Cordeluna; Elia Barcelo

Literatura juvenil española contemporánea. Siglo XX. Novelas de fantasía. Novela histórica. Amor truncado. Maldiciones. Cid Campeador. Argumento

  • Enviado por: Francisco Xavier Vásquez Monteros
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


EDAD MEDIA

Sancho Ramírez, un joven guerrero del Cid que va a acompañar a su señor al destierro, pero antes va a su pueblo natal, a visitar a su familia, y donde recibe de su padre una magnífica espada que, al parecer, es mágica. Cordeluna es su nombre. Las mesnadas (ejército) del Cid habían ido a cobrar en Sevilla el tributo de los moros a Castilla. Y cuando llegaron y le dieron a Alfonso el tributo hicieron una fiesta en la que Sancho conoce y besa a doña Brianda, condesa de Péñalba viuda. Alfonso VI piensa, porque se ve influido por otras personas, que el Cid se ha quedado parte del tributo, y por lo cual lo destierra. Conquistan Castellón, Alcocer y otras plazas. Sancho parte hacia Castilla con una parte de las mesnadas del Cid a llevar un regalo para Alfonso, a pesar de que no había perdonado al Cid del destierro. Allí conoce a Guiomar, de la que se enamora. Y, aunque es la hijastra de doña Brianda, se prometen amor eterno frente al primo de Sancho, Juan, que será abad de un monasterio. Al mismo tiempo, doña Brianda intenta seducir a Sancho, ya que se encapricha de él, pero Sancho la rechaza y vuelve con su señor don Rodrigo Díaz de Vivar. El 24 de junio, Sancho y Guiomar se casan en secreto por San Salvador de los Cerros. Doña Brianda, acosada por los celos, recurre a un hechicero oscuro (Ludovico) para averiguar qué estaba pasando entre su hijastra y Sancho, y más tarde para vengarse de ellos; sobre todo de su hijastra Guiomar, por haberle quitado su amor. Al descubrir que era verdad que se habían casado en secreto y que iban a tener un hijo, doña Brianda la encerró en una torre. Estaba Brianda tan desquiciada y celosa que acude de nuevo a Ludovico, con el cual hace un pacto para que el hechicero los maldiga a cambio del alma de doña Brianda. Doña Brianda tiene intenciones de matar al bebé recién nacido, pero cuando Guiomar da a luz y aparentemente no hay niño (porque se lo llevó el padre Juan) doña Brianda se enfurece más; y mientras el padre Juan avisa a Sancho que vuelva de las mesnadas del Cid; que Guiomar le dice a su doncella Régula que huya, con la ayuda de un mozo del establo, lejos de allí; doña Brianda manda emparedar a Guiomar dejando un solo hueco a la altura de su boca para que la puedan alimentar. Cuando Sancho llega a San Salvador de los Cerros para hablar con Juan, y luego rescatar a Guiomar, doña Brianda la envenena. Sancho pelea a las puertas de la ciudad, y cuando sube y encuentra a Guiomar emparedada y muerta se enfurece y mata a doña Brianda. Luego huye al norte donde se pregunta, ¿por qué seguir con vida si Guiomar, lo único realmente importante, no estaba con él? Tirando de Durán (el caballo de Sancho), Sancho encuentra un roble fuerte, se acuerda de su familia y hecha a llorar, luego se ata una soga al cuello y se intenta suicidar. Pero la abuela Bibiana mandó a su hijo Mateo a rescatarlo porque ella percibió su tristeza. Allí Sancho empieza una nueva vida como cantero y tallista. Tras quince años allí decide marchar a San Salvador de los Cerros, y se pregunta cómo le habrá ido a su amigo Laín en la vida, qué será de su familia y de Juan. Justo antes de irse, Sancho cuenta a Bibiana la existencia de Cordeluna y de Blanca, su hija. La hechicera blanca Bibiana descubre que toda la tragedia de la vida de Sancho fue causada por Cordeluna, porque fue creada por un hombre a causa de la muerte de una mujer, y que la misma Cordeluna quiso que se repitiera la historia. Bibiana hace un hechizo para dar tres intentos más en 1000 años de deshacer el maleficio a Sancho. Llega a San Salvador de los Cerros, donde se hace monje y donde después de años vuelve a ver a Régula junto con su hija. Sancho murió allí mismo a los setenta años, deseando ese momento más de cincuenta años.

TIEMPO ACTUAL

Gloria es una chica que se ha apuntado al proyecto que hará Bernardino Zavala, el director, sobre la edad media en el siglo XI y el Cid. Sergio, Tina, Sibila, Quique y Andrés; junto con otros muchos chicos y chicas, se han apuntado también. En la primera noche, Sergio convenció a Bárbara para ir a la discoteca. Allí, ni él sabe por qué, Bárbara le besó en la boca, la monitora, mucho mayor que él…

Gloria y Tina se van haciendo amigas en el autobús. Cuando llegan al monasterio de Nuestra Señora de las Piedras (antes el monasterio de San Salvador de los Cerros), Gloria conoce a Sergio, fue algo extraño, el se arrodilló como en la edad media y le besó la mano. Decían que fue un impulso, pero detrás de esa y alunas cosas más raras estaba el hecho que ocurrió en el año mil y… en el cual Cordeluna se iba apoderando de Sancho. La maldición que doña Brianda hecha sobre Sancho fue provocada por la misma espada. En el tercer intento de anular la maldición se encontrarán con estos chicos del siglo XXI. A Sergio le dan el papel del Cid, a Gloria quieren darle el papel de Jimena, pero Bárbara no quiere, esto es otro de los raros comportamientos que la gente va adquiriendo, no por el paisaje… Gloria se levanta una madrugada con calor, va al lavabo a mojarse un poco, en el espejo vio la figura de alguien que no reconocía, una anciana. Con mucho miedo fue a su habitación y se durmió. Fueron pasando los días; clases de equitación; clases de baile; etcétera… Cuando los seis chicos se van afianzando descubren que muchos de ellos tienen pesadillas con ellos, pero eran ellos y no lo eran… Descubren que los espíritus pasados se estaban apoderando de ellos para continuar la guerra entre Sancho y Guiomar contra doña Brianda. En la iglesia, mientras todos estaban en trance, Andrés cuidaba la entrada por si pasaba algo. Andrés pudo distinguir a los amos de Ludovico y a Bibiana con Cordeluna; luego todo desapareció.

Los chicos estaban cada vez más asustados porque todos tenían comportamientos raros, sobre todo Bárbara que estaba celosa, agresiva y con ganas de venganza. Un viernes que todos habían salido a visitar Burgos (menos lo personajes principales), por la noche (justo después de que los seis chicos habían ido a la iglesia), Bárbara confesó su amor a Sergio; pero se encontró que él estaba saliendo con Gloria. Bárbara insultó a Sergio y juró vengarse. El sábado por la mañana encontró a todos durmiendo en la sala. Trazó un plan; hacer creer a Sergio que su madre había sido atropellada; culpar a Gloria de consumir, poseer o vender droga; y si no era suficiente matarlos. Llegó la hora; despertó a profesores, cocinera y director; acusó a los chavales de consumir drogas; a Gloria de pasarlas; y dijo que había llamado el padre de Sergio. Así Sergio iba en camino de Madrid, Gloria la tenía encerrada con la excusa de esperar a Bernardino. Los otros partieron en busca de Cordeluna mientras Quique, que acompañaba a Sergio, y Sergio buscaban una manera de volver que Quique encontró en una bolsita de azúcar; la puso en el motor. Tina, Sibila y Andrés descubrieron el escondite de Cordeluna, pero para su sorpresa, le faltaban dos de sus tres mágicas piedras. Cuando Quique y Sergio volvieron, fueron todos a la iglesia en busca de las piedras mágicas de Cordeluna, pero Bárbara estaba allí apuntando a Gloria con una pistola en la cabeza. Consiguen reducirla quitándole la pistola, pero se abre un agujero del cual un monstruo sale. Logran juntar a Cordeluna con sus piezas que faltaban en el sagrario, cierran el agujero que se lleva al monstruo y al espíritu de Brianda y demás.