Criogenización

Genética. Criogenia. Conservación cuerpos. Congelación. Animación suspendida

  • Enviado por: Joexxx
  • Idioma: castellano
  • País: Costa Rica Costa Rica
  • 13 páginas
publicidad

Criogenización

Criogenización

Introducción

Muchos temores humanos han terminado a la luz de la evolución científica, pero el más grande de todos, el más antiguo, aún persiste: el temor a la muerte. Ocioso resultaría tratar de explicar este temor porque la gran mayoría de los humanos lo conocemos. Por otro lado, los temores son fuente natural de soluciones destinadas a mitigar sus propios efectos. Miles de años de historia muestran que la generalidad de las culturas tienen un respeto especial por la muerte y diferentes técnicas se han aplicado al cuerpo humano una vez muerto para asegurar su persistencia en otra vida o lugar. De todos esos procesos, ninguno era tan elaborado como el proceso de momificación.

Esto aseguraba la preservación del cuerpo de aquel, que una vez muerto lo ocuparía para continuar su tránsito hacia otra vida. En la actualidad, existen quienes desean vivir otra Por vida después de la muerte utilizando el mismo cuerpo, imitando los deseos de los antiguos faraones egipcios. Quienes se niegan a desaparecer materialmente de la faz de la tierra, amenazados por una enfermedad mortal o una vez muertos quedan en manos de los científicos, con un previo acuerdo, para iniciar la tarea de conservación del cuerpo. La técnica de conservación utilizada es la criogenia, que consiste básicamente en la producción y utilización de bajas temperaturas. Cuando esta técnica se emplea en organismos celulares es denominada por muchos como criónica, o criobiología. En otros casos es simplemente criogenia. La técnica criónica consiste en disminuir la temperatura del cuerpo humano de forma que sus propiedades puedan conservarse por un período determinado de tiempo.

Esencialmente criogénica aplicada a cuerpos humanos. No existe diferencia entre la filosofía criónica y aquella que nos mueve a introducir un pescado al congelador.

Ambas persiguen el mismo objetivo: la preservación. Pero como sabemos, un pescado en el congelador casero, pierde sus propiedades después de un tiempo relativamente corto. También es de nuestro conocimiento que un mayor tiempo de preservación depende de una menor temperatura. Esa es la clave de la técnica.

Planteamiento del problema

¿ Es posible lograr aplicar el método de la criogenización en un ser vivo de anatomía simple y sacarlo de la animación suspendida con la utilización de métodos simples?

Hipótesis

Se logrará sacar al ser vivo de anatomía simple (en este caso el pez), de la animación suspendida por medio de métodos simples, comprobando así una de las muchas aplicaciones que esta especialidad encierra.

Objetivo General

Demostrar la importancia y utilidad que posee esta nueva especialización de la ciencia, tomando en cuenta las ventajas que pueda ofrecer a la humanidad sin tener en cuenta a la moral.

Objetivos Específicos

Lograr una exitosa aplicación de la criogenización en un ser vivo de anatomía simple (el pez), poniéndolo así en animación suspendida.

Sacar al pez de su estado de criogenización, mediante procesos simples, sin alterar alguna de sus funciones vitales.

Dar a conocer todas las utilidades que posee esta aplicación y que puede otorgar al mundo, además de exponer sus restricciones hoy en día.

DISEÑO EXPERIMENTAL

La realización del experimento se llevará a cabo con los siguientes materiales:

  • Una pecera de 1.5 galones de agua.

  • Un galón de agua a una temperatura de aproximadamente 10 Cº (diez grados centígrados) o temperatura tropical.

  • Tres peces tropicales de pequeño tamaño.

  • Tres kilogramos de nitrógeno liquido dentro de un recipiente sellado.

  • Pinzas y guantes para la manipulación, tanto del pez criogenizado, como la del contenedor del nitrógeno líquido.

  • Un recipiente donde se colocará el pez antes y después de ser puesto bajo el efecto del nitrógeno.

  • Se tomó del contenido total de nitrógeno una cantidad de 0.5 kilogramos y se colocó en el recipiente respectivo el nitrógeno.

    Con la utilización de las pinzas se llevó al pez hacia el recipiente y se le sumergió por menos de diez segundos, por la velocidad con la que actúa el liquido ya mencionado con anterioridad.

    En el lapso de entre treinta segundos y un minuto se llevó al espécimen hacia la pecera, donde, con la ayuda del agua tibia se le devolvieron sus respectivas propiedades motoras.

    A continuación, un recuento de lo ocurrido con cada espécimen:

  • Nombre: Pez Alfa

      • Especie: “Platys”

      • Características físicas: Color rojo, con las aletas y cola negra, tamaño medio.

      • Se practicó con éste el procedimiento ya descrito. Al entrar al agua tardó dos minutos en recuperarse de su pequeña animación suspendida.

      • Nombre: Zeta

        • Especie: “Cebra”

        • Características físicas: Color negro, con ribetes azules y blancos. Tamaño pequeño.

        • Su reacción al entrar al agua fue positiva, aunque con demoras en su tiempo de reacción, fue de tres minutos con cincuenta minutos, ya que estimábamos que su reacción sería de unos dos minutos.

        • Nombre: Gamma

          • Especie: “Tiburón Asiático”

          • Características físicas: Color totalmente rojo. Tamaño pequeño. Tiende a desmayarse cuando hay peligro.

          • El resultado de este pez no se pudo obtener puesto que murió antes de realizar el experimento sobre el mismo, posiblemente a causa de un ataque nervioso.

          • Criogenización

            LA BUSQUEDA DE LA VIDA DESPUES DE LA MUERTE

            Criogenización
            Muchos temores humanos han terminado a la luz de la evolución científica, pero el más grande de todos, aún persiste: el temor a la muerte. Miles de años de historia muestran que la generalidad de las culturas tienen un respeto especial por la muerte y diferentes técnicas se han aplicado al cuerpo humano una vez muerto para asegurar su persistencia en otra vida. De todos esos procesos ninguno era tan elaborado como el proceso de momificación.

            Esto aseguraba la preservación del cuerpo de aquel que una vez muerto lo ocuparía para continuar su tránsito hacia otra vida. En la actualidad, existen quienes desean vivir otra vida después de la muerte utilizando el mismo cuerpo, imitando los deseos de los antiguos faraones egipcios. Quienes una vez muertos quedan en manos de los científicos (previo acuerdo) para iniciar la tarea de conservación del cuerpo. La técnica utilizada es la criogenia. La técnica criónica consiste en disminuir la temperatura del cuerpo humano de forma que sus propiedades puedan conservarse por un período determinado de tiempo. no existe diferencia entre la filosofía criónica e introducir un pescado al congelador.

            Ambas persiguen el mismo objetivo: la preservación. Pero un pescado en el congelador pierde sus propiedades después de un tiempo relativamente corto. un mayor tiempo de preservación depende de una menor temperatura. Esa es la clave de la técnica criogénica. Si se les quiere conservar por muchos años, la temperatura debe ser más baja que la de un congelador, normalmente cerca de los -196 grados centígrados; temperatura que puede ser alcanzada con nitrógeno líquido. Un cuerpo a dicha temperatura es realmente sólido y una vez fuera es tan rígida que puede romperse como un cristal. Para tener una idea de la temperatura mencionada, se tienen los siguientes datos: el agua se congela a los cero grados centígrados. Las temperaturas más bajas registradas en la Antártida son del orden de -90 grados centígrados, las temperaturas más bajas en la Luna son cercanas a los -173 grados centígrados y se calcula que la temperatura más baja en Neptuno es del orden de los -220 grados centígrados.

            En la cultura del Nilo, el faraón aseguraba la preservación de su cuerpo por su carácter divino. En la actualidad, un usuario de la técnica criónica no tiene asegurado aún el retorno a su cuerpo, Varias son las razones: por un lado, la técnica no está perfeccionada, se sabe que cuando se congela un líquido, éste se cristaliza. Lo mismo sucede con los fluidos que inundan nuestro cuerpo (no debemos olvidar que tres cuartas partes de nuestra masa es agua). Los cristales de fluidos congelados actúan como diminutos cuchillos destruyendo las estructuras celulares.

            Por otra parte, no se tienen detalles respecto al funcionamiento cerebral después de largos períodos de inactividad. En consecuencia, aquellas personas que han quedado suspendidas en dicho proceso esperan que en un futuro no muy lejano la tecnología cuente con soluciones para el mal que los condujo a la muerte, y en particular, que se cuente con la tecnología para reparar las células dañadas en el proceso criónico.

            Criogenización
            En física, los conceptos de temperatura y movimiento están ligados. Las moléculas de un cuerpo caliente se mueven con mayor rapidez que las moléculas de un cuerpo frío. La pregunta es: ¿existe una temperatura suficientemente baja para que las moléculas de un cuerpo dejen de moverse?. hay una temperatura, donde el movimiento de las moléculas de un cuerpo cesaría, esa temperatura es denominada el cero absoluto equivalente a -273.15 grados centígrados. La naturaleza prohíbe llegar a dicho límite, pero en los laboratorios de criogenia se ha llegado muy cerca. el descenso en la temperatura retardará todo movimiento molecular destinado a degradar las propias estructuras, al grado de que a una temperatura suficientemente baja los movimientos moleculares sean tan lentos que el proceso de degradación lleve un tiempo considerable. el tiempo correrá más lentamente para un cuerpo congelado que para un cuerpo en condiciones normales. La prueba de ello es que el cuerpo casi no envejecerá en el proceso.

            Todos los cuerpos que se mantienen en suspensión criónica y las personas que tienen acuerdo con un laboratorio para ser suspendidas, están en espera de los nuevos avances tecnológicos que permitan reparar las células dañadas y que den solución a enfermedades hasta el momento mortales. Ya que la teoría generalmente va por delante de la tecnología, se piensa que en el futuro se tengan las soluciones para muchas enfermedades terminales y que habrá un método para reparar objetos tan pequeños como las mismas célula. En la actualidad se estudia la utilización de diferentes líquidos anticongelantes para disminuir los daños mencionados.

            una suspensión criónica cuesta 28 mil dólares en total. incluso cabe la posibilidad de mantener en suspensión únicamente la cabeza, con el respectivo ahorro económico, esperando que en un futuro exista la tecnología para una sustitución completa de cuerpo.

            CRIOGENIA

            CUERPOS CONGELADOS EN ESPERA DE AVANCES TECNOLOGICOS.

            La práctica de la criogenia consiste en preservar un cuerpo mediante su congelamiento con la finalidad de resucitarlo en el futuro. Legalmente, debe llevarse a cabo inmediatamente después que una persona ha sido declarada muerta para evitar así lesiones cerebrales que suceden rápidamente pasados los cinco a diez minutos aproximadamente luego de la muerte. El objetivo de esto es suspender la vida amenazada por una enfermedad incurable hasta tanto se logre obtener la cura a la misma. La CRIOGENIA debe ser llevada a cabo luego que una persona ha sido declarada muerta, sin embargo el cese de latidos y respiración no es equivalente a muerte biológica. Legalmente una persona es declarada muerta cuando ha ocurrido muerte cerebral diagnosticada por falta de actividad cerebral evidenciada mediante electroencefalograma.

            Ésta situación es incompatible con el propósito de la criogenia de conservar suspendidas las funciones vitales para revivir a la persona con su conciencia y personalidad intactas en un futuro. Biológicamente la muerte es un proceso y no un evento. Luego del paro cardiorrespiratorio muchas células del organismo mantienen su actividad. De hecho preservan sus propiedades vitales, tal como ocurrió con la oveja clonada, cuyas células originales habían sido congeladas previamente.

            Debido a éstos conceptos, es que se habla de pacientes criopreservados en lugar de persona muerta. Sin embargo es conocido que el congelamiento produce daño celular de distinta naturaleza que la destrucción celular. Así, el daño puede ser potencialmente reparado, la destrucción no. A esto aspira la criogenia también, o sea a que el daño que deviene del procedimiento mismo sea reversible en el futuro. De hecho esto implica que las personas criopreservadas todavía a la fecha no pueden revertir el proceso debido a que la tecnología no permite sortear el daño por la criopreservación.

            La temperatura del Nitrógeno líquido es de -196 grados Centígrados y permite una preservación de las estructuras prácticamente ad eternum, sin embargo no evita el daño celular. De hecho, la reanimación de un paciente criopreservado debe ir precedida del descubrimiento de la tecnología necesaria para resolver el daño y además la enfermedad incurable que motivó la criopreservación o también, la que permita evitar el envejecimiento o mejor aún, permita rejuvenecer.

            Se cree actualmente que las tecnologías que puedan resolver éstas necesidades están relacionadas con ultraminiaturas que a modo de robots puedan ser ingresadas al cuerpo para remover las placas de ateroma responsables del envejecimiento. Pero sin llegar a esto, más actualmente los descubrimientos sobre genoma humano podrían desde la terapia génica resolver lo que antes parecía probable con robots.

            La Nanotecnología, impulsada por K. Eric Drexler podrá ser capaz de actuar a nivel molecular o atómico, por vía genética u otra, pero lo cierto es que puesta a punto permitirá cualquier cambio. El clonado de una célula es hoy posible, por lo que el reemplazo de células dañadas es posible. La posibilidad de nanomáquinas que hagan posible ésta tarea está cada vez más cerca. La nanotecnología no es algo inalcanzable, es una realidad científica que avanza. IBM logró escribir su logo posicionando 35 átomos de xenón en una superficie de níquel. Stuart Hameroff en la Universidad de Arizona usa un microscopio que escudriña los sistemas de códigos intracelulares buscando el modo de replicar leucocitos que busquen el tramado neurofibrilar de la Enfermedad de Alzheimer para destruirla enzimáticamente.

            Debido a que la nanotecnología es tan prometedora, sola o asociada a terapia génica, es que se ensaya el criopreservado de cabezas (neuros) debido a que es menos costoso que hacerlo con el cuerpo completo. Si la tecnología puede construir con el fin de reponer o reparar cualquier órgano o tejido, puede también reparar el daño criogénico, las enfermedades y el envejecimiento.

            Se puede recuperar la vida de seres congelados y de éste modo se puede llegar a recrear el mundo perdido, incluso las especies extintas si se logra obtener material génico de ellas y evitar la desaparición de otras tantas.

            Ciertos reptiles del ártico pueden soportar muy bajas temperaturas incluso con gran parte de su cuerpo convertido en hielo, debido a que contienen una gran cantidad de glicerol elaborado en sus hígados. El glicerol es anticongelante, reduce la formación de hielo y reduce el punto de congelación. Otras formas de vida en el ártico usan el azúcar como anticongelante. Al glicerol y ciertos azúcares se les llama crioprotectores, debido a que evitan la formación de cristales propios del hielo que son los responsables del daño debido a que incrementan el volumen celular aplastando las estructuras propias. Ya desde 1949 se conoce que el glicerol protege el esperma de toro del daño por frío. También las células sanguíneas se benefician de esa protección. Diez años más tarde, el dimetil sulfóxido demostró ser también un crioprotector ya que pasa a través de la membrana celular más fácilmente que el glicerol, sin embargo también ha demostrado ser más tóxico a altas temperaturas. En 1972, ocho células embrionarias de rata fueron congeladas con nitrógeno líquido y descongeladas para obtener de ellas ratas vivas continuando el proceso de los embriones. Gracias al lento enfriamiento más el dimetil sulfóxido y glicerol fue posible. En 1982 un embarazo humano fue establecido usando un embrión de ocho células mediante animación suspendida. Hoy es un hecho común.

            Sin embargo, la tecnología reduce el daño pero no lo elimina totalmente. Esto plantea que la no-reversibilidad del daño puede afectar la identidad y la conciencia del ser criopreservado. La ciencia carece hoy del conocimiento necesario para comprender los sistemas de funciones conscientes acabadamente.

            Se sabe que hay seres que han vivido hasta los 120 años. También se han registrado casos excepcionales de sobrevida hasta los 150 años en el Cáucaso y en Ecuador.

            Leonard Hayflick demostró que las células de embriones en cultivos se dividen 50 veces antes de que su actividad divisoria cese. Pero no todas las células se dividen así. Las células cancerosas no tienen límite y por ello crecen y se replican sin control. Las células reproductivas tienen capacidad de reparar su DNA de otro modo no podrían las especies sobrevivir millones de años. Otros factores involucrados son los radicales libres, que son sustancias químicas altamente reactivas y destructivas.

            La hormona de la muerte, hipótesis en el ser humano ocurre realmente en los salmones luego de desollar, previo envejecimiento acelerado. La remoción de la glándula óptica del pulpo incrementa su vida cinco veces, lo que es compatible con una hormona de la muerte en dicha localización.

            El envejecimiento está relacionado con:

            La codificación genética

            Alteración del DNA por parte de radicales libres y otras sustancias no conocidas

            Deterioro general de células somáticas por parte de sustancias como radicales libres y otras

            Acumulación de tóxicos y basuras que obstaculizan la función corporal a nivel celular y tisular.

            Las enzimas son proteínas que remedan las pequeñas máquinas biológicas de las que está dotado el cuerpo naturalmente. Ellas realizan procesos que las máquinas nanométricas pretenden igualar o superar. Las nanocomputadoras pueden acumular billones de bytes en una caja del tamaño de una bacteria, esto podría ser el punto de partida para la reparación incluso del DNA.

            El objetivo último de la criogenia es el mantenimiento indefinido de las bases físicas de la conciencia y del ser a través de la criopreservación. Si la misma está dentro de las estructuras del cerebro, su reparación o reemplazo aunque parcial, podría afectar seriamente dicho objetivo. La base biológica de la memoria, conciencia y personalidad parece ser más una pregunta de la ciencia que algo esotérico o filosófico. Así, es posible la reconstrucción molecular de dichas funciones. Y así como átomo por átomo se puede reconstruir una persona, también se podrían "fabricar" varias veces el mismo ser.

            De éste modo también, si se contara con la codificación adecuada se podría modelar la personalidad de la persona que se crea. Religiosos han planteado ya la afrenta hacia Dios que la Criogenia y la codificación genética artificial plantean. Desde un punto de vista más pagano, el delgado equilibrio que la vida y la muerte establece se alteraría y con él, se replantearía toda la vida humana.

            El mito de la eterna Juventud, la inmortalidad y la modificación de la personalidad ya han sido planteados y ahora tienen herramientas próximas a darles realidad. Desde Gilgamesh y el advenimiento del psicoanálisis hemos transitado hasta la máquina nanométrica y la ingeniería molecular del cuerpo humano. Hoy es posible el diseño de un órgano donado por la misma persona que lo necesita para su autotransplante.

            La pregunta ética que acecha es acerca de si es moral gastar grandes sumas de dinero en la aplicación de ésta tecnología cuando con ese dinero se pueden salvar numerosas sino millones de vidas humanas. La segunda es cómo se enfrentaría la sobrepoblación que originaría vencer el envejecimiento. Sin embargo la misma tecnología puede incrementar las fuentes de alimentos notablemente y otras necesidades para que el ser humano habite regiones desoladas del planeta. Pero siempre el espacio se acabará y a menos que sea posible la vida en otros planetas el límite del espacio llegará tarde o temprano. Así vistas las cosas, el dilema pasará a ser no ¿porqué querer vivir por siempre?, si no, ¿porqué habría uno de querer morir, si sus funciones vitales son normales y el envejecimiento es evitable?

            CONCLUSIONES