Contaminación

Contaminantes del aire, agua, suelo. CFC (Clorofluorocarbono). Pesticidas. Herbicidas. Fertilizantes. Humos. Aerosoles. Microorganismos. Residuos domésticos. Residuos de empresas

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

LA CONTAMINACIÓN

Cuando el hombre y los animales destruyen la vegetación están alterando el hábitat, pero este también puede ser modificado por lo que los organismos añaden a él. Los animales y vegetales incorporan sus desechos también sus cuerpos cuando mueren y se descomponen mejorando el suelo con el aporte de materia orgánica.

Pero el hombre cumple gran cantidad de actividades, por lo tanto produce múltiples sustancias de desecho, la mayor parte de las cuales no enriquecen el ambiente, sino que por el contrario lo contaminan.

Contaminantes

Contaminación del aire:

  • Humos de chimeneas de fábricas y edificios, humos de caños de escape de los vehículos, humo blanco de torres de enfriamiento de centrales térmicas, humo de cigarrillos, ruidos.

  • Aerosoles, insecticidas y gases tóxicos.

  • Polvo y partículas sólidas.

  • Microorganismos.

La eliminación a la atmósfera de todas estas sustancias de desecho en forma de polución de humos alteran su composición ya que se suman al vapor de agua formando una niebla espesa que se la conoce como smog (palabra derivada de smoke= humo; Fog = niebla).

El smog de la ciudad es especialmente perjudicial en invierno; las más perjudicadas son las personas que tienen dificultades respiratorias.

La contaminación de agua:

  • Residuos de la vivienda (aguas servidas y cloacales).

  • Desperdicios de fábricas (Cromo, Hierro, Magnesio, Calcio, Nitratos).

  • Aguas de temperatura elevada que se han usado para enfriamiento industrial.

El destino final de las aguas residuales provenientes de viviendas o establecimientos industriales, llega a las grandes masas de agua.

En este sentido es significativa la situación actual de nuestro Río de la Plata, donde se derraman aguas cloacales que provocan modificaciones de este medio y la consecuente alteración de la comunidad que lo habita.

Es conocido por todos, porque los diarios se ocuparon ampliamente del caso, de que una enorme cantidad de peces aparecieron muertos en la zona de San Isidro, cubriendo incluso los canales interiores. Muchas conjeturas se tejieron en un primer momento hasta que el informe oficial de Obras Sanitarias de la Nación puso las cosas en claro. El daño ecológico se debió a “descarga de materia de naturaleza orgánica contaminante” que reciben de arroyos y canales de las proximidades, “que al agotar el oxígeno disuelto de sus aguas crean condiciones incompatibles con la vida acuática produciendo la muerte por asfixia de los peces”.

Dicho en otros términos, desechos industriales que clandestinamente envenenan el agua.

El Río de la Plata recibe ya aguas contaminadas del Paraná y del Uruguay. Esta agua, en la costa que va por lo menos hasta La Plata, son consideradas de gran riesgo para la salud, razón por la cual se insiste en que nadie se bañe en toda esa amplia franja.

'Contaminación'

La contaminación del suelo:

  • Pesticidas.

  • Herbicidas.

  • Fertilizantes.

  • Solventes Industriales.

Existen muchos insectos que devoran las cosechas, o garrapatas que chupan la sangre e infectan al ganado y los animales domésticos. El hombre ha producido fuertes venenos contra ellos que se incluyen dentro de los pesticidas.

También utiliza sustancias tóxicas con las que atacan a las hierbas que compiten con los cultivos (herbicidas) o bien compuestos químicos con los que tiendo a mejorar la productividad del suelo (fertilizantes).

Aunque destruyen con eficacia a las plagas, ya hemos visto que los seres vivos están ligados mediante cadenas alimentarías.

A no ser que estos venenos se destruyan de algún modo dentro del cuerpo, lo más lógico es esperar que se transmitan de un organismo a otro y lleguen finalmente al hombre.

Ésta es otra forma de contaminación química. Las moléculas de muchos pesticidas (aldrin, dieldrín, DDT) constan de cadenas de carbono. Como ya sabes, los tejidos de los seres vivos están formando en gran parte por cadenas carbonadas.

Cuando estos pesticidas se usan en forma de fina lluvia sobre las hojas (aspersiones) o en el riego, se absorben en el cuerpo de la plaga y la matan.

A medida que u uso fue más corriente se observó que también se producían cambios en otras formas de vida; escaseaban las mariposas, morían las abejas, no se encontraban aves predadoras, los pájaros estaban temblorosos, enfermizos y aparecían sus cadáveres en el campo.

Se planteó la sugerencia de que los responsables fueran los pesticidas. Sobre esta hipótesis de trabajo se hicieron múltiples pruebas que confirmaron que el veneno había pasado de una especie a otra, que se encontraba no sólo en los huevos de las aves sino también en lombrices, babosas, peces y sanguijuelas. Es decir que había llegado hasta el agua. Además estos productos constituyen una amenaza a largo plazo debido a la persistencia y a la característica de almacenarse en aquellas especies que constituyen el final de las cadenas alimentarías.

EL AIRE

Muchos contaminantes proceden de grandes fuentes fácilmente identificable, el dióxido de azufre, por ejemplo, procede de las centrales energéticas que queman carbón y petróleo. Otros se forman por acción de la luz solar sobre materiales reactivos radiamente emitidos a la atmósfera. Por ejemplo el ozono, un peligroso contaminante que forma parte del smog, se produce por la interacción de hidrocarburos y dióxidos de nitrógeno bajo la influencia de la luz solar. El ozono también a producido también grandes daños en las cosechas. Por otra parte, el descubrimiento de 1980 de que algunos contaminantes atmosféricos, como los clorofluorocarbono (CFC), están produciendo una disminución de la capa de ozono protectora del planeta a producido a una supresión paulatina de estos productos.

En un operativo especial, se recolectaron más de cinco toneladas de la basura que habían quedado al descubierto tras la abrupta bajante del Río de la Plata.

El inusual retroceso de las aguas que afectó a toda la cuenca del Plata no sólo permitió ver la gran cantidad de bolsas, muñecos, neumáticos, botellas y demás objetos impensados: también dejó al descubierto la falta de conciencia y responsabilidad de los porteños en cuanto al cuidado del medio ambiente.