Corrupción en Colombia

Política. Derecho. Periodismo. Políticos. Comisiones

  • Enviado por: Wicked Possession
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


LA CORRUPCIÓN EN COLOMBIA COMO GENERADORA DE AUSENCIA DE CREDIBILIDAD DE LA CIUDADANÍA EN SUS GOBERNANTES Y EN SU GESTIÓN ADMINISTRATIVA

Por: Wicked Possession Fecha: 19/05/03

Antes de plantear la situación del flagelo de la corrupción en nuestro país, es importante definir el concepto de corrupción que se va a tomar como referente en el presente ensayo sobre este aspecto.

Para efectos de este trabajo se entiende como corrupción el uso indebido del poder que tienen las personas, derivado de los empleos que desempeñan ya sea en el nivel gubernamental como en el privado, y como consecuencia de ello obtienen beneficios personales o para terceras personas, generalmente de tipo económico.

A través de este análisis se quiere demostrar que la corrupción en Colombia es la causa de la baja credibilidad de los ciudadanos en sus instituciones y en sus dirigentes, lo cual conlleva, además, que los resultados de la administración se afecten negativamente como consecuencia de la misma, y las obras públicas que se entregan a la ciudadanía no son las que ella espera en términos de calidad y de conveniencia.

“Colombia, como muchos países industrializados y los de economía de transición, ha sufrido los flagelos que genera la corrupción, pero a diferencia de otros contextos, se han presentado algunas particularidades que terminaron agravando la situación, lo que no ha impedido la realización de la más vigorosa estrategia para combatirla.

Una larga convivencia con el narcotráfico y el afán por el enriquecimiento fácil se convirtieron en la media y en la forma de ascenso social; el narcotráfico permeó a la sociedad en su conjunto, a la política, a la economía, a la agricultura, al deporte.

La globalización de la economía precipita otras formas de corrupción en las cuales empresas transnacionales, que han sido la minoría, quieren ganarse los mercados a través de actos de corrupción, entre ellos el soborno”.

El cohecho o soborno (ofrecer dinero) es la práctica de corrupción más generalizada y extendida, al extremo de que en torno a él se fue creando una especie de subcultura que originó un lenguaje especial en el cual expresiones como "mordida", "serrucho" y otras que en lugar de causar rechazo o indignación, arrancaron sonrisas o miradas de aceptación, complacencia o, lo que es peor, indiferencia.

“La corrupción es, sin duda, un problema de Estado y es allí en donde se deben afincar los controles para combatirla, pero es también un asunto social en el cual la creación de un entorno ético es fundamental para consolidarlo, estrategia que requiere de un esfuerzo de largo plazo; es necesario edificar vigorosas campañas de concientización desde la más tierna infancia”.

En nuestro país, el foco principal del problema se sitúa en la contratación estatal, por donde se van las esperanzas de progreso de millones de colombianos, aquí está el principal problema de corrupción y ejemplos de ello abundan en nuestro país tales como Ferrovías, Caprecom, Foncolpuertos, Termorrio, Dragacol, represa de Chivor, contrato de repavimentación en Bogotá con la firma mejicana ICA, etc, solamente para hablar de algunos casos.

Por considerar muy importante la opinión de los jóvenes con respecto al tema que estamos analizando, se transcribe a continuación un fragmento, que por la forma como se expone es sumamente diciente de esta realidad.

“Desde hace algunos años, los jóvenes de Colombia venimos encontrando espacios de participación y de opinión, cada vez más abundantes e importantes; es así, como los pela'os Camaleón de Barranquilla también quisieron hacerse sentir con respecto a un tema muy, pero muy espinoso en nuestro país: la corrupción. A continuación, podrás leer las opiniones que tienen los jóvenes barranquilleros al respecto, ¿qué piensas tú?.

"Vea compadre, desde que yo me acuerdo, y mucho tiempo atrás, esto de los politiqueros y de la gente corrupta existe. Que, ¿qué opino?, Mire: Yo pienso que ese cuento se debe a que el billete ay, ese mueve el mundo, y usted sabe que por la plata baila el mono, el perro y de que animal quiera, figúrese cómo serán las personas que piensan; yo le digo algo, si a mí me vienen con dos milloncitos de pesos y me dicen: Viejo Eduardo, quédate callado, y déjanos pasar este encarguito por debajo de cuerda, yo me embolsillo la plata y...!Si té vi, no te conozco! !!".

Como Eduardo, encontramos a muchos jóvenes que piensan que la corrupción es algo que ya viene con nosotros y que no lo podemos desarraigar, es un lío bien enredado que hay que aceptarlo así porque sí, y lo mejor es aprovechar al máximo cualquier oportunidad.

Sin embargo, no todos piensan así:

"Mira, la corrupción es un mal que nos tiene fregados a todos, por culpa de la gente deshonesta es que el país no puede salir adelante; todo el mundo piensa es en el tumbe, en la plata que me voy a ganar por hacer este favorcito, etc. Opino que para acabarla hay que empezar por familia, el problema se inicia desde la infancia, hay que cambiar el sistema educativo, acostumbrar al niño a ser honesto, a jugarle limpio a la gente, en fin, hay que enseñarlo a no ser corrupto...”.

En el anterior pasaje se pueden observar las dos partes antagónicas del problema de la corrupción, y que se puede generalizar al pensamiento no sólo de los jóvenes barranquilleros sino de todo el país. Primero está el pensamiento de los que no les importa la corrupción e incluso conviven con ella y la practican y por otro está la forma de pensar de quienes la rechazan y estiman que se debe evitar.

En consecuencia, hay que cambiar la cultura que premia el enriquecimiento ilícito, la que no sanciona; sustituirla por la cultura del respeto por la dignidad humana, por los valores esenciales que deben regir la conducta de los servidores como la honestidad, la rectitud y la transparencia; hay que derrotar la corrupción. Cuando se han detectado las causas y no se ha hecho nada, lo que termina prevaleciendo es la tolerancia de los ciudadanos, actitud que significa complicidad.

Es importante para el propósito de este estudio presentar a continuación algunas percepciones de la ciudadanía, de las entidades de control y de analistas especializados al respecto de la corrupción.

“El nivel de corrupción revelado aquí es evidente. Pero la corrupción que se estudia es "administrativa," como por ejemplo, el uso ilegal privado de dinero público. Muchas de las "teorías" existentes y mucho del reportaje en Colombia trata precisamente con este tipo de corrupción, como por ejemplo, el reportaje especial en El Tiempo sobre la preocupación con la ausencia de responsabilidad y la consecuencia para el estado y la sociedad. Ellos concluyen que con lo que los corruptos se han robado del estado durante los últimos dos años, el estado podría haber ejecutado un programa de reforma agraria por tres años sin ninguna dificultad. El apéndice B detalla algunas de los casos legales que aún continúan en 1.998. Basta notar que la Procuraduría detectó 2.092 contratos ilegales entre noviembre y diciembre de 1.997. En Cundinamarca solamente, hubieron contratos ilegales por más de 59.000 millones de pesos después que un memorando del Procurador ordenó adherencia estricta a la ley 80 de 1.993 (la Ley de Contratación Estatal). Todo esto, según reporteros, confirma el viejo dicho, "hecha la ley, hecha la trampa." Legislación anti-corrupción no es aparentemente suficiente”.


En manera similar, El Tiempo publicó un informe con título "La corrupción sigue campante”. Otra vez, se malversan fondos estatales, usando los siguientes esquemas: ." Febrero de 2001.

  • La compra de inventarios grandes que se pudren o se roban.

  • Dimisiones laborales arbitradas.

  • Favoritismo entre contratistas preferenciales.

  • Obras públicas inútiles a los ciudadanos por no ser completadas.

Y a la vez se le se le preguntó a la ciudadanía: "Hablando en general, ¿cree Ud. que las cosas en este país van en un camino bueno o malo?

Buen camino 19%

Mal camino 78%

Sin respuesta 3%

“Un estudio reciente en la ONU demostró que, tomado globalmente, el precio de la corrupción por empleados públicos suma a diez veces el precio de actos ilegales por la delincuencia común.

El caso se comprueba ciertamente en Colombia. De hecho, el problema en Colombia es tan grande que nadie sabe que hacer. El estudio más reciente sobre la criminalidad en Colombia indica que mientras la tasa de crimen creció anualmente en 39,7 por ciento, lo que se describe como actos de empleados públicos aumentó por 164,1 por ciento. Y no obstante este aumento increíble, hay pocas convicciones criminales. Todos están de acuerdo que hay que hacer algo y cuanto antes mejor. La tasa de corrupción administrativa ha llegado a tal nivel que el reportaje en la prensa local toma más columnas que el reportaje sobre el terrorismo.

Expertos identifican el costo de la corrupción bajo cuatro consecuencias.

Primero, la corrupción destruye la eficiencia del estado, gastando sus recursos y debilitando sus acciones contra la mala administración. Tal corrupción puede llegar a amenazar la salud pública: por ejemplo, la construcción de mala calidad, el uso de medicinas anticuadas o contaminadas, o la desviación de comidas de orfanatos a otros usos - todos estos han ocurrido recientemente en Colombia.

Segundo, la corrupción engendra una distorsión absurda en la distribución de ingresos, enriqueciendo a los ricos y empobreciendo a los pobres. Los pobres se hacen más pobres, por ejemplo, cuando proyectos públicos no se completan o se completan en calidad inferior como resultado de la corrupción.

Tercero, el incentivo de la corrupción esta en contra al desarrollo de la sociedad; crean la insidiosa idea que es más fácil hacerse rico trabajando para el estado que creando un negocio privado productivo. Esta idea milita en contra de la creación de nuevos empleos. La mitad de las posiciones administrativas de cierto rango son ocupados por personas nombradas por jefes políticos, no por burócratas profesionales.

Cuarto, la corrupción incurre costos políticos serios: la inmoralidad, cinismo, inestabilidad institucional, y la legitimación de la rebelión armada contra el estado. El problema más serio para Colombia es la falta de legitimidad entre el pueblo. Este problema tiene su raíz en la corrupción generalizada y es ilusorio pensar que una reforma constitucional puede resolverlo”.

En este momento nos podemos cuestionar como ciudadanos: ¿Cómo podemos confrontar un problema de tal magnitud? El primer paso requiere la voluntad política para poner fin a esta plaga o en un mínimo reducirlo a proporciones manejables.

Los anteriores planteamiento permiten concluir sin ninguna duda que efectivamente la corrupción en Colombia trae como consecuencia incuestionable, la baja credibilidad de los ciudadanos hacia sus dirigentes debido al mal manejo que le dan a sus actuaciones, lo cual repercute en la ineficiencia e ineficacia del estado en el uso de sus recursos, cuando las obras públicas no se completan o se hacen con calidad inferior como resultado de la corrupción en los contratos.

VILLEGAS GARZON, Oscar. “La lucha contra la corrupción en Colombia. El Quindío: Un ejemplo de transparencia y eficiencia para el país”. Documento de compromiso de los funcionarios de la administración de la gobernación del Quindío. 1998.

ASOCIACIÓN BANCARIA Y DE ENTIDADES FINANCIERAS DE COLOMBIA. “Logros y retos de la Política Social en Colombia”, 1998.

Corrupción en Colombia? Revista Camaleón No. 5, Comité Regional Barranquilla, Enero de 1996.

MAINGOT, Anthony P. “Estudiando la corrupción en Colombia” Instituto de Estudios Estratégicos Nacionales, IEEN, EE.UU., 1999

“Corrupción en Colombia” Revista Semana, 12 de marzo, 1991