Contaminación del aire

Catalizadores. Ozono troposférico. Vehículos. Enfermedades respiratorias. Plomo. Nitrógeno. Azufre. Ozono. Polución

  • Enviado por: Macarena Lopez
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 35 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


El deterioro de la calidad del aire es un problema que reviste características alarmantes. Santiago es una de las ciudades más contaminadas del mundo y su población sufre un deterioro creciente en su salud.

La contaminación atmosférica tiene su origen en distintas fuentes, tales como vehículos, procesos industriales, residencias y calles, en las que se generan contaminantes primarios o secundarios.

PTS

SOx

NOx

COV

CO

Calderas y hornos industriales
Motores industriales de generación electricidad y otros
Procesos industriales
Calderas de edificios
Combustión residencial
Quemas a cielo abierto
Evaporación de COV no industrial
Polvos fugitivos sin chimenea
Combustión en fuentes móviles

3.444
1
4.504
209
1.661
438
-
33.910
2.661

4.440
1
13.878
702
379
26
-
-
3.008

740
20
63
70
237
161
-
-
11.530

472
9
7.891
5
419
847
5.348
-
14.011

19.651
216
1.645
95
20.114
2.377
-
-
183.057

Total

46.828

22.434

12.821

29.002

227.155

Fuentes de Emisiones en la Región Metropolitana de Santiago y Contaminantes Atmosféricos(ton/año)en1987.


Fuentes de Contaminación Atmosférica en Santiago, Chile.

Fuentes

Número (unidades)

PTS

SOx

NOx

Hc

CO

Polvo.

Vehículos

402.856

31.7

18.3

88.7

77.5

92.3

Autos

9.9

2.8

34.6

52.9

66.9

Taxis

2.7

1.1

9.2

14.0

17.8

Bus Bencinero

0.1

0.1

0.4

1.2

1.1

Bus Diesel

13.6

10.3

31.2

3.7

2.0

Camión Bencinero

0.4

0.2

1.5

4.3

3.7

Camión Diesel

3.8

2.9

8.9

1.0

0.6

Procesos Industriales

1.886

49.6

80.6

6.7

14.5

2.0

Residencias

859.000

19.3

1.1

4.6

8.0

5.7

Calles y Avenidas

100

Pavimentadas

20

Sin Pavimento

80

Total Ton/Año

10.126

24.183

24.115

39.815

349.661

78.500


PTS: partículas en suspensión; SOx: dioxido de Azufre; NOx: dióxido de nítrogeno; Hc: hidrocarburos; CO; monóxido de carbono Ton: toneladas

La mayoría de los autos que andan en la calle son catalíticos. El problema es que el mecanismo se echa a perder cuando se llega a cierto kilometraje y el catalizador funciona sobre los 40 kilómetros de velocidad y con la existencia del excesivo taco en las calles de esta ciudad, terminan contaminando de la misma manera que uno convencional.

De acuerdo con estimaciones del Ministerio de Transportes, el parque automotor de Santiago está integrado por cerca de 750 mil automóviles. De ellos, entre el 65 y 80 por ciento corresponden a vehículos con convertidor catalítico.

Está claro que un vehículo con convertidor emite 10 veces menos que uno convencional, aunque su incidencia al circular todos por las mismas calles y levantar la misma cantidad de polvo.

El denominado "ozono troposférico" ha sustituido al anhídrido carbónico como el mayor problema medioambiental de Santiago de Chile, ya que esta nueva forma de polución causa importantes y rápidos daños a la población.

El problema del ozono es nuevo y ha sido provocado por la gran cantidad de vehículos provistos de convertidores catalíticos que circulan actualmente en Santiago, que generan el 80 por ciento de este comúnmente denominado "ozono malo".

CIUDAD

Concentración promedio de partículas

Calcuta

393

Beijing

370

Teherán

261

Ciudad de México

Entre 100 y 500

Bangkok

220

Santiago

210

Manila

Entre 120 y 250

Atenas

178

Bombay

140

Sao Paulo

Entre 50 y 85

Las 10 ciudades más contaminadas del mundo.

En la capital chilena, desde hace diez años, las autoridades restringen en un 20 por ciento diario la circulación de vehículos, como una forma de controlar la contaminación atmosférica, ocasionada por los gases que expelen los motores.

Desde 1993, se autorizó sólo la importación de vehículos catalizados, que consumen gasolina sin plomo, para reducir los índices de polución, pero, según los ecologistas, la medida ha terminado por engendrar un nuevo problema para los cinco millones de habitantes de la ciudad.

Los catalíticos reducen en 10 veces el anhídrido carbónico (CO2), pero generan importantes cantidades de ozono troposférico.

Un estudio técnico de la Conama Metropolitana hace referencia a una comparación de emisiones de monóxido de carbono, óxido de nitrógeno e hidrocarburos entre vehículos catalíticos y no catalíticos.

A 10 kilómetros por hora, un catalítico genera 3,82 gramos de monóxido de carbono por cada mil metros recorridos. A la misma velocidad y sobre la misma distancia, un auto sin convertidor produce 65,87 gramos de monóxido de carbono. En el caso de los hidrocarburos, bajo los mismos parámetros, un catalítico origina 0,27 gramos, mientras que uno convencional 9,95 gramos. La diferencia también es notoria al comparar los aportes en óxido de nitrógeno que realiza cada máquina: a 10 kilómetros por hora, y cada mil metros, un catalítico produce 0,27 gramos y uno sin convertidor 1,78 gramos.

A mayor velocidad, se mantiene la proporción entre ambos tipo de automóvil. Por ejemplo, a 100 kilómetros por hora y por cada mil metros, un catalítico produce 4,81 gramos de monóxido de carbono; 0,22 gramos de hidrocarburos y 0,29 gramos de óxido de nitrógeno. Bajo las mismas exigencias, un auto no catalítico origina 15,52 gramos de monóxido de carbono; 1,25 gramos de hidrocarburos y 3,26 gramos de óxido de nitrógeno.

Catalíticos y no catalíticos, en conjunto con el resto del transporte, producen cerca de 40 mil toneladas de polvo en suspensión por su circulación en calles pavimentadas del Gran Santiago. Elemento que en gran porcentaje contribuye a la formación de las nocivas partículas de material respirable.

Los índices de material particulado (PM10), que se obtienen en las ocho estaciones de Santiago, corresponden a los promedios de 24 horas. Por eso, cuando se decreta una preemergencia porque el PM10 alcanzó el nivel 300, esto quiere decir que la población estuvo expuesta a esos contaminantes durante las 48 horas previas a que se dictamine la medida.

Pero muchas veces ni siquiera se decreta la preemergencia, lo cual puede ser considerado com uno de los tanto orígenes, pues los pronósticos meteorológicos anuncian cambios favorables para el día siguiente, o porque se acerca un fin de semana.

Eso es justamente lo que se observa en la tabla siguiente, en que en ningún año el número de días en que la población estuvo expuesta a índices superiores al nivel 300, corresponde al total de preemergencias.

Año

Días sobre el nivel 300

Días de preemergencia

1990

30

11

1991

22

9

1992

19

14

1993

22

8

1994

9

3

1995

9

3

1996

12

9

La indiferencia por el tema está asociada a un problema de ignorancia colectiva, históricamente se consideraba que el humo era signo de progreso. La indiferencia por el tema también se vincula a las prioridades políticas del debate Nacional.

El tema central de la política durante diecisiete años fue la recuperación de las formas democráticas de organización de la sociedad y el respeto por los derechos humanos, por lo que el humo no fue tema de preocupación de las autoridades, posiblemente por la imposibilidad de ejercer la presión política necesaria.

La contaminación del aire es uno de los problemas ambientales más importantes, y es resultado de las actividades del hombre.

Las características topoclimáticas, la ubicación geográfica, la industrialización, el tipo de urbanización, el aumento del parque vehicular y la concentración de la población producen en Santiago niveles de contaminación atmosférica que pueden ser deletéreos para la salud de sus habitantes, en particular para aquellos considerados de alto riesgo como son los menores de cinco años, los enescentes, y los portadores de enfermedades cardiovasculares y respiratorias crónicas.

El impacto de la contaminación atmosférica sobre el sistema respiratorio humano se hace evidente cuando la contaminación interfiere con la actividad normal de las personas, produce una enfermedad respiratoria episódica, produce una enfermedad incapacitante, un daño respiratorio permanente o una disfunción respiratoria progresiva.

Estudios nacionales comparativos con escolares de Santiago y Los Andes, en donde la principal diferencia era el grado de contaminación atmosférica a que estaban expuestos, indicaron que existía mayor morbilidad en los niños de Santiago donde el grado de contaminación era superior. Particularmente susceptibles son los grupos de alto riesgo, a saber, menores de 5 años, embarazadas, senescentes, enfermos coronarios y portadores de enfermedades broncopulmonares crónicas.

Sobre el resto del organismo, los contaminantes atmosféricos tienen distintos efectos. Por ejemplo, los hidrocarburos aromáticos policíclicos y los metales pesados tienen efectos cancerígenos, teratogénicos o mutagénicos, -los hidrocarburos producen irritación de membranas de la mucosa en ojos, nariz y boca. Tiene efectos cancerígenos a largo plazo; el monóxido de carbono tiene efectos sobre el sistema cardiovascular, sobre el sistema nervioso central, y es particularmente riesgoso en pacientes con angina o infarto, este se une irreversiblemente a la hemoglobina y disminuye su capacidad para transportar oxígeno a los tejidos, por lo que afecta directamente la capacidad de trabajo físico e intelectual. También inhibe el sistema enzimático que metaboliza los fármacos, por lo que puede alterar la acción terapeútica de las drogas.; el plomo produce alteraciones sobre la capacidad de aprendizaje en los niños; y la contaminación global produce efectos sobre la embarazada al afectar el intercambio de oxígeno fetoplacentario con disminución del peso de los recién nacidos, o efectos sobre el órgano de la visión con tendencia a irritación ocular; Dióxido de Azufre (SO), irrita las vías respiratorias y la presencia de material particulado lo vuelve más tóxico. Agrava cuadros crónicos de asma, bronquitis y enfisemas. ; Oxido de Nitrógeno (NO): daña al pulmón y disminuye sus mecanismos de defensa, dejándolo más susceptible a alergias e infecciones tanto bacterianas como virales. ; Ozono, formado a partir de la combinación de NO e Hidrocarburos más radiación solar, baja las defensas del pulmón y potencia la acción tóxica del material particulado. Además, se relaciona con un incremento de los ataques de asma, irritación de ojos y problemas respiratorios. ; Material particulado, se relaciona con una gran variedad de problemas del sistema respiratorio, desde cuadros menores hasta enfermedades crónicas, cáncer pulmonar e incluso muertes prematuras.

 

PM10

SO2

NO2

Hidrocarburos

CO

Autos

1,6

5,87

46,4

71,5

83,3

Taxis

0,13

0,46

3,6

5,5

6,5

Micros

7,3

11,76

20

2,9

2,0

Camiones

1,6

5,78

15,3

3,0

2,0

Total

10,6

23,87

85,4

82,9

93,8

(NO2 + Hidrocarburos= Ozono).

Según profesionales de la salud, los habitantes de Santiago tienen una pésima calidad de vida. Los niveles de contaminación asociados a la falta de luz provocan neurosis y depresiones, al tiempo que respirar el aire de Santiago equivale a fumar 20 cigarrillos al día, lo que incrementa las posibilidades de desarrollar cáncer pulmonar.
 A estos datos, el Colegio Médico agrega que un 14 por ciento de los menores de un año de Santiago registran en su sangre niveles altos de plomo, inhalado del aire.

Esto provoca serios trastornos neurológicos y dificultades para el aprendizaje, lo que va en directo desmedro de las oportunidades de desarrollo de los menores.

El material particulado del aire de Santiago contiene agentes ancerígenos y es altamente mutagénico, provocando aberraciones cromosómicas en células humanas, y la permanente exposición a altas concentraciones de agentes cancerígenos y mutagénicos aumenta la posibilidad de mutaciones a nivel celular. El elemento más dañino para la salud es el material particulado (PM10), que se encuentra en todas las calles de la capital y que es muy liviano, por lo que se levanta y se mantiene en suspensión muy fácilmente.

Según el Instituto Internacional para Conservación de la Energía, este es el agente que tiene el mayor impacto sobre salud.

Lo que llama la atención, independiente de lo tardía que es la reacción, es la irracionalidad económica patente de dejar que el problema de la contaminación crezca hasta que alcanza su punto crítico.

Es que la polución del aire genera, en muchos casos, costos que exceden con creces a los de la solución, por ejemplo, el aumento en admisiones hospitalarias representa un costo directo para el país en gastos en salud, además del bienestar perdido por las personas que sufren los efectos.

Hipóteisis

Han sido muchas las soluciones que se han tratado de dar al problema de la contaminación, algunas puestas en marcha sin resultados óptimos.

Entrel las soluciones se puede destacar el desincentivo el uso del automóvil particular, promoviendo el uso del auto compartido. Pese a las reiteradas alzas de bencina no se logra el prósito, uniéndosele la falta de conciencia de la ciudadanía.

Pavimentación, riego de calles de tierra, arreglo de acantilados, pero para llevar a cabo esto el costo se presenta dentro de altos rangos, y además de ser limitado el presupuesto del Serviú, los municipios y habitantes de las comunas con mayores problemas posee pocos recursos para programas de pavimentación participativa.

Los buses deberían tener una fiscalización adecuada.

Deberíamos “pagar” por contaminar, cobrando estacionamientos más caros en las horas “pick”.

La lista sigue llena de ideas realizandose, por realizar, o sólo ideas.

Este problema tiene su origen en distintos partes, pero el trabajo tiende dar una solución a aquel que más contaminantes produce; contaminación vehicular.

Al ir analizando las diferentes propuestas, me puedo dar cuenta que

la única alternativa que veo posible y que aún no ha sido probada y que podría llevarnos a una solución es la ida de restricción vehicular para todos los vehículos, catalíticos y no catalíticos, con esta medida disminuirían los atochamientos vehiculares, y por ende la contaminación, ya que el flujo vehicular sería rápido y expedito.

Existen datos que hablan de que en el sector oriente de Santiago, diariamente la restricción vehicular no alcanza a afectar al ocho por ciento de los autos que existen en esa zona, lo que hace notar la falta de esta medida para acaparar un porcentaje justo, y así reducir el problema de la contaminación

Los problemas de los vehículos con convertidor catalítico los ponen a la misma altura de lo convencionales, por lo que esta solución no tendría efectos negativos, sólo la incomodidad de no salir en auto.

Y en cuanto a los costos que conlleva esta propuesta, es una alternativa sumamente económica, pues basta con crear una ley o implementarla progresivamente, lo que sólo nos causaría gran cantidad de beneficios. Entre los que se encuentran, la disminución de tacos, una considerable disminución de las partículas contaminantes y por ende la disminución de muerte y enfermedades producto de estas, la menor circulación de taxis y colectivos, con lo que trae consigo un beneficio social, pues, así al circular menos taxis, los pocos que circularan ganarían más dinero en sus vueltas diarias, y el mantenimiento del vehículo sería a largo plazo, sin tener deterioros inmediatos.

Objetivo General



El siguente trabajo pretende buscar una solución a la contaminación vehicular, que nos afecta desde hace ya bastante tiempo, generando millones de partícuals nocivas para el hombre, afectando su salud y la de los más pequeños.

Para esto se darán los antecedentes necesarios y se llegará a la propuesta de una solución clara y con casi ningún problema para su implementación.

Objetivos Específicos

Este trabajo se centra principalmente en la resolución de la contaminación atmosfércia generada por los vehículos, a través de la restricción vehicular general, incluyendo tanto a vehiculos cataliticos como a aquellos sin convertidor.

Lograr disolver los problemas políticos que impiden la resolución de la contaminación atmosférica.

Crear conciencia ecológica, la cual se encuentra inmersa en la constante ignorancia colectiva que nos afecta, producto del egoísmo y egocentrimo de aquellos con dinero y poder.

Disminuir la cantidad de partículas contaminantes que se encuentran en el medio producto de la congestión vehicular, disminuyendo así el número de muertes cardiovasculares, lactantes, las numerosas enfermedades que afectan de inmediato o a largo plazo a los habitantes, atochamiento vehiculares y las pérdidad económicas genereradas por licencias médicas.

Resumen

La contaminación es un problema alarmante. Nos encontramos dentro de los países más contaminados del mundo.

La ubicación geográfica de nuestra capital favorece a la contaminación, junto con la ignorancia colectiva y despreocupación política frente al problema, lo que nos trae diversos problemas de relevante imporancia.

El problema de la contaminación es generado por distintas fuentes, entre las que se encuentran calles, industrias, taxis, camiones, micros, etc, y las consecuencias son mortales para los más débiles habitantes y peligrosas para el resto; niños de menos de un año llenan los hospitales públicos del país, se conectan al oxígeno tan sólo treinta minutos, lo que no es suficiente para que se estabilicen. Ancianos que mueren por paros respiratorios. Santiaguinos que respiran una densa nube de smog que los vigila día y noche por donde quiera que vayan, al parecer no hay escapatoria.

   ¿Qué significan para Chile los efectos de la contaminación atmosférica?; claramente ambos producen un daño en la población que es posible de cuantificar y valorar; el aumento en admisiones hospitalarias representa un costo directo para el país en gastos en salud, además del bienestar perdido por las personas que sufren los efectos. Los días de trabajo perdidos por estas enfermedades también representan un costo para Chile.

   ¿Cuánto estamos los chilenos dispuestos a pagar por reducir nuestro riesgo de muerte?, al parecer no mucho, debemos encontrar la valoración social de evitar una muerte por consecúencias de la contaminación atmosférica.

Pero ¿es posible solucionarlo?, desde este punto de visata sí; en Santiago existe una gran cantidad de flujo vehicular, con una gran cantidad de vehiculos catalíticos, los cuáles, contrariamente a lo que e piensa, aportan una cantidad notable de partículas contaminantes al medio ambiente, contribuyendo a la polusión ambiental. El mecanismo de los vehiculos con convertidor suelen echarse a perder cuando se llega a cierto kilometraje y el catalizador funciona sobre los 40 kilómetros de velocidad, y producto de la existencia de un gran atochamiento vehicular, al final, contamina igual que uno no catalítico.

Se han realizado e ideado algunas propuestas para disminuir la contaminación, entre las cuales se encuentra la pavimentacion de calles y el desincentivo del automovil particular.

En este trabajo es presentada una respuesta al problema diferente, económca y fructífera, que aún no ha sido implantada por asuntos mayoritariamente de tipo político.

Bibliografía

  • Diario La Tercera

09 Junio 1998

  • Revista Que Pasa 1376

26 de agosto al 1 de septiembre de 1997

  • Revista QuePasa 1422
    Lunes 13 al lunes 20 de julio de 1997

  • La Tercera Nacional Crónica
    09 de Junio de 1998

  • Contaminación Química

Biblioteca del Congreso de Chile en Internet

  • Revista QuePasa 1373
    5 al 11 de agosto de 1997

  • Revista Fuera de Contexto

Contaminación en Santiago:
S.O.S, ESTAMOS MURIENDO.

Por : Zua Fuentes.

  • Ministerio de Transporte

  • Internet

Conclusión

El planteamiento de la respuesta, parece ser una buena alternativa, tienes muchas características que son nombradas a su favor.

Al tomar en cuenta la opinión de las personas y basado en mi propia experiencia, puedo atribuir que la gran mayoría de los santiaguinos preferirían que se optara y aplicara esta medida a todos los vehiculos sin exepción, pues las “fallas“ más graves, a mi parecer, pueden ser el hecho de que aquellas personas con restricción salgan tarde de sus casa y “corran el riesgo” de que la micro no les pare, el metro se atrase y lleguen tarde a sus destinos.

No existen problemas económicos para implementar esta alternativa, sólo la existencia de las constantes presione políticas derivadas del poder y el dinero.

Esto hace aún más fuerte que la solución dada al problema en este trabajo, sea la más adecuada y sea aplicadalo más pronto posible, pues poco a poco nos estamos destruyendo.

Universidad de Santiago

Taller de Pensamiento

Integrador

Contaminación del aire

Trabajo Final de Taller

de

Pensamiento Integrador

“...O el hombre disminuye el humo, o el humo disminuye a la humanidad...”

Resultados

Luego de preguntar a una cantidad total de 40 personas lo siguiente:

¿Cree usted que es necesario implementar la restricción vehicular para los automóviles catalíticos también?

Las respuestas fueron claras y precisas, y aquellas personas que argumentaron su respuesta, hicieron cometarios como los siguientes:

"Me parece pésimo que quieran poner restricción. El Gobierno hizo que la gente invirtiera en estos autos, de más de seis millones de pesos, con el argumento que podrían usarlos todos los días. El Gobierno no cumple las leyes y habría que aplicarle restricción a la locomoción colectiva”.

"¡Nooo, nada que ver que pongan restricción a los catalíticos; vivimos súper lejos... ¿Cómo lo hacemos sin auto?".

" quizás habría que hacer el sacrificio, pero yo que ando entrando y saliendo, no sé cómo lo voy a hacer",

"Si ponen la restricción, va a dar lo mismo, porque la contaminación seguirá igual. No va a servir y si aplican la medida, a mí me va a salir más conveniente cambiarme a un modelo convencional. Las autoridades gastan plata en una cosa tras otra y no pasa nada. Es más, el Presidente de la República debería viajar bastante menos”.

Como se ve los argumantos son ambiguos, sin cosistencia real, casi todas estas personas velan por su comodidad y no por su salud o la de los demás. Lo que nos hace concluir que la respuesta fue negativa producto del egoísmo comodidad, ignorancia y poca preocupación sobre el medio que los rodea y que poco a poco los está matando...

Los resultados se aprecian claramente en este gráfico:

Antecedentes

Santiago

1983:

Se aprueba decreto supremo del Ministerio de Salud para controlar las emisiones de los vehículos diesel y bencineros. Santiago se ubica entre las tres ciudades más contaminadas de América Latina, después de México y Sao Paulo. El Servicio de Salud del Ambiente y la Universidad de Chile realizan un estudio sobre el origen y características de las partículas contaminantes. Dos años después, se concluye que la contaminación proviene en un 65 % del polvo de la calle, un 30 % de motores diesel, un 2 % de autos, un 2 % de calderas industriales y un 1 % de calderas de carbón.

1984:

Se adquieren 10 equipos móviles para estudiar la emisión de monóxido de carbono de los vehículos. El 16 de febrero, comienza el control de las emanaciones de los vehículos.

1985:

En agosto, se menciona por primera vez la licitación de calles como una de las soluciones para descontaminar Santiago.

1986:

En febrero, el Ministerio de Transportes dicta medidas para combatir la contaminación en el centro de Santiago. Estas incluyen: restricción vehicular, disminución del uso de calderas en edificios públicos, prohibición de demoliciones, clausura temporal de equipos o actividades infractoras.

En marzo, un decreto supremo restringe la circulación de autos para los días con índices de contaminación que sobrepasen los niveles de tolerancia.

Con condiciones malas, se restringiría en 20 % la circulación, y en un 40 % en condiciones muy malas. En diciembre, la ley establece el retiro de circulación de todo vehículo que infrinja las normas.

1987:

En abril, por primera vez se aplica la restricción vehicular, entre las 6:00 a las 22:00 horas. El 8 de julio comienzan a funcionar 5 estaciones de medición: Providencia, Hospital J. J. Aguirre, Quinta Normal y Parque O´Higgins. El sistema controla partículas en suspensión, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono, hidrocarburos y oxidantes fotoquímicos. Los equipos efectuarán muestreos de 24 horas en partículas respirables inferiores a 25 micrones.

1988:

Disposición del Ministerio de Transportes que sólo permite el ingreso al centro de Santiago de buses de un año de antigüedad y exige hasta cinco años a aquellos que circulen fuera del área. Comienza el uso de tubos de escape verticales para estos vehículos, para facilitar la dispersión de las partículas tóxicas. En junio se realizan fumigaciones aéreas de agua con detergente para intentar atenuar la nube tóxica.

1989:

El 13 de junio, ante índices de 750, el gobierno dicta medidas de urgencia: restricción para el 50 % de la locomoción colectiva, 20 % de autos particulares y feriados escolares. Establece que sobre el nivel 500, el mismo porcentaje de vehículos sale de circulación, se paralizan las 50 industrias más contaminantes y se prohíbe el uso de chimeneas particulares.

Sobre los 650, el 50 % de los buses y el 20 % de los autos no pueden circular, y se paralizan 100 industrias y chimeneas particulares.

Un estudio de la Intendencia, señala que las fuentes móviles y fijas de Santiago contaminan con 45 mil toneladas de partículas al año. El 77 % proviene de los vehículos (un 71 % corresponde a la locomoción colectiva), 15 % del polvo natural y un 6 % de industrias.

1990:

En abril se crea la Comisión Especial de Descontaminación de la Región Metropolitana que formula 49 disposiciones: racionalización de estacionamientos en el centro, reubicación de parquímetros, estaciones de taxis y restricción de ingreso al centro para el 50 % de éstos, entre otras. Crea un plan de emergencia, cuando los índices superen el nivel 500, con restricción vehicular de un 40 %. En junio, el gobierno crea la Comisión Nacional del Medioambiente. La Cámara de Diputados aprueba la regulación de recorridos para la locomoción colectiva. Se declaran 11 días de preemergencia y 2 de emergencias.

1991:

A partir de septiembre, con multas de $ 190 mil se sanciona a los microbuseros que no acaten la medida de retiro de 4. 700 buses y taxibuses con una antigüedad superior a 12 y 10 años. Los autos nuevos que transiten por las regiones Metropolitana, Quinta y Sexta, deberán usar convertidor catalítico. En 1994 la medida se amplió a todo el país.

En octubre comenzó la licitación de recorridos de microbuses para el centro de Santiago. Durante el año hubo 9 preemergencias y dos emergencias.

1992:

El ministro de Transportes anunció para agosto de 1993 la segunda etapa de la licitación de recorridos para la locomoción colectiva.

Esta regularía un sistema global de transporte, que sólo excluiría algunas áreas de la ciudad. Se declaran 14 preemergencias en el año y dos emergencias.

1993:

Comienza a regir un decreto del Ministerio de Salud que establece un límite máximo de emisión a 112 microgramos de material particulado por metro cúbico (ug/m3). En marzo se inicia la segunda fase del plan maestro para descontaminar Santiago, que incluye la fiscalización de procesos productivos, control de chimeneas domiciliarias a leña; retiro de buses antiguos y nuevas plantas de revisión técnica. En el año hay ocho preemergencias.

1996:

El gobierno firma en junio un decreto para la creación del Plan de Descontaminación de Santiago y declara a la capital Zona Saturada de material particulado respirable, ozono, monóxido de carbono y partículas totales en suspensión. En este año se declaran 6 preemergencias.

1997:

El nivel de ozono en las estaciones de medición de la zona central sur y Tabancura, superó 11 veces el nivel 100 (peligroso), entre el 20 de febrero y el 3 de marzo. En abril se presenta el anteproyecto del Plan de Prevención y Descontaminación de Santiago, con un período de implementación de 14 años y una inversión de US$ 387 millones.

Las medidas abarcan al transporte público, privado y de carga; áreas verdes; ordenamiento territorial, combustibles y emisión de gases. En julio se crea el estado de alerta ambiental en el nivel 200. Hasta la fecha se han declarado 9 preemergencias.

Presentación del Problema

El hombre quiere conocer la naturaleza para dominarla, controlarla y obtener de ella el máximo beneficio utilizando todo aquello que le sirve.
Pero ahora, nuestro planeta está cambiando: el medio ambiente está contaminado, estamos perdiendo bosques, tenemos más zonas desérticas, y muchísima gente muere por hambre o por falta de atención medica.


Ahora, el hombre sólo piensa en obtener beneficios al momento. La situación de la Tierra y la de sus millones de habitantes es evidentemente preocupante, y mientras que los organismos dedicados a la protección de la ecología se desviven en esfuerzos por salvar al planeta, nosotros nos sentamos a disfrutar el momento.

Para la resolución de este claro problema de contaminación ambiental, exiten diferentes variables que afectan al busar solución al problema, como lo es la parte económica; pues todo lo referido a infraestructura, pavimentación, la creación de más estacionamientos, entre otros, requieren una gran cantidad monetarias para llevarlas a cabo, lo que se hace un problema de importancia mayor.

En cuanto a las variables sociales, el problema se presenta al tener que crear conciencia “verde”y de integración social para llevar a cabo otros tipos de proyectos, como lo es el decincentivo del uso del auto y la promoción del “auto compartido”.

Y producto de cuestiones políticas, el execeso de dinero ycomodidad de aquellos con el poder, otras soluciones, como la planteada aquí, ni siquiera se han intentado.

   

Contaminación del aire

Contaminación del aire