Crecimiento de los ficus

Botánica. Ficus. Germinación. Crecimiento. Cultivo en interiores. Riego. Fertilización del suelo. Transplante. Plagas

  • Enviado por: Giovani Qaisawano
  • Idioma: castellano
  • País: Ecuador Ecuador
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Ejercicios Resueltos Cálculo Integral
Ejercicios Resueltos Cálculo Integral
Serie de ejercicios resueltos de Cálculo Integral Este curso va ligado al curso actual de Cálculo...
Ver más información

Curiosidades Matemáticas
Curiosidades Matemáticas
En realidad más que un curso, esta una serie de videos sobre algunos trucos matemáticos útiles...
Ver más información

publicidad

Capítulo 1: Los Ficus

  • Germinación

  • En la mayor parte de los ficus, la germinación empieza a partir de los seis días de estar plantados y la planta germina por completo a los 18 días de estar plantada. Para germinar, la planta necesita una temperatura ideal que oscile entre los diez y los treinta grados centígrados. Para maximizar la velocidad de la germinación, es mejor que las semillas se encuentren en humedad constante y que éstas estén ocho horas diarias a la luz y dieciséis a oscuras o en penumbra. (www.conabio.gob.mx)

    Es muy fácil lograr que una planta de ficus germine debido a que los cuidados que requieren son bastante generales y además debido a que el noventa y seis por ciento de las semillas de ficus germinan con éxito.

  • Crecimiento

  • Poco después de la germinación, casi no es necesario abonar debido a que la tierra misma tiene suficientes nutrientes como para que la planta viva sin ningún problema, cuando la planta baje su ritmo de crecimiento, es preciso añadir abono en las cantidades recomendadas según el tipo de abono. (www.tarjeplanta.com)

    En cuanto a la poda de los ficus, existen tres maneras de podarlos que son los más utilizados. La poda de formación consiste en cortar las ramas que se salgan de la forma que se quiere dar al ficus pero respetando las primeras tres hojas de la rama para que el árbol no pierda su impulso de crecimiento sino que gane frondosidad.

    La poda de mantenimiento es la técnica que se usa cuando los ficus son mayores y es preciso moldearlos de una forma específica. Debido a que la poda podría ser demasiado agresiva para hacerla en una sola sesión, es habitual dejar que la planta descanse un tiempo antes de hacer una segunda poda, y dejar la planta tal y como se la desee.

    Por último, la poda de rejuvenecimiento se realiza cuando los ficus ya se encuentran en un estado de vejez en el cual las ramas se han engrosado y la estética del árbol se ha visto afectada por esto. En estos casos lo que se hace es cortar la rama desde la base para que nazcan nuevos brotes jóvenes que van a devolver el aspecto vigoroso y `juvenil' a la planta. (www.tarjeplanta.com)

    Es importante podar los ficus porque, al ser plantas frondosas, pueden salirse de control y crecer hasta parecer, más que árboles, amasijos de hojas sin ninguna forma ni control. Además, al podar las ramas de las plantas en proceso de crecimiento, se logra que el crecimiento se vuelva más intenso y veloz y por lo tanto sea una planta más bonita y saludable.

  • Aplicaciones del Ficus

  • Las aplicaciones del ficus son en su mayoría ornamentales, por su resistencia a las plagas, su escasa necesidad de mantenimiento, su estética, su gran adaptación a la poca luz y su rusticidad. Los ficus son utilizados comúnmente para adornar oficinas y conferirles un aspecto más natural. El ficus también es utilizado en las ciudades como seto, como arbusto, como árbol e inclusive como cerca, en ciertas casas, esto se puede lograr debido a que las distintas especies de ficus, tienen características diferentes entre sí y esto permite que existan ficus de sesenta centímetros así como existen ficus de tres metros.

    Capítulo 2: Cultivo en Interiores

    Capítulo 2.1: Iluminación

    Los ficus necesitan grandes cantidades de luz para su desarrollo pero es contraproducente que uno los exponga al sol debido a que son muy sensibles y sus hojas pueden comenzar a caerse. La cantidad de luz que un ficus necesita, varía según la especie, por ejemplo, la especie que tiene unas pequeñas manchas amarillas o blancas en las hojas necesita más luz y por lo tanto es recomendable acercarla a la ventana para que reciba luz pero sin exponerla al sol o haciéndolo durante periodos de tiempo limitados. (www.infojardin.com)

    La cantidad de luz que una planta recibe es un factor determinante en su crecimiento, y en el potencial rango de tamaño que ésta puede alcanzar. Esto se debe a que la luz es un factor extremadamente importante para llevar a cabo la fotosíntesis, que es la producción de alimento de la planta, y es lo que la hace crecer.

    Cuando la planta se cultiva en interiores es más fácil regular el tiempo que la planta está a la luz y por lo tanto se puede lograr que esta aumente o disminuya su ritmo de crecimiento si lo que uno quiere es una planta para tener en una maceta dentro de la casa. (Pauanquisa, Manuel. Entrevista)

    Capítulo 2.2 Riego

    El riego es un factor que influye mucho en el crecimiento de las plantas. Al cultivar en el interior hay algunas variantes que al cultivar en el exterior. La maceta en la que se encuentre la planta debe tener un agujero en la base para que el exceso de agua sea eliminado y se debe tener mucho cuidado de que ese agujero no sea obstruido por tierra o las mismas raíces de las plantas. Al ficus es aconsejable regarlo no más de dos veces por semana cuando las condiciones climáticas son calurosas y una vez cada ocho o diez días cuando el clima es frío. (www.infojardin.com)

    Personalmente, me parece que es más fácil decidir cuando y cuanto regar basándose en la apariencia y consistencia de la tierra, cuando la tierra de la maceta se vea seca y comience a endurecerse, es bueno regar y tener una barra pequeña o algo similar para medir hasta donde penetra el agua y regar en base a eso.

    El riego es muy importante porque, al igual que la iluminación, incide directamente en la fotosíntesis y, al afectar la fotosíntesis, influye en el ritmo de crecimiento y la calidad de la planta, por ejemplo, si a una planta le falta agua, se vuelve amarillenta, sus ramas se secan, sus hojas comienzan a caerse y finalmente, muere. En cambio cuando uno riega la planta demasiado, a ésta comienzan a caérsele las hojas hasta quedar solo el esqueleto de la planta que de la misma manera que con la falta de riego, dentro de un tiempo, muere. Por eso hay que tener mucho con la cantidad y frecuencia del riego a la planta. (Pauanquisa, Manuel. Entrevista)

    Capítulo 2.3 Temperatura

    La temperatura es un factor a tener en cuenta al cultivar no sólo los ficus, sino cualquier planta. La temperatura ideal para un ficus dentro de una casa va desde los trece grados centígrados hasta los veinticuatro grados centígrados. Los ficus pueden incluso vivir en el exterior en buenos climas (que no haya heladas) o hay como sacarlos para que reciban un poco de aire, siempre y cuando haya un buen clima y no estén directamente expuestos a la luz solar muy intensa. Para que no se les arranquen las hojas y no estén expuestos a cambios de temperatura bruscos, es conveniente mantenerlos alejados de las corrientes de aire. (www.infojardin.com)

    Yo creo que a pesar de lo que diga el artículo, en nuestro país que tiene un clima particularmente benigno, no es muy necesario evitar que la planta esté expuesta a corrientes de aire o cuidar que la temperatura sea siempre apropiada debido a que aquí en el Ecuador, la temperatura casi siempre se mantiene dentro de ese rango y las corrientes de aire, por lo general, no son fuertes en extremo y no traen consigo cambios sustanciales en la temperatura como para afectar el termostato de la planta.

    Capítulo 2.4

    A pesar de que la humedad no es un factor desequilibrante para el adecuado desarrollo de las plantas, he decidido incluirlo brevemente.

    La humedad que el ficus requiere no es mucha pero, es bueno rociarlo, con una cantidad de agua acorde al tamaño y a la etapa de desarrollo del ficus, para así humedecer ligeramente las hojas y los tallos, sobre todo los superiores y con esto evitar que los insectos o las arañas penetren en el árbol.

    Cuando se cultiva en interiores, este rociado es particularmente útil, sobre todo si se tiene aire acondicionado o calefacción dentro de la casa, debido a que esto convierte al aire del ambiente en el que se esté cultivando en un aire excesivamente seco, lo cual es desfavorable para la planta. Este rociado debe ser realizado con menos frecuencia cuando el clima es más frío de lo común. (www.infojardin.com)

    Capítulo 2.5 Fertilización del Suelo

    La fertilización del suelo es una parte importante del cultivo en interiores, debido a que tiene una cantidad de tierra considerablemente menor que la que tiene una planta que crece en el exterior, la planta que crece en una maceta se queda sin los nutrientes propios de la tierra mucho más rápido que aquella que crece en el exterior. Por ello es necesario `recargar' la tierra con estos nutrientes utilizando productos químicos u orgánicos especialmente diseñados para el caso. (Pauanquisa, Manuel. Entrevista)

    Es recomendable que cuando la planta se encuentre en un período de gran actividad, tal como es durante sus primeros tres meses de vida, se abone la tierra, con abono químico o natural, cada quince días. Manuel Pauanquisa recomienda que `si el abono utilizado es de origen natural, la tierra se remueva después de su aplicación, para que éste penetre'. Si se abona, en cambio, con abono químico, es preferible utilizar un abono que sea especial para plantas de hojas verdes. Además, cada mes, es conveniente añadir ligeras cantidades de hierro al agua con la que se riega las plantas para evitar el amarillamiento característico cuando hay falta de éste elemento en la planta.

    Capítulo 2.6 Transplante

    El transplante tiene que ser realizado con muchísimo cuidado para evitar dañar las raíces al momento de sacar la planta del recipiente donde está creciendo para trasladarla a otro recipiente. Al realizar el transplante, es recomendable que se saque a la planta con un poco de la tierra que está alrededor de ella, justamente para evitar daños y para que las raíces no se arruguen al trasladarla a su nuevo recipiente. (Pauanquisa, Manuel. Entrevista)

    El transplante tiene que llevarse a cabo una vez cada año o cuando la maceta le quede demasiado pequeña a la planta que se está cultivando.

    Cuando la planta sea demasiado grande como para manejarla con facilidad, solo se debe sustituir la capa superior de tierra con una capa de tierra nueva. Cuando se realice el transplante, también es aconsejable realizar los que se llama `poda de despunte' que consiste en cortar el principio de cada rama más o menos hasta la segunda o tercera hoja, esto se hace para lograr que el árbol siga frondoso. (www.infojardin.com)

    De preferencia se debe utilizar la tierra más oscura que se pueda encontrar para realizar el cambio de tierra, esto se debe a que mientras más negra sea la tierra significa que tiene más nutrientes. (Pauanquisa, Manuel. Entrevista)

    Yo creo que el transplante es la fase más difícil del cultivo en macetas, esto se debe a que al estar la planta más grande pero su maceta le queda pequeña, es muy difícil maniobrar la planta para no dañar ninguna de sus raíces al sacar la

    planta de la tierra y tampoco dañarlas al meterla a su nueva maceta, para esto es particularmente útil el consejo de sacar la planta con un poco de la tierra de alrededor.

    Capítulo 2.7 Plagas

    2.7.1 Araña Roja

    Las arañas rojas son arañas extremadamente pequeñas (0.5mm) que atacan a la planta cuando el ambiente de ésta es demasiado seco. Inicialmente su efecto es que decoloran las hojas y forman pequeñas manchas amarillas pero cuando las arañas se reproducen, producen hojas enteras sin brillo y las hojas existentes quedan con su zona central decolorada, para detectarlas es preciso buscar estas decoloraciones pero también pequeñísimas telarañas en la parte trasera de las hojas. Para deshacerse de ellas es tan simple como rociar la planta con un vaporizador hasta que desaparezcan, si no funciona entonces es preciso utilizar insecticida para ácaros. (www.infojardin.com)

    2.7.2 Cochinillas

    Las cochinillas son pequeñas escamas de un color negruzco que se forman en la parte de atrás de las hojas y en los tallos. Se reconocen porque cuando están en una planta hacen que las hojas de decoloren, además segregan una sustancia que atrae a un hongo denominado Negrilla, parecido al hollín que hace que las hojas pierdan el brillo. Para quitar el hongo y las cochinillas, se debe lavar la hoja con agua y jabón o limpiar las hojas con alcohol. (www.infojardin.com)

    Capítulo 3: Cultivo en exteriores

    Capítulo 3.1 Condiciones Climáticas

    El ficus puede ser cultivado en exteriores, siempre y cuando en el lugar en el que se cultiva la planta, haya condiciones climáticas adecuadas para su crecimiento. Por ejemplo, mientras más cerca de la línea ecuatorial se cultive la planta, más tiempo podrá pasar en el exterior, en cambio, cuando el lugar de cultivo se aleja de la línea ecuatorial, hay que tener la planta en el interior durante las épocas más frías del año. (www.infojardin.com)

    Puede ser beneficioso hacer que los ficus germinen en el interior para luego sacarlos al exterior cuando estén en mejores condiciones para enfrentar el las condiciones climáticas a las que estaría expuesto si se va a cultivar el ficus en el exterior.

    3.2 Iluminación

    Cuando se cultiva una planta en exteriores es extremadamente difícil controlar las condiciones de luz que ésta recibe todo el tiempo. Lo que se puede hacer es tratar de sembrar los ficus de manera que les llegue la luz solar filtrada por la sombra de un árbol más grande, o sembrarlos de tal manera que éstos solo reciban luz directa del sol durante máximo tres horas diarias. (www.infojardin.com)

    3.3 Riego

    Debe regarse cuando el sustrato se vea seco, hay que procurar regarlo con un poco más de frecuencia cuando hay climas cálidos o sequías.

    Es importante regar más seguido y más abundantemente cuando la planta se encuentra en períodos de crecimiento intenso, tales como los primeros tres meses después de la germinación de las semillas. (www.portalbonsai.com)

    3.4 Poda

    Cuando la planta se cultiva en el exterior, es recomendable no podarla cuando el clima sea excesivamente caluroso o seco debido a que bajo éstas condiciones la planta no se regenera adecuadamente. (www.infojardin.com)

    Es ideal realizar la poda cuando los brotes de las nuevas hojas están ya visibles pero todavía no se han abierto completamente. No se deben podar ramas gruesas a menos que sea absolutamente necesario, sobre todo cuando se encuentren en épocas de mucho calor o mucho frío, esto se debe a que el ficus tiende a retirar la savia de la rama cortada y en épocas de climas extremos, puede morir la rama completa. Debido a que el ficus no cicatriza bien, es bueno poner pasta selladora en el `muñón' que queda una vez realizada la poda, así se evitará que la rama se vea mal y que la planta gaste energía innecesaria curando la herida causada por la poda. (www.bonsaimania.com)

    `Entre la poda de ramas y el trasplante (o viceversa) debería existir un intervalo mínimo de tiempo para no acumular demasiadas operaciones agresivas a la vez (…)' (www.bonsaimania.com).

    Esto se debe a que el ficus gasta mucha energía en cicatrizarse cada vez que se lo poda, y sería extremadamente perjudicial que además tenga que utilizar energía extra para lograr adaptarse al nuevo medio y hacer que sus raíces se acoplen a él.

    3.5 Trasplante

    Los trasplantes deben ser realizados cada dos o tres meses si se cultiva en maceta, o, si se cultiva directamente en la tierra, no se necesita hacer transplantes. Es recomendable realizar el transplante antes de que las yemas tengan tiempo de engrosar. Hay que tener un buen sustrato al cual hacer el transplante, debido a que si no se lo tiene, las plantas podrían morir o no crecer, por lo tanto `Una buena mezcla de sustrato (…) podría ser un 35% de arena gruesa o material equivalente (tierra volcánica, etc.) y 65% de mantillo.' (www.bonsaimania.com)

    No se debe olvidar que la tierra utilizada para realizar los trasplantes siempre debe ser tierra `nueva', es decir, que no haya sido utilizada como sustrato de ninguna planta antes, esto se debe a que, al reutilizar la tierra, se da espacio para que se contagien enfermedades del cultivo anterior a la nueva planta. (www.bonsaimania.com)

    3.6 Alambrado

    Es posible poner alambres enrollados a la planta del ficus (Véase Anexo 1) para hacer que las ramas de éste crezcan de la forma y posición que se desee. Para esto se debe elegir un ficus que todavía esté creando ramas nuevas y tener mucho cuidado con el ancho que queda dentro del alambre enrollado debido a que las ramas tienden a crecer y a engrosar con extrema rapidez y podrían quedar las marcas del alambre en las ramas si esto pasa. (www.bonsaimania.com)

    Es preferible utilizar la poda para darle el aspecto que se desee al árbol, esto se debe a que el alambrado es una técnica muy agresiva para con la planta y solo se debe utilizar cuando no queda otra opción. (www.bonsaimania.com)

    Personalmente, creo que la poda es más eficaz pero en casos extremos, la técnica del alambrado puede ser utilizada, siempre y cuando se lo haga con criterio.