Conversación telefónica

Secciones. Apertura. Cuerpo. Cierre

  • Enviado por: Pablo Jimenez
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

El objetivo de la práctica es el de identificar las 3 partes de las que se compone una conversación telefónica y analizar una de ellas:

  • SECCIÓN DE APERTURA. (Del turno 1 al 8)

      • La apelación es el “Riing”

      • La respuesta a la apelación es “M: Diga”

      • Razón de la apelación: llega ésta cuando se nos indica el motivo de la llamada. “S: Llamaba porqie había pensado que podíamos quedar este fin de semana.”

    En esta sección se dan varios pares de adyacencia:

    Ejemplos: SALUDOS S: Hola

    M: Hola

    IDENTIFICACIÓN S: Soy Susana

    M: ¿Qué Susana?

    S: Susana, la de teléfonos.

    El motivo de la llamada se nos proyecta en el cuerpo de la conversación.

  • CUERPO DE LA CONVERSACIÓN. (Del turno 8 al 21).

  • El 1º tema del cuerpo sería el motivo de la llamada, pero en este análisis se excluye. Otros temas:

  • “M: Acaba de llegar de trabajar”.

  • Se insiste en el motivo de la llamada: “mejor te llamo el sábado por la mañana y ya veremos qué hacemos”

  • “Estaba estudiando”, S incluye el tema sin utilizar marcadores de discontinuidad.

      • No se compite por la introducción de temas, tras el motivo de llamada los temas van apareciendo. Da la sensación de que S es la que más hincapié hace, M da la sensación de pasar un poco.

      • Son hablantes jóvenes. Ejemplo: “¿Qué pasa, qué es de tu vida?” “Me has pillado de milagro”.

      • M es un hombre y S es una mujer.

    3) SECCIÓN DE CIERRE. (Del turno 21 al 35).

    La estructura en forma de pares de adyacencia.

      • PAR 1. Implicativo de conclusión.

    “S: Oye”

    “M: Dime”

      • PAR 2. Turnos de cortesía.

    “S: Venga”

    “M: Venga, un beso”

      • PAR 3. Saludos de despedida.

    “S: Hasta luego”

    “M: Hasta luego”

    La clasificación de la llamada, que resume toda la conversación, podríamos interpretar que aparece en el turno 29, cuando M dice: “Eh, quedamos el sábado”.