Corporativismo mexicano

Problemas socioeconómicos de México. Sistema político. Entes cooperativos. Tercera vía. Corporaciones

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

El control del corporativismo.

Finalmente los mexicanos hemos arribado a nuestra cita con la historia, hemos cruzado el puente de nuestra liberación. Sin embargo, son muchos los problemas que Vicente Fox ahora enfrenta como el líder político de este nuevo México. Problemas económicos, sociales, de seguridad etc, pero uno en particular es la llave par abrir el candado de las soluciones de infinidad de ellos; el que el autor americano Lawrence Harrison ha definido como "las estructuras mentales de los mexicanos." La nueva Secretaria de Desarrollo Social Josefina Vázquez lo dijo muy claro en la presentación de Televisa; "ya no vamos hablar del combate a la pobreza, ahora vamos a vigorizar a los mexicanos para que ellos mismos fabriquen sus oportunidades sin depender ya del Estado."--- Ahí está la clave del futuro de nuestro país. En México sin embargo, el sistema político heredado de la autocracia de la corona de España y las estructuras mentales herencia del catolicismo, nos habían hecho perder prácticamente 500 años condenándonos a la pobreza, el subdesarrollo, y sobre todo, a la organización política del rentismo y rapiña que nos manejó especialmente durante los últimos mas de 70 años. La interminable matra de nuestros "intelectuales" en el sentido de que los mercados libres sólo sirven para hacer al rico más rico y al pobre más pobre, ha sido el estandarte con el que nos han enterrado en la miseria y la desesperación----¿La estrategia para lograrlo? Castrar la voluntad individual del ser humano para llevarlo al redil del estatismo colectivista a través del corporativismo; perderlos en la inmensidad del rebaño. El término corporativismo se refiere a la prescripción de la doctrina política muy de moda en la primera parte del siglo XX. De acuerdo con estas ideas, la sociedad se debería de configurar no de individuos aislados, sino de corporaciones, cuerpos organizados verticalmente que deberían de estructurar el orden social con base a las funciones económicas y sociales. Cada organización debe de representar a un grupo con una función común en la división social del trabajo, y los individuos deberán actuar y relacionarse con los demás a través de las organizaciones a las que pertenecen. A nivel político el estado debe estar organizado en base a una representación de ciudadanos considerados no como electores individuales, sino a través de las corporaciones. Esas corporaciones deberán también ejercer funciones de regulación y control además de las representaciones ya tocadas. El corporativismo siempre ha sido hostil hacia el capitalismo liberal por su excesivo individualismo. En aspectos económicos, los corporativistas promueven un sistema que combina la propiedad privada con el rechazo de las fuerzas del mercado---. Su alternativa es lo que ellos elegantemente han llamado "la tercera vía." En México desde la formulación del Pacto de Calles de 1929, se inició también el desarrollo del plan para controlar a la ciudadanía a través de la formación de entes corporativos como el mismo partido y sus componentes: Organizaciones obreras, sindicales, campesinas, sociales etc, evitando así la estructuración de una sociedad civil sana y vigorosa. A través de ese corporativismo se ha matado la identidad del individuo soberano. Es debido a esta realidad corporativista el que en nuestro país tengamos actitudes como la de pensar que dependemos de ese gran ente que llamamos el Estado para que nos proteja y nos evite la desagradable tarea de planear nuestro futuro, desarrollar sentido de responsabilidad, prudencia, respeto, orden, frugalidad y responsabilidad ciudadana. Es debido a esta realidad corporativista el que tengamos una economía ineficiente y actores económicos pidiendo la protección del estado en un mundo globalizado. Mientras que Fox no encabece una cruzada para desterrar el corporativismo y sus herencias trágicas, México no podrá progresar.

Mientras los mexicanos no tengamos claro conceptos como los de Hayek, Friedman que pregonaban la superioridad del orden económico individual para la generación de prosperidad sobre los sistemas de planeación gubernamental---México no podrá progresar.

Mientras los mexicanos no tengamos claro conceptos como los de Kant que hablaba de la inmoralidad del uso de individuos como medio para avanzar y lograr los objetivos de grupos de poder, puesto que al hacerlo se viola su autonomía y su integridad. Mientras a los mexicanos no se les regrese su soberanía individual, su libertad para actuar, pensar, llorar o reír fuera de las corporaciones, no podremos lograr el progreso que todos soñamos. Mientras no muera el corporativismo priista, México no tiene futuro.