Contagio del SIDA (Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida)

Virus. Sistema inmunológico. Contagio. Prevención. Síntomas. Tratamiento. VIH (Virus De La Inmunodeficiencia Humana). Enfermedades de transmisión sexual

  • Enviado por: Little Girl
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

SIDA

Siglas de síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Enfermedad que destruye el sistema inmunitario de la persona. Se trata de una enfermedad contagiosa, de origen vírico transmitida por vía sanguínea o contacto sexual. Se caracteriza por presentar manchas oscuras en las extremidades, úlceras que lentamente se extienden a las mucosas y a los órganos internos, activando el sistema de defensa del organismo. Los sítomas son: fiebre, malestar general, cansancio, náuseas, adelgazamiento y aparición de ganglios axilares.

Cuando el VIH ingresa en la circulación sanguínea, se adhiere al linfocito, y transcribe el ARN vírico en ADN, que se introduce en el núcleo del linfocito para formar parte del código genético de la célula. Cuando sucede esto, el virus va destruyendo poco a poco los linfocitos T4, pero el sistema inmunitario es fuerte aun y puede ir regenerando los linfocitos destruidos; en esta etapa los síntomas no se presentan en la persona

A pesar de esto llega un momento en que el sistema inmunológico no puede frenar el avance del VIH y cuando una gran cantidad importante de células T4 del organismo han sido destruidas a consecuencia de la infección por el virus, las defensas inmunitarias del organismo se hallan debilitadas. El riesgo de aparición de los síntomas del SIDA es entonces muy elevado.

Origen del SIDA

El Profesor Mirko D. GRMEK, profesor de Historia de la Medicina y de Ciencias biológicas de la Escuela Práctica de los Altos Estudios (PARIS), ha escrito una "Historia del SIDA" donde explica las diferentes teorías sobre el origen del virus. Se han hecho toda clase de hipótesis: podía haber existido desde hace largo tiempo en Africa, pero también en América y en Europa. Pero, ¿en qué sentido se ha disparado su diseminación? Nadie lo puede decir con certeza.

Existen varias hipótesis sobre el tema del origen del SIDA, desde quienes piensan en "castigos divinos", hasta quienes apoyan la tesis de la creación de laboratorio, etc. Sin embargo, cabe recordar como a lo largo de la Historia ha habido un sin número de enfermedades que atacaron de forma masiva a la raza humana, y que, ante el desconocimiento de su origen y curación, producían las mismas reacciones en la psicología general que las que provoca actualmente el VIH

El SIDA, como se ha visto, está producido por un virus (VIH) que, se piensa, vivía en ciertas zonas de África, seguramente entre animales (monos, chimpancés, etc), y que, transmitido a los humanos, no supuso una explosión epidémica hasta la apertura de las comunicaciones mundiales, liberalización de las prácticas sexuales, etc.

Formas de contagio

El VIH es una infección transmisible, pero solamente por medios bien identificados: la sangre y las secreciones sexuales. Primero veremos las condiciones de la transmisión, y luego, las principales vías.               

Condiciones de transmicion

• El VIH es frágil, sobrevive muy mal y muy poco tiempo fuera de un organismo.

Es un virus muy sensible al calor (no soporta más de 60º C). Por este motivo, para infectar el organismo, el virus debe penetrar en su interior y entrar en contacto con la sangre del individuo expuesto. 

•Parece que la transmisión necesita una cantidad mínima de virus o un "umbral" para provocar una infección. Por debajo de ese umbral, el organismo consigue librarse del virus y le impide instalarse en él. 

• El virus se ha encontrado primordialmente en la sangre, el esperma, flujo vaginal, leche materna y otras secreciones sexuales de las personas infectadas. También se ha encontrado en otros fluidos corporales, aunque no supera el umbral necesario para la infección.

Modos de Transmision

TRANSMISIÓN SEXUAL 

Las relaciones sexuales con penetración anal o vaginal, tanto si son homosexuales como heterosexuales, pueden transmitir el VIH, a través de las lesiones microscópicas que se producen durante la penetración. Estas permiten el contacto del virus contenido en el esperma o en las secreciones vaginales con la corriente sanguínea o los linfocitos del receptor. 

Todas las prácticas sexuales que favorecen las lesiones y las irritaciones conllevan un aumento del riesgo de transmisión, así como infecciones genitales en un miembro de la pareja. El número de relaciones sexuales aumenta el riesgo de infección, pero una sola es suficiente, y puede ser la primera. Los contactos orales-genitales (sexo oral, entre boca y sexo) pueden transmitir teóricamente el VIH si hay lesiones en la boca o en el sexo. 

Lo que no transmite el virus son los besos, incluso profundos, ya que, aunque se ha detectado el virus en la saliva, serían precisos entre cinco y seis litros de la misma para que se produjese la infección. El riesgo por esta vía es teórico, sería precisa una herida sangrante en la boca de un miembro de la pareja, y una lesión o herida abierta en la boca del otro. 

En las relaciones sexuales, la utilización de preservativos elimina casi al 100% el riesgo de transmisión del virus.

LA TRANSMISIÓN POR SANGRE

El uso compartido de agujas, jeringuillas, y demas objetos cortantes, y las transfusions sanguineas.

Las jeringuillas y agujas contaminadas, si se comparten, pueden transmitir el virus. Esto sucede con los consumidores de sustancias inyectables que se pinchan con la misma aguja o jeringuilla — drogodependientes, atletas que se inyectan esteroides.

Se debe recordar que la cuchara y los objetos que sirven para preparar la droga pueden estar también contaminados. 

Existe un riesgo teórico — no se ha descrito ningún caso — respecto a las agujas de acupuntura y de tatuaje, hojas de afeitar, de perforación de orejas, instrumentos de cuidados dentales y corporales en general (tijeras de peluquero, pinzas...), etc., que deben desinfectarse o someterse a un procedimiento de calentamiento (autoclave), según los casos. 

En cuanto a ser receptor de sangre o productos hemoderivados, desde el año 85 existe una normativa que obliga a realizar la prueba entre los donantes de sangre, disminuyendo considerablemente el riesgo de transmisión por esta vía (1 sobre 200.000 unidades de transfusión). No obstante, debemos considerar la transfusión como un acto grave y no se debe recurrir a él si no es indispensable; también es importante desarrollar las autotransfusiones en enfermos que no necesitan ser operados con urgencia.

TRANSMISIÓN DE LA 
MADRE AL HIJO
 

Esta transmisión puede producirse durante el embarazo a través de la placenta o bien durante el parto. Una mujer seropositiva tiene entre un 20 y un 50% de probabilidades de tener un bebé infectado , porcentaje que varía según los países (25% en el Estado español), por eso se desaconseja a toda mujer seropositiva que quede embarazada; además, el riesgo de infección aumenta con el empeoramiento del estado de la madre. 

Después del nacimiento, el amamantamiento es una fuente potencial de transmisión del virus, por lo que también se recomienda a las mujeres seropositivas que no amamanten a sus hijos.

Virus del SIDA

Como los demás virus, el VIH no puede sobrevivir de forma independiente, sólo puede hacerlo en el interior de una célula, y ataca preferentemente a los linfocitos T4, directores del sistema inmunitario. De esta manera, paraliza progresivamente el sistema antes de que éste haya tenido la posibilidad de organizar sus defensas. Ataca además a otra variedad de glóbulos blancos, los macrófagos, responsables de la fagocitosis (se "comen" los elementos invasores). 

El VIH se incorpora al programa genético del linfocito T4 insertando su código genético compuesto por ARN en el código genético de los linfocitos T4 formado por una molécula diferente, el ADN. Como estos programas, ADN y ARN, son incompatibles, el virus transforma su código ARN en un código ADN, gracias a la encima llamada transcriptasa inversa. 

Cuando el VIH ha implantado su código genético en el de los linfocitos T4, se multiplica a expensas de estos linfocitos y, finalmente, los destruye. De esta forma el sistema inmunitario se ve progresivamente comprometido.

Formas de Prevenir esta enfermedad

 

A menos que estás completamente seguro que tu y tus compañeros no tienen la infección de VIH, debes tomar los pasos para prevenir las posibles nuevas infecciones. Esta hoja proporciona una apreciación global de la prevención de VIH y te refiere a otras hojas para más detalles en los temas específicos.

La Actividad sexual: La manera mejor de evitar la transmisión de VIH durante el sexo es el uso de condones para los hombres. Usado correctamente, los condones previenen la transmisión de VIH. Un nuevo tipo de condón puede usarse en la vagina o en el recto.             

Algunos hombres piensan que no pueden transmitir el VIH si retiran el pene antes de que alcancen el orgasmo. Esto no funciona porque el VIH puede estar en el fluido que sale del pene antes del orgasmo.

El nonoxinol-9 es un químico que puede matar el VIH. Se recomendaba para las mujeres, pero causa irritación o inflamación que aumentan la oportunidad de infección por VIH. No proporciona protección buena.

El sexo oral está más seguro que el sexo vaginal o anal, pero hay todavía algún riesgo de transmitir el VIH. Para evitar el riesgo de infección, podrías abstenerte de la actividad sexual o evita que tu pene, boca, vagina o recto toque el pene, boca, vagina o recto de otros. Las actividades seguras incluyen besar, masaje erótico y masturbación.

Contacto con Sangre: El VIH es solamente una de muchas enfermedades que pueden transmitirse por medio de la sangre. Ten cuidado de la sangre si estás ayudando a alguien que ha tenido un accidente. Si tu trabajo te expone a sangre, protege cualquier corte o herida abierta en la piel, más los ojos y la boca. Tu patrón debe proporcionarte guantes, máscaras para la cara u otro equipo proteccionista y entrenamiento sobre cómo evitar enfermedades que se transmiten por medio de la sangre.

La Transmisión Vertical: Sin tratamiento, aproximadamente 25% de bebés nacidos de las mujeres VIH-infectadas se infectaría. El riesgo disminuye hasta aproximadamente un 8% si una mujer toma AZT durante el embarazo y el parto y si su recién nacido toma AZT. El riesgo es más alto si el parto dura mucho tiempo. Una mujer puede practicarse por una sección Cesárea. Esto puede reducir el riesgo de infección.

Se infectan aproximadamente 14% de los bebés que beben la leche del pecho de una mujer infectada por VIH. Usa fórmulas de bebé o leche del pecho de una mujer no infectada.

Inyectar Drogas: El VIH puede ser transmitido cuando las personas comparten el equipo para inyectar drogas. Esto es especialmente verdad cuando la sangre de una persona infectada se queda en una aguja antes de que alguien más la use. Para evitar la infección, no compartas agujas, jeringas u otro equipo. Para reducir el riesgo de infección, limpia tu equipo con el cloro.

Signos y Síntomas

DESCRIPCION

La infección inicial puede no producir síntomas. Algunas personas con infección por VIH no tienen síntomas entre el contagio y desarrollo del SIDA. Además de los síntomas enumerados a continuación pueden desarrollarse otros muchos.

SINTOMAS PRINCIPALES

  • Agotamiento prolongado e inexplicable.

  • Glándulas hinchadas (nódulos linfáticos).

  • Fiebre que dure más de 10 días.

  • Resfriados.

  • Exceso de sudor, especialmente de noche.

  • Lesiones de boca incluyendo llagas y encías hinchadas y dolorosas.

  • Dolor de garganta.

  • Tos.

  • Acortamiento de la respiración.

  • Cambio en los hábitos, incluyendo el estreñimiento.

  • Diarrea frecuente.

  • Síntomas de una infección específica (tales como cándida, neumocistis, etc.).

  • Tumores (sarcoma de Kaposi)

  • Erupciones en la piel u otras lesiones.

  • Pérdida de peso no intencionada.

  • Malestar general o inquietud.

  • Dolor de cabeza.

SINTOMAS ADICIONALES QUE PUEDEN ASOCIARSE CON ESTA ENFERMEDAD

  • Deterioro del habla.

  • Atrofia muscular.

  • Pérdida de memoria.

  • Disminución de la función intelectual.

  • Hinchazón general.

  • Hinchazón de las articulaciones.

  • Dolor de las articulaciones.

  • Intolerancia al frío.

  • Cansancio o dolor de huesos.

  • Comportamiento extraño o inusitado.

  • Movimientos lentos, flojos o letárgicos.

  • Inquietud, tensión, y estrés

  • Bultos en la ingle.

  • Picor generalizado (prurito).

  • Úlceras genitales.

  • Visión borrosa.

  • Visión doble (diplopía).

  • Manchas negras en la visión.

  • Ceguera o visión disminuida.

  • Dolor torácico.

  • Dolor en la parte baja de la espalda.

  • Dolor abdominal.

  • Pérdida de apetito, indigestión, u otro trastorno gastrointestinal.

  • Dolor muscular.

  • Entumecimiento y estremecimiento.

Prueba del VIH

"La prueba de VIH" normalmente indica las pruebas que determinan si estas o no infectado con el Virus de Inmunodeficiencia Humano (VIH) lo que causa el SIDA. Estas pruebas buscan los "anticuerpos" al VIH. Estos son proteínas producidas por el sistema inmunológico para luchar un germen específico.
Otras "pruebas de VIH" se usan cuando uno ya sabe que está infectado por VIH. Estas miden cuanto el virus se multiplica (la prueba de la carga viral) o la salud de tu sistema inmunológico (la prueba de células T)

Se puede pedir la prueba de VIH en cualquier oficina de Salud Pública o en la oficina de tu doctor. Los resultados de la prueba están normalmente disponibles dentro de 2 semanas. En Nuevo México, llama a la Línea de Emergencia sobre el SIDA (800) 545-2437 para encontrar un sitio de la prueba.

La prueba de VIH más común es una prueba de la sangre. Sin embargo, las pruebas nuevas pueden descubrir los anticuerpos de VIH en la saliva u orina.

Los equipos de prueba en casa: Ninguna prueba de VIH aceptada te dará un Un resultado positivo indicará que tienes los anticuerpos de VIH y estas infectado con VIH. Recibirás tu resultado de un consejero que debe decirte qué esperar y debes informarte dónde conseguir servicios de salud y apoyo emocional.

resultado en casa. La prueba "Home Access" es aceptada, pero se diseña solo para coleccionar una muestra de tu sangre en casa. Entonces envías la muestra a un laboratorio dónde se examina para el VIH.

Recibir un resultado positivo no significa que tienes el SIDA. Muchas personas que reciben un resultado positivo quedan saludables por largo tiempo, aun cuando no empiezan inmediatamente los medicamentos anti-VIH.

Si recibes un resultado negativo y no te has expuesto al VIH desde hace por lo menos tres meses, no estas infectado con VIH. Sigue protegiéndote de la infección por VIH.

TRATAMIENTOS

Al aplicar la técnica PCR para VIH muestras de sangre congeladas desde 10 o más años antes se vio que de las personas que tenían muy pocos virus (carga viral baja) apenas un 10% habían desarrollado SIDA, mientras que las personas que tenían gran cantidad de virus (carga viral alta) en sangre habían desarrollado SIDA y muerto en su mayoría.

Hasta 1.995 se disponía de una serie de fármacos denominados Inhibidores de la Transcriptasa Inversa Viral (RETROVIR, VIDEX, HIVID) que, por separado o en combinación. tenían un efecto poco potente y, además. transitorio sobre el virus VIH, logrando retrasar la aparición de SIDA en una persona infectada como máximo 2 años; si se usaban en fase de SIDA retrasaban la muerte en 1 ó 2 años.

Esto se debe a que el virus es capaz de hacerse resistente a estos fármacos porque esta cambiando (mutando) cada vez que se reproduce (replica); como es lógico, aquellas personas que tienen gran cantidad de virus tienen mayor tasa de replicación (y de resistencia)y el pronóstico es peor que en el caso de que tengan pocos virus. Se vio también que con los anteriores fármacos se lograba como media dividir por 10 ó por 50 la cantidad de virus de la sangre, lo que, en una persona que tuviese. por ejemplo, 300.000 virus por mililitro, es una reducción insignificante e insuficiente para evitar la progresión a SIDA.

En 1.995-6 aparecieron, ya comercializados, una serie de fármacos denominados Inhibidores de la Proteasa Viral (NORVIR, INVIRASE, CRIXIVAN) que, en combinación con los anteriores, logran dividir la carga viral por 1.000 ó más; en algunos pacientes consiguen hacer desaparecer de la sangre a estos virus y, manteniendo el tratamiento varios años, pueden quizá eliminar por completo el virus del organismo.

La experiencia con dos años de uso es muy buena, con reducciones de mortalidad de más del 50%, recuperación de los linfocitos T4 perdidos y mejoría marcada de los síntomas de la enfermedad.

Estos tratamientos son relativamente bien tolerados y se administran por boca (no necesitan inyectarse). Aunque estos tratamientos son muy caros (un Inhibidor de la Proteasa más dos Inhibidores de la Transcriptasa suponen al año más de 1.300.000 ptas) en España están cubiertos por la Seguridad Social y, sobre todo, las vidas salvadas y el ahorro que producen en gastos de hospitalización compensan ampliamente su valor económico.