Coplas a la muerte de su padre; Jorge Manrique

Literatura española medieval. Lírica del Siglo XV. Poesía. Versos de pie quebrado. Muerte. Brevedad de la vida. Carpe Diem. Ubi sunt. Análisis métrico. Argumento

  • Enviado por: Xaskarrina
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

VIDA DE JORGE MANRIQUE

Hacia 1440, nació Jorge Manrique, cuarto hijo de Rodrigo Manrique I, conde de Paredes de Nava, que a su vez fue segundón de Pedro Manrique y de Leonor de Castilla, nieta del rey Enrique II. Su madre fue Mencía de Figueroa, prima hermana de Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana. Don Jorge Manrique fue señor de Belmontejo, comendador de Montizón, trece de Santiago y capitán de hombres de armas de Castilla.

      Los linajes de los que descendía este soldado-caballero y poeta eran de la alta nobleza. Los Manrique tenían su origen en una de las casas grandes de Castilla: los Lara, que entroncaban con los primeros condes de Castilla y el marqués de Santillana; y por su madre los Figueroa estaban emparentados con la poderosa familia de los Mendoza. No obstante, como Jorge Manrique fue el cuarto hijo del conde de Paredes de Nava, no heredó el mayorazgo de su casa.

      Se cree que nació en Paredes de Nava, aunque no todos afirman lo mismo. Su infancia debió transcurrir en la encomienda que tenía su padre, Rodrigo Manrique, en Sierra Segura, donde vivió entre soldados y cabalgaduras, muy interesado en el entorno político de su padre. Fue aquí, en Sierra Segura, donde otros sitúan su nacimiento.

      Desde muy joven Jorge Manrique tomó parte activa en la vida de la Corte Castellano-Leonesa, y se tienen noticias de su intervención a favor del infante Don Alfonso, hijo de Juan II de Castilla y hermano del entonces monarca castellano Enrique IV y de Isabel la Católica.

      Presente en la “farsa de Ávila” (1465), el infante Don Alfonso, como premio por sus servicios, le entregó la encomienda de Montizón de la Orden de Santiago. A la muerte de Don Alfonso, los Manrique apoyarán a la princesa Isabel (la Católica), en contra de Enrique IV.

      Los votos a la Orden de Santiago no le impedían contraer matrimonio, y así lo hizo en el año 1470 con Doña Guiomar de Castañeda, hija del primer conde de Fuensalida y hermana de la tercera esposa de su padre, el Maestre Don Rodrigo. De ella tuvo dos hijos.

      En favor de sus intereses y de los de la princesa Isabel se enfrentó, junto con su padre, al Marqués de Villena en el campo de Calatrava y, posteriormente, en el asedio fortaleza de Uclés. En esta campaña morirá su padre (1476), quien inspirará sus célebres coplas.

      En 1478 batalló en el asedio a las plazas de Chinchilla, Belmonte, Alarcón y Garci-Muñoz, por encargo de Isabel la Católica.

      Al final de la guerra civil castellana, fue herido en un enfrentamiento secundario en el asalto al Castillo de Garci-Muñoz, el cual estaba defendido por el Marqués de Villena (defensor de Juana la Beltraneja), y murió el 24 de abril de 1479 en Santa María del Campo-Rus (Cuenca).

      Jorge Manrique está enterrado junto a su padre, en el monasterio de Uclés.

       La fama de sus Coplas ha oscurecido la personalidad de Jorge Manrique. Por ello, los historiadores de la época aluden sólo a Jorge Manrique como "hijo del Maestre don Rodrigo Manrique". Y aunque las noticias concretas de su vida pública no escasean, su perfil humano queda borroso y es muy difícil de reconstruir.

  OBRAS DE JORGE MANRIQUE.

 La Obra poética de Jorge Manrique que ha llegado hasta nosotros es escasa, esta formada por 49 poemas, aunque puede ser que escribiera aun mas y se halla perdido.

      Su obra se ha dividido en: poesía amorosa, burlesca y moral.

      Dentro de la poesía moral se incluye su obra más importante: La Coplas a la Muerte de su Padre, una colección de 40 coplas dobles de pie quebrado (sextinas). Manrique expresa aquí el poder igualatorio de la muerte que no respeta a nada ni nadie. Jorge Manrique recoge en su obra el sentido religioso de su época sobre la brevedad de la vida en el mundo y lo transmite a la poesía española posterior.

      Las composiciones amorosas y burlescas son de escaso interés, mientras que las Coplas a la Muerte de su padre son más importantes. En estos poemas no hay desesperación, sino todo lo contrario: serenidad, dignidad de expresión, sencillez que dan al poema una gran emoción.
 

Poesía Amorosa

      La poesía amorosa de Jorge Manrique no aporta originalidad y se inserta en la corriente del amor cortés, tal como había sido concebido por los provenzales Para Manrique el amor es el eje de la existencia: alabar a la dama y servirla constantemente. La señora suele pertenecer a un estado social más alto y la pretensión del amante se convierte en una auténtica osadía. Crea una poesía amorosa sin un sentimiento sincero, a partir de los tópicos del amor cortés. Cree firmemente en el dios del amor y es consciente de que la plenitud amorosa sólo llega con la muerte, donde se alcanza el supremo bien. Jorge Manrique, después de divinizar el amor, lo proclama "señor" en el sentido en que la sociedad medieval se da la relación de señor y súbdito. En la poesía amorosa se refleja la guerra que se expresa con un léxico belicoso. Algunas de las obras de este estilo son:

  • Castillo de Amor, que es una alegoría de la vida guerrera

  • Escala de Amor.

  • Don Jorge Manrique quejándose del dios del amor.

  • A la Fortuna

  • Porque estando él dormido le besó su amiga.

  • Diciendo que cosa es amor.

  • De la profesión que hizo en la orden del amor.

  • Con el gran mal que me sobra.

  • En una llaga mortal.

  • Acordaos, por Dios, señora.

  • Ved qué congoja la mía.

  • Ni vivir quiere mi vida.

  • Los fuegos que en mí encendieron.

  • Estando ausente de su amiga.

  • Memorial que hizo a su corazón.

  • Otras obras suyas en que pone el nombre de su dama.

  • Otra obra suya en que puso el nombre de su esposa.

 

Poesía Burlesca

      Jorge Manrique compuso tan solo tres poemas burlescos en los que nunca llegó a la sátira feroz y encarnizada.

  • A una Prima suya que le estorbaba unos amores.- Juega con el doble sentido de la palabra prima (cuerda para tañer y pariente), refiriéndose al mal servicio que le hacía una prima suya en unos amores.

  • Coplas a una Beoda que Tenia empeñado un Brial en la Taberna.- Es la más conocida por lo jocoso del tema. Una mujer borracha empeña su brial (manto) para poder seguir viviendo

  • Un Convite Que Hizo a su Madrastra.- Es el poema burlesco más extenso y se cree que fue escrito en 1476. Es el retrato de un banquete dedicado a doña Elvira, donde se aprecia el poco respeto que le tenía su hijastro Jorge Manrique

 

Poesía Moral

      Se incluyen en este grupo las 40 coplas dobles dedicadas a la muerte de su padre, compuestas en el último tercio del siglo XV. Esta obra no es importante porque Jorge Manrique aborde un tema omnipresente en la cultura medieval castellana, sino por el peculiar tratamiento que hace del tema. Manrique prescinde de la pomposidad y del engalanamiento de los poemas para dar una sensación de intimidad. Considera a la muerte como un personaje que se reduce a una voz interior y mantiene un diálogo con don Rodrigo. Otra alteración del esquema tradicional es la utilización que hace del tópico "Ubi Sunt", no para evocar las glorias antiguas de personajes lejanos sino para presentar la fugacidad de unos rasgos esenciales que son conmovedores porque los sitúa en un pasado inmediato. La mayor nota de originalidad esta en concebir la muerte como parte de la vida.

      Están escritas en pie quebrado y se observa una organización en tres partes simétricas:

  • De la I a la XIII; reflexiona sobre la muerte en abstracto.

  • De la XIV a la XXIV; visión más concreta de la muerte.

  • De la XXV a la XL; individualización de la muerte en el caso de su padre.

  •       Las Coplas parten de la muerte de Don Rodrigo, pero nos invitan a reflexionar sobre lo que ha sido, lo que ya no es, y no podrá volver a ser, a asumir la fugacidad de la vida como aquello que lo dota de belleza. Nos transmite Manrique a través de las Coplas el profundo amor a la vida.

    COMENTARIO.

    Este poema tiene sus versos octosílabos, tetrasílabos y pentasílabos, es un poema de arte menor con una rima consonante, paroxítona alterna. Se divide en estrofas manriqueñas o coplas de pie quebrado.

    Las coplas de Jorge Manrique transmiten el dolor que siente el poeta por la muerte de su padre. Esta obra no es importante porque Manrique aborde un tema omnipotente en la cultura medieval castellana, sino por el peculiar tratamiento que hace del tema. Manrique prescinde de la pomposidad y del engalanamiento de los poemas para dar una sensación de intimidad. Considera a la muerte como un personaje que se reduce a una voz interior y mantiene un dialogo con don Rodrigo. Otra alteración del esquema tradicional es la utilización que se hace del tópico “Ubi Sunt”, no para evocar las glorias antiguas de personajes lejanos sino para presentar la fugacidad de unos rasgos esenciales que son conmovedores porque los situa en un pasado inmediato. La mayor nota de originalidad esta en concebir la muerte como parte de la vida.

    Las coplas parten de la muerte de Don Rodrigo, pero invitan a reflexionar sobre lo que ha sido, lo que ya no es y no podrá volver a ser, a asumir la fugacidad de la vida como aquello que lo dota de belleza. Nos transmite Manrique a través de las Coplas el profundo amos a la vida.

    Es una de las obras mas importante de la literatura española.