de Venezuela para poder suplir la diferencia de 14 millones de barriles, además de ello presentan problemas con las reservas de agua dulce y la biodiversidad, además de ello, debe indicarse que producto del consumo exagerado su medio ambiente está altamente contaminado, viéndose en la necesidad de tener que negociar la posibilidad de sacar de su territorio las plantas contaminantes y llevarlas a otros países bajo el engaño del impulso del desarrollo y la generación de empleo.

Murria, (2008) señala que:

Frente a la crisis interna del capitalismo norteamericano, al mismo no le queda otra cosa que inventarse una guerra, que permita de alguna manera hacerse del petróleo que requiere su sistema derrochador de desarrollo. Por ello la Guerra de Irak, cuya excusa fue la de existencia de armas químicas por parte de Sadam Husein. (p. 12)”

Lo planteado en la cita anterior se relaciona con la situación denunciada por Noam Chomsky, uno de los más cuestionadores del capitalismo desde la entrañas del mismo monstruo, como lo diría el apóstol de la independencia cubana, José Martí A propósito de la crítica de Chomsky (2008) sobre el capitalismo este sostiene que:

Norteamérica desde la década de los 70 comienza a sentir los embates de su ilógico e insensato modelo de desarrollo. Ya saben que las reservas de petróleo no soportarán los 20 millones de barriles diarios que consumen, por ello han venido planificando las invasiones planificadas de territorios ricos en petróleo. De allí las invasiones a Irak, Afganistán y ahora recientemente de Libia y en curso las situaciones de Irán y Venezuela. (p. 27)

Tal y como se plantea en la cita anterior, ciertamente Norteamérica ha estado sintiendo de manera preocupante los embates propios de un modelo de consumo inhumano, teniendo que traer la energía para atender sus demandas desde los países que ellos mismos han condenado a explotar los recursos y materias que el primer mundo necesita para su desarrollo y fundamentalmente los estados Unidos de Norteamérica. Por ello las constantes intervenciones de los Estados Unidos de manera directa en regiones y países que poseen mucho, petróleo, gas o agua, por que este último recurso ha comenzado presentar problemas de contaminación y escasos en otros casos. Por ello el reflotamiento de la llamada IV Flota, que ha sido desempolvada y puesto a patrullar las aguas del mar Caribe.

El primer gran desembarco a propósito de mencionarse esta flota lo acaban de hacer a finales del 2010 en Costa Rica a propósito de la confrontación verbal que tienen Costa Rica y Nicaragua por unos trabajos que hace Nicaragua en uno de los ríos que comparten estos países en sus fronteras y donde los estados Unidos a manera de intimidar a Nicaragua acaba de desembarca en territorio Costarricense con la autorización del gobierno de ese país con una superflota nunca antes vista en territorio latinoamericano y mucho menos surcando las aguas del Mar Caribe. Para muchos estudiosos de la situación política de América Latina, este acto de reflotaje de la llamada IV Flota Norteamericana tiene que ver mucho con la situación vivida en el plano político, donde muchos gobiernos se han revelado a la dictadura tutorial norteamericana y han logrado establecer gobiernos fundamentalmente anti imperialistas, nacionalistas y de tendencia socialista, lo cual compromete para los norteamericanos, los intereses económicos que estos tienen en América Latina.

Pero esta presencia militar en América latina, debe decirse que es posterior a las intervenciones que han estado desarrollando los norteamericanos en el Medio oriente, donde precisamente por presentar los problemas energéticos propios de un país consumista de todo, no tiene posibilidades propias para atender y satisfacer sus demandas internas, donde como ya se ha dicho, Norteamérica consume para el 2011 la cantidad de 20 millones de barriles de petróleo al día, lo cual debe atenderlo con petróleo comprado a sus principales proveedores, los más importantes localizados en el Medio Oriente (Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Irak, Egipto). Como quiera que sea que el Medio Oriente ha sido una región altamente difícil para el intervencionismo norteamericano, por los niveles de resistencia desarrollado por los pueblos, las condiciones sociales y políticas en los últimos años se han complicado para los gobiernos locales, teniendo los Estados Unidos de Norteamérica que hacer más presencia militar en la zona, cuidándose mucho en un principio de intervenir de manera directa, pero que esta situación se va a romper con la invasión a Irak y posteriormente a Afganistán en territorio asiático y ahora más recientemente con la intervención en Libia en continente africano. Todo ello precisamente por la idea de controlar el petróleo y el gas que poseen estos países y que los necesitan principalmente los EE.UU. para poder seguir manteniendo un ritmo de vida que ya el mundo ha denunciado.

Precisamente esta situación de intervensionismo de los Estados Unidos en el resto del mundo, para investigadores como Hamilton, (2009) “…son los responsables del descuido de Norteamérica por su patio trasero (América Latina) y la aparición de liderazgos emergentes antiimperialistas, nacionalistas y socialistas” (p. 45). Ciertamente esta aseveración de este importante investigador norteamericano pudiera tener algo de certeza, pero deja de lado un hecho altamente sustantivo que hay que agregar para entender los sucesos políticos por lo menos que han ocurrido en el territorio latinonaomericano y es que el capitalismo pasa en la actualidad por una seria crisis de sus estructuras, de sus paradigmas de sus instituciones. Hay evidentemente un alto cuestionamiento de los pueblos hacia este modelo político, único responsable de la crisis del global que vive el planeta en la actualidad.

Llama la atención el hecho y hay que preguntarse, dónde estaba Norteamérica cuando América latina comenzó a despertar, cuando en Venezuela, el pueblo decidió echar su suerte eligiendo a Hugo Chávez como su presidente de la república. La respuesta debería se una sola, estaba montando conspiraciones, invasiones, asesinatos de presidentes en países que poseen petróleo y gas. Pero también se ha estado ocupando de la situación de la Europa Oriental que estaba bajo la influencia del imperialismo ruso.

Allí fundamentalmente el imperialismo norteamericana estaba metido hasta los huesos después de la Segunda Guerra Mundial, cuando el mundo quedo dividido en dos partes. Una proclive al capitalismo norteamericano y el otro al imperialismo ruso. Norteamérica como todos saben nunca dejó ni por un instante de medrar, conspirar, espiar a los países mal llamados de la cortina de hierro, como una expresión descalificadora del modelo socialista. Y los resultados al final fueron favorables a la propuesta norteamericana, en el sentido que logra derrotar al modelo socialista instaurado en Europa Oriental desde 1917 con el triunfo de la Revolución Rusa.

El descarrilamiento del modelo socialista de Europa Oriental puede decirse que tuvo dos situaciones generadoras. La primera indudablemente el trabajo desarrollado por la contrainteligencia norteamericana y sus aliados de Europa Occidental, el trabajo de las embajadas norteamericanas, el apoyo y respaldo logístico hacia los disidentes internos y los trabajos de desestabilización llevados adelante con mucho éxito. El otro elemento la excesiva burocratización y el progresivo aislamiento de los dirigentes con respecto al pueblo. Todo ello conllevo al debilitamiento del sistema, el deterioro de los servicios fundamentales y en consecuencia el decaimiento y desencanto por la propuesta socialista.

Posterior a la caída de la URSS, Norteamérica se entregó con todo a la construcción de plataformas de liderazgo entre los ex - países de la URSS, y ello requirió como ya se ha dicho en otras oportunidades del mayor esfuerzo y concentración del imperialismo norteamericano para lograr los objetivos trazados en función de eliminar del todo la semilla del socialismo en estos territorios recién liberados. Más sin embargo de be decirse que Norteamérica no las ha tenido todas consigo, en el sentido que ciertamente al principio su presencia fue recibida con regocijo en esta región, pero al parecer la propuesta del capitalismo como modelo no ha caminado del todo bien, porque muchos de los países con el fortalecimiento de Rusia liderada en ese primer momento tras la caída de la URSS por Vladimir Putin quien si bien es cierto no ha levantado las banderas del socialismo, ha mostrado una postura nacionalista y fundamentalmente antiimperialista y norteamericana. Desde esta perspectiva se puede decir que Rusia ha logrado levantarse nuevamente con una fuerza política que ha logrado rodear a su alrededor a la gran mayoría de las antiguas repúblicas de la URSS, eso si respetando sus gobiernos y sus autonomías.

Esa realidad indudablemente que logro en gran medida que los Estados Unidos de Norteamérica volvieron los ojos casi por completo hacia esta región de la Europa Oriental por eso del gran mercado que supone para sus productos, al mismo tiempo por las grandes riquezas en petróleo y gas, al mismo tiempo ha ocurrido que esté aun Norteamérica hasta las rodillas metida en el Medio Oriente y Asia y ha respondido con lentitud pero con mucha inteligencia sagacidad frente a esta nueva realidad latinoamericana, que se ha planteado alcanzar su autonomía, independencia y libertad y que al parecer se niega a retroceder en sus intenciones.

2.- La insurgencia de un líder llamado Hugo Chávez en el contexto de la crisis política del capitalismo latinoamericano y mundial

Cómo y por qué aparece Hugo Chávez en el escenario político venezolano? Acaso aparece por lo del Golpe de Estado del 4-F. Al respecto plantea Andara, (2006) que:

Hugo Chávez antes del 4-F ya tenía vida propia. Existía en los cuarteles con una conducta altamente cuestionada y seguida muy de cerca por el alto mando militar, quien le acusaba de estar en conspiración contra el Gobierno de Caros Andrés Pérez. (p. 34).

De lo planteado en la cita anterior debe destacarse que ciertamente Hugo Chávez antes del 4F logró desarrollar una personalidad única, inconfundible. Identificada con lo patrio y fundamentalmente con las ideas libertarias de Simón Bolívar. De allí su participación activa en todos los eventos relacionados con las fiestas patrias, festivales culturales dentro de las Fuerzas Armadas. De alguna manera esta actividad logró que Hugo Chávez se identifique al mismo tiempo con otros militares de esa misma corriente de pensamiento. El 4f tal y como lo plantea Sifontes, (2000) que: “El 4f supuso para Hugo Chávez la presentación de su propuesta político militar para la otra Venezuela. Aquella inspirada en los más nobles ideales de Simón Bolívar y el resto de los libertadores de Venezuela”. (p. 3). La cita anterior desarrollada por el autor antes citado pone en evidencia de la existencia de Hugo Chávez, con una vida bien específica en el seno de los cuarteles, pero también con una profunda relación con la población civil vinculada con las luchas populares y revolucionarias.

Señala Blanco Muñoz (2003) en Habla El Comandante que:

Ya el comandante Chávez venía reuniéndose con grupos políticos revolucionarios en toda Venezuela, fundamentalmente con los de la Universidad de Los Andes (Ruptura), Alfredo Maneiro de La Causa R, el flaco Prada (Tercer Camino), Carlos Betancourt. Las conversaciones giraban a la posibilidad del levantamiento en armas de los jóvenes militares que él liderizaba. Pero que por circunstancias operativas y de seguridad pronto se dieron por canceladas. (p. 34)

Como puede apreciarse en la cita anterior de Agustín Blanco Muñoz Hugo Chávez había puesto su proyecto de Golpe de Estado en marcha, simplemente que debido a las circunstancias políticas del país, se vieron en la necesidad de adelantarlo con los resultados ya conocidos por todos. Ello pone en evidencia que Hugo Chávez no era ningún desconocido para muchos de los políticos tradicionales de la izquierda venezolana. Simplemente que las circunstancias no permitieron que lo planeado se desenvolviera en función a las expectativas y análisis creados.

Las circunstancias en las cuales el comandante Hugo Chávez se ve en la obligación de aparecer denotaban de alguna manera una situación irregular en el panorama del capitalismo latinoamericano. Se trataba de la insurgencia de un grupo de militares nacionalistas de tendencia de pensamiento izquierdista. Ello revelaba la idea de que algo podría estar pasando en América Latina, por cuanto Venezuela era el modelo de democracia a seguir por el resto de los países. Una democracia que a lo largo de más de 4º años había cumplido con las exigencias pautadas para ella por los llamados centros de poder, y fundamentalmente de los Estados Unidos de Norte América amo absoluto de Latinoamérica, tal cual lo planteaba en la Doctrina Monroe y el planteamiento de América para los americanos y la visión integral que colocan a América Latina como su patio trasero, donde perfectamente podía intervenir a discreción y sin ningún tipo de problemas por cuanto los gobiernos que funcionaban allí, lo hacían con la venia del imperio y las directrices puntuales y específicas programadas y puestas en práctica por la Casa Blanca y las trasnacionales existentes en cada uno de los países latinoamericanos.

De hecho el levantamiento de Hugo Chávez, los agarró por sorpresa. Y delineaba una seria crisis en la institucionalidad de la democracia venezolana y un quiebre en los organismos de inteligencia venezolanos y norteamericanos que hacían internamente en Venezuela, por cuanto no evidenciaron las pretensiones de este grupo de jóvenes militares, al extremo que permitieron que el golpe se desarrollara con todas las limitaciones que supuso y así lo evidenciaron los resultados. Algunos analistas han considerado que este golpe de estado ya estaba develado y que los cuerpos de inteligencia como el DIM y la DISIP lo habían dejado correr para precisar a todos los involucrados en el mismo. Pero los resultados fueron otros. La realidad era otra. El mismo Ochoa Antich, Ministro de la defensa del Gobierno de Pérez para la época demostró no poseer mucha información al respecto. Y las actuaciones del Ministerio de la Defensa fueron torpes. También se ha desarrollado la idea de que el gobierno estaba al tanto del golpe y que lo dejaron correr para oxigenarse por cuanto realmente éste estaba debilitado y la popularidad no era buena en el seno de la gente y que se esperaban levantamientos parecidos a los del Caracazo.

La historia se ha encargado de desmontar el tinglado de información que se ha montado sobre la realidad venezolana del año 92 y que permitieron que Hugo Chávez apareciera en el panorama político venezolano, no solamente con la intentona de golpe de estado, sino por lo que sería posteriormente su mayor fortaleza “Por Ahora no hemos alcanzado el poder. Ustedes por allá lo hicieron muy bien. Depongan las armas. Vendrán nuevas oportunidades”. A partir de este mensaje corto del Comandante Hugo Chávez la popularidad de este joven militar crecería no como la espuma de cerveza que pronto se desvanece, sino que se levantaría con la fuerza y la contundencia de los personajes que se quedan en la memoria de los caminos y de los pueblos.

Desde la cárcel Hugo Chávez recibía visitas de toda Venezuela, de los sectores fundamentalmente populares, de los patriotas y revolucionarios de izquierda que a pesar de habían sido derrotados militarmente en la década de los años 60 y de que el proyecto socialista liderado por la URSS había caído en 1992 con la implementación por parte de Mijaíl Gorbachov, último presidente del Soviético mediante la implementación del Glasnost y la Perestroika, aquí en Venezuela, un militar de un pueblo llamado Barinas estaba levantando las ideas de libertad olvidadas hace mucho tiempo.

Ello llamó la atención del mundo. Porque tiempo después en 1994 con la salida del Comandante Chávez se puso en evidencia que ciertamente el capitalismo estaba en crisis y seriamente en crisis por cuanto su principal modelo de democracia en el continente y el mundo sería derrotado en elecciones convocadas por el mismo sistema, por sus instituciones, bajo las reglas impuestas por ellos y con los múltiples obstáculos y trampas delineadas para impedir la contundente victoria de Hugo Chávez en las elecciones de 1999 que darían al traste con más de 50 años de falsa democracia, de toda la institucionalidad, de los partidos tradicionales, de la CTV, de FEDECAMARAS y fundamentalmente de las trasnacionales petroleras que hacían vida en Venezuela, de la Embajada Norteamericana y todos sus aliados europeos y latinoamericanos.

A partir de 1999 el comandante Hugo Chávez logra sembrar y levantar los ánimos de la población venezolana, triunfando de manera repetidas en todos los procesos legitimatorios de la democracia pautada en la Constitución de 1999 que la definió como participativa y protagónica, reconociendo y visibilizando a los eternamente excluidos, olvidados, convirtiendo a los sujetos en individuos y levantándole al pueblo en general las esperanzas de que otro mundo, otra Venezuela es posible. Ese hecho lo catapulta a nivel mundial, continental, latinoamericano. Un elemento importante de destacar y que presente Brito García (2008) es que:

Cuando muchos a escala planetaria habían decretado la muerte del socialismo, cuando muchos que históricamente habían levantado las banderas del socialismo y ahora se apartaban. Ahora Hugo Chávez levantaba las ideas y reivindicaba el pensamiento el socialista y ratificaba que era la única alternativa frente al capitalismo. (p. 32)

Ciertamente como lo plantea Brito Figueroa en la cita anterior debe destacarse que el prestigio y liderazgo mundial del Comandante Hugo Chávez ha permitido que a escala mundial y fundamentalmente de latinoamericana las ideas del socialismo en la forma de Socialismo del Siglo XXI permitan que nuevos liderazgos asociados a estas ideas de transformación y cambio revolucionario aparezcan en los escenarios. Al mismo tiempo que se han estado identificando con las ideas históricas de la revolución, cubana, sandinista y la bolivariana y colocándose al lado de las ideas de los libertadores latinoamericanos y fundamentalmente al lado del pueblo olvidado.

De allí los importantes triunfos que ha logrado el pueblo y las derrotas sufridas por el capitalismo, las trasnacionales, la casa blanca, las élites y las oligarquías nacionales. Líderes como Rafael Correa, Evo Morales, José Manuel Zelaya, quien es importante de destacar porque aunque no siendo revolucionario ni de pensamiento avanzado, lograr dar un salto adelante asumiendo como de pensamiento de avanzada y reivindicando las ideas de los libertadores y del socialismo. Ese hecho le valió el golpe de Estado que logró sacarlo del poder, pero que lo ha logrado consolidar como un líder en su país, Daniel Ortega en alianza con Cuba y Venezuela han conformado un gran bloque, no solamente para resolver la situación de sus mercados, del comercio, el petróleo, sino también para resolver los problemas de orden político ideológicos preexistentes en la región y que son los grandes responsables de la situación de atraso y dominación que caracteriza a la América Latina toda y que tiene como principal responsable al imperialismo norteamericano.

Es importante destacar que estos países que se han declarado como revolucionarios, socialistas y antiimperialistas, también existen en la región gobiernos que con menos beligerancia y menor confrontación contra el imperialismo norteamericano, han estado impulsando la unidad latinoamericana y acercando a los pueblos tales como son los casos de Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil, Panamá en tiempos de Martín Torrijos y muchos de los países que conformar el CARICOM, la comunidad de caribe de los cuales ya muchos conforman o forman parte del ALBA y de las políticas petroleras impulsadas por Venezuela y que de alguna manera se han estado enfrentando a las políticas de Norteamérica de amedrentamiento. Esa realidad se debe fundamentalmente al liderazgo que actualmente el Comandante Hugo Chávez en Latinoamérica y eso indudablemente ha generado todos los ataques del imperialismo norteamericano y todos sus aliados a nivel mundial. Ese hecho es tan real que Sifontes, (2011) plantea lo siguiente:

El capitalismo mundial en su campaña por desprestigiar a Hugo Chávez y frenar el avance de su liderazgo y el de los pueblos, somete a todos los candidatos progresistas, revolucionarios, socialistas al más de los profundos y canallas escarnio cuando intenta estigmatizarlos y vincularlos con el Presidente Hugo Chávez, a quien acusan en sus medios mundiales de tirano, sátrapa, violador de los derechos humanos, golpista, comunista y come niño. Todos los candidatos han sentido la campaña mediática, muchos de ellos hasta perdiendo las elecciones precisamente por la fuerza y contundente campaña contra Chávez y que el pueblo desinformado de América latina se ha creído y que como cosa curiosa la clase media es a que más ha caído en la trampa mediática, porque el pueblo pobre se ha casado con las ideas de trasformación y cambio revolucionario. En las elecciones pasadas de Bolivia y las de Perú Oyanta Humala pierde las elecciones porque la campaña contra Chávez fue feroz, al extremo de lograr que la clase media se asustara de tantas barbaridades dichas contra el comandante y que de ganar Humala aplicaría en el Perú. (p. 23).

3.- ¿Qué hace el capitalismo para frenar la crisis desde la perspectiva política en la región latinoamericana?

Si algo tiene el capitalismo claro es que tiene que defender como sea la región que asume como de ella. Quizás hayan cometido un error al permitir que Hugo Chávez saliera de la cárcel. Para muchos analistas de la derecha mundial, la idea era que Chávez no podía salir nunca de la cárcel. Pero al parecer, la derecha mundial y el imperialismo mundial como que no tenía la conciencia de que realmente estaba en crisis su modelo. Porque realmente Hugo Chávez ha sido su dolor de cabeza más grande. Incluso mucho mayor que Fidel Castro con toda la estatura política e histórica del gran comandante de la revolución cubana y de la sierra maestra. Pero un hecho es cierto las circunstancias históricas no son las mismas ni tampoco los pueblos son iguales.

Tras la caída de la democracia venezolana, rápidamente el imperio actuó. Con un ligero error. Pensar que Hugo Chávez podía ser domesticado y que sería igual que mucho de los militares corruptos que han llegado al poder en América Latina. “Al parecer este comandante está hecho de otro material de otro barro”, tal como lo dice Sifontes (2008). El imperio para frenar el liderazgo de Hugo Chávez ha desempolvado todas las tácticas y estrategias habidas y por haber. Aplicadas por ellos y sus gobiernos desestabilizadores en todo el planeta. El imperio de algo está seguro y es que hay que detener a Hugo Chávez. Por ello el golpe de estado del 2002, una especie de réplica del que le aplicaron al Presidente Eterno Salvador Allende, el paro petrolero, el paro empresarial, las guarimbas sistemáticas que permanente se ejecutan en el país que nunca han dejado de ser aplicadas por la oposición venezolana y con un apoyo irrestricto del imperialismo norteamericano y todas las instituciones del gobierno ahora de Obama.

En primer término debe destacarse que el imperialismo lo principal que ha hecho es ensamblar toda una campaña mediática de orden mundial para desacreditar al Comandante Hugo Chávez ante la opinión mundial Para ello se han valido de todos los medios de comunicación aliados a sus planteamientos y que están en manos de las derechas más reaccionarias, que ven con profunda preocupación que con estos nuevos gobierno revolucionarios, nacionalistas y socialistas sus prebendas se agotan, y sus privilegios son confrontados seriamente, aplicándole las leyes y desmontándole la falsa verdad de que son intocables, de que están por encima de las leyes y del estado. Sobre esa base es que han montado o armado todo un andamiaje para enfrentar a Hugo Chávez.

Han acuñado que hay que derrotar al líder no a los discípulos. Es decir es importante derrotar a Evo Morales, Daniel Ortega, Rafael Correa, pero más importante e insoslayable es derrotar a Hugo Chávez y posterior a ello garantizar que no se pueda levantar más, por ello se prepara a la opinión pública mundial de que Hugo Chávez es un dictador, una violador de los derechos humanos, un corrupto, que apoya al terrorismo mundial, que apoya al narcotráfico y que su estado es un estado forajido al margen de las leyes. Por ello, el empeño de vincularlo a gobiernos estigmatizados por el imperialismo norteamericano como terroristas como Irán, Libia, Siria, Cuba, Corea del Norte. La idea es una sola, derrotado Chávez acusarlo ante los organismos internacionales como un criminal de guerra, sancionarlo y condenarlo al ostracismo, al olvido y de esta manera estaría acabando con el germen que más daño le ha hecho al imperialismo norteamericano desde finales del siglo XX y se ha mantenido en lo que va del siglo XXI.

Por otra parte, el imperialismo en territorio latinoamericano ha estado desarrollando políticas de financiamiento a los movimientos, grupos políticos, grupos juveniles, periodistas y otros gremios para que desarrollen actividades desestabilizadoras, que hagan calentar las calles como ellos mismos lo refieren. Hay evidencias de la presencia del gobierno norteamericano y las instituciones creadas para intervenir desde la perspectiva política, cultural social y deportiva. Ya en el 2002 justamente en tiempos cuando se estaba fraguando el golpe el embajador norteamericano Bromfil, llevaba adelante una fuerte y rigurosa actividad por toda Venezuela haciendo donaciones de materiales deportivos a comunidades, a sectores populares, previamente evaluados que podían ser altamente influenciados por los planteamientos políticos contra el gobierno de Hugo Chávez, que es de señalar no lo hacían abiertamente, sino de manera solapada, con los grupos de personas que estaban seleccionadas para que liderizaran en dichas comunidades las acciones en contra del gobierno.

Al respecto de esta situación señala Sifontes, (2009):

Las actividades de mayor actividad conspirativa, desestabilizadoras y guarimberas las desarrollaba la oposición precisamente en las ciudades dominadas por ellos. Es decir donde controlaban las gobernaciones y en las ciudades donde dominaban las Alcaldía, ya que contaban con los cuerpos de seguridad del Estado que estaban de manera incondicional a sus servicios. Esa situación se evidenció posteriormente en el 2002 cuando el golpe de Estado contra Chávez que la policía jugó papel importante en los hechos desarrollados ese día. Por ejemplo la Policía metropolitana en caracas fue el motor que de alguna manera garantizaría el desarrollo del golpe cuando servía de colchón a los golpistas en el desarrollo de sus actividades. Las pretensiones de la oposición de llegar hasta Miraflores, estaría garantizada por la Policía Metropolitana al abrir el camino a los golpistas a plomo limpio contra quienes defendían Miraflores. Tal como ocurrió en Puente Llaguno, donde se evidenciaba en las tomas de la televisión como la metropolitana con francotiradores y policías portando armamento de guerra intentaba llegar hasta Miraflores. (p. 12).

Ciertamente, tal como lo evidencia la cita anterior, la actividad donde hubo mayor conspiración se centró en los estados que la oposición controla, fundamentalmente sus gobernaciones y alcaldías principales. Y en la práctica estados como Táchira, Carabobo, Miranda, Lara, Zulia y Nueva Esparta por lo general son los que desarrollan mayor cantidad de actividades contra el gobierno nacional. Y ello es una instrucción bien pensada por el imperialismo norteamericano, quien dirige a la oposición en Venezuela desde la sede de la embajada norteamericana. Las informaciones develadas por el sitio Web Wikileep han puesto en evidencia la actividad conspirativa de las embajadas norteamericanas en territorio norteamericana y ello obedece a que eso es una política facturada desde la casa blanca, la CIA y sus asesores para tratar de desestabilizar los gobiernos contrarios a los intereses norteamericanos y que constantemente están declarando a favor de la unidad latinoamericana, del derecho a la autodeterminación de los pueblos, la libertad y en contra del capitalismo norteamericano como principal responsable de la crisis de Latinoamérica y el Caribe.

En Venezuela como ya se ha mencionada en párrafos anteriores hay que destacar que el imperialismo norteamericano no ha dejado de trabajar para derrocar al Comandante Hugo Chávez. De allí el golpe de estado, el paro petrolero, el paro general, las guarimbas, las constantes manifestaciones violentas, la compra de conciencias de la oposición cuando los contrata y les paga mucho dinero para llevar adelante acciones que ayuden a bajar los niveles de popularidad de la gestión de Hugo Chávez y la credibilidad ante el pueblo y sectores de la clase media que cada día se acercan a esta gestión socialista y revolucionaria.

Además de las acciones anteriormente señaladas, hay que indicar que el imperialismo ha diseñado una campaña mundial de invisibilización de la gestión gubernamental del gobierno de Hugo Chávez. Internamente la situación es idéntica porque el patrón de conducta de los medios de comunicación nacional sigue los trazos delineados por el imperialismo norteamericano, no difundir noticias, logros, éxitos del gobierno de Hugo Chávez, por el contrario lo único que tiene acceso en la pantalla de la televisión, las páginas de los periódicos, la publicidad, el cine son las noticias negativas. Los medios se han dedicado estigmatizar al gobierno, nunca han dejado de conspirar. Para nadie es un secreto que en la práctica los medios de comunicación social, bien sea escritos o hablados han asumido roles de partido político. De hecho el golpe de estado del 2002 fue fundamentalmente mediático. Ellos crearon las condiciones para que ello ocurriera, crearon toda una realidad paralela, falsa, que hizo ver a muchas personas que este gobierno era un caos y que había que salir de Hugo Chávez.

Un ejemplo claro de esta situación es que 9 años después miles de personas en Venezuela y el mundo piensan que realmente la situación ocurrida en Puente Llaguno es cierta y, que el material mostrado por los medios de comunicación, donde salían disparando militantes de la revolución, lo hacían en contra de la marcha y que esta venía subiendo por la avenida Baralt, inclusive en su momento mucha gente del gobierno, de la revolución llego a creer lo que estaban promocionando en las pantallas de la televisión venezolana privada y mundial.

Finalmente que los esfuerzos por desprestigiar, estigmatizar, opacar el proceso revolucionario venezolano no ha descansado ni un solo momento. Lo ocurrido en Venezuela se ha venido desarrollando en toda la América Latina y fundamentalmente en los países donde existen y están en ejercicio de gobierno gobiernos aliados al de Hugo Chávez, es decir nacionalistas, socialistas, integracionistas, bolivarianos, socialistas y antiimperialistas. Tales son los casos de Bolivia donde la oposición que controla el sector productivo del mismo como el gas y la producción agrícola, planteo y puso en aprietos al gobierno de Evo Morales Ayma, casi al punto de sacarlo del poder al crear condiciones de inestabilidad al estarle generando situaciones separatistas en la llamada media luna boliviana, controlada por la oposición.

Igual situación ha ocurrido con el presidente Rafael Correa a quien este año pasado del 2010 la policía estadal llevó adelante un golpe de estado secuestrando al presidente de la Policía y girar instrucciones por la radio interna el asesinato del mismo. Con Nicaragua sandinista, liderizada por el comandante revolucionario Daniel Ortega Saavedra, la situación no ha sido tan fuerte, pero sin embargo desde el parlamento nacional se le ha estado haciendo una oposición sin cuartel, bloqueando decisiones fundamentales para el gobierno y desarrollando campañas mediáticas por las relaciones que Nicaragua lleva con Venezuela. La Argentina de Néstor y Cristina Kirchner, también han sentido en carne propia los embates del imperialismo y de sus aliados internos. Campañas mediáticas han sido llevada adelante por las decisiones que ha tomado el gobierno a favor del pueblo y en contra de los grandes poderes mediáticos y económicos.

En Uruguay la situación no ha sido tan dura porque sus gobiernos han sido medianamente moderados, incluso en esta nueva gestión que lidera Pepe Mújica, líder guerrillero de los montoneros, ex preso político la oposición ni el imperialismo los ha tocado porque hasta el momento no ha hecho nada que enfurezca a los sectores retrogradas del país como los empresarios, sindicalistas, dueño de los medios. La situación del presidente Lugo logró ser superada, porque contra él el 2010 se denunció una situación de golpe de estado por llevar adelante una gestión por lo menos nacionalista. El mejor ejemplo que demuestra que el imperio no está jugando, es lo sucedido contra Honduras, donde su presidente José Manuel Zelaya fue sacada a punta de balazos de la presidencia y expulsado por espacio de dos años hacia Costa Rica y posteriormente residenciado en República Dominicana.

Recientemente en este año 2011 a finales del mes Junio, se ha logrado un acuerdo de reconciliación nacional en este país solicitado por el actual presidente Porfirio Lobo, el cual solicitó la intervención de los presidentes José Manuel Santos y Hugo Chávez a los efectos de que estos mediaran ante José Manuel Zelaya. Finalmente el acuerdo se firmó por las partes y el presidente Zelaya ha regresado a su país y los cargos quien se le había imputado fueron cancelados. Más esto no significa que en este país todo sea color de rosas, porque el imperialismo no regala ni un centímetro de sus territorios, no da tregua ni descanso. Esta activando y al asecho.

Y es que el imperialismo, independientemente de quien esté al frente de la Casa Blanca, Demócratas y Republicanos tiene conciencia de continuidad administrativa por lo menos en su política exterior y tiene conciencia de que ellos son un imperio y la política o la diplomacia exterior tiene que ser la misma a los efectos de seguir manteniendo sus territorios dominados bajo su posesión.

CONCLUSIONES

Finalmente se pueden asumir las siguientes aseveraciones como conclusiones puntuales de este trabajo monográfico:

  • La situación de irrupción de nuevos liderazgos en América Latina de corte y tendencias revolucionarias y anti imperialistas como los de Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega (viejo comandante guerrillero, líder de la revolución sandinista) y Hugo Chávez estuvo relacionada con la crisis estructural que padece el capitalismo a escala planetaria.

  • Insurgen estos liderazgos mientras el imperio se centraba actividades para apoderarse del petróleo y el gas de países como Irak, Afganistán y planea campañas hostiles contra Irán, Siria, Libia a quien someten a constantes bombardeos para sacar del poder a su líder histórico Gadafi.

  • Es evidente que el capitalismo se encuentra en una situación de crisis interna al ser expresada esta a través de una situación de debacle económico y social que viven los países europeos y fundamentalmente los estados Unidos, por lo menos en este la crisis económica es seria, al extremo del cierre de bancos más importantes de dicho país que han tenido que ser reflotados y mucha gente se ha visto y se encuentra viviendo en las calles, autos, estacionamientos.

  • La aparición de Hugo Chávez ciertamente en público ocurrió el 4F, pero debe decirse que el comandante tenía una vida militante y política dentro de los cuarteles. De hecho venía siendo investigado por los cuerpos de seguridad del estado al extremo de haber sido denunciado por su conducta dentro de los cuarteles contraria a lo planteado en los manuales internos.

  • La insurgencia militar del comandante Hugo Chávez ciertamente ocurre en momentos cuando la democracia venezolana hacía agua y definitivamente y de manera descarada el gobierno de Carlos Andrés Pérez entrega al país al Fondo Monetario Internacional y las calles salieron a protestar y la respuesta que obtuvo fue la de plomo parejo por parte del ejército. Este evento fue conocido mundialmente como el Caracazo.

  • La crisis estructural del capitalismo a nivel mundial, Latinoamérica y particularmente en Venezuela se evidenciaba en el deterioro del modelo de democracia una vez que el pueblo se lanzaba a las calles y el prestigio de las instituciones y sus dirigentes caía por el suelo.

  • El imperialismo norteamericano no ha dejado nunca de activar en contra de los gobiernos progresistas. Tres eventos importantes fraguó la CIA, la Casa Blanca norteamericana, las trasnacionales y las embajadas respectivas cuando en Venezuela lograron propinar un golpe de estado contra el Presidente Hugo Chávez y las intentonas de golpe contra Evo Morales en Bolivia y contra Rafael Correa en Ecuador.

  • El imperialismo norteamericano financia en todo el mundo y fundamentalmente en Latinoamérica, su patio trasero, y el territorio donde ejerce mucha influencia y de donde se lleva toda la materia prima que le ha permitido desarrollarse a los movimientos opositores a los gobiernos progresistas y revolucionarios que se le oponen frontalmente.

  • BIBLIOGRAFIA

    .- Andara, S (2006) Un hombre llamado Hugo Chávez. Ediciones Mundo Rebelde. Caracas Venezuela.

    .- Blanco Muñoz, A (2003) Habla El Comandante. Ediciones de la biblioteca. Caracas Venezuela.

    .- Brito García, L (2008). Hugo y el Socialismo del Siglo XXI. Cantarrana Editores. Caracas Venezuela.

    . Hamilton, A (2009). El imperialismo norteamericano. Ediciones de la Biblioteca. UCV Caracas Venezuela.

    .- Chomsky, N (2008) Sobre la crisis del Capitalismo- Ultimas Noticias. 24 de junio de 2010.

    .- Murria, J (2008). La crisis del capitalismo. Anagrama Editores. Barcelona España

    .- Sifontes, R (2000) A propósito del 4F y la figura de Hugo Chávez. Trabajo Monográfico. Maturín Estado Monagas

    .- Sifontes, R (2011) La campaña mediática del imperialismo y la estigmatización de Hugo Chávez. Trabajo Monográfico. Maturín estado Monagas

    .- Sifontes, R (2008). Hugo y el imperialismo norteamericano. Trabajo Monográfico. Maturín Estado Monagas.

    .- Sifontes, R (2009). El imperialismo y su actividad desestabilizadora en Venezuela. Trabajo Monográfico. Maturín Estado Monagas.