Contaminación atmosférica

Medio ambiente. Problemas medioambientales. Calidad del aire. Entorno urbano. Erosión del suelo

  • Enviado por: Murdoc
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 8 páginas
publicidad

La Contaminación y otros problemas ambientales

La contaminación es la alteración nociva del agua, del suelo o del aire producida por los residuos de procesos industriales o biológicos. Los problemas ambientales son resultado de diversos factores. Entre otros, la falta de información sobre los daños que un grupo o desecho puede provocar en el ambiente; la falta de tecnología que permita eliminar apropiadamente los desechos y producir más limpiamente, o el descuido y la apatía de quienes ocasionan problemas ambientales, pensando que no les afectan. El deterioro ambiental se presenta tanto en las ciudades como en el campo.

Calidad del aire en las ciudades

En las ciudades una parte del deterioro se manifiesta en la calidad del aire, afectada, entre otras causas, por las emisiones de gases de las industrias, los vehículos de transporte y la quema de basura producida en casas, comercios, hospitales, mercados y oficinas. En México, como en otros países, el combate a la contaminación del aire requiere el desarrollo de programas especiales. En nuestro país existen cera de 12 ciudades con problemas graves en la calidad del aire y esto repercute directamente en la salud de la población. Guadalajara y la ciudad de México, ésta junto con sus zonas conurbadas Chalco y Nezahualcoyotl, son las tienen más problemas por la cantidad de polvo o partículas pequeñas flotando en el aire, así como unos contaminantes llamados ozono.

Para solucionar los problemas de la calidad del aire hay que seguir desarrollando programas como el mejoramiento de combustibles para los automóviles y el uso de partes específicas en los motores de los vehículos que evitan la emisión de cierto tipo de gases contaminantes.

En estos programas también deben participar las industrias que emiten gases dañinos. En algunos casos se requiere también el acuerdo de varios países.

Problemas ambientales del campo

En las zonas rurales el deterioro ambiental está asociado a algunas actividades agrícolas, ganaderas o forestales que ahí se desarrollan de manera inadecuada, así como a la construcción de la infraestructura de los humanos necesitamos, como caminos y presas.

Por ejemplo: a finales de la década de los ochenta y a principio de la de los noventa apareció en el norte de México una plaga llamada mosquita blanca. Atacó todos los cultivos de la región dejando en graves problemas económicos a los agricultores. Los investigadores encontraron que este insecto habitaba desde hacia mucho tiempo en esas zonas, pero que existía también otro insecto depredador que se la comía y mantenía la población de mosquitas en bajas cantidades. Los pesticidas que se había utilizado durante muchos años para eliminar otras plagas, hicieron que también disminuyeran sus depredadores. La mosquita ya no tenía quien se la comiera, así que su población empezó a aumentar cada vez más, hasta convertirse en una plaga que atacó una gran parte de los cultivos. Las relaciones que se mantenían en el ecosistema permitían un equilibrio entre la población de la mosquita y su depredador. El uso inadecuado del pesticida rompió el equilibrio y restablecerlo no es una tarea sencilla.

Una de las consecuencias de la práctica de inadecuada de las actividades agrícolas y ganaderas ha sido la desaparición de especies y hábitats. Con el desarrollo de estas 2 actividades, una gran cantidad del territorio que en otros tiempos era muy diverso, porque tenia diversos tipos de paisajes, de plantas y animales, perdió estas características. Por ejemplo grandes terrenos de selvas se talaron para ocuparse con monocultivos, como el maíz o el algodón, o con una sola especie animal: el ganado vacuno. Parte del problema de estos sitios es que los suelos se fueron erosionando al perder su vegetación original. Esto los ha conducido a perder su riqueza de nutrientes y a servir poco o nada para lo que en otro momento se les creyó ideales: ya no sirven para criar ganado, ni para cultivar y, por supuesto, la selva no puede renovarse fácilmente.

En los bosques los problemas son semejantes. Durante mucho tiempo se pensó que podíamos extraer los recursos del bosque sin reponer o dar a tiempo a que nuevos árboles pudieran nacer y crecer. Una gran cantidad de árboles de los bosques y selvas se tala para utilizarlos en la construcción de casas, de muebles, en la elaboración de papel o para usarse como leña.

A esto se le suman los incendios que, aunque forman parte de los ciclos de los ecosistemas, se han ido incrementando cada vez más por acciones humanas o por el cambio en las condiciones climáticas, como son las altas temperaturas o la falta de lluvia. En muchos casos se llegan a ocasionar desastres cuando el fuego arrasa miles de hectáreas de vegetación.

La contaminación del aire

Antes de hablar de la contaminación del aire hay que decir como está formada la atmósfera. La atmósfera se divide en distintas capas, cada una de ellas es fundamental

para la vida. La atmósfera tiene 5000 billones de toneladas de gases. Está compuesto por 78% de Nitrógeno, 21% de Oxígeno y el 1% de Argón, Neón, Helio, Kriptón, Xenón y Dióxido de Carbono.

La atmósfera se divide en cinco capas:

Tropósfera: Es la más importante para nosotros, también se llama Biósfera, desde el punto de vista biológico, donde predomina la vida. Se producen fenómenos atmosféricos (lluvia, nieve, etc.). Se extiende desde 0 a 12 km. de la tierra. La temperatura desciende de 6-5º por cada km. que ascendemos.

Estratósfera: Se encuentra desde los 12 km. a los 85 km. En ésta se destruyen la mayor parte de los meteoritos que van a la tierra. En esta capa también está la Ozonósfera, que se encuentra a unos 25 km. de altura. En esta segunda capa aumenta la temperatura.

Mesósfera: Se extiende desde 85 a 100 km. Su temperatura disminuye con la altura. Posee poco oxígeno. Hay estrellas fugaces.

Ionósfera: Se llama también Termósfera, desde los 80 a los 500/700 km. de altitud. Gran parte de los gases están ionizados debido al impacto de las radiaciones solares. Se reflejan las ondas de radio emitidas desde la superficie terrestre.

Exósfera: Esta zona comienza a partir de los 500/750 km. Su limite exterior es difuso y se confunde con el espacio interestelar. Está compuesto por Hidrógeno y Helio. Se producen las auroras boreales superiores.

Capa de ozono: zona de la atmósfera de 19 a 48 km. por encima de la superficie de la Tierra. En ella se producen concentraciones de ozono de hasta 10 partes por millón (ppm). El ozono se forma por acción de la luz solar sobre el oxígeno. La capa de ozono protege a la vida del planeta de la radiación ultravioleta cancerígena, su importancia es inestimable. los científicos se preocuparon al descubrir, en la década de 1970, que ciertos productos químicos llamados clorofluorocarbonos, o CFC (compuestos del flúor), usados durante largo tiempo como refrigerantes y como propelentes en los aerosoles, representaban una posible amenaza para la capa de ozono. Al ser liberados en la atmósfera, estos productos químicos, que contienen cloro, ascienden y se descomponen por acción de la luz solar, tras lo cual el cloro reacciona con las moléculas de ozono y las destruye. Por este motivo, el uso de CFC en los aerosoles ha sido prohibido en muchos países. Otros productos químicos, como los halocarbonos de bromo, y los óxidos nitrosos de los fertilizantes, son también nosivos para la capa de ozono. Los investigadores que trabajaban en la Antártida detectaron una pérdida periódica de ozono en las capas superiores de la atmósfera por encima del continente. El llamado agujero de la capa de ozono aparece durante la primavera antártica, y dura varios meses antes de cerrarse de nuevo. Otros estudios, realizados mediante globos de gran altura y satélites meteorológicos, indican que el porcentaje global de ozono en la capa de ozono de la Antártida está descendiendo. Vuelos realizados sobre las regiones del Ártico, descubrieron que en ellas se gesta un problema similar.

La contaminación del aire se produce mediante los procesos industriales, las combustiones domesticas que al quemar combustibles sólidos desprende gas sulfuroso. Otros gases tóxicos son el Monóxido de Carbono, Óxido de Nitrógeno, que ingresan a la atmósfera por la combustión de los motores y de las plantas generadoras de energía. Cabe citar partículas de plomo que se desprenden de los automotores; ya que éste forma parte de los combustibles, sindicados por desprendimiento en la elaboración de cemento, Óxido de hierro en las zonas siderúrgicas. El uso de plaguicidas, con los que se combaten ciertos animales e insectos, es también causa de la contaminación atmosférica.

Entre las consecuencias de la contaminación del aire, son notables las lesiones bronco - pulmonares (bronquitis, asma, etc.), así como la actividad cancerígena que producen los hidrocarburos. No escapa a su acción el aparato digestivo y los sistema nerviosos y circulatorios. El humo de los cigarrillos que modifica el microclima de quien fuma y de quienes lo rodean.

La concentración de los contaminantes se reduce al dispersarse éstos en la atmósfera, proceso que depende de factores climatológicos como la temperatura, la velocidad del viento, el movimiento de sistemas de altas y bajas presiones y la interacción de éstos con la topografía local, por ejemplo las montañas y valles. La temperatura suele decrecer con la altitud, pero cuando una capa de aire frío se asienta bajo una capa de aire caliente produciendo una inversión térmica, la mezcla atmosférica se retarda y los contaminantes se acumulan cerca del suelo. Las inversiones pueden ser duraderas bajo un sistema estacionario de altas presiones unido a una baja velocidad del viento.

Un periodo de tan sólo tres días de escasa mezcla atmosférica puede llevar a concentraciones elevadas de productos peligrosos en áreas de alta contaminación y, en casos extremos, producir enfermedades e incluso la muerte. En 1948 una inversión térmica sobre Donora, Pensilvana, produjo enfermedades respiratorias en más de 6.000 personas, ocasionando la muerte de veinte de ellas. En Londres, la contaminación segó entre 3.500 y 4.000 vidas en 1952, y otras 700 en 1962. La liberación, como consecuencia de un accidente ocurrido en una fábrica de pesticidas, de unas 40 toneladas de izó cianato de metilo a la atmósfera (junto con otras sustancias químicas como cianuro de hidrógeno), durante una inversión térmica, fue la causa del desastre de BUPl, India, en diciembre de 1984, que produjo, durante las primeras semanas, al menos 6.000 muertes (aunque posteriormente la cifra ascendió a más de 16.000 víctimas mortales) y más de 500.000 afectados. Los efectos de la exposición a largo plazo a bajas concentraciones de contaminantes no están bien definidos; no obstante, los grupos de riesgo son los niños, los ancianos, los fumadores, los trabajadores expuestos al contacto con materiales tóxicos y quienes padecen enfermedades pulmonares o cardiacas. Otros efectos adversos de la contaminación atmosférica son los daños que pueden sufrir el ganado, los cultivos y los ecosistemas forestales, como los provocados por la lluvia ácida en los bosques de coníferas del centro y norte de Europa.

A menudo los primeros efectos perceptibles de la contaminación son de naturaleza estética y no son necesariamente peligrosos. Estos efectos incluyen la disminución de la visibilidad debido a la presencia de partículas diminutas suspendidas en el aire, y los malos olores, como la pestilencia a huevos podridos producida por el sulfuro de hidrógeno que emana de las fábricas de papel y celulosa.

La contaminación del agua

La hidrosfera es una rama de la geografía Física que se ocupa del estudio de la parte líquida del planeta (océanos, ríos, lagos, mares, etc.)

La tierra está envuelta por una capa húmeda que cubre el 71% del planeta y recibe el nombre de Hidrósfera. La mejor parte de ese porcentaje corresponde a agua salada y una pequeña fracción a agua dulce. Los océanos y mares contienen el agua salada, mientras que el agua dulce está constituida por el vapor de agua de la atmósfera, las aguas subterráneas, el hielo, la nieve y las aguas de la superficie, es decir lagos y ríos.

La distribución del agua no es uniforme y es muy poca la cantidad de agua que se encuentra a disposición del hombre y de los demás seres vivos.

El agua dulce, que es un recurso natural escaso, resulta un elemento esencial para la humanidad y como tal debemos considerarla un verdadero tesoro, cuidándola y administrándola correctamente. Depende del hombre mismo que en el futuro sigamos disponiendo de agua, sobre todo cuando nos enfrentamos a un alarmante crecimiento de la población y, como consecuencia de ella, a una mayor cantidad y variedad de actividades que presuponen el constante consumo de agua.

El agua forma parte del llamado Ciclo Hidrológico, proceso en el que, en forma continua, se interrelacionan el océano, la atmósfera y la tierra. En este ciclo hidrográfico se diferencian distintos proceso: evaporación, condensación y precipitación; durante ellos el agua modifica su estado en líquido, gaseoso y sólido.

Al caer el agua en forma de lluvia, favorece al suelo y a la vegetación; además, como parte del agua se infiltra, forma y mantiene las aguas subterráneas. También el agua puede desplazarse más o menos rápidamente y alimentar ríos, lagos, mares y océanos.

Los ríos, los lagos, los hielos y las aguas subterráneas constituyen distintos ejemplos que, a manera de representación de las aguas dulces del planeta, podemos hallar en todos los continentes.

El uso permanente de estas aguas demuestra cuanto necesitamos la Tierra de ellos, pues más de la mitad se destina a la agricultura, sobre todo en zonas áridas donde es necesario emplear la técnica del riego artificial para el cultivo. Otra cantidad de agua se destina al uso domestico (agua potable) y al industrial. El agua también es una vía de transporte y de recreación. Cuando el agua se almacena en los embalses, se puede disponer de ella para producir Energía y para asegurar en forma continua el suministro a grandes poblaciones.

Se llama Río a una corriente de agua dulce que se desplaza de la naciente hacia la desembocadura, siguiendo el declive del terreno.

Las aguas dulces son imprescindibles por su complejidad biológica para los seres vivos. Es por eso que utilizan la parte que anualmente se renueva con el ciclo hidrológico mediante la evaporación, las precipitaciones, el escurrimiento, la infiltración y el desagüe.

En algunos lugares, la descarga en la atmósfera de compuestos sulfurosos origina las lluvias ácidas que envenenan el medio acuático, entorpecen el desarrollo de la vegetación y perjudican la salud de la población.

El agua es contaminada por aguas residuales urbanas, que contienen los residuos colectivos de la vida diaria, su volumen está en continuo aumento, alcanzando en algunas ciudades cifras de 600 litros por persona, y suponen que 50 kg. de materias sólidas y secas por habitante y año.

El agua de origen industrial, constituye la principal fuente de contaminación de las aguas. Los principales contaminantes son: el petróleo, el carbón, las industrias químicas y los derivados de la celulosa.

La contaminación de origen agrícola proviene principalmente de ciertos productos utilizados en agricultura y de origen animal.

Entre sus inconvenientes pueden destacarse que el agua contaminada mancha los dientes, imposibilita la fijación de oxígeno por la hemoglobina, produce afecciones, etc.

En el agua de mar, la contaminación destruye la vida en la fauna marina, además si el hombre consume los mariscos contaminados, se perjudica su aparato digestivo y el sistema nervioso perdiendo probablemente la vida.

Además el petróleo arrojado al mar por los buques, perturba la oxigenación de los seres vivos por no permitir la entrada de O2 en el agua.

Los desechos tóxicos de los países industriales, llevados al mar directamente por el desagüe de los ríos, representan un peligro no tan distante como se cree. La contaminación progresa a un ritmo tal que las consecuencias no tardarán en advertirse.

Las “mareas negras” ya son un hecho. Consecuencia de dispersiones petroleras o colisiones y naufragios de barcos petroleros. Los pingüinos cubiertos de petróleo de la Patagonia, son un símbolo inquietante de estos atentados contra el medio ambiente. Las corrientes atlánticas empujan hacia las costas de Europa los restos oleaginosos vertidos en el Golfo de México.

Es conocido el caso de los 120 japoneses afectados por un síndrome paralítico tras haber consumido pescado contaminado por el metilo de mercurio arrojado en minúscula cantidad por una fábrica de acetaldehído.

Existen procesos de orden físico (insolación, enfriamiento, presión hidrostática, oxigenación, acción de sal, etc.) y biológico (amplio consumo de bacterias perjudiciales por una multitud de organismos bacteriófagos que actúan como un complejo antibiótico). Pero este inmenso poder purificador del mar no es invulnerable.

Finalmente, es preciso alertar sobre los productos radiactivos que se acumulan en el mar.

Los efectos de la contaminación del agua incluyen los que afectan a la salud humana. La presencia de nitratos (sales del ácido nítrico) en el agua potable puede producir una enfermedad infantil que en ocasiones es mortal. El cadmio presente en el agua y procedente de los vertidos industriales, de tuberías galvanizadas deterioradas, o de los fertilizantes derivados del cieno o lodo puede ser absorbido por las cosechas; de ser ingerido en cantidad suficiente, el metal puede producir un trastorno diarreico agudo, así como lesiones en el hígado y los riñones. Hace tiempo que se conoce o se sospecha de la peligrosidad de sustancias inorgánicas, como el mercurio, el arsénico y el plomo.

Los lagos, charcas, lagunas y embalses, son especialmente vulnerables a la contaminación. En este caso, el problema es la eutrofización, que se produce cuando el agua se enriquece de modo artificial con nutrientes, lo que produce un crecimiento anormal de las plantas. Los fertilizantes químicos arrastrados por el agua desde los campos de cultivo contribuyen en gran medida a este proceso. El proceso de eutrofización puede ocasionar problemas estéticos, como mal sabor y olor del agua, y un cúmulo de algas o verdín que puede resultar estéticamente poco agradable, así como un crecimiento denso de las plantas con raíces, el agotamiento del oxígeno en las aguas más profundas y la acumulación de sedimentos en el fondo de los lagos, así como otros cambios químicos, tales como la precipitación del carbonato de calcio en las aguas duras. Otro problema cada vez más preocupante es la lluvia ácida, que ha dejado muchos lagos del norte y el este de Europa y del noreste de Norteamérica totalmente desprovistos de vida.

Los principales contaminantes del agua son los siguientes:

• Aguas residuales y otros residuos que demandan oxígeno (en su mayor parte materia orgánica, cuya descomposición produce la desoxigenación del agua).

• Agentes infecciosos.

• Nutrientes vegetales que pueden estimular el crecimiento de las plantas acuáticas. Éstas, a su vez, interfieren con los usos a los que se destina el agua y, al descomponerse, agotan el oxígeno disuelto y producen olores desagradables.

• Productos químicos, incluyendo los pesticidas, diversos productos industriales, las sustancias tensioactivas contenidas en los detergentes, y los productos de la descomposición de otros compuestos orgánicos.

• Petróleo, especialmente el procedente de los vertidos accidentales.

• Minerales inorgánicos y compuestos químicos.

• Sedimentos formados por partículas del suelo y minerales arrastrados por las tormentas y escorrentías desde las tierras de cultivo, los suelos sin protección, las explotaciones mineras, las carreteras y los derribos urbanos.

• Sustancias radiactivas procedentes de los residuos producidos por la minería y el refinado del uranio y el torio, las centrales nucleares y el uso industrial, médico y científico de materiales radiactivos.

El calor también puede ser considerado un contaminante cuando el vertido del agua empleada para la refrigeración de las fábricas y las centrales energéticas hace subir la temperatura del agua de la que se abastecen.

La contaminación del suelo

El suelo es agredido por la intensa explotación agrícola, por la acción erosiva del viento y del agua. La maquinaria compacta la poca tierra fértil que queda tras un periodo de agricultura intensiva. Al llegar las lluvias, el suelo compacto y duro impide que el agua se filtre. Como consecuencia se forman escorrentias, que arrastran el poco suelo fértil que queda. E verano, el suelo incapaz de albergar vida se agrieta.

Los métodos de agricultura intensiva, convinan modernas tecnologías de rotulación, siembra y recolección, junto con el uso de fertilizantes y pesticidas. La reducción de la actividad natural del suelo va en detrimento de la fertilidad. Después de cada cosecha, el suelo queda en un estado peor del que estaba.

Las plantas son el principal elemento de sujeción de las partículas del suelo, por lo tanto, si se lo despoja de su cubierta vegetal, el agua y el viento lo erosionan rápidamente y dejan al descubierto la roca viva. En la mayor parte de la tierra del cultivo, el suelo se erosiona más deprisa de lo que tarda en formarse.

La contaminación del suelo se define como la acumulación en éste de compuestos tóxicos persistentes, productos químicos, sales, materiales radiactivos o agentes patógenos, que tienen efectos adversos en el desarrollo de las plantas y la salud de los animales. La creciente cantidad de fertilizantes y otros productos químicos agrícolas que fueron aplicados a los suelos después de la II Guerra Mundial, sumada a las prácticas de vertido de residuos industriales y domésticos, llevó a una progresiva preocupación por la contaminación de los suelos a mediados de la década de 1960. Aunque el empleo de fertilizantes que contienen nutrientes primarios, nitrógeno, fósforo y potasio, no ha producido contaminación de los suelos, la aplicación de elementos traza sí lo ha hecho. El riego de suelos áridos lleva frecuentemente a la contaminación por sales. El azufre procedente de los residuos industriales ha contaminado los suelos en el pasado, al igual que la acumulación de compuestos de arsénico tras años de fumigación de las cosechas con arseniato de plomo. La utilización de pesticidas ha llevado también a la contaminación a corto plazo del suelo.

Causas de la erosión del suelo

La labranza sin parcelas, reiterada año a año sin apelar a medio alguno de conservación.

La quema del rastrojo, que no sólo deja sin alimento a los microorganismos del suelo, sino que los mata.

El trabajo con arado de reja y vertedera, que da vuelta el suelo y deja sin protección sus partes más vulnerables.

El sobrepastoreo, que degrada la vegetación y contribuye a la desnutrición de la tierra, efecto que suma al pisoteo de la superficie por el ganado que, reiterado, disminuye su permeabilidad.

La tala indiscriminada de montes y arboledas, que influye sobre el clima (lluvias, vientos) y favorece la alternancia nociva de períodos de lluvias y de sequías.

Si la tierra es poco permeable, las lluvias se deslizan sobre su superficie hacia las zonas bajas, arrastrando las materias nutrientes y empobreciendo el suelo.

En áreas de escasa pluviosidad, los vientos constituyen un agente desecante de la superficie que, al tiempo que disminuyen su permeabilidad, transforman su composición en desmedro de la fertilidad.

La erosión del suelo se está acelerando en todos los continentes y está degradando unos 2.000 millones de hectáreas de tierra de cultivo y de pastoreo, lo que representa una seria amenaza para el abastecimiento global de víveres. Cada año la erosión de los suelos y otras formas de degradación de las tierras provocan una pérdida de entre 5 y 7 millones de hectáreas de tierras cultivables. En el Tercer Mundo, la creciente necesidad de alimentos y leña han tenido como resultado la deforestación y cultivo de laderas con mucha pendiente, lo que ha producido una severa erosión de las mismas. Para complicar aún más el problema, hay que tener en cuenta la pérdida de tierras de cultivo de primera calidad debido a la industria, los pantanos, la expansión de las ciudades y las carreteras. La erosión del suelo y la pérdida de las tierras de cultivo y los bosques, reduce además la capacidad de conservación de la humedad de los suelos y añade sedimentos a las corrientes de agua, los lagos y los embalses.

Prevención y control de problemas ambientales

Para buscar soluciones a los problemas ambientales a que nos referimos antes se están emprendiendo algunas acciones. Entre ellas están los programas de reforestación que se impulsan en todo el país, el apoyo a grupos de agricultores y campesinos para capacitarlos en la práctica de quemas agrícolas controladas, así como la formación de brigadas de prevención y de control de incendios. De esta manera se buscan las mejores estrategias de manejo de los recursos naturales. Otra acción más, es la creación de distintas áreas naturales protegidas en diferentes regiones del país.

En México un número creciente de industrias dispone de equipos especiales para reutilizar y reciclar los productos que desechan, así como dar tratamiento a las aguas que usan antes de venderlas a los ríos, arroyos o al mar. También va en aumento el número de ciudades, grandes y pequeñas, que busca formas de manejar la basura que sean menos contaminantes en las cuales se constituyen rellenos sanitarios para eliminar los desechos.

Otro ejemplo lo tenemos en el lago de Chapala donde, desde hace tiempo, se realizan actividades para controlar la contaminación, sin embargo, en otros lagos y ríos de México todavía se vierte gran cantidad de desechos provenientes de las industrias y las ciudades, lo cual requiere la atención inmediata tanto de las autoridades como de los responsables de los desechos y de la población en general.

Para prevenir una parte fundamental es tener la voluntad de hacerlo y buscar la manera de lograrlo. Por poco que tú creas que puedes hacer, si todos participamos en la solución de los problemas ambientales, la condición del medio ambiente puede mejorar.

Los problemas ambientales requieren la participación de todos

Algunas veces pensamos que los problemas ambientales son muchos, muy grandes y muy difíciles de solucionar. Y en cierta medida es verdad. Sin embargo, esto es resultado de ver en nuestras acciones de manera individual, cuando lo que se necesita para detener el deterioro ambiental es reflexionar y actuar en conjunto. De este modo, la suma de esfuerzos será más grande y el resultado será mejor, sobre todo si de antemano nos hemos puesto de acuerdo en como resolver cada problema. Por eso, uniforma de construir o buscar soluciones se encuentra en la capacidad y el deseo de organización en grupo.

Organización y participación

En nuestro país existen diversas formas de organización y participación comunitaria, unas muy antiguas y aún presentes en algunas comunidades indígenas, como el tequio; otras se impulsaron en ese siglo, como los ejidos y las cooperativas pesqueras; y unas más recientes, como las que se vienen desarrollando tanto en las ciudades, para rescatar ríos que estaban contaminados o para transformar basureros en zonas verdes.

En cada una de ellas ha habido situaciones de éxito y de fracaso, dependiendo del lugar, la época y de la gente. Lo importante de conocerlas es poner todas las experiencias positivas para encontrar las mejores formas de organización social que nos permitan resolver los problemas y satisfacer las necesidades actuales y prever las futuras. Las actividades que en muchas ocasiones realizadas en equipo durante tus clases son también una muestra de trabajo colectivo. Aprender a trabajar de esta manera implica compartir tus ideas y escuchar con respecto a las opiniones de los demás. Ambos aspectos son fundamentales para lograr los objetivos de un proyecto de grupo. Y todos se deben ayudar y apoyar para resolver todos esos problemas.

Cada vez es más evidente que el aislamiento y el individualismo no son útiles para solucionar los problemas ambientales. Los resultados positivos que han tenido los proyectos de rescate de ríos contaminados o de zonas que mantenían formas de explotación in apropiada de sus recursos naturales, nos han mostrado que la organización y el trabajo en grupo son actividades que debemos efectuar con mayor asiduidad.

Cooperación Internacional

Existen algunos problemas que van más allá de las fronteras entre los países. El cambio climático que se ha dado en el ámbito mundial de un de ellos: se cree que la generación de algunos gases como el dióxido de carbono, emitidos por diversas fuentes industriales y de transporte localizadas en todos los países del mundo lo ha provocado. De las fuentes industriales destaca la generación de energía eléctrica, que principalmente se produce a partir de la combustión de petróleo y carbón. Atender las consecuencias del cambio climático requiere la cooperación de todos los países, para así evitar la acumulación de gases contaminantes en la atmósfera.

En 1998, la mayoría de los países firmo un documento en el cual se acordó que cada país buscaría la forma de disminuir los gases nocivos que se acumulan en la atmósfera, y de esta manera, evitar que el problema siga creciendo y amenace la vida en al tierra. Tres acciones que sobresalen en México son:

  • Conservación de bosques y arrecifes de coral.

  • Desarrollo de programas como el horario de verano.

  • Producción de mejores combustibles para automóviles.