Crimen y literatura

Literatura de ficción. Novela negra. El Perfume. Patrick Süskind. Crimen y castigo. Fedor Dostoievski. Pesonajes

  • Enviado por: Andrea Rojas
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 12 páginas
publicidad
publicidad

Asesinatos.

Como ya sabemos, el gran escritor de la obra El Perfume, es el escritor alemán

Patrick Süskind. Él estudió historia, aunque no ejerció en este campo ya que se dedicó

exclusivamente a la literatura. Su primera obra de gran éxito fue una composición teatral

titulada El Contrabajo (1984), pero su verdadero éxito llegó con la novela El Perfume

(1985). En este libro Süskind lleva al lector a al encuentro con una mente asesina y

brillante, elegante y sutil, pero totalmente amoral. La historia no se desarrolla en el

presente, sino que varios siglos atrás, en el XVIII, a la vez que el escenario se traslada a

Francia desde Alemania. La trama gira, igual que el resto de sus obras , entorno al

aislamiento del individuo en la sociedad.

Fedor Dostoievski, el escritor de Crimen y Castigo, fue un novelista ruso que

escudriñó hasta el fondo la mente y el corazón humano. El asesinato de su padre de forma

brutal y sádica por sus propios criados le dejaría una profunda marca que reflejaría siempre

en sus escritos. Al graduarse, decidió dedicarse a la literatura. Su primera novela fue

Pobres Gentes (1846), el cual era un libro bastante novedoso ya que reflejaba una gran

simpatía por los humillados y oprimidos; en su análisis de los conflictos del protagonista,

observaba desde su propio interior. En su siguiente novela, El Doble (1846) y en otros

esbozos, continuó explorando las humillaciones y el comportamiento de los desheredados.

En 1866, publicó Crimen y Castigo y El Jugador. El tema principal de la primera novela

nombrada, es un análisis sobre si un ser que se ve como un individuo extraordinario, tiene

derecho a quebrantar el orden moral, ésta ocurre en Rusia durante el siglo XIX. El tema

principal de las obras de Dostoievski, se centra en el conflicto espiritual del hombre

consigo mismo y su rebeldía contra Dios y dramatizar así los temas filosóficos con la

misma expectación ante el desenlace final como el que se produce en las narraciones

policíacas. El gran aporte de este gran novelista ruso a la literatura universal consistía en

dar un nuevo enfoque a la novela con respecto al narrador. Por ejemplo, algunos

influenciados son Franz Kafka, André Gide, Thomas Mann, Jean Paul Sartre, el argentino

Roberto Arlt, entre otros.

Refiriéndonos ahora a las obras de El Perfume y Crimen y Castigo, como ya todos

sabemos ambos personajes principales asesinan por diversos motivos a una y o más

personas dependiendo del caso. Pero lo que nosotros queremos descubrir y analizar el por

qué se comenten estos crímenes y si hay alguna semejanza en el por qué de ellos.

Con respecto a las obras, podemos darnos cuenta de que ambos son jóvenes

estudiantes. Raskolnikov, (de Crimen y Castigo) es un pobre estudiante quien asesina y

roba a una vieja avara a la que considera un parásito con el fin de destruir esa vida que le

parece miserable y salvar la de sus familiares, sumidos en la indigencia; finalmente

atormentado por su culpa decide por confesar y por redimirse espiritualmente.

Grenouille, ( El perfume) un hombre sin inteligencia ni sensación humana, como no

sea olfativa, crece despreciado por todos ya que no pueden olerle. Él se convierte en un

singular asesino que roba el olor de sus víctimas hasta quitarles el último aliento. La novela

deviene en un profundo análisis de la condición humana y un reflexión sobre la fuerza de

persuasión de los olores.

Ya teniendo aquí una pequeña síntesis de lo que aconteceremos luego y

explicaremos más detalladamente ; descubriremos el mundo en el que vive estos personajes

para llegar a una conclusión del por qué de los asesinatos y si estos fueron causados por una

presión externa o por una incapacidad de ellos.

“En el siglo XVIII vivió en Francia uno de los hombres más geniales y abominables

de una época en que no escasearon los hombres abominables y geniales. Se llamaba Jean-

Baptiste Grenouille y si su nombre, a diferencia del de otros monstruos geniales como De

Sade, Saint-Just, Fouché, Napoleón, etcétera, ha caído en el olvido, no se debe en modo

alguno a que Grenouille fuera la zaga de estos hombres célebres y tenebrosos en altanería,

desprecio por sus semejantes, inmoralidad, en una palabra, impiedad, sino a que su genio y

su única ambición se limitaban a un terreno que no deja huellas en la historia: al efímero

mundo de los olores”. De aquí, podemos inferir claramente qué era lo que a Grenouille

interesaba: los olores; y tal como lo dice esta cita, remarco la palabra impiedad, ya que él

hacía todo lo posible para tener los olores que deseaba, y una de estas maneras era

cometiendo crímenes de gran atrocidad.

Las circunstancias del nacimiento de éste nos introducen al panorama de las clases

sociales más desposeídas y marginadas. La madre estaba a punto de tener el quinto parto,

todos los había tenido en el puesto de pescado y las cinco criaturas habían nacido muertas o

medio muertas. Grenouille nace entre los desechos malolientes del puesto de pescado,

sobrevive por un verdadero acto del destino y con su primer grito se decide por la vida y al

mismo tiempo sentencia a la muerte a su madre. Su figura constituye un polo opuesto a la

idea de la razón, columna vertebral del concepto del mundo de la ilustración.

En la cita a continuación nos damos cuenta de cómo él es rechazado al no poseer

ningún olor característico, es despreciado, odiado e incluso hace que a la nodriza le dé

terror a esta situación: “ ¿Y afirmas además que, si no huele como tú crees que debe oler

(¡tú, la nodriza Jeanne Bussie de la Rue Saint-Denis!), es una criatura del demonio?”.

Grenouille dotado con las características de una garrapata resiste a las peores condiciones

de vida, a varios atentados con los que los niños de su edad tratan de deshacerse de él;

desde pequeño es aislado de la sociedad por sus iguales. Los fenómenos sociales no son

otra cosa más que un fondo que sirve para crear un escenario ambientado en el que nuestro

personaje puede esperar pacientemente tiempos mejores, mientras que sus facultades

olfatorias alcanzan increíbles dimensiones.

Tan sensible es su olfato que pudo oler aquel primer aroma a una gran distancia:

“Una fragancia incomprensible, indescriptible, imposible de clasificar; de hecho, su

existencia era imposible. Y no obstante, ahí estaba, en toda su magnífica rotundidad.

Grenouille la siguió con el corazón palpitante porque presentía que no era él quien seguía a

la fragancia, sino la fragancia la que le había hecho prisionero y ahora le atraía

irrevocablemente hacia sí”. “Una muchacha se hallaba sentada ante esta mesa limpiando

ciruelas amarillas... debía tener 13 o 14 años. Grenouille se detuvo. Supo inmediatamente

de donde provenía la fragancia que había seguido durante más de media milla desde la otra

margen del río... procedía de la muchacha”. Él no podía creer que tan rico aroma

procediese de un cuerpo humano, ya que casi siempre estos tenían un olor detestable; sentía

claramente el olor de todas las partes del cuerpo de esta niña, lo que le fascinaba aún más,

para él era la belleza pura; debía tener esta fragancia. Comenzó a estrangularla ya que en lo

único en lo que él pensaba en ese instante era en ese olor: “Cuando estuvo muerta, la tendió

en el suelo entre los huesos de ciruela, le desgarró el vestido y la fragancia se convirtió en

torrente que le inundó con su aroma. Apretó la cara contra su piel y la pasó, con las

ventanas de la nariz esponjadas, por su vientre, pecho, garganta, rostro, cabellos y otra vez

por el vientre hasta el sexo, los muslos y las blancas pantorrillas. La olfateó desde la cabeza

hasta la punta de los pies.” Grenouille pareciese que aparte de tener una gran obsesión por

los olores, como si estuviese perturbado y ya insano, porque por mucho que uno estrangule

a una persona, luego olorosarla con tanto detenimiento nos hace pensar que talvez tiene o

pudiera llegar a tener un problema mental.

Otra de sus víctimas fue la hija de Antoine Richis, llamada Laure. Sabiendo él ya

los asesinatos cometidos anteriormente, él ya tenía una pequeña descripción de nuestro

personaje, por lo que comenzó a tener más cuidado con su hija a la cual idolatraba ya que él

creía que ella cumplía con todos los rasgos de las muchachas asesinadas por un sicópata;

Richis creía que el asesino trabajaba en el retrato de la perfección, aunque solo fuera en la

fantasía de su cerebro enfermo.

Finalmente, se cometió el vigésimo quinto asesinato: “Empujó la ventana, se

introdujo en el aposento y dejó el paño a un lado. Entonces se volvió hacia la cama. La

fragancia del cabello dominaba porque la muchacha dormía de bruces con el rostro

enmarcado por el brazo y apretado contra la almohada, en una postura ideal para el mazazo

en la nuca. El ruido del golpe fue seco y crujiente.” Nuevamente, estamos presente a otro

gran crimen; Grenouille prácticamente está poseído por estas fragancias y por sus acciones,

podríamos decir que ellas lo llevan a una locura extrema en la cual él no puede resistir a la

tentación de tenerlos en su poder lo que lo lleva a asesinar tan cruelmente, se encuentra

totalmente obsesionado.

Dos crímenes a sangre fría, más 23 asesinatos de hermosas y bellas muchachas que

expendían un aroma delicioso, nos muestra la personalidad de Grenouille. Esto hace que él

se encierre y haga su obsesión más grande aún, desarrollando así una mente asesina para

conseguir su objetivo; de hecho, él no encuentra nada malo en lo que hace ya que esto es

solo para abastecer sus necesidades.

Pasó el tiempo en el cual comenzó a reflexionar y es cuando se da cuenta realmente

de lo que sucedía en su vida: “Ya no le atraía la vida en una caverna. Había conocido esta

experiencia y comprobado que no era factible vivirla. Como tampoco la otra experiencia, la

de la vida entre los hombres. Uno se asfixiaba tanto en una como en otra. En general, no

quería seguir viviendo. Quería llegar a Paris y morir allí. Esto era lo que quería.” Se dio

cuenta de lo aislado que había estado debido a su propia culpa, ya no le importaba nada,

tan solo quería morir para acabar de una vez por todas con su sufrimiento.

“Un poder mayor que el poder del dinero o el poder del terror o el poder de la

muerte; el insuperable poder de inspirar amor en los seres humanos. Sólo una cosa no

estaba al alcance de este poder: hacer que él pudiera olerse a sí mismo. Y aunque gracias a

su perfume era capaz de aparecer como un Dios ante el mundo... si él mismo no se podía

oler y, por lo tanto, nunca sabía quien era, le importaban un bledo el mundo, él mismo y su

perfume” Si no puede olerse a sí mismo no es nada ni nadie, menos su exquisito perfume

compuesto por el aroma de aquellas muchachas le significa algo. No era a él a quien

querían realmente, sino que al perfume excitante que él hacía. La gente pensaba que lo

adoraba, mas no era eso. Grenouille nunca se ganó el verdadero amor de la gente.

Finalmente su destino fue increíblemente grotesco, murió en el Cimetière des

Innocents, en el cual fue despedazado por los allí presentes y su cuerpo quedó dividido en

treinta pedazos, los cuales fueron devorados por aquellos caníbales. Tal como sale en el

último párrafo del libro “Cuando al fin se atrevieron, con disimulo al principio y después

con total franqueza, tuvieron que sonreír. Estaban extraordinariamente orgullosos. Por

primera vez habían hecho algo por amor. Se podría decir que en su fin, Grenouille

inconscientemente, ya que estaba muerto, tuvo alguna cercanía con el amor.

“En Crimen y Castigo el joven Raskolnikov se enfrenta a un entorno de miseria y

mezquindad, en contra de sus propios deseos y convicciones.”

“Un estudiante pobre, Raskolnikov, asesina y roba a una anciana avara a la que

considera un parásito, con el fin de destruir esa vida que le parece miserable y salvar la de

sus familiares, sumidos en la indigencia, pretendiendo justificar su crimen con la idea de

que todo está permitido a superhéroes como él”.

El único crimen cometido por este personaje fue el siguiente: “No había tiempo que

perder sacó el joven el hacha de debajo del gabán la levantó con las dos manos de una

manera torpe, casi maquinalmente, porque no tenía fuerzas y la dejó caer sobre la cabeza de

la vieja. De repente, en cuanto hubo dado el golpe, sintió Raskolnikov que recobraba toda

su energía física”. “El golpe dio precisamente en la coronilla, a lo que contribuyó la poca

estatura de la víctima ... Entonces Raskolnikov, cuyo brazo había recobrado todo su vigor,

asestó dos nuevos hachazos a la cabeza de la usurera. La sangre brotó a chorros y el cuerpo

cayó pesadamente en tierra ... estaba muerta ... El asesino dejó el hacha en el suelo e

inmediatamente se puso a registrar el cadáver, tomando todo género de precauciones para

no mancharse de sangre ... Se encontraba en plena posesión de su inteligencia. No

experimentaba ni aturdimiento ni vértigos; pero seguían temblándole las manos.” Asesinó

fríamente a aquella vieja, aunque no niego que tal vez él tenía buenas razones para matarla,

pero no lo justifico por sus actos. Fue algo repugnante y creo yo que para hacer algo así,

hay que estar fuera de sí, aparte de tener algún problema mental. Primero le dio un hachazo,

mas eso no le bastó y continuó dándole otros más. Tal vez interiormente él sentía algún

deleite o clase de excitación haciendo esto ya que era primera vez que asesinaba a alguien.

Él cree que se encuentra perfectamente bien, sin embargo no es así, debido a que aún no se

da cuenta de la gravedad del asunto; más aún, lo peor es que luego llega la hermana de esta

vieja a la cual también asesina aunque esto no fue previsto.

Pasada esta terrible situación, transcurrió el tiempo en el que él calló este secreto.

Físicamente él expresaba que tenía algún problema ya que presentaba mareos,

prácticamente se desmayaba, no tenía fuerzas y cada vez que tocaban el tema de aquel

crimen se ponía a la defensiva -por lo menos en la mayoría de los casos- . Algo que se

podría decir que lo delató de una u otra manera, fue un artículo que él publicó en el

periódico lo que despertó sospechas en los más interesados en este tema.

Refiriéndonos ahora a Razumikhin, él llegó a ser uno de sus mejores amigos, o por

lo menos eso creía él ya que siempre lo ayudó en lo que pudo y lo defendió, incluso cuando

Raskolnikov lo trataba verbalmente mal, ya que lo tenía aburrido. En este personaje, vemos

a alguien como si fuese familiar del principal, quien se involucra en la vida de éste.

Razumikhin, se daba cuenta de que su “mejor amigo” tenía problemas aunque no sabía cuál

o cuáles eran estos; él siempre lo apoyó, nunca preguntando ni cuestionando las acciones de

él.

Pasó mucho tiempo para que éste confesara hasta que finalmente se decidió por

contarlo a Sonia, la mujer de la cual se enamoró: “-Sonia, tengo el corazón enfermo;

préstame atención. Porque soy malo he venido. Hay muchos que no lo hubiesen hecho;

pero yo soy cobarde e infame. ¿Por qué he venido yo? Jamás me lo perdonaré ... - Yo he

querido ser un Napoleón ..., ahí tienes por qué he matado. ¿Te lo explicas ahora?”. “-El

hecho es que me he planteado esta cuestión: Si Napoleón, por ejemplo, hubiese estado en

mi lugar; sino hubiese tenido que empezar su carrera ni Tolón, ni Egipto, sino que, en lugar

de tan brillante empresas, se hubiera encontrado en presencia de un asesinato que cometer

para asegurar su porvenir, ¿Hubiera renunciado a la idea de asesinar a una vieja y de

robarle tres mil rublos? No teniendo ninguna otra salida, no se habría andado con

escrúpulos y hubiera ido a su objeto sin el menor reparo. Desde que me hice esta reflexión,

ya no tenía que vacilar; me sentía cubierto por la autoridad de Napoleón ...”. “Pues bien,

yo me dije que con el dinero de la vieja dejaría de vivir a expensas de mi madre; que podría

volver a entrar en la Universidad y asegurar mis comienzos en la vida. Ahí lo tiene

explicado todo. Claro que he hecho mal en matar a la vieja; no hay más que hablar. Sonia,

no he matado más que a un gusano malo y asqueroso.” “ Yo me preguntaba siempre: -Ya

que los demás son tontos, ¿Por qué no procurar ser más inteligente que ellos?- Sabía yo,

Sonia, que el amo entre ellos es el que posee una inteligencia poderosa”... “-¡Cállese usted!-

Exclamó la joven fuera de sí-. Se ha alejado usted de Dios, y Dios le ha herido y le ha

entregado al demonio.” ... “He querido matar dejándome de toda casuística; matar para mí,

para mí solo. Aun en un caso como éste he desdeñado emplear astucias con mi conciencia.

¡Si he matado, no ha sido para aliviar el infortunio de mi madre, ni para consagrar al bien

de la humanidad la riqueza que en mi pensamiento debía ayudarme a conquistar este

asesinato!. Finalmente Raskolnikov se desahoga, probablemente porque no podía

continuar ocultando aquel terrible secreto; leyendo aquellas citas, descubrimos el estado

mental de nuestro personaje, al notar que en un caso de esta naturaleza no puede igualarse a

un personaje como Napoleón, que a pesar de ser un “tirano” él era alguien no como

Raskolnikov. Las excusas que él nos da, están bien fundamentadas, más no justifica su

actitud irracional.

Sonia en un comienzo no podía creer lo que escuchaba, entró en un momento de

locura, pero luego se tranquilizó y le dijo a su amado que la única forma de liberarse de

aquella culpa era confesando, aunque ello significase ir a prisión. Le costó convencerlo,

hasta que finalmente se decidió; por esto pasó en presidio en Siberia haciendo trabajos

forzados y durante esta condena Sonia lo acompañó y mantuvo a la hermana de éste

informada de todo lo que sucedía.

Ya contemplado sobre los asesinatos, cómo los hicieron y tal vez el por qué de

estos, es sobre lo que hablamos en el transcurso de este ensayo, ambos eran unos jóvenes

que tenían sus necesidades las cuales satisficieron de aquella manera.

Varias similitudes tienen estos personajes de las cuales podemos nombrar las

siguientes: ambos son jóvenes, asesinos, aislados de la sociedad, ateos, con problemas

mentales, en un principio rechazados por la sociedad, etc.

Realmente lo que los llevo a estos pobres jóvenes a cometer tales fatales hazañas,

fueron tanto como problemas sicológicos que se presentan desde un principio en ambos, en

Grenouille, por no tener olor; y Raskolnikov, no sale explícitamente ya que comienza así

desde el principio, pero se podría deducir que era por problemas de dinero y con su familia,

así como la sociedad en la que se encuentran ambos inmersos.

Ambas novelas tratan un tema en común o muy parecido que es el asesinato y de un

joven que se encuentra en este que es el asesino.

| Yo encuentro que ellos se encontraban ahogados en una sociedad que no los

consideraba como personas “normales” o tal vez, eran ellos los que se encerraban y

aislaban de la sociedad ya que sentían que no eran bienvenidos en ella. Es un problema que

está muy presente en nuestra sociedad, empero nosotros no nos damos cuenta de ello ya que

no nos sucede y no somos capaces de ver lo que les ocurre a nuestros prójimos. De aquí a

un tiempo más y a lo mejor para el resto de la vida esto será un problema que estará

presente ya que depende de las personas y de cómo son recibidas en el lugar en donde se

encuentran, por eso no se sorprendan si algo así ocurre porque de una u otra manera

nosotros mismo, aunque inconscientemente, somos culpables de la reacción de estas

personas.

Bibliografías:

  • www.cubaonline.cu

  • .

  • www.elcalamo.com

  • Süskind, Patrick.

  • El perfume.

    Editorial Planeta Chile, S.A, Santiago, Chile.

    Décimo tercer impresión: Diciembre/2000.

  • www.buscabiografias.com

  • Dostoievski, Fedor.

  • Crimen y Castigo.

    Editorial Alba, 2001, segunda reimpresión, España.

    Op. Cit. 5, página 3.

    Op. Cit. 5, página 4.

    Op. Cit. 1.

    Op. Cit. 3, página 9.

    Op. Cit. 2.

    Op. Cit. 3, página 16.

    Op. Cit. 3, página 42.

    Op. Cit. 3, página 43.

    Op. Cit. 3, página 45.

    Op. Cit. 3, página 203.

    Op. Cit. 3,página 235.

    Op. Cit. 3, páginas 235-236.

    Op. Cit. 4.

    Op. Cit. 5, página 42.

    Op. Cit.. 5, página 43.

    Op. Cit. 5, página 272.

    Op. Cit. 5, página 273.

    Op. Cit. 5, página 273-274.

    Op. Cit. 5, página 275.

    2