Crecimiento

Análisis antropológico. Infancia. Adolescencia. Madurez. Vejez. Evolución del pensamiento. Adquisiciones. Desarrollo

  • Enviado por: Felix Blanco
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad

Los cambios durante el crecimiento de una persona

Etapas en la vida de una persona.

Los seres humanos pasan por varias etapas durante su vida: Infancia, adolescencia, madured y ancianidad.

Infancia.

La infancia ocupa un largo periodo de tiempo - unos 12 años-, y durante ella se producen las importantes modificaciones psíquicas y somñaticas que configurarán la personalidad y la constitución del adulto. La mayoría de los psicólogos coinciden en incluir un estudio en campo de la paidopsicología evolutiva, que abarca el desarrollo de las actividades psíquicas del ser humano desde la fecundación ovular hasta la estructuración, superada la adolescencia, de los caracteres definitivos de la personalidad. La infancia del hombre es la mas desvalida de las especies animales. Son precisos largos años de atentos cuidados para que el niño pueda alcanzar la plena aotusuficiencia, y aun entonces la concurrencia de una sociedad a la que cada individuo se sienta ligado íntimamente es importantísima para la supervivencia. Pero esta prolongada etapa de dependencia, tan llena de paligros y de inestables equilibrios, constituye un periodo de permanente aprendizaje que hace posible la extraordinariadiferenciación intelectual y afectiva del hombre, y marca de modo decisivo la gran riqueza de su vida psíquca.

Infancia

Años

Principales adquisiciones.

Fases de la evolución del pensamiento.

Fases del desarrollo libidinal

1.º

Retozo.

Dentición.

Deambulación.

Pensamiento sensoriomotor. Concepto de “objeto permanente”

Oral succionadora

2.º

Locución primaria.

Juegos ficticio.

Juego constructivo.

Pensamiento preoperatorio.

Oral canibalística

3.º

Locución completa.

Egocentrismo.

Anal

4.º

Control definitivo de esfínteres.

5.º

Sentimientos de pudor y asco.

Lectura y escritura.

Pensamiento intuitivo

Fática

6.º

Conceptos de “conservación y reversibilidad”

De latencia

7.º

8.º

Ordenación, combinación y disociación de objetos concretos

Operaciones concretas

Disminución de los impulsos libidinales

9.º

10.º

11.º

Formación y modificación de hipótesis

Operaciones formales

Genital

12.º

Adolescencia.

Los límites de la adolescencia varían en función de una serie de factores, como pueden ser el sexo (12 a 18 años, por termino medio en las hembras; 14 a 20 en los varones), el tipo individual, la raza, las condiciones geográficas, el medio socioeconómico, etc. Es un periodo de profundas transformaciones fisiológicas, que se caracteriza, a la vez, por importantes cambios en las estructuras mentales, por el intento de liquidar el estado infantil - en un plano afectivo- y, en el social, por los difíciles ensayos de inserción en la sociedad adulta. La adolescencia abarca tres fases sucesivas: La prepubertad, caracterizada por un cecimiento rápido y por la aparición de los caracteres sexuales secundarios; la pubertad, momento de la aparición de las primeras menstruaciones en la adolescente y las primeras eyaculaciones en el adolecente, y la postpubertad, fase de final impreciso, caracterizado por una detención progresiva del crecimiento, al tiempo que continúa la maduración morfológica y fisiológica de los diversos órganos.

En el plano mental el rasgo principal del pensamiento de un adolescente es la puesta en marcha del razonamiento experimental, que tiene unas ciertas características. Su proceso es hipotético-educativo, en el sentido de que el adolescente produce hipótesis a partir de sus observaciones, y para verificar aquellas recurre a la experimentación sistemática; es un pensamiento de tipo combinatorio, ya que distingue a la vez los factores que entran en juego y las posibilidades de su asociación metódica, y de un pensamiento que utiliza las posibilidades ofrecidas por las reglas de la lógica clásica, que coordina las operaciones fundamentales de negación, disjunción y conjunción. Aquí se advierte una de las novedades que oponen la adolescencia a la infancia: la libre actividad de la reflexión espontanea, su facilidad en la elaboración de teorías abstractas. Otra característica importante de la actividad mental del adolescente es su egocentrismo intelectual, que se manifiesta por la creencia en la omnipotencia de su reflexión, como si el mundo debiera someterse y adaptarse a sus sistemas, y no los sistemas a la realidad. Más adelante ese egocentrismo casi metafísico va encontrando su corrección en una reconciliación entre el pensamiento formal y la realidad. La actividad intelectual del adolescente irá alcanzando equilibrio cuando aquél comprenda que la ufnción propia de la reflexión no es la de contradecir la experiencia, sino la de anticiparla, interpretarla y, en el fondo, la de adaptarse a ella.

Madurez.

Es la etapa en la que el crecimiento a finalizado, el cuerpo a alcanzado su máximo desarrollo y la mente a adquirido todas sus capacidades. La madurez es una etapa muy larga, ya que abarca desde la juvenud hasta que comienza la ancianidad, y existen otras muchas diferencias de pensamiento y de forma física entre adultos y los jóvenes.

Desde el punto de vista psicológico la maduración es un proceso dinámico cuya imortancia en psicología evolutiva radica en el vínculo de relación que establece entre los mecanismos genéticos hereditarios y las influencias del ambiente. Cada estadio evolutivo infantil se correponde con un grado determinado de maduración neuropsíquica y supone la adquisición de nuevas pautas de conducta. La incidencia, adecuada o no, de los factores culturales y educativos condicionará en parte del afianciamiento de dichas pautas y su proyección hacia estadios superiores, o las derivará hacia normas patológicas de comportamento.

Vejez.

Es el estado caracterizado por la pérdida de la capacidad del individuo a la adaptación a factores que influyen sobre él. La frontera de la vejez es un límite convencional que se suele establecer en los 65 años.

Desde el punto de vista fisiológico la teoría más acertada actualmente sobre la causa del envejecimiento es la de la determinación o programación genética, mas verosímil que la de las mutaciones causadas por el envejecimiento. Los signos del envejecimiento son, entre otros: la merma de la agudeza visual, la desminución de la actividad funcional de los órganos y trastornos psíquicos (pérdida de memoria y de las facultades intelectuales). Estas modificaciones suponen una baja general del rendimiento del organismo y de su capacidad para resisitir sobrecargas funcionales o adaptarse a cambios de las condiciones del medio. En la actualidad la vejez presenta características propias. No es posible definirla de una vez por todas: los viejos son los que cada sociedad considera como tales. Ha habido épocas en que la vejez empezaba a los 40 años, y épocas en la que no se iniciaba hasta los 70 años o, incluso, en que no se consideaba viejo a nadie, como ocurre actualmente en EE.UU. por considerarse ese término injurioso (al igual como se rehúye la palabra muerte). Por ello tiende a utilizarse el de “tercera edad”. Ésta se prolonga actualmente de manera considerable debido a la farmacología y la higiene. Cmienza de manera difusa tras la jubilación, uanque ésta, al adelantarse progresivamente, alcanza a muchas personas en pleno periodo de maduresz de sus fuerzas físicas y mentales. Tampoco al ser abuelo supone necesariamente la entrada a la vejez, como solía ocurrir antes, pues un apersona puede ser abuela a los 45 años, oo antes. Hay quien distingue, por otra parte, entre la vejez o último periodo de la vida, y senectud, o etapa de decrepitud e inutilidad. Ahora bien, aunque en las sociedades desarrolladas hoy en día los hombres pueden lleva una vida más digna, la vejez está en una situación precaria. Existe una preocupación creciente por los niños, peor la sociedad se desentiende de la suerte de los ancianos. Sigiendo la tradición. A los viejos se les respeta, pero, solapamente, se les va desposeyendo de sus bienes, dde su autoridad, de su poder.