Corto monetario mexicano

Banco de Mexico. Política monetaria. Déficit públio. Mercado de valores. Inflación. Programa monetario 2006

  • Enviado por: JOSE LUIS NEGRETE SANCHEZ
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 12 páginas

publicidad

EL CORTO MONETARIO EN MEXICO

El corto monetario en Mexico y la politica monetaria del Banco De Mexico se puede ilustrar con el siguiente cuadro:

MARCO TEORICO

El tema que estamos presentando en esta investigación es acerca del corto monetario. Para este trabajo de investigación se consultaron varios autores y libros entre los cuales podemos mencionar a José Luis Calva, Juan R Cuadrado, y las páginas del Banco de México, y otras varias de periódicos que se enfocan en estos temas de macroeconomía y política monetaria.

POLÍTICA MONETARIA

La política monetaria en su definición tomada por el Banco de México en su publicación de enero de este mismo año 2005 nos dice: “Conjunto de acciones llevadas por el Banco Central, cuyo fin es influir en el crecimiento económico mediante manejo de variables monetarias de la economía. Por medio de la aplicación de esta, se prevé el manejo de variables como la inflación, emisión monetaria, funcionamiento del banco Central, regulación de bancos comerciales, tipo de interés, protección a reservas de oro y dólares”.

También nos hace referencia sobre la importante relación entre política monetaria y política fiscal con estas palabras: “Relación entre Política fiscal y Monetaria/ Ambas políticas complementarias. Expansión monetaria/ financiamiento de gasto publico y adquisición de bonos del gobierno.

Política monetaria. Herramienta de la que se vale el Banco Central para lograr estabilidad económica y financiera del país”.

VARIABLES FUNDAMENTALES EN EL MANEJO DE LA POLÍTICA MONETARIA

El conferencista Jorge Sánchez V. en política Monetaria y tipo de cambio en la UNAM el mes de marzo de este 2005 plantea las diferentes variables para un mejor manejo macroeconómico en la política monetaria de este país y especifica: “Oferta monetaria. Principal variable utilizada. Es la cantidad de dinero que circula en la economía para mover las transacciones comerciales y financieras de la sociedad. Conjunto de medidas dinerarias que circulan en la economía y sirven para atesorar valor y para diferir pagos a futuro.

Agregados de la Oferta Monetaria

M1. Medio circulante u oferta monetaria en sentido estricto.

Lo componen los billetes y monedas en poder publico. Depósitos de cuenta de cheques en moneda nacional y extranjera y depósitos en cuenta corriente en moneda nacional

M2. M1 mas tenencias de activos financieros internos por parte del sector privado residentes en el país.

M3. M1 mas M2 mas tenencias de activos financieros internos en poder de no residentes.

M4. M1 más M2 más M3 y más captaciones que realiza la banca a través de sus agencias en el extranjero.

Aumento de oferta monetaria

Cuando

Aumenta tasa de interés bancaria activa, el nivel de actividad económica y reservas.

Disminuye

Cuando

Se llevan a cabo cortos que tienen como fin la regulación monetaria

TASA DE INTERES

Porcentaje que se aplica a una cantidad monetaria /capital/ y que equivale al monto que debe pagar o cobra por prestar o pedir dinero. Banco central vigila los niveles de ti

Segunda variable. De esta dependen la inversión, el tipo de cambio.

TIPOS DE TASA DE INTERES

Tasa Activa. Representa rendimiento que el usuario del crédito paga al intermediario por la utilización de fondos.

Tasa pasiva. Representa el rendimiento que el intermediario paga a los propietarios de los fondos o capital prestado.

Tasa Real. Nivel porcentual que alcanza la ti durante cierto plazo, descontando la tasa de inflación ocurrida en el mismo lapso.

Tasa Nominal. Nivel porcentual que alcanza la ti sin descontar la tasa de inflación

Tasa Bruta. Ti que pagan los usuarios del crédito o se paga a los ahorradores antes del pago de los impuestos correspondientes

Tasa Neta. Es la tasa bruta después de descontados los impuestos.

Factores que afectan ti

Ahorro, inversión, oferta monetaria, nivel de ingreso, expectativas del público, oferta y demanda de fondos por empresas, gobierno y resto del mundo.

TIPO DE CAMBIO

Cantidad de moneda extranjera que se puede obtener por unidad de moneda local.

Mercado cambiario. Lleva a cabo transacciones de operaciones con monedas extranjeras.

Mercados de tipo de cambio. Spot, forward y mercado de futuro.

Tipo de cambio se fija en base al poder adquisitivo que tiene una moneda en su país, variando de acuerdo a su nivel de inflación.

CREDITO

Transferencia de dinero a cambio de una promesa de pago en el futuro. En la industria y comercio se utiliza intensivamente.

Función del crédito

Financiamiento de la producción con anticipación a la demanda.

Crédito. Su uso economiza el uso del dinero, permite planeación más flexible de gastos a lp y actúa como recolector de ahorro de la sociedad.

Genera un poder de gasto corriente en la economía, una sobre expansión conduce a la inflación que su asignación disminuya la velocidad de transacciones.

Banco Central evalúa si restringe o expande créditos, tomando medidas necesarias en costos.

Objetivo. Actividades prioritarias tengan un flujo adecuado de recursos financieros, a tasas competitivas y a plazos cómodos.

OPERACIÓN DE MERCADO ABIERTO

Venta y compra de valores gubernamentales en el mercado financiero por parte del Banco Central. Su acción se orienta a la expansión y contracción de reservas bancarias y a la fijación de niveles de ti y oferta monetaria

Su acción afecta a reservas libres del Sistema bancario, depósitos bancarios y saldos especulativos de empresas y personas

Es el principal instrumento para fijar el monto de reservas bancarias al nivel deseado.

FINANCIAMIENTO DEL DÉFICIT PÚBLICO

Opciones que tiene la autoridad para financiar la deuda

Colocación de calores emitidos por el Gob. y empresas publicas en el mercado financiero

Prestamos directos del sistema bancario al gobierno y empresas públicas

Créditos del Banco Central con cargo a las reservas de nueva creación

Crédito externo

POLÍTICA CAMBIARIA

Conjunto de acciones que implementa la autoridad monetaria con el fin de fijar o administrar la paridad del tipo de cambio.

Tipos de política cambiaria.

Tipo de cambio fijo. Forma en que la autoridad monetaria logra la estabilidad del tipo de cambio por medio de la intervención del BC en el mercado de divisas.

Tipo de cambio fluctuante. Las fuerzas de la oferta y demanda de divisas determinan el tipo de cambio.

Flotación controlada. Se caracteriza por la instrumentación de mini devaluaciones y mini reevaluaciones entre monedas de una misma zona económica generalmente.

Desliz cambiaria. Establecimiento de un porcentaje de mini devaluación diaria, que la autoridad anuncia públicamente. Objetivo. Sobrevaluar el tipo de cambio oficial cuando inflación interna no puede ajustarse a la inflación externa”.

Durante su participación en la Junta Macroeconómica de Global Insight, auspiciada por la Universidad Anáhuac, la directora del Instituto de Desarrollo Empresarial Anáhuac, Laura Iturbide, "aseguró que el peso está apreciado no por un tema de productividad, sino por un asunto netamente financiero, donde las tasas de interés altas siguen como incentivo para la entrada de divisas", además de los ingresos por "altos precios del petróleo y la entrada de divisas por el lado de la inversión y las remesas". "El problema es el efecto que puede causar sobre el sector manufacturero la apreciación del peso, ya que encarece las exportaciones"; en consecuencia, afecta "la marcha del sector productivo".

En otra de sus conferencias José Luis Calva nos define lo que es y como se presenta la inflación esto para entender mejor la política monetaria y los instrumentos de los cuales se vale el Banco de México para su control, y nos define así la inflación: “Es un desequilibrio económico caracterizado por la subida general de los precios y provocado por la excesiva emisión de billetes de banco, un déficit presupuestario o por falta de adecuación entre la oferta y la demanda.

La inflación es la presencia en la circulación de una gran cantidad de papel moneda que rebasa las necesidades de la circulación de mercancías o que sobrepasa a la cantidad de oro que lo respalda.

La inflación se puede dar porque el Estado financia su gasto público a través de la creación (emisión de dinero, que al no tener respaldo pierde valor y por lo tanto disminuye su poder adquisitivo de la gente, se tiene que pagar más dinero por las mismas cosas. Se rompe el equilibrio para que la producción circule normalmente, hay un exceso de circulante en relación con la producción.

Es diferente del auge porque la inflación es que mucho dinero está en circulación y el auge es una gran producción con tendencias de empleo.

El auge significa expansión, dinamismo, y desarrollo de toda actividad económica y la inflación solo es expansión monetaria”.

También nos menciona y define las causas y sus efectos, y otros tipos de apreciación y depreciación del poder adquisitivo:

“Causas:

Internas:

  • Emisión excesiva de papel moneda.

  • Oferta insuficiente de productos agropecuarios en relación con la demanda.

  • Excesivo afán de lucro de los capitalistas.

  • Especulación y acaparamiento de mercancías.

  • Altas tasas de interés bancario que encarecen el crédito.

  • Devaluación.

 Externas:

  • Importación excesiva de mercancías a precios altos.

  • Afluencia excesiva de capitales externos.

  • Exportación excesiva de ciertos productos que incrementan las divisas.

  • Especulación y acaparamiento a nivel mundial.

  • Excesiva deuda externa.

La deflación es lo contrario a la inflación, es una medida política económica que trata de reducir el dinero circulante para propiciar el equilibrio entre producción y circulante.

La deflación es una medida que pretende acabar la inflación.

La estanflación es una combinación de estancamiento con inflación también es llamada slumflación, modifica y altera la forma natural de las fases del ciclo económico, porque se dificulta la recuperación y el auge”.

El doctor en economía por la universidad de Madrid Juan R. Cuadrado nos habla del crecimiento potencial de una economía y sus efectos sobre las condiciones del mercado y sobre todo en la población: “El crecimiento potencial, es decir, la capacidad plena, depende de los factores de oferta, como la fuerza laboral y su educación, el incremento del capital físico, la eficiencia administrativa de los recursos, la capacidad tecnológica, la justicia y la exposición a los mercados internacionales.

 

Por otra parte están las observaciones de corto plazo que pueden reflejar desviaciones transitorias de la producción.

 

Fundamentalmente la idea es que si la demanda de la economía supera la capacidad de oferta entonces la inflación tiende a aumentar, similarmente si la demanda es inferior el fenómeno se transpone, así que mientras sea el segundo caso la economía podrá crecer sin que se presenten fenómenos inflacionarios”.

 

Y para especificar mejor se plantea y responde esta pregunta: “¿Que hace entonces la política monetaria? En primer lugar esta no, puede contribuir de manera directa a aumentar la capacidad de la oferta de la economía. La producción depende de los factores reales, pero si puede contribuir al crecimiento en el largo plazo manteniendo la estabilidad en los precios. Con esta medida se eliminan las distorsiones y los focos de desinformación y confusión que pueden llevar a percibir erróneamente las señales del mercado. Por otra parte se elimina el impuesto inflación con lo que los más pobres verán aliviada su carga impositiva, además de esto, las decisiones podrán ser tomadas con mayor exactitud lo que aumenta las probabilidades de un óptimo social”.

 

Nos habla también de la importancia de la competitividad: “La competitividad en si de la economía depende también de la estabilidad en los precios internos y que decir de los niveles de ahorro e inversión, los cuales reciben un incentivo ya que pueden manejar horizontes mucho más amplios para sus análisis financieros”.

 

En este párrafo se refiere a que la mejor planeacion debe ser a largo plazo ya que en el corto solo puede ayudar en el alza de las tasas de interés aplicando el corto monetario: “En el corto plazo la política monetaria si es una Herramienta efectiva, ya que puede determinar la demanda nominal de la economía, es decir que su influencia sobre la tasa de interés real y de los recursos de crédito disponibles puede influir sobre la demanda agregada. Claro esta que se necesita que no toda la capacidad instalada este en funcionamiento, además puede promueve la recuperación productiva y el empleo en un plazo corto”.

 

“El análisis anterior puede hacerse en una economía abierta o semi-abierta. En estos casos la política monetaria tiene limitaciones muy serias para afectar la demanda agregada.

 

Con tasa de cambio fija o semi-fija.  En este caso el banco central esta en la obligación de intervenir para defender la tasa de cambio, esto lo hace con la venta de reservas internacionales. Esto merma la capacidad de liquidez de la economía.

 

Con tasa de cambio flotante. En este caso es el mercado el que indica los niveles.

 

Las expansiones monetarias aceleran la devaluación de la moneda local, y por ende aumentan las expectativas de inflación. El conjunto de las dos anteriores presiona hacia arriba las tasas de interés y contraen el gasto agregado.

Tenemos así dos ideas fundamentales. En primer lugar que una economía que esta funcionando por debajo de su capacidad puede crecer durante la fase de reactivación a ritmos altos en este caso la política monetaria contribuye manteniendo bajas las tasas reales  de interés. En segundo lugar encontramos que la política monetaria puede influir en la producción en el corto plazo en una economía abierta o semi-abierta pero con tasa de cambio flotante, que funcione por debajo de su nivel óptimo al determinar los recursos de emisión y su influencia en la tasa de interés”.

En el periódico la jornada aparece esta nota: “El Banco de México (BdeM) dio a conocer que la inflación entre febrero de 2004 y el mismo mes del presente año se sitúo en 4.53 por ciento, tasa significativamente superior a las previsiones oficiales, que la colocaban en 3 por ciento.

En consecuencia, el banco central determinó incrementar el llamado corto monetario (el retiro de circulante de la economía nacional), de 29 a 33 millones de pesos diarios, con el objetivo de reducir las presiones inflacionarias mediante la restricción de la masa de dinero disponible y, por tanto, de la inversión y el consumo.

Las consecuencias inmediatas de tal medida serán el incremento de las tasas de interés en el país y la imposición de un nuevo freno al crecimiento nacional, pues la disminución del circulante y el aumento de los réditos limitarán los planes de inversión productiva de las empresas, influirán negativamente en el de por sí deficitario panorama del empleo y forzarán la reducción del consumo por parte de personas y compañías. Ciertamente, contener la inflación es una medida necesaria para prevenir mayores deterioros en el poder adquisitivo de la ciudadanía y frenar eventuales presiones devaluatorias, pero una vez más resulta reprochable que tal medida se imponga a contrapelo de las necesidades sociales y de las expectativas económicas de la población. En este contexto, estos fenómenos deben ser entendidos más allá de sus connotaciones macroeconómicas y apreciarse desde la óptica de las políticas públicas y del desarrollo general del país.

Así, es evidente que la creciente inflación, la continua alza de los intereses y el patente estancamiento de la economía nacional son síntomas de que la política económica de la actual administración resulta impotente no sólo para cumplir las descabelladas promesas de campaña de Vicente Fox en materia de crecimiento del producto interno bruto y creación de fuentes de trabajo, sino para impedir que el país se precipite por la ladera de la recesión. El mensaje detrás del aumento del corto monetario y de la ineficacia económica gubernamental es, nuevamente, el mismo de los recientes cuatro sexenios : el desarrollo nacional seguirá siendo postergado -e inclusive podría ahondarse su actual crisis- en aras de preservar los intereses del gran capital y de los organismos financieros internacionales, los únicos que encuentran compensación o utilidad real en el actual escenario de 'estabilidad' macroeconómica en medio de una severa crisis social.

Por añadidura, el gobierno foxista no parece dispuesto, ni aun capacitado, para ofrecer al país un camino diferente que atienda, en primer término, las acuciantes necesidades sociales. Sus fórmulas son idénticas a las aplicadas -con desastrosos resultados- durante las administraciones de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, y mientras la nación padece agudos problemas de pobreza, desempleo, quiebras de empresas y desesperanza social, el gobierno foxista se empecina en su fundamentalismo neoliberal y se inclina ante las exigencias de los beneficiarios del ilegal rescate bancario o de las corporaciones extranjeras que claman por apoderarse del patrimonio energético del país.

Los indicadores dados a conocer ayer y el desempeño económico del actual gobierno -caracterizado por la ineficacia, el discurso baldío y la incapacidad para revertir la presente crisis- mueven a preguntarse hacia dónde se dirige la economía nacional, pues no existen razones para suponer -inclusive en el actual contexto de elevados precios internacionales del petróleo- que la preservación del modelo neoliberal conduzca al país a un escenario de recuperación y crecimiento. México necesita urgentemente una nueva política económica que deje atrás el dogma monetarista y neoliberal, y privilegie el bienestar social y el crecimiento justo e incluyente. Los focos rojos inherentes a la elevada inflación deben servir de alerta para que las autoridades modifiquen de una vez sus prioridades y se decanten por el interés de las mayorías, no por el de los organismos extranjeros o el de los grandes capitalistas locales o trasnacionales”.

Programa Monetario para 2006

En su programa monetario para el 2006, el Banxico continuará aplicando su política monetaria restrictiva de objetivos de inflación; el esquema de objetivos de inflación cuenta con los siguientes elementos:

Anuncio de metas explícitas de inflación.

Análisis sistemático de la coyuntura económica y las presiones inflacionarias.

Descripción de los instrumentos que utilizará la autoridad monetaria para lograr su objetivo.

Una política de comunicación que promueva la transparencia, credibilidad y efectividad de la política monetaria.

La meta de inflación anual del Índice Nacional de Precios al Consumidor es de 3.0 por ciento tomando en cuenta un intervalo de variabilidad de más/menos un punto porcentual para acomodar cambios en precios relativos y presiones inflacionarias provenientes por el lado de la oferta. Esta meta de inflación opera de manera continua durante todo el año.

El “corto” monetario -modificaciones al objetivo de saldo diario para las cuentas corrientes de la banca en el Banco de México- continuará siendo el principal instrumento de política monetaria el cual estará complementado por el establecimiento de pisos a las condiciones monetarias internas con la finalidad de mandar señales más precisas a los mercados sobre la postura monetaria deseada.

Así, el Banxico afectará las condiciones monetarias cuando se detecte una evolución desfavorable en el cumplimiento de la inflación y en las expectativas respecto a las metas; lo cual puede ocurrir, por ejemplo, en el caso de que:

Se detecten presiones de demanda agregada.

Haya presiones transitorias producidas por choques de oferta que contaminen el proceso de formación de precios.

Haya presiones producidas por negociaciones salariales.

Por lo anterior, el Banxico continuará vigilando el comportamiento de la demanda agregada y de las presiones sobre la inflación que de ésta pudieran generarse con la finalidad de que las condiciones monetarias permitan alcanzar la meta de inflación. Además, el Banco Central actuará con oportunidad tanto para limitar las presiones sobre la inflación asociadas al ciclo económico, como para restablecer la trayectoria de las expectativas de inflación hacia la meta; estas decisiones están basadas en el hecho de que la restricción monetaria influye sobre la evolución de los precios a través de varios canales y su impacto sobre la inflación se da con cierto rezago.

Comentarios

El objetivo de la política monetaria aplicada por el Banxico fue alcanzar una inflación de 3.00 por ciento con un intervalo de variabilidad de más/menos un punto porcentual; para lograrlo utilizó el “corto” monetario como su principal instrumento, llevándolo de 69 millones de pesos diarios al cierre de 2004 a 79 millones de pesos diarios el 23 de marzo de 2005, cifra que prevaleció hasta finales del año. El Banco Central mantuvo la astringencia la mayor parte del año, en línea con la política monetaria de Estados Unidos; sin embargo, en la medida en que se observó una mayor estabilidad financiera y disminución de la inflación la postura monetaria interna, a partir de octubre, se desvinculó de la de Estados Unidos al permitir una reducción de las condiciones monetarias; así, la tasa de fondeo bancario, que había aumentado de 8.70 por ciento a principios de 2005 a 9.80 por ciento a mediados de mayo, disminuyó a 8.25 por ciento al cierre de 2005.

Cabe destacar que en su Programa Monetario para 2005, el Banxico estableció una meta anual de 3.00 por ciento

con un intervalo de variabilidad de más/menos un punto porcentual para acomodar cambios en precios relativos y presiones transitorias provenientes de choques de oferta y que esta meta de inflación operaría de manera continua a lo largo del año; no fue sino hasta el mes de agosto (3.95 por ciento) que la inflación general anual se ubicó por debajo del intervalo máximo de variabilidad (4.0 por ciento); a partir de dicha fecha la inflación general muestra una tendencia descendente y en convergencia con el objetivo de inflación.

La inflación general anual fue de 3.33 por ciento en diciembre de 2005, nivel superior en 0.33 puntos porcentuales al objetivo de inflación, pero dentro del intervalo de variabilidad de 2.00-4.00 por ciento.

La inflación general fue 0.18 puntos porcentuales menor a lo observado en septiembre de 2005, resultado, principalmente, de la disminución en el precio de: los bienes agropecuarios -bienes cuyos precios son volátiles en el mercado- y los bienes y servicios administrados y concertados.

Existen dos elementos básicos en el manejo de la política monetaria: las expectativas inflacionarias y la trayectoria de la inflación subyacente; elementos con los cuales el Banxico guía sus decisiones de política monetaria.

La expectativa inflacionaria de los especialistas en economía del sector privado para el cierre de 2005 fue de 3.17 por ciento anual, por arriba del objetivo inflacionario de 3.00 por ciento y por debajo de la inflación observada; dicha situación no permitirá una mayor disminución de las expectativas inflacionarias, por lo que para el cierre de 2006 se espera que la inflación general se ubique en 3.60 por ciento; así, la expectativa es que el Banxico no cumpla con su objetivo de inflación para 2006 pero sí que se ubique dentro del intervalo de variabilidad.

La inflación subyacente refleja mejor la tendencia de la inflación en el mediano plazo que la tasa general, por lo que se requiere observar una tendencia descendente; su actual evolución continúa mostrando una tendencia convergente hacia el objetivo puntual de inflación; al mes de diciembre de 2005, la inflación subyacente fue de 3.12 por ciento anual. En este sentido, el avance de la inflación subyacente resultó de una disminución en los precios de los alimentos procesados que se vio favorecidos por la apreciación cambiaria; aunque una repentina depreciación del tipo de cambio podría presionar al alza dicho indicador.

Se espera que, dado el nivel del relajamiento de las condiciones monetarias, la conducción de la política monetaria será conservadora y gradual, por lo que en la medida en que se mantenga un escenario que favorezca la estabilidad de la inflación, será factible que se registren descensos adicionales en las tasas de interés.

Por otra parte, a pesar de la disminución de las tasas de interés nominales, aún se pueden considerar elevadas como consecuencia de que el Banco Central puso un piso al relajamiento de las condiciones monetarias y de que las tasas de interés en Estados Unidos continúan aumentando.

Si bien las tasas de interés elevadas apoyan la apreciación del tipo de cambio que propicia, a su vez, una reducción en la inflación a través de la disminución de los costos importados, también es cierto que inducen a una disminución de la demanda a través del crédito por las tasas de interés elevadas; así, una mayor tasa de interés desinhibe la inversión productiva a través de los costos de financiamiento que hace inviable los proyectos productivos, o bien, ponen en riesgo a los proyectos en marcha y premia la inversión especulativa. Asimismo, las tasas de interés altas implican presiones sobre las finanzas públicas al aumentar el costo del servicio de la deuda interna, aunado a esto, al alza en las tasas de interés externas que afectan el servicio de la deuda externa.

La apreciación del peso frente al dólar en el periodo de análisis se explica, en parte, por tasas de interés elevadas y disminución de la inflación, que propicia una tasa de interés real alta que, además, alienta la entrada de capital externo; por una mayor entrada de remesas familiares y de mayores excedentes petroleros como resultado de los altos precios internacionales del petróleo crudo; factores que han permitido la sobrevaluación del tipo de cambio. Sin embargo, dicha sobrevaluación resulta perjudicial para la competitividad de los productos nacionales en el exterior.

La política económica se sustentó en la austeridad fiscal y monetaria, la captación de ingresos más allá de lo previsto -ingresos petroleros extraordinarios por los elevados precios del crudo- le otorgaron mayores grados de libertad al gobierno federal para cumplir la meta de déficit fiscal y amortizar deuda pública; como resultado de una adecuada política de refinanciamiento o canje de deuda pública. Lo anterior, a pesar de sus mayores erogaciones corrientes frente al descenso de la inversión física.

El comercio exterior se desaceleró, no obstante, las exportaciones petroleras siguieron siendo las mas dinámicas; la demanda externa se desaceleró debido al desplazamiento de productos mexicanos en el mercado estadounidense ante la competencia de otros países, como China.

El IPyC tuvo una tendencia al alza e impuso un máximo histórico, que se explica por: la disminución de las tasas de interés internas que estimularon la entrada de más inversionistas que tratan de obtener mejores rendimientos, dado que cuando las tasas de interés disminuyen mejora la situación de la empresa a través de una disminución de su costo financiero generando, posiblemente, mayores utilidades; la mejora en la calificación del riesgo país de México por parte de Fitch Ratings; los altos precios internacionales del petróleo, un ambiente de estabilidad económica; liquidez internacional que demanda activos de mercados emergentes; así como la expectativa de que los aumentos de las tasas de interés de corto plazo en Estados Unidos podrían limitarse próximamente, lo que contribuyó a disminuir el interés por inversiones en dólares.

Dada la dinámica observada de la economía mexicana, una competitividad poco dinámica y una ligera desaceleración de la economía de Estados Unidos, el Banxico estima que el crecimiento económico para 2006 esté entre 3.20 y 3.70 por ciento anual; por su parte, los Especialistas en Economía del Sector Privado en la Encuesta de diciembre de 2005, prevén que el crecimiento económico real sea de 3.46 por ciento; apoyado principalmente en la demanda interna, que seguiría aprovechando la expansión del crédito al sector privado y una baja tasa de inflación.

El Banxico prevé que aunque la inflación general anual presente un incremento a principios de 2006 en niveles cercanos al 4.00 por ciento, consecuencia de periodo estacional, se estima que retomará una tendencia decreciente, con cierta volatilidad proveniente de su componente no subyacente, y se situará en un intervalo de entre 3.00 y 3.50 por ciento hacia el cierre del año. El Sector Privado, en la Encuesta de diciembre de 2005, prevé que la inflación sea de 3.60 por ciento para el cierre; 0.10 puntos porcentuales por arriba del intervalo máximo estimado por el Banxico.

La economía mexicana continúa enfrentando diversos desafíos, externos e internos.

Entre los de carácter externo destacan: elevados precios del petróleo; un debilitamiento inesperado de los mercados externos y de la economía mundial, principalmente de la economía de Estados Unidos; desaceleración económica en Estados Unidos por su déficit en cuenta corriente y fiscal; un mayor incremento al esperado en las tasas de interés; volatilidad en los mercados financieros internacionales; y detrimento en las condiciones de acceso al financiamiento en la medida en que los bancos centrales aumenten su restricción monetaria.

Dentro de los problemas internos que se prevén, destacan: una menor dinámica de la economía a la esperada; caída de la confianza de los consumidores; tasas de interés al alza; sobrevaluación del peso frente el dólar; falta de coordinación entre el incremento en el precio de los bienes administrados y el objetivo de inflación; falta de avance en las reformas estructurales; incertidumbre política interna; y la presencia de mayores presiones inflacionarias en el país.

Bibliografía:

  • LA JORNADA. CIUDAD DE MEXICO 14 MARZO 2005. WWW. JORNADA.UNAM.MX

  • CUADRADO, JUAN R. INTRODUCCION A LA POLITICA ECONOMICA. EDITORIAL: MC GRAW HILL. ESPAÑA 1995. PP 387.

  • CALVA JOSE LUIS. JUNTA MACROECONOMICA GLOBAL INSIGHT, UNIVERSIDAD ANAHUAC (EL FINANCIERO, 15/07/05).

  • SANCHEZ V. JORGE. CONFERENCIA POLITICA MONETARIA Y TIPO DE CAMBIO. UNAM. MARZO 2005.

  • ITURBIDE, LAURA JUNTA MACROECONOMICA GLOBAL INSIGHT, UNIVERSIDAD ANAHUAC (EL FINANCIERO, 15/07/05).

  • CENTRO DE ESTUDIOS DE LAS FINANZAS PUBLICAS H. CAMARA DE DIPUTADOS LIX LEGISLATURA FEBRERO DE 2006. WWW.CEFP.GOB.MX

BANCO DE MEXICO: WWW.BANXICO.ORG.MX/POLITICAMONETARIA.HTML. MEXICO, DF. ENERO 2005.

IBIDEM.

SANCHEZ V. JORGE. CONFERENCIA POLITICA MONETARIA Y TIPO DE CAMBIO. UNAM. MARZO 2005.

ITURBIDE, LAURA JUNTA MACROECONOMICA GLOBAL INSIGHT, UNIVERSIDAD ANAHUAC (EL FINANCIERO, 15/07/05).

CALVA JOSE LUIS. JUNTA MACROECONOMICA GLOBAL INSIGHT, UNIVERSIDAD ANAHUAC (EL FINANCIERO, 15/07/05).

IBIDEM.

CUADRADO, JUAN R. INTRODUCCION A LA POLITICA ECONOMICA. EDITORIAL: MC GRAW HILL. ESPAÑA 1995. PP 387.

OPCIT. PP 389.

OPCIT. PP 391.

OPCIT. PP393.

OPCIT. PP 395.

LA JORNADA. CIUDAD DE MEXICO 14 MARZO 2005. WWW. JORNADA.UNAM.MX

CENTRO DE ESTUDIOS DE LAS FINANZAS PUBLICAS H. CAMARA DE DIPUTADOS LIX LEGISLATURA FEBRERO DE 2006. WWW.CEFP.GOB.MX

1