Crisis del antiguo régimen

Historia contemporánea. Europa del siglo XVIII. Sociedad estamental. Pensamiento ilustrado. Quiebra del absolutismo. Revolución americana. Borbones

  • Enviado por: Chocolate
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
  1. La Europa del siglo XVIII

Al iniciarse el siglo XVIII, la mayor parte de Europa se hallaba bajo el Antiguo Régimen.

  1. Una agricultura señorial

Desde el punto de vista económico, la agricultura era la actividad mas importante. Se trataba de una agricultura de subsistencia. Los rendimientos eran bajos y se orientaban el autoconsumo. No había especialización de cultivos, los intercambios eran escasos, y se realizaban en mercados locales o regionales.

Las cosechas marcaban el ritmo de una economía que se veía azotada por las llamadas crisis de subsistencia. Estas generaban hambre y miseria y eran el origen de revueltas populares.

La tierra estaba en manos de la nobleza y el clero, que poseían grandes propiedades, transmitidas de generación en generación. La mayoría de la población eran campesinos que trabajaban las tierras de sus señores y además estaban sometidos al pago de fuertes impuestos.

  1. Una monarquía absoluta

Desde el punto de vista político, el rey tenía el poder absoluto. La monarquía era de carácter divino, concentraba todos los poderes en el rey y no rendía cuentas a nadie. Los gobiernos no gozaban de ningún tipo de derecho.

El rey estaba auxiliado por unas instituciones asesoraban (Consejos del Estado). Debía consultar a los Parlamentos algunos asuntos.

El Parlamento era una institución nacida en la Edad Media. Estaba compuesta por representantes de 3 estamentos, que asesoraban al rey tenían algunas atribuciones (pagar impuestos).

  1. La expansión económica

El siglo XVIII fue de relativa paz internacional. Después de los largos conflictos del siglo XVII (Guerra de los 30 años), la firma del tratado de Utrecht (1713) dio paso a un periodo de equilibrio internacional, en el que los conflictos trataron de solucionarse mediante la actividad diplomática y la firma de los tratado y alianzas entre los países.

La población aumentó considerablemente y, entre 1650 y 1800, Europa pasó de 100 a 200 millones de habitantes. Este crecimiento demográfico fue debido también a la ausencia de grandes epidemias, a la introducción de nuevos cultivos y, en general, a la mejor situación económica.

El aumento de la población llevó a un crecimiento de la demanda de todo tipo de productos, por lo que se produjo una subida de precios que incrementó las ganancias de los propietarios, aumentaron la producción.

Las monarquías potenciaron este crecimiento económico: impulsaron reformas en la agricultura, financiaron la instalación de manufacturas dedicadas a la producción de objetos de lujo, y protegieron a las compañías comerciales que recorrían el mundo en busca de mercados. El comercio se incrementó notablemente.

Las comunicaciones mejoraron gracias a la construcción de carreteras y canales. Fue el comercio marítimo con los territorios extraeuropeos, el comercio colonial, el que tuvo un crecimiento más espectacular.

  1. La sociedad estamental

    1. Una sociedad desigual

Una de las principales características de la sociedad del Antiguo Régimen era su desigualdad civil ya que estaba dividida en 2 grupos bien diferenciados.

Se trataba de una sociedad cerrada, cada hombre o mujer pertenecía a un orden o estamento, según su nacimiento y era prácticamente imposible el ascenso social.

  1. Los privilegiados

La nobleza y el clero constituían los estamentos privilegiados. Poseían la mayor parte de las tierras, que explotaban en régimen señorial, monopolizan todos los cargos y estaban exentos del pago de impuestos.

La nobleza vivía de las rentas de la tierra y acumulaba cuantiosas riquezas. Gozaba de concesiones honoríficas, económicas y fiscales.

El clero vivía de las rentas derivadas de la explotación de su patrimonio territorial y también del diezmo. No era un grupo homogéneo, pues el alto clero disfrutaba de lujos y privilegios de la nobleza, mientras que el bajo clero provenía del estado llano y llevaba una vida modesta.

  1. Los no privilegiados

El estado llano constituía el sector de los no privilegiados. Eran la inmensa mayoría de la población y agrupaba a las personas muy diferentes, tanto por su condición económica como social. Les unía su oposición a los privilegios y al régimen señorial, y su reivindicación de la igualdad civil.

La burguesía incluía a los grandes artesano, comerciantes y banqueros. Era el grupo más activo económicamente y su riqueza aumentó con el crecimiento económico. Carecía de poder y aspiraba a gozar de mayor poder político y prestigio social.

Las clases populares urbanas agrupaban a los trabajadores manuales de las ciudades.

Los campesinos consistían el grupo más numeroso de la población. Sus condiciones de vida eran muy duras ya que estaban obligados a trabajar las tierras de los grupos privilegiados, a los que pagaban cuantiosos impuestos.

SOCIEDAD ESTAMENTAL

MONARCA ABSOLUTO

PRIVILEGIADOS NO PRIVILEGIADOS (menos del 5%)

CLERO NOBLEZA BURGUESÍA CAMPESINADO

CLASES POPULARES URBANAS

Alto De la Rentista Siervos clero corte De negocios Arrendatarios Rural Propietarios

Bajo De Artesanos clero provincias Sivientes Obreros

  1. El pensamiento ilustrado

La ilustración es un movimiento de carácter intelectual, desarrollado en la Europa del siglo XVIII, que puso en cuestión todos los principios del Antiguo Régimen.

Los precedentes de este movimiento fueron 2 pensadores ingleses, John Locke e Isaac Newton. Locke criticó el absolutismo y planteó la división de poderes. Con Newton nació el método científico, basado en la observación y comprobación de los hechos planteados.

La ilustración defendía la fe absoluta en la razón como un único medio para entender el mundo.

Los ilustrados creían que la humanidad podía alcanzar el conocimiento, que era para ellos la base de la felicidad, objetivo último de la vida humana. Se mostraba firmes partidarios de la educación y del progreso.

Defendieron la tolerancia como la base de las relaciones humanas y criticaron la intolerancia religiosa. Aunque la mayoría de ilustrados eran creyentes, negaban la superioridad de una religión sobre los demás y propusieron la necesidad de establecer unos códigos morales dictados por la razón.

3.2. Los filósofos de las Luces

Las ideas de la ilustración fueron propagadas por un grupo de pensadores, principalmente franceses: Montesquieu, Voltaire, Diderot, Rousseau.

Estos eruditos defendieron los principios de la libertad e igualdad de todos los seres humanos. Se opusieron a la sociedad estamental y argumentaron que todas la personas nacen libres e iguales. Apoyaron la movilidad social y el mérito según la valía y la inteligencia de las personas.

  • El pensamiento económico

Ante el mercantilismo se impuso la fisiocracia.

Los fisiócratas afirmaban que la agricultura era la base de la riqueza de un país, la que permitía vivir a sus habitantes, así como acumular e intercambiar productos. Apoyaban la propiedad privada, la libertas de comercio e industria y se oponían a toda intervención del Estado en la economía.

  • El pensamiento político

La ilustración se opuso al absolutismo y configuró una nueva doctrina: el liberalismo.

Montesquieu defendió la división de poderes y puso un especial énfasis en la independencia del poder judicial.

Rousseau definió el contrato social como el resultado de un pacto entre todos los ciudadanos y planteó el principio de soberanía nacional (expresado mediante el voto).

Voltaire defendió la necesidad de un parlamento que limitase el poder del rey y de un sistema fiscal que no recayese exclusivamente sobre el pueblo.

3.3. La ‘’enciclopedia’’

Dos pensadores ilustrados, Diderot y D’Alembert, pusieron en marcha un ambicioso proyecto: la enciclopedia. Se trataba de publicar una gran obra que reuniera todos los conocimientos de la época, fundados en la razón y en el estudio de la naturaleza. La obra, que empezó a publicarse en 1751, comprendía 35 volúmenes, en los que colaboraron los principales escritores de la ilustración.

Tuvo un gran éxito, consiguiendo un elevado número de compradores, lo que ayudó a la difusión de las ideas ilustradas. Contribuyó a la transmisión de las Luces y la proliferación de salones y academias donde confortaban y discutían las nuevas ideas

SEPARACIÓN DE PODERES

PODER PODER PODER EJECUTIVO LEGISTATIVO JUDICIAL

Rey o Presidente Parlamento Tribunales de la República

· Ejecuta las leyes · Hace las leyes · Son independientes · Nombra ·Elabora del poder ejecutivo a los ministros el presupuesto ·Aseguran entre la mayoría del Estado el cumplimiento del Parlamento de las leyes

eligen

CIUDADANOS

  1. La quiebra del absolutismo

A finales del siglo XVII se produjeron, en Holanda y Inglaterra, una serie de transformaciones políticas que comenzaron a limitar el poder de la monarquía absoluta. Las ideas ilustradas dieron lugar a una serie de experiencias reformistas conocidas con el nombre de Despotismo ilustrado.

  1. Las revoluciones inglesas

El poder real estaba limitado por la acción de las dos cámaras del Parlamento: la de los nobles y los clérigos y la de los burgueses, representantes de las ciudades. Los monarcas necesitaban su autorización para el cobro de impuestos o para declarar la guerra.

Pero en el siglo XVII una nueva dinastía, la de los Estuardo, pretendió gobernar sin el control del parlamento y procedió a detener o ajusticiar a quienes se le opusieron. Dieron lugar a una guerra civil entre los defensores del parlamento y los de la monarquía absoluta. En 1649, el rey Carlos I fue ajusticiado y se proclamó la república.

Oliver Cromwell, el principal impulsor del cambio político, acabó transformando la república en una dictadura militar. En 1660, tras su muerte, el parlamento restableció la monarquía.

Carlos II, el nuevo rey de Inglaterra, tuvo que aceptar el control de parlamento que en 1679 votó a favor del Hábeas corpus. Este texto garantizaba las libertades individuales e impedía al rey toda detención arbitraria.

En 1689, una segunda revolución acabó definitivamente con la monarquía absoluta de Estuardo y el parlamento ofreció la corona a Guillermo de Orange. El nuevo rey juró la Declaración de Derechos que limitaba los poderes del monarca y sometía alguna de sus decisiones al Parlamento.

Inglaterra fue el primer país que tuvo una monarquía de poder limitado: el soberano estaba condicionado por el parlamento. Los poderes ejecutivo y legislativo estaban separados y un tercer poder, la justicia, era independiente.

Los ciudadanos tenían garantizada la defensa de su libertad individual. La monarquía parlamentaria británica se convirtió en un ejemplo a seguir para los filósofos franceses de la ilustración.

EL SISTEMA POLÍTICO INGLÉS

PODER PODER EJECUTIVO LEGISLATIVO

El Rey El Parlamento

La Cámara La Cámara nombra de los Lores de los Comunes

Vota las leyes y los impuestos

nombra controla eligen

El gobierno(aplicar la ley) Electores

No electores

4.2. El despotismo ilustrado

La mayoría de los monarcas europeos seguían ejerciendo un poder absoluto. Algunos de ellos intentaron hacer compatibles el principio de autoridad del absolutismo con la idea de progreso, racionalización y modernidad de la ilustración.

Los déspotas ilustrados y sus ministros promovieron un cierto reformismo con la voluntad de actuar a favor del bien del pueblo, pero reservándose la capacidad de decisión. El lema ‘’todo para el pueblo, pero sin el pueblo’’ define prácticamente el carácter del Despotismo ilustrado.

Su política reformista se caracterizó por la racionalización de la administración del Estado, la reforma de la enseñanza, la modernización de la agricultura, el desarrollo de las manufacturas y la liberalización parcial de la producción y el comercio.

Las posibilidades de esta experiencia reformista resultaban limitadas. No era posible reformar la economía y mantener intacta la sociedad estamental y el poder absoluto.

Las contradicciones de esta vía reformista abrieron la puerta a la época de las grandes revoluciones liberales del siglo XIX.

  1. La revolución americana

    1. Estados unidos de América

Las trece colonias inglesas, establecidas en la costa Este de América del norte, protagonizaron en el siglo XVIII la primera insurrección colonial contra una metrópoli, y constituyeron el primer ejemplo de gobierno fundo sobre los principios de igualdad y libertad.

Los habitantes de estas colonias, conocedores del proceso político de Gran Bretaña y animados por las ideas de igualdad, libertad y tolerancia que les llegaban de la Europa ilustrada, se enfrentaron a la metrópoli en defensa de sus intereses y de sus derechos.

Los colonos americanos no estaban de acuerdo con las tasas e impuestos así como tampoco con el monopolio comercial que Gran Bretaña ejercía sobre su territorio. Como la ley no les otorgaba ninguna representación en el Parlamento de Londres, declararon su intención de no obedecer unas leyes que no habían sido votada por sus representantes.

El 4 de Julio de 1776, delegados de las trece colonias, reunidos en Filadelfia, redactaron la Declaración de Independencia de Estados Unidos de América, cuyo preámbulo fue escrito por Thomas Jefferson. Dicha declaración expresa los principios que impulsaron su revuelta.

  1. La Constitución de Estados unidos

La guerra contra la metrópoli fue larga y los insurgentes contaron con la ayuda de voluntarios europeos, entusiasmados por sus ideas de libertad. Gran Bretaña no reconoció la independencia del territorio americano hasta 1787, tras la derrota de Yorktown, George Washington, un general que lideraba el ejército insurgente, fue proclamado primer presidente de los Estados unidos de América.

En 1787, el nuevo Estado americano redactó la primera Constitución escrita de la historia. El texto constitucional aseguraba la separación y el equilibrio de poderes, establecía una forma de gobierno republicana, con amplios poderes para el presidente, y una estructura feudal, pues los territorio del nuevo país tenían amplia capacidad de autogobierno.

Por encima de los Estados, se situaba el gobierno feudal, responsable de los asuntos exteriores, de la defensa, de las fianzas y de la moneda del nuevo país.

La Constitución se completaba con una Declaración de Derechos que garantizaba la libertad de religión, de prensa, de expresión, de reunión y el derecho de ser juzgado por un jurado.

Esta aplicación práctica de los principios del liberalismo político explica el impacto de la Revolución americana en el resto del mundo.

SISTEMA POLÍTICO DE ESTADOS UNIDOS

PODER PODER PODER LEGISLATIVO EJECUTIVO JUDICIAL

El congreso El presidente Corte suprema

El senado (cada 4 años) (6 jueces)

La cámara de representantes

(vota leyes y presupuesto) eligen eligen

Los grandes electores Tribunales feudales

eligen eligen eligen eligen

Ciudadanos electores: propietarios de bancos más ricos.

No electores: mujeres, pequeños propietarios de bancos, no propietarios, población negra e india.

  1. El siglo XVIII en España: los Borbones

El último rey de la casa de Austria, Carlos II, murió en 1700 sin descendientes. Nombró heredero a su sobrino-nieto, el príncipe francés Felipe de Borbón. La proclamación de Felipe V como rey, en 1700, significó la implantación en España de la dinastía borbónica y la introducción del modelo absolutista francés.

  1. La guerra de sucesión (1701- 1714)

Una parte de las potencias europeas se oponían al nuevo monarca español, ya que significaba un fortalecimiento de los Borbones en Europa. Muy pronto, Gran Bretaña, Holanda, Portugal y el Imperio austríaco declararon la guerra a Francia y a España.

El candidato que opusieron a Felipe V fue el archiduque Carlos de Austria. Este enfrentamiento dio origen a la Guerra de Sucesión.

Castilla se mostró fiel al monarca borbónico. En cambio, la mayoría de los territorios de la Corona de Aragón respaldaron al candidato austríaco, temerosos de que se les privase de sus fueros. Tropas felipistas lograron la victoria en la batallas de Almansa (1707), tras la cual ocuparon Valencia y Aragón.

En 1713, el archiduque Carlos heredó la corona de Austria al morir su hermano. Temerosas ahora del excesivo poder de los Habsburgo, Gran Bretaña y Holanda retiraron su apoyo al archiduque Carlos y firmaron el Tratado de Utrecht (1713) que puso fin al conflicto internacional y reconoció a Felipe V como rey de España.

Los territorios europeos de la monarquía española pasaron a Austria (Milanesado, Nápoles, Flandes y Cerdeña). Gran Bretaña obtuvo Gibraltar y la isla de Menorca, ocupada hasta 1802.

Las Cortes del Principado de Cataluña resistieron a las tropas del rey Felipe V, que ocuparon la ciudad de Barcelona, tras 14 meses de sitio, el 11 de septiembre de 1714.

  1. El absolutismo borbónico

Los primeros Borbones españoles (Felipe V y Fernando VI) siguieron el ejemplo de sus parientes e implantaron el modelo de absolutismo centralista francés.

Para gobernar, el rey se ayudaba de unos asesores o secretarios, nombrados directamente por el monarca y se reunían en el Gabinete.

Las Cortes desaparecieron, excepto las castellanas, y la labor legislativa dependía exclusivamente de las instituciones directamente controladas por el monarca. Los Consejos se mantuvieron pero su función era meramente consultiva.

INSTITUCIONES DE LA MONARQUÍA BORBÓNICA

INSTITUCIONES ÓRGANOS EJECUTIVOS

Consejos Administración Central

Secretarios

· Estado

· Asuntos extranjeros

· Justicia

· Guerra

asesoran · Hacienda

REY

Administración Provincial

· Capitanes generales

· Audiencias

asesoran · Corregidores

· Intendentes

Cortes

  1. El uniformismo territorial

Además de centralizar todo el poder en sus manos, los Borbones tendieron a unificar todo el territorio, imponiendo unas leyes únicas, una idéntica administración y la homogeneización de todas sus instituciones.

Como castigo por el apoyo al candidato austríaco, Felipe V anuló todos los fueros e instituciones de la Corona de Aragón, y con los Decretos de Nueva Planta se impuso el sistema administrativo castellano en todas las tierras de la Corona.

El territorio quedó dividido en provincias, al frente de las cuales el monarca colocó a un capitán general con poder militar y administrativo, que ejercía como gobernador. En cada provincia se crearon audiencias para la administración de justicia y se implantaron corregidores para el gobierno de los municipios e intendentes para la recaudación de impuestos.

  1. El reformismo borbónico

    1. La ilustración en España

En el España del siglo XVIII surgió un grupo de pensadores ilustrados que coincidieron en el interés por la educación, la ciencia, el espíritu crítico y la idea de progreso.

Los ilustrados españoles se fijaron como principales objetivos el crecimiento económico, la reforma de la sociedad, la mejora de la enseñanza y la modernización de la cultura española.

Pero la ausencia de España de amplios grupos burgueses, el conservadurismo de los medios intelectuales y el enorme peso de la Iglesia católica dificultaron la expansión de las ideas de la ilustración. Entonces, la mayoría de los ilustrados acabó colaborando con la monarquía, convencidos de que sólo un poder fuerte era capaz de llevar adelante las reformas necesarias.

Estos pensadores encontraron un eficaz apoyo en el rey Carlos III (1759-1788). El monarca se rodeó de algunos de los principales ilustrados, como Aranda y Floridablanca.

LOS BORBONES EN ESPAÑA EN EL SIGLO XVIII

Felipe V (1700-1746)

Fernando VI (1746-1759) Carlos III (1759-1788)

Carlos IV (1788-1808)

  1. El crecimiento del siglo XVIII

España continuaba siendo una sociedad esencialmente rural y estamental, con una agricultura de escasos rendimientos, técnicamente atrasada, y con la mayor parte de tierras en manos de los privilegiados.

La expansión general de la demografía (aumento de población) y la economía europeas y las medidas reformistas de Carlos III permitieron mejorar la situación de la economía española. En primer lugar, la población conoció in importante crecimiento y pasó, aproximadamente, de siete millones y medio de habitantes al iniciarse el siglo, a once al finalizarlo.

El crecimiento demográfico hizo aumentar la demanda de productos. Así, una serie de mejoras agrícolas como la introducción de nuevos cultivos, la expansión del regadío (aportar agua) y el aumento de la viticultura (producción de vino), permitieron el incremento de la población agrícola.

El comercio y la industria también se modernizaron. La liberalización del comercio permitió la expansión de las Compañías comerciales, que negociaban con productos coloniales en los puertos españoles y americanos. También se crearon las manufacturas reales (dependían de la monarquía) y se protegieron las manufacturas privadas (protegían a los trabajadores). Por último, se dictaron aranceles (impuesto aplicada por el gobierno) para proteger la industria nacional de la competencia exterior.

Sin embargo, no se solucionó el principal obstáculo para el desarrollo industrial: la escasa demanda, como consecuencia de la pobreza del campesinado. Los ilustrados insistieron en la necesidad de una reforma agraria que pusiese fin a la concentración de la tierra en manos de las privilegiados.

Historia

Tema 1

El siglo XVIII: Las crisis del antiguo régimen