Corazón

Aurículas. Ventrículos. Funcionamiento cardíaco. Sístole. Diástole. Sangre. Glóbulos blancos y rojos. Plaquetas. Flujo Sanguíneo

  • Enviado por: Andres Kleinman
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 10 páginas

publicidad
cursos destacados
Cálculo Julioprofe
Cálculo Julioprofe
Tutoriales paso a paso de cálculo diferencial e integral producidos por el ingeniero colombiano Julio Alberto Ríos...
Ver más información

Curso de Matemáticas para Administradores CEIPA
Curso de Matemáticas para Administradores CEIPA
Ahora los estudiantes que estudien el núcleo diseñado por Tareasplus y CEIPA Business School y pasen el examen de...
Ver más información

publicidad

EL CORAZÓN.

El corazón es un órgano muscular hueco en forma de cono invertido, aproximadamente del tamaño de un puño. De hecho, es un vaso sanguíneo agrandado y de paredes muy gruesas (miocardio).

Su misión fundamental es bombear la sangre para que llegue a todos los rincones del cuerpo. Está recubierto por una capa llamada pericardio y pesa alrededor de 250gramos.

EN EL INTERIOR DEL CORAZÓN

Dentro del corazón existen cuatro cavidades: dos en la parte superior, llamadas aurículas, y dos en la inferior, llamadas ventrículos, cuyas paredes son más gruesas que las que forman las primeras. Unas y otros están totalmente separadas por medio de un tabique que divide el corazón en dos mitades:la izquierda y la derecha, en cada una de las cuales hay una aurícula y un ventrículo.

Cada uno de estos lados del corazón tiene una función especifica; el lado izquierdo bombea la sangre desde los pulmones al resto del cuerpo, mientras que el derecho hace que la sangre regrese al corazón para, así, poderla enviar de nuevo a los pulmones.

El corazón es un músculo muy especial, puesto que late sin necesidad de que sea el cerebro quien le envíe la orden precisa de que lo haga, aunque si los impulsos nerviosos para que pueda funcionar.

SE COMUNICAN COMO AURICULA Y VENTRICULO

Cada aurícula se comunica con su respectivo ventrículo por medio de una válvula. En concreto, la aurícula izquierda se comunica con su ventrículo a través de una válvula llamada mitral o bicúspide, que está formada por dos láminas insertas en las paredes del corazón.

La aurícula y el ventrículo derecho entran en comunicación por la vavula tricúspide, formada por tres laminas elásticas unidas también a las paredes del corazón. La función principal de estas válvulas es procurar que la sangre circule correctamente en el interior del corazón, es decir, siempre de aurícula a ventrículo y nunca en sentido contrario.

CÓMO FUNCIONA EL CORAZÓN

A través de las venas cavas, la sangre llega hasta el corazón y entra en él por la aurícula derecha, desde donde pasa al ventrículo derecho y sale del corazón por la arteria pulmonar, que la llevará hasta los pulmones.

Hay una circulación menor que abarca el lado derecho del corazón que pasa por los pulmones oxigenando la sangre y la circulación mayor que partiendo del ventrículo izquierdo recorre el resto del cuerpo.

Una vez en los pulmones, la sangre se distribuye por los pequeños capilares que llegan hasta los alvéolos, donde deja el gas carbónico que contiene y toma oxigeno que distribuirá luego por todo el cuerpo.

Estos finos capilares se unen, después, para formar la vena pulmonar que lleva de nuevo la sangre al corazón entrando por la aurícula izquierda. De ahí pasa al ventrículo izquierdo, desde donde sale del corazón a través de la arteria aorta, que distribuye la sangre a todas las arterias del cuerpo, excepto a las del circuito pulmonar. Este proceso recibe el nombre de circulación menor o pulmonar.

LOS MOVIMIENTOS DEL CORAZON.

El corazón no descansa nunca. Día y noche podemos sentir sus palpitaciones y sus latidos, indicadores de que esta siempre en movimiento. Además adaptará siempre su movimiento a las necesidades de tu organismo: si corres o saltas, irá más deprisa; si duermes. Latirá más lentamente.

El corazón realiza un movimiento de contracción-dilatación para impeler a la sangre y lograr que ésta llegue a todos los rincones de nuestro cuerpo.

El corazón, al cotraerse- movimiento de sístole- proyecta la sangre con fuerza hacia las arterias. Por el contrario, cuando se distiende o relaja -diástole- vuelve a llenarse de sangre.

La diástole es la fase del movimiento cardiaco durante la cual los ventrículos se dilatan y se llenan de sangre procedente de las aurículas que , en este periodo, experimentan una contracción que las vacía. Durante la diástole, se produce la oxigenación del músculo cardíaco por medio de las arterias coronarias. La sístole es la fase en que se contraen los ventrículos y la sangre es impulsada hacia las arterias. Al iniciarse la contracción ventricular, aumenta mucho la presión en los ventrículos, lo que hace que se cierren las válvulas tricúspide y mitral, y al mismo tiempo provoca la abertura de las válvulas sigmoideas para que la sangre pueda fluir a través de las arterias.

Cuando las aurículas se contraen, los ventrículos se relajan y viceversa.

Todos estos movimientos forman lo que se conoce como ciclo cardiaco que, esquemáticamente es:

Al contraerse los músculos de las aurículas, se abren las válvulas mitral y tricúspide y se llenan los ventrículos de sangre -sístole auricular-. Una vez llenos, se contraen y se vacían a través de la arteria aorta (ventrículo izquierdo) y de la pulmonar (ventrículo derecha) - sístole ventricular.

Después de haberse vaciado de sangre, el corazón está distendido y se llena de nuevo de sangre, hasta que la presión de ésta sobre las válvulas de las aurículas inicia otra vez el proceso que hemos descrito.

LA SANGRE.

La sangre está constituida por un líquido, el plasma sanguíneo (en el que se encuentran disueltas sales minerales, glucosa, proteínas, gas carbónico y oxigeno) y por varios tipos de células sanguíneas que son:

  • Glóbulos rojos, que contienen el pigmento que da color rojo a la sangre, esto es, la hemoglobina.

  • Glóbulos blancos o leucocitos, que son de varias clases pero tienen una misión común: defender al organismo de posibles infecciones.

  • Plaquetas, que intervienen en el proceso de coagulación de la sangre.

COMO SON LOS GLÓBULOS.

Los glóbulos rojos tienen la forma de un disco, con el centro más claro que el borde del círculo, debido a que esta parte exterior es más gruesa; por eso se les describe como discos bicóncavos. El diámetro de los glóbulos rojos es el mismo en todas las personas: 7 micras, y el grosor del borde alcanza las 2 micras.

Son células que carecen de núcleo y, por tanto, como veremos más adelante, no pueden multiplicarse. Contienen un pigmento llamado hemoglobina, que es el responsable directo del color de la sangre y de su capacidad para retener el oxígeno del aire que respiramos.

Los hombres suelen tener alrededor de cinco millones de glóbulos rojos por mm3, mientras que en las mujeres, el número es menor: entre cuatro y cinco millones.

LOS LEUCOCITOS.

Los glóbulos blancos o leucocitos son mucho menos numerosos que los glóbulos rojos; por término medio, en el cuerpo se encuentran entre 6.000 y 8.000 por mm3, aunque en enfermedades muy graves, como es el caso de la leucemia, pueden alcanzarse los 100.000 por mm3.

Al contrario que los glóbulos rojos o hematíes, son células con núcleo que se mueven mediante pseudópodos. Miden entre 6 y 20 micras y su función principal es la de defender al cuerpo humano de posibles infecciones, unos atacando directamente a los microbios y otros provocando procesos inmunológicos.

LOS GLÓBULOS BLANCOS .

Cuando observamos los leucocitos al microscopio, vemos que su núcleo no tiene siempre la misma forma. Por eso, los cientificos los han clasificado en mononucleares y polinucleares.

--Leucocitos mononucleares.

Se caracterizan por tener un núcleo simple y redondeado. Constituyen aproximadamente el 30% del total de leucocitos. Pueden ser de dos clases:

  • Macrófagos o monocitos, cuya misión es englobar y destruir las bacterias. Su número es escaso pero su capacidad fagocitaria es tan grande que pueden destruir 100 bacterias cada uno

  • Linfocitos , que se originan en los ganglios linfáticos y son los encargados de fabricar anticuerpos, es decir, sustancias que se defiendad al organismo de aquellos compuestos quimicos que puedan dañarle.

LAS PLAQUETAS

Son pequeños corpúsculos de apenas 3.5 micras; carecen de núcleo y tienen a su cargo un importante papel: son las responsables de la coagulación de la sangre. Sin ellas, la sangre no se espesaria hasta conseguir taponar las heridas y la hemorragia acabaría con la vida de la persona. Se originan a partir de unas células determinadas producidas por la médula roja de los huesos y su número es de 250.000 a 300.000 por mm3.

La sangre sigue siempre el mismo camino. Desde el corazón, la sangre pasa a las arterias -sangre arterial u oxigenada- y éstas se ramifican en otros vasos sanguíneos cada vez más pequeños, formando una tupida red de capilares. De nuevo, los capilares se unen entre sí, formando vasos cada vez mayores, llamados venas. Por ellas la sangre -sangre venosa- fluye más lentamente que por las arterias y a menos presión, por lo que las paredes de estos vasos son más finas que las arterias. A través de las venas, la sangre vuelve al corazón e inicia de nuevo el mismo recorrido.