Contaminación del agua

Salud. Higiene. Calidad y tratamiento de las aguas. Enfermedades. Agentes contaminantes. Microorganismos

  • Enviado por: Poncho
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 3 páginas
publicidad

LA CALIDAD DEL AGUA

EL AGUA no se encuentra en la naturaleza en su forma químicamente pura, compuesta solamente por moléculas H2O, que sólo se da en el laboratorio. Puesto que disuelve ávidamente a la mayoría de los compuestos sólidos, líquidos o gaseosos, en su forma natural se encuentra normalmente impregnada de ellos. Esto en sí es bueno, pues es precisamente el oxígeno disuelto el que permite la vida acuática; los sólidos en solución modulan su actividad química y son aprovechados por los seres vivos. Es interesante hacer notar que el agua químicamente pura no es apropiada para la vida.

Pero esta propiedad de disolver compuestos extraños a ella es la que provoca serios problemas de contaminación: los desechos domésticos o industriales incorporados a las masas de agua llegan a hacerla inadecuada y hasta peligrosa para la vida. Conocer los límites de impurezas que para cada uso pueden aceptarse y estudiar la manera de eliminarlas es una tarea de higiene extremadamente importante para conservar los recursos acuáticos. En este capítulo veremos los peligros que se ocultan en el manejo descuidado del agua. Tomar conciencia del daño que podemos causar es muy importante pues una vez contaminada, el costo de purificación del agua es muy alto.

Tiempo atrás, cuando la cantidad de agua parecía ser ilimitada o su costo de abastecimiento muy bajo, poco importaba tirar un poco de agua sucia al mar. Hoy en día la amenaza de la escasez y la conciencia de los altos costos de suministro han llevado a establecer reglamentos estrictos de control para las descargas a ríos, mantos y mares. El problema no es lejano ni la responsabilidad es solamente del vecino: todos debemos participar.

Los contaminantes del agua pueden ser de muy diversa índole: residuos sólidos, líquidos o gaseosos; sólidos en suspensión; materia tóxica; microorganismos infecciosos; desechos radiactivos... Estas sustancias dan al agua propiedades indeseables, como corrosividad, incrustabilidad, toxicidad, mal olor, mal sabor y mala apariencia.

Los sólidos en suspensión, cuando son excesivos, reducen la penetración de la luz y por consiguiente limitan la fotosíntesis de las plantas marinas, ocasionando su degradación, lo que a su vez disminuye la aportación que hacen de nutrientes al medio acuático. Cuando el daño es excesivo, las plantas mueren y se provoca la corrupción del medio; el oxígeno disuelto prácticamente desaparece y con ello la posibilidad de sustentar vida. Estas son las "aguas estancadas", de mal olor y apariencia.

Los productos químicos causan alteraciones que pueden llegar a alcanzar gran peligrosidad. Por ejemplo, los plaguicidas tienen componentes de gran agresividad química cuya función es precisamente eliminar formas de vida nocivas. Sin embargo, al ser arrastrados por la lluvia o por las aguas de riego, indirectamente también los resienten otras formas de vida aunque, originalmente, no estuvieran dirigidos a ellas. Inclusive pueden ser asimilados por los peces a los que causan daño, como también a los animales que los consumen, incluido el hombre.

Los fertilizantes contienen fósforo, nitrógeno y potasio, todos ellos necesarios para el crecimiento sano de las cosechas. Pero al ser arrastrados a esteros y lagunas provocan un crecimiento desmedido de las especies acuáticas, alterando el equilibrio ecológico. El medio acuático, al no poder soportar un excesivo crecimiento, se deteriora, mueren muchas plantas y causan descomposición, consumo de oxígeno disuelto en la putrefacción y afectan al ecosistema.

Los detergentes son unos de los peores enemigos del agua, pues en su estructura química contienen compuestos que no se degradan fácilmente. Los fosfatos que los forman generan verdaderas montañas de espuma que interfieren seriamente con la vida acuática, arruinan el valor estético de los cuerpos de agua y son un verdadero dolor de cabeza en los sistemas de tratamiento para su purificación.

Otros contaminantes dañinos son los metales pesados, como el mercurio, el cadmio, el plomo, el arsénico, el cromo, etc. que provocan graves anormalidades en la salud. El cadmio, por ejemplo, trae consigo enfermedades cardiovasculares; el mercurio, que por asimilación de los peces, se transforma en metilmercurio o mercurio orgánico, provoca la pérdida de control en los movimientos, ceguera y finalmente, la muerte. El arsénico es cancerígeno en pequeñas cantidades y letal en dosis medias, como lo son también el plomo y el cromo.

Hay que destacar la contaminación por microorganismos patógenos (nocivos) que producen cólera, hepatitis, fiebre tifoidea y diarreas que fácilmente pueden llegar a ser fatales, sobre todo en niños. Microorganismos mayores como las amibas y la triquina también habitan en las aguas contaminadas. Cierta vez, un amigo biólogo, tomó una muestra de agua de una fuente de esta ciudad y por curiosidad la observó al microscopio: ¡tenía ante sus ojos una colección de bichos digna del mejor microzoológico!

La humanidad depende del agua para su sustentación, pero también somos cada uno de nosotros, el principal causante de la inhabilitación de este recurso, ya sea por ignorancia o por negligencia.

Las aguas contaminadas pueden restaurarse a una condición de reuso. Al respecto es necesario identificar cuál ha sido el daño y poder así dar el tratamiento adecuado para la eliminación de cada una de las características indeseables del agua, según el destino que se pretenda darle. Estos tratamientos suelen ser muy complejos y costosos. Así, actualmente se ayuda en la economía del reuso del agua, destinando aguas de diferente calidad según vayan a ser empleadas: en riego, industria o consumo humana. Ciertamente la complejidad y el costo serían mucho menor si trataramos aguas menos deterioradas.

Para comprender mejor el problema de contaminación y tratamientos de agua, veamos qué calidad de ésta puede aceptarse para diferentes destinos: con fines recreativos, para la agricultura, la industria y el consumo humano. Será necesario introducir parámetros a estos criterios con el objeto de dar medidas cuantitativas de la "calidad del agua"; quizá pueda parecer un poco árido aunque confío que el esfuerzo por comprenderlos dará al lector una mejor sensibilidad de la magnitud del problema.