Crisis del Siglo XIV. Revueltas populares

Historia universal. Peste negra. Flagelantes

  • Enviado por: Edurne
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

LA CRISIS DEL S.XIV

Y LAS REVUELTAS POPULARES.

1º HISTORIA. GRUPO II

HISTORIA MEDIEVAL II.

LA CRISIS DEL SIGLO XIV.

Tras la consolidación del régimen señorial en torno al siglo IX-X , el incremento del desarrollo señorial que se dio en el siglo X-XII, en el siglo XII, se va a dar un impulso del desarrollo agrario, basado en la ciudad, que es el lugar donde se centra el comercio, la economía, la artesanía... En torno al siglo XI, se va a dar la época de las grandes roturaciones, con la quema sistemática de bosques y la conquista de nuevos territorios en toda Europa.

Pero a finales del siglo XIII, una crisis agraria afectará a toda Europa en menor o mayor medida. Se dará un fuerte descenso de la producción, una pauperización de los cereales, con el paso al cultivo de legumbres y centenos, se extinguirá el patrimonio zootécnico que aumentará la despoblación agraria, con el consiguiente crecimiento de los bosques...

La peste también influyó en esta etapa de crisis, especialmente el brote de peste que afectó a prácticamente toda Europa entre 1348-1350 . La peste fue al mismo tiempo causa y consecuencia de la crisis, pues la época de malas cosechas provocó carestías alimenticias lo que debilitó a la población, pero el déficit cerealístico también produjo una fuerte subida de los precios y al no haber cereales , se produjo un aumento del paro , lo que aumentó la penosa situación de las capas más menesterosas de la sociedad, aumentando así la mortandad .

Pero lo que más afectó a la población de esta época en la que la peste(junto con la crisis) hizo estragos , fue el miedo psicológico que esta causó, como se puede apreciar en un fragmento del Decamerón de Boccaccio :

“...tomo nuevamente la palabra para hacerles observar que todas las personas que poseían un sitio fuera de la ciudad para retirarse, ellas eran tal vez las únicas que no habían aprovechado la ocasión ; que la estancia en Florencia llevaba en sí una especie de estigma desde que la corrupción, fruto del desorden general, habiase introducido en la ciudad ; y este era tan grande, que las religiosas, en menoscabo de sus votos, salían de sus conventos y se entregaban sin límite a los placeres más carnales, bajo pretexto de que lo que era conveniente a las otras mujeres debía serles permitido a ellas. ” Según esto, señoras ¿que hacemos nosotras aquí ?” , añadió con viveza. ”¿Que aguardamos ?, ¿en que pensamos ?,¿por que no somos más indolentes en conservar nuestra reputación y nuestro honor que el resto de los ciudadanos ?. ¿Nos creemos con menos méritos que los demás, o pensamos tal vez que sea nuestra naturaleza distinta y capaz de resistir al contagio ?. ¡Que error ! .Para desengañarnos, recordemos lo que hemos visto y lo que pasa todavía a nuestro lado. ¡Cuántas mujeres como nosotras, cuántos jóvenes amables, sanos y bien constituidos, han sido tristes víctimas de la epidemia !. Así pues para no experimentar la misma suerte, que tal vez dentro de dos días no estará en nuestras manos evitar, opino que, si a mal no lo tomáis, imitásemos a los que han partido o parten de la ciudad, y huyendo de la muerte y de los malos ejemplos que aquí se ven, nos retirásemos honradamente a alguna de nuestras casas de campo, para entregarnos al bullicio y los placeres, sin traspasar por esto los límites de la razón y del honor.[...]En el campo el aire es mucho más puro, más fresco ; allí aremos con abundancia cuanto es necesario en la vida. Siquiera nuestra vista no se fatigará con el continuo espectáculo de muertos y enfermos ; pues si bien los habitantes del campo no están al abrigo de la peste, el número de apestados es mucho menor en proporción.[...]Reflexionar ante todo señoras, que hasta nuestro honor nos invita a abandonar una ciudad donde reina el completo desorden, y donde no puede vivir por mas tiempo sin exponer una su vida o su reputación.”

Este miedo social se vió plasmado en un movimiento que resurgió tras la llegada de la peste de 1349, fue un movimiento de corta duración, conocido con el nombre de los Flagelantes , eran gentes que recorrían las poblaciones flagelándose mientras recitaban los salmos penitenciales y exhortaban a la conversión, se extendió por Italia, Alemania, Bohemia y Polonia. Dicho movimiento tras la peste negra y como consecuencia de su antisemitismo, fue condenado por el pontífice Clemente VI, en 1349 y definido como una superstición y como una creencia errónea. Frente a los flagelantes y a la exaltación del pietismo, Europa asistió al desencadenamiento de un vitalis explosivo de una autentica pasión por el disfrute de los bienes terrenales. Las costumbres sociales se relajaron.

Tras observar alguna pequeña muestra de este miedo social existente, no es difícil imaginar como las gentes ante situaciones precarias se unieran para llevar a cabo levantamientos , que al fin y al cabo son muestras de descontento social y creo que una consecuencia de los malos tiempos pasados.

A fame, peste, et bello libera nos, Domine.”

“ Señor, libéranos del hambre, la peste y la guerra.”

“Estas despreciables gentes robaban y lo incendiaban todo,

mataban a cuantos nobles encontraban, violaban a las damas

y a las doncellas, como perros rabiosos.”

(Froissart).

“ Muerte a los que quieren un señor.”

( Michele di Lando) .

Cuando los tejedores, bataneros y gentes de oficio vieron la ruina [del conde],

se volvieron hacia los de Gante gritando :¡Todos uno !, ¡Solidaridad de intereses,

solidaridad también en el odio y la venganza !.”

( Istore et Chronique de Flandre).

Movimiento iniciado en Perusa en 1260 por influjo de los penitentes, entre los núcleos franciscanos formados por San Antonio de Padua. Diccionario enciclopédico Salvat . vol. x.

Un impulso extremo ante la vida , dejando de lado la teología.

5

Vídeos relacionados