Contexto educativo familiar

Importancia de la familia en desarrollo escolar. Tipos de padres. Castigos. Comunicación. Madurez

  • Enviado por: Erloco
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

publicidad

El contexto educativo familiar.

La familia juega un papel protagonista en el desarrollo de las personas ya que en ella se realizan los aprendizajes básicos para el desenvolvimiento autónomo en la sociedad.

Debemos estudiar la familia como un sistema, analizando los procesos de interacción entre todos sus miembros (padre, madre, hermanos), ya que cada uno de los miembros va a ejercer una determinada influencia sobre el niño.

Según Baldwin y Baumrind, los padres difieren unos de otros en cuatro dimensiones fundamentales:

  • Grado de control. Los padres que ejercen mucho control sobre sus hijos son los que tratan de inculcarles unos estándares. Este controlo lo pueden ejercer mediante la afirmación de poder (castigo físico, amenaza, etc.); la retirada de afecto (para expresar el enfado, decepción, etc.) o la inducción (hacer reflexionar al niño sobre el por qué de su acción y las consecuencias que ésta tiene)

  • Comunicación padres-hijo. Los padres altamente comunicativos utilizan el razonamiento para obtener la conformidad del niño (explican el por qué del “castigo”, le piden opinión, etc.); mientras que los no comunicativos son los que no hacen estos razonamientos, los que acceden a los llantos de los niños o usan la técnica de la distracción.

  • Exigencias de madurez. Los padres que exigen altos niveles de madurez a sus hijos son los que les presionan y animan para desempeñar al máximo sus cualidades. Los que no plantean retos acostumbran a subestimar las competencias del niño o piensan en dejar que “el desarrollo siga su curso”.

  • Afecto en la relación. Los padres afectuosos proporcionan un bienestar físico y emocional a los niños. Esto es muy importante y afecta a las dimensiones anteriores.

  • Combinando estas cuatro dimensiones diferenciamos tres tipos de padres:

  • Padres autoritarios. Caracterizados por altos niveles de control, exigencia de madurez, poca comunicación y poca afectuosidad. Hacen hincapié en la obediencia a la autoridad y utilizan castigos y disciplinas enérgicas. Los hijos tienden a ser obedientes, ordenados y poco agresivos, pero también tímidos y poco “luchadores”, poco alegres, irritables, etc.

  • Padres permisivos. Caracterizados por alta comunicación y afecto. Aceptan las conductas del hijo y le consultan sobre decisiones que afectan a la familia. No suelen imponer normas. Los hijos suelen tener problemas para controlar los impulsos, dificultades para asumir responsabilidades, son inmaduros y con poca autoestima, pero más alegres que los anteriores.

  • Padres democráticos. Caracterizados por altos niveles de comunicación, afecto, control y exigencia de madurez. Refuerzan el comportamiento del niño evitando el castigo, pero no se rinden ante los caprichos del niño. Los hijos suelen ser hábiles, independientes y cariñosos, con altos niveles de control y autoestima.

  • Estos aspectos nos permiten ver los efectos que tienen las diferentes dimensiones y estilos paternos sobre el desarrollo social y de la personalidad de los niños

    Los padres tienen una gran influencia sobre el desarrollo cognitivo. Teniendo en cuenta la teoría del distanciamiento de Sigel, los padres que propician un mayor desarrollo son aquellos que, con sus verbalizaciones, obligan al niño a anticipar sucesos futuros, reconstruir otros pasados, etc, por ejemplo, mientras ven un cuento juntos.

    Durante los años preescolares se considera relevante para el desarrollo del niño el uso de reforzamiento físico y verbal, consultar al niño y preguntarle a la hora de tomar una decisión que le afecta, ser sensible a sus deseos y sentimientos, animar su autonomía exigiéndole que resuelva solo sus problemas pero estando disponibles para prestarle apoyo, leerle cuentos, contarle cosas acerca del mundo que le rodea, innovar (ej: ir de excursión un domingo), etc.

    Vamos a analizar ahora las influencias entre hermanos.

    En primer lugar debemos analizar el ajuste al nacimiento de un hermano. Cuando nace un nuevo hermano se ha detectado un mayor número de enfrentamientos madre-hijo y una disminución del tiempo que pasan juntos. Esto es lógico en la madre, pero no debería ocurrir lo mismo con el padre. De hecho, en algunas ocasiones toma más relevancia la relación padre-hijo tras el nacimiento de un nuevo miembro.

    Esto traerá consigo una serie de cambios en el niño (trastornos de sueño, miedos, pena, etc.). Muchos de estos problemas van disminuyendo a medida que el niño se habitúa a la nueva situación, aunque hay algunos viejos problemas que pueden persistir o incluso agravarse.

    Las interacciones entre hermanos están afectadas por el contexto en que se dan. Los padres tienen un papel importante. Se ha analizado que en ausencia de la madre hay mayor interacción entre hermanos. También se ha comprobado que si en las relaciones tempranas los padres dan responsabilidad al mayor y le permiten colaborar en el cuidado del bebé, las relaciones futuras serán más cálidas. Estas relaciones también varían entre hermanos de igual o diferente sexo de manera que suelen ser más cálidas entre hermanos del mismo sexo.

    Se suele decir que los primogénitos suelen hablar antes, son más ansiosos para conseguir metas y más dependientes, quizá porque han recibido una atención exclusiva durante cierto tiempo, y también se dice que suelen ser más responsables; pero esto sólo son generalizaciones y el orden de nacimiento no tiene por qué ser un factor fundamental en las características de personalidad, aunque si que tiene cierto efecto.

    • Bibliografía:

    Palacios, Jesús; Marchesi, Álvaro; Coll, César. Desarrollo psicológico y educación, I Madrid: Alianza Editorial. 219-228.