Contactología

Queratometría. Biomicroscopía. Lentes rígidas y permeables. Patrones de fluoresceína. Korb. Hidrogel. Astigmatismo. Córnea, tonicidad corneal

  • Enviado por: Ginesico
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 31 páginas
publicidad
publicidad

Tema 1: Exámenes preliminares. Historia. Examen externo. Pruebas específicas (queratometría, biomicroscopía, examen lagrimal, examen optométrico)

Realizaremos un cuestionario para saber si es buen candidato y veremos el sistema de mantenimiento. Realizaremos también examen ocular para ver las estructuras.

Historia:

- selección del paciente, le haremos una entrevista para ver los conocimientos del paciente sobre lo que es una lente de contacto.

- examinamos la psicología del paciente y el aspecto externo del paciente.

Veremos la motivación del paciente, razones estéticas, ópticas, profesionales, o si le han aconsejado el uso de l.c. bien por adaptador, familiares, amigos...

Realizaremos una Anamnesis, obtenemos la máxima información en la que tenemos todos los datos del paciente.

a) Información general

b) Información específica: salud general, medicación, si era portadora o no, sistema de mantenimiento que utilizaba.

- antecedentes oculares generales

- tratamientos oculares en curso.

- trastornos digestivos.

- catarros: mayor sensibilización

- diabetes: fluctuaciones en la AV y fragilidad epitelial

- alergias: fotofobia, lagrimeo, picor

- enfermedad infecciosa: extremar higiene.

- medicación:

- anticonceptivos: cambios en la sensibilidad corneal, edemas en tejidos ...

- antibióticos y corticoides: afectan la flora conjuntival, favorecen a la aparición de hongos ....

- ansiolíticos: fluctuaciones de la AV

- antihistamínicos: sequedad, puntos secos en la superficie corneal.

- antecedentes oculares: en caso de haber tenido patologías hay que ver si son repetitivas.

- tratamientos oculares: si los tiene en ese momento. Las hidrofílicas absorben el medicamento y se tiñen y después hacen una liberación retardada del medicamento. Se debe de terminar el tratamiento antes de una adaptación de l.c.

Si hay embarazo no se puede adaptar l.c. hasta 6 meses después del parto.

En edades de menopausia hay trastorno hormonal que da lugar al abandono de la l.c.

Ver asimetrías faciales u oculares que influyen en la adaptación.

- Examen externo:

Veremos como están las estructuras oculares. Utilizaremos biomicroscopía con iluminación difusa, 30º, aumentos bajos y observamos párpado superior y pestañas, inferior y pestañas, menisco lagrimal y glándulas de Meibomio.

Estrechamos el haz, le decimos al paciente que mire hacia arriba, se le advierte que le vamos a bajar el párpado inferior para examinar la conjuntiva bulbar y palpebral inferior y el punto lagrimal.

Ahora mira hacia abajo y miramos conjuntiva bulbar nasal y temporal.

Disminuimos el haz, ponemos paralelepípedo estrecho, 45º, aumentos medios, que mire al frente y observamos la posición central de la córnea buscando opacidades e irregularidades, observamos posición superior e inferior de la córnea, después observamos iris y esclerótica. Anotamos cualquier anomalía.

0 nada, 1 leve, 2 medio, 3 moderado, 4 grave.

Dibujamos y documentamos todo lo que encontremos, su localización, tamaño, color, etc.

- Pruebas específicas:

- Queratometría: mide la curvatura, forma e irregularidad corneal. Medimos radios corneales y astigmatismo corneal en un área de 2-4 mm2.

Esta medida nos orienta en la selección de los parámetros de la lente de prueba.

En una superficie corneal la imagen la vemos brillante, regular y con el contorno bien marcado.

En una superficie irregular pierde brillantez y el contorno es irregular.

- Topografía corneal: nos da la medida en dioptrías y medidas de curvatura de toda la córnea, no sólo del ápex.

- Medida del diámetro corneal y pupilar, que nos indica el diámetro para la lente de prueba. El diámetro corneal se hace la medida horizontal de iris visible:

- córnea grande: > 12mm

- córnea mediana: 11-12 mm

- córnea pequeña: < 12mm

El diámetro pupilar lo mediremos utilizando la menor cantidad de luz y pedimos al paciente que se fije en lejos.

- Lágrima: es la encargada de mantener la córnea hidratada, forma sobre el epitelio corneal una capa uniforme, intercambia nutrientes, desechos y contiene agentes antibacterianos que protegen al ojo.

Cuando hay buen aporte lagrimal hay buen porte de l.c. La secreción lagrimal disminuye con la edad.

La estabilidad de la lágrima va a ser mejor cuanto mejor sea el adelgazamiento de la película lagrimal sin que se rompa. Cuando se evita o se atrasa el parpadeo el adelgazamiento será mayor y se romperá la capa lipídica y la acuosa hace que se vaya hacia los lados, la córnea queda al descubierto, aparecen zonas secas visibles con fluoresceína.

- Estudio cualitativo y cuantitativo de la lágrima: las pruebas cualitativas van a apreciar la secreción mucosa y la estabilidad lagrimal.

- But:

- < 10 seg mala estabilidad. No l.c.

- 10-30 seg buena calidad de lágrima

- > 30seg cuidado en la adaptación por el acúmulo de lípidos.

- Examen cuantitativo, examinamos la capa acuosa de la lágrima: Schimer I, mide la secreción lagrimal total.

- < 10 mm Hiposecreción acuosa basal

- > 30 mm Hipersecreción acuosa refleja

- 10-30 mm secreción normal

- Medimos altura y regularidad del menisco lagrimal. Normal entre 0.7-1mm

- Test de Norn: instilamos una mezcla de rosa de bengala y fluoresceína, vemos el tiempo que tarda en volverse amarillenta. Lo normal es que tarde 5 min, si es menor el tiempo, hay exceso de secreción lagrimal y si es mayor será insuficiente.

- Párpados: Un parpadeo completo es muy importante para tener siempre cubierto de lágrima el polo anterior, con el sujeto mirando al frente en PPM medimos la hendidura palpebral, determinando la situación de los párpados respecto al iris y midiendo el iris. Lo dibujamos en la ficha.

Damos valor 0 cuando es tangente, + cuando está fuera de la córnea, - cuando invade córnea.

Medimos la tonicidad palpebral. El paciente mira hacia abajo y con el dedo índice y pulgar tirando del párpado superior.

Hipertenso: ofrece resistencia y vuelve rápido

Hipotenso: ofrece poca resistencia.

Observamos el tipo de parpadeo, frecuencia y calidad, hay que observarlo sin que el paciente se de cuenta. Normal entre 10-15 por minuto.

Con buen parpadeo favorece el buen funcionamiento de las estructuras oculares.

Con parpadeo incompleto no es nada bueno, falta de lubricación lagrimal y destrucción de células del epitelio. Estas alteraciones ocurren en el tercio inferior de la córnea.

Con parpadeo muy lento provoca vascularización conjuntival muy visible. Habrá deficiente evacuación lagrimal.

Las alteraciones en las lentes son: se engruesan más, tienen deshidratación y se forman depósitos cristalinos en los ojos tendremos tinciones, edema corneal y disminución de AV.

Muy importante en la adaptación.

- Estesiometría: medida de la sensibilidad corneal. Es sensible al dolor, tacto y al calor. Medimos la sensibilidad al tacto. Se hace con el estesiómetro de Cochet y Bonnet

Tocamos con el hilo la córnea del paciente.

El ápex, nasal, temporal, superior e inferior es el orden de mayor a menor sensibilidad.

Los resultados los valoramos cuando tocamos o cuando intenta parpadear, si la longitud del hilo es > 6cm tendrá una hiperestesia, 5-3cm normal, 2-1cm hipoestesia.

< 1 anestesia. Solo adaptaremos cuando es normal

La sensibilidad varía con la edad y el uso hace que disminuya la sensibilidad corneal. Hay pacientes que toleran unas lentes mal adaptadas y pacientes que con adaptaciones perfectas presentan lesiones epiteliales.

- medimos la fragilidad epitelial a agresiones externas sobre todo a mecánicas. Siempre instilaremos fluoresceína, observamos si hay erosión, lavamos esa fluoresceína.

- prueba del algodón: tocamos con el algodón, instilamos fluoresceína y vemos si hay erosión.

- estesiómetro: realizamos cinco toques con 6 cm hasta que el hilo flexe, instilamos fluoresceína y vemos las tinciones.

- Examen optométrico:

- toma de AV con correción y sin ella

- toma de AV con la nueva graduación

- toma de AV con la l.c.

- test binoculares y acomodativos

- si hay problemas binoculares solucionarlo antes de adaptar la l.c.

Tema 2: Adaptación de lentes rígidas y permeables al gas: Parámetros. Requerimientos. Fuerzas que intervienen en la adaptación. Métodos de adaptación. Patrones de fluoresceína. Tipos de fluorogramas. Lente de Korb o enganchada al párpado. Astigmatismo. Flexión de la lente. Ejercicios.

La adaptación de lente rígida es similar a la de permeable a los gases porque la única variación es de material.

Las adaptaremos de bajo DK las rígidas, y las adaptamos a la curvatura corneal, una cara posterior de la potencia de la lente, las bandas periféricas.

- monocurvas: cara anterior una curva

- bicurvas: radio base y una banda periférica se hace un blending entre radio base y banda periférica.

- tricurva: radio base y se hacen 2 bandas periféricas

- multicurva: varias bandas periféricas

- asféricas: geometría elíptica o no tiene banda periférica o tiene una única banda muy estrecha.

1.Requisitos al adaptar una lente.

Corregimos el defecto visual. Visión estable. La lente tiene que ser fisiológica con el ojo para no provocar daño en la córnea. No podemos alterar el metabolismo corneal, tiene que haber buen intercambio de lágrima. El pelo de la lente esta bien repartido por toda la superficie corneal.

La zona de contacto es aquella zona donde la capa de lágrima entre lente y córnea es mínima. Se desecha la adaptación.

Podemos tener una lente suelta que la confundimos con una adaptación abierta.

Lente ajustada confundir con lente cerrada.

2.Fuerzas que intervienen en la adaptación de la lente de contacto.

Son aquellas que intervienen para que la lente se mantenga en equilibrio.

- Fuerza de acción del párpado:

Interviene cuando el párpado esté sobre la l.c. Esta la podemos ir variando el diámetro l o el espesor de borde.

Aumentamos diámetro t entonces aumenta su acción

Aumentamos espesor de borde entonces aumenta su acción

Disminuimos diámetro t y disminuye su acción

Disminuimos espesor de borde entonces disminuye su acción.

- Fuerza de la gravedad. El centro de gravedad de la lente varía desde su cara anterior hasta la córnea.

Variando: potencia, espesor de centro, radio base y diámetro:

- aumentando la potencia positiva o disminuyendo la negativa la gravedad se aleja de la córnea y la lente se mueve más.

- disminuyendo la potencia positiva o aumentando la negativa la gravedad se acerca y la lente estará más estable.

- aumentando el espesor de centro la gravedad se aleja de la córnea.

- disminuyendo el espesor de centro la gravedad de acerca a la córnea

- aumentando el radio base la gravedad se aleja de córnea.

- disminuyendo el radio base la gravedad se acerca a córnea.

- aumentando el diámetro t la gravedad se acerca a córnea.

- disminuyendo el diámetro t la gravedad se aleja de córnea.

- Fuerza del fluido lagrimal o tensión superficial. Si no existen las otras fuerzas hace que la lente quede en equilibrio.

Es la que existe entre bandas periféricas y córnea. Es inversamente proporcional a ese menisco lagrimal. Se puede:

- menor radio base mayor acción

- mayor radio base menor acción

- mayor diámetro de zona óptica mayor acción

- menor diámetro de zona óptica menor acción.

- Fuerza de fricción. Va a depender del volumen de la lágrima.

- mayor volumen de lágrima menor viscosidad, menor acción.

- menor volumen de lágrima mayor viscosidad, mayor acción.

La conjunción de todas estas fuerzas hace que la lente quede en equilibrio. Cuando variamos los parámetros variamos una o varias de esta fuerzas.

- mayor adherencia de la lente en el ojo:

- cuando aumentamos el diámetro total o aumentamos el espesor de borde.

- cuando disminuimos la potencia positiva o aumentamos la negativa - cuando disminuimos el espesor de centro o diminuimos el radio base o aumentamos el diámetro total

3. Cómo hacemos una adaptación.

Hay muchas formas, se diferencia en el método y el diseño de adaptación.

Cómo intervienen los parámetros de la lente con la córnea, parpadeo y lagrima.

Cuando colocamos una lente con bandas periféricas debajo de estas bandas se crea un espacio libre que lo llamamos espacio que separa lente-córnea. Aquí se crea un charco de lágrima que con el parpadeo llevamos nutrientes a toda la córnea.

Cuando adaptamos una lente con una curva base muy cerrada. Limitamos el aporte de nutrientes a la córnea. Adaptaciones abiertas, el paso de nutrientes está asegurado y la lente será, inestable e incómoda. Lo ideal es que la curva base sea paralela a la curvatura corneal.

a) diseño de contorno: se realiza la curvatura posterior, paralela a la córnea, para ello tenemos una lente con una zona óptica pequeña, respecto a la curva total de la lente y una banda ancha. Los radios periféricos no son mucho mayores que el radio base. Haremos que la lente se apoye sobre la córnea en su zona óptica y mucho menos en bandas periféricas.

b) diseño de apertura palpebral: una lente con la zona óptica relativamente grande respecto el diámetro total y bandas periféricas estrechas. Las bandas son muy planas para que dejen paso de lágrima, las bandas no apoyan sobre la córnea, los párpados no tocan la lente.

Cuando elegimos una forma de adaptación tenemos en cuentea el diámetro de la lente, si elegimos un diámetro pequeño, el diámetro de la zona óptica es grande para que cubra toda la pupila.

Adaptación interpalpebral. La lente queda entre los dos párpados, no lo tocan, en posición de equilibrio. Se utiliza en córneas pequeñas y cuando el astigmatismo corneal es elevado de 1.5 Dp porque queda más estable. Cuando elegimos un diámetro grande el diámetro de la zona óptica no es grande en relación al de la lente, nos va a obligar a tener una zona de banda ancha y que no sean abiertas para evitar levantamiento de bordes. Esto es una adaptación intrapalpebral.

Para evitar estas 2 formas de adaptación vemos dos métodos de llevarlos a cabo, es el directo y el de las lentes de prueba.

a) DIRECTO: datos queratométricos y fisiológicos y con ellos diseñamos la lente y la pedimos al laboratorio.

b) CAJA DE PRUEBA: buscamos la lente que mejor se adapte y a partir de ésta vamos cambiando parámetros.

4. Métodos de adaptación.

a) DIRECTO: Realizamos pruebas preliminares. En base al tamaño de la apretura palpebral. Interacción palpebral con córnea refracción y queratometría. Pedimos una lente al laboratorio.

Seleccionamos el material de la lente y los parámetros. Para el material vemos la necesidad de oxígeno de la córnea y el uso que le vamos a dar la lente (diario, prolongado).

Influye si el paciente ha sido antiguo usuario, miramos el DK de la lente.

- uso diario = DK medio o bajo

- uso prolongado = DK alto

- 0-25 bajo

-25-50 medio

-50-100 alto

- >100 muy alto

- tener en cuenta el material con el DK.

- tener en cuenta lentes de elevado DK flexionan en corneas astigmáticas. Esta flexión añade un astigmatismo al de esa persona. (ver cuadro de marcas-DK)

Una vez que le quitemos las lentes esta córnea vuelve a su estado normal. Si le ponemos gafa la visión no es buena. Ponemos lentes de bajo o medio DK en régimen de uso diario o lentes de alto DK en régimen de uso prolongado.

Hipermétropes altos o afáquicos, el espesor central de la lente es grande por tener una gran transmisión al oxígeno ponemos alto DK.

Una vez elegido el material vemos la modalidad de uso y el tipo de adaptación, si es intra o interpalpebral.

¿cómo elegimos el diámetro total?

Depende del diámetro corneal y de la apertura palpebral, también depende de la posición de los párpados respecto a córnea, de la tensión del párpado, de la tonicidad corneal y del poder refractivo.

Con posición normal del párpado, apertura media 9-11, elegimos un diámetro total entre 9.20 y 9.40.

Cuando tiene posición tangencial al limbo superior y el inferior por debajo del limbo inferior la apertura será siempre mayor de 11mm y el diámetro estará entre 9.60 y 9.80.

Cuando hay posición bajo del párpado superior o más alta del inferior la apertura palpebral será pequeña < 9mm y eliminamos un diámetro pequeño. Estos tamaños son para un diámetro de iris normal entre 11 y 12 mm.

También afecta la tensión del párpado.

- hipotensos: diámetro de la lente mayor par que el diámetro sujete la lente en adaptaciones intrapalpebrales.

- córneas esféricas, la fuerza que ejerce la película lagrimal. Aumentar el diámetro de la lente para aumentar la adherencia.

- poder refractivo. En hipermétropes se suele elegir un diámetro mayor entre 0.2. y 0.4mm para aumentar la adherencia de la lente. Si no queda pillada por el párpado volvemos al diámetro anterior.

Cuando hacemos adaptaciones interpalpebrales elegimos diámetro bajo, para diámetros corneales normales y hendidura palpebral normal el diámetro que se suele elegir es el 8.80.

En estas adaptaciones influyen los párpados tensos, diámetro corneal bajo, alto astigmatismo corneal.

Diámetro de la zona óptica.

Debe se siempre mayor que el diámetro máximo de pupila, además de éste depende el diámetro total de la lente y el tipo de adaptación.

- pupila < 5mm: se necesita como mínimo diámetro zona óptica 7.5mm, diámetro total 8.80mm con bandas estrechas.

- pupila 5-7mm: se necesita como mínimo diámetro zona óptica 7.8mm, diámetro total 9.00-9.20mm con bandas estrechas.

- pupila > 8mm: se necesita como mínimo diámetro zona óptica 8mm, diámetro total 9.50mm con bandas anchas.

Cuando tenemos una lente podemos disminuir el diámetro de la zona óptica pero no aumentarlo.

Radio Base.

Lo ideal es que en el ápex corneal quede un espacio libre, adaptamos una lente más cerrada que K.

Cuando hacemos una adaptación sobre K es que la hacemos paralela al meridiano más plano.

Dependiendo del diámetro de la zona óptica podemos saber el radio base de la lente.

- diámetro zona óptica = 7.4 (pequeño) Cerramos 0.05 mm sobre K

- diámetro zona óptica = 7.6 (media) Sobre K

- diámetro zona óptica = 7.8 (grande) sobre K o 0.05

- diámetro zona óptica = 8 > (muy grande) 0.05 abierto sobre K ó 0.10 sobre K

Tonicidad Corneal.

Córnea esférica si adaptamos sobre K nos encontramos que la periferia de la zona óptica bloquea el paso de lágrima, abrimos el radio base sobre K.

Cuando tenemos una córnea tórica al adaptar una lente sobre K en un meridiano está abierto y en el otro está cerrada. Buscamos un valor intermedio entre los dos meridianos.

Córnea esférica: sobre K 0.05 más plano

Cilindro 0.25 a 1.00: sobre K 0.05 más cerrado

Cilindro 1.25 a 2.00: 0.05 más cerrado que K ó 0.10 sobre K

Cilindro > 2.00: regla del tercio:

En astigmatismos grandes es necesario la adaptación de lente tórica.

Curvas periféricas.

En función del diámetro total y diámetro de la zona óptica.

En una lente tricurva el radio de la 1ª banda está entre 0.8 y 2mm más abierto que el radio base y la anchura depende de los demás parámetros y el radio de la 2ª banda suele ser de 12.5 mm aunque varía entre 10 y 15 y la anchura de 0.4 mm.

El espesor de centro cuando es muy fino. La lente puede flexionar e incluso romperse, y si pesa demasiado, la lente se puede desplazar hacia abajo.

Para elegir la potencia.

3 Pasos:

- adaptación sobre K

- si la refracción es menor de ± 4dp. La potencia de la lente será la potencia esférica de la gafa. Si tiene cilindro será con cilindro negativo.

- si la potencia es > ± 4 dp. Aplicamos la distancia al vértice o la fórmula.

Si la adaptación no la hacemos sobre K.

Si aumentamos radio base sobre K

Por cada 0.05 que varío el radio base el menisco tendrá una potencia de 0.25.

Rb>K Plc= -2.00dp

Rb= K + 0.10 mm

Menisco= -0.50 Plc= -1.50

Rb= K -0.15 mm

Menisco +0.75

En caso de astigmatismo vemos que el corneal y el de gafas no son iguales, para compararlo lo llevamos al vértice corneal. Una vez parado al plano del astigmatismo corneal. Calculamos el astigmatismo interno que será el de gafas - astigmatismo corneal.

AI=Ag-Ac

Esto se aplica a astigmatismos de ±20º. Cuando las variaciones son más grandes se aplican unas fórmulas muy complicadas pero no se hace, sino que consultamos a la caja de pruebas.

Contorno de borde: nosotros no podemos hacer nada. Con todos los datos sacados le pedimos al laboratorio se la probamos al paciente y vemos como se comporta.

Lente de prueba.

Utilizamos la caja de pruebas, ponemos la lente evaluamos el comportamiento y según sea éste variamos los distintos parámetros.

Intentamos que la lente se parezca lo más posible a la lente definitiva.

Ventajas: vemos el comportamiento de diferentes lentes.

Inconvenientes: caja de pruebas ilimitadas y muy caras.

Las cajas de pruebas son normalmente de -2.00 y -3.00 dp, esto es así porque estas adaptaciones se hacen a miopes, y también porque en muchos casos evitamos aplicar distometría.

Los radios van en pasos de 0.05 y el diámetro suele ser fijo. Lo ideal sería varias cajas de pruebas.

Al elegir la lente definitiva procuramos poner una lente similar a la de prueba y al mismo laboratorio.

El mantenimiento de la caja de pruebas lo hacemos mantenimiento las lentes en seco o húmedas.

Revisamos depósitos o arañazos. Si las guardamos en seco deben estar muy secas.

Para la adaptación considerando los parámetros del ojo cogemos la primera lente de prueba la ponemos en el ojo y esperamos 20 minutos, que haya cesado el lagrimeo. Veremos si la lente está suelta o ajustada se mueve mucho o poco. Lo haremos en PPM con linterna. Lámpara de Burton o lámpara de hendidura.

Posición de equilibrio de la lente.

Cuando la lente es negativa. Está centrada y alta.

Cuando la lente es positiva. Está baja.

La positiva puede tocar algo el parpadeo inferior siempre que no molestase al paciente si sobrepasa el limbo inferior no se acepta la adaptación.

Cuando está excesivamente cerrada la lente se va a situar por debajo del centro. Si está abierta tendrá una posición alta siempre que esté sujeta por el párpado superior.

Si no toca los párpados la lente tenderá a caer y a desplazarse lateralmente.

En el momento que se abre el párpado y la lente vuelve a su posición de equilibrio es el LAG del parpadeo, tiene que ser suave ni excesivo ni lento.

Con lentes excesivamente bajas podemos intentar mejorar su centrado aumentando el diámetro y haciendo la lente más plana. Esto no va a valer siempre que en la adaptación intervenga el párpado superior.

Si la zona óptica o periferia de la lente son unas cerradas que la córnea tendremos una adaptación ajustada. Tendrá poco movimiento.

Si la zona óptica y la periferia son más abiertas que la córnea tendremos una adaptación suelta, en algunos casos podemos hacer una adaptación algo cerrada o algo abierta.

Evaluamos la estabilidad de la lente sujetando los párpados. Con los párpados ponemos la lente en posición de equilibrio y observamos lo que ocurre. Cuando la lente está mal adaptada se bajará un poco y suavemente. Cuando está cerrada se quedará centrada no se moverá y cuando está abierta caerá bruscamente.

Evaluamos el movimiento de la lente con la movimientos laterales del ojo. Vemos que la lente no invade esclera o no esté siempre centrada.

Fluorograma.

Instilar fluoresceína, no ponemos mucha fluoresceína ni poca. Hay que tener cuidado con la fluoresceína por contaminación de pseudomona Aeruginora.

Los patrones de fluoresceína nos van a decir la relación entre la superficie anterior de la córnea y la posterior de la l.c.

A mayor intensidad de amarillo verdoso en esa zona la capa de lágrima es más ancha. A menor intensidad la capa de lágrima es más estrecho.

Normalmente vemos una capa de lágrima bajo las bandas periféricas. No debe ser demasiado ancha ni demasiado estrecha porque tendríamos un efecto de lente cerrada y había poco intercambio lagrimal.

Debemos observar que en la zona apical no haya contacto ni mucha fluoresceína.

En la zona periférica a la zona óptica tendremos menos fluoresceína que en la zona central para una lente bien adaptada.

Se verá toque cuando la lente esté cerrada y cuando la fluoresceína sea mayor o igual para una lente bien adaptada, tendremos una lente abierta.

En la zona de bandas periféricas para una lente bien adaptada veremos un poco más de fluoresceína que en la zona central.

Si vemos mucho fluoresceína está abierta y si es poco está cerrada.

En adaptaciones enganchadas al párpado, estas lentes se adaptan muy abiertas. El fluorograma será un toque arriba y un toque en el centro.

En córneas astigmáticas el fluorograma de los ejes, del radio base de la lente y de la posición en que se queda la lente en el ojo.

Ejemplo: córnea con astigmatismo directo: adapto lente sobre el valor K

En el meridiano vertical tendré más fluoresceína. Si adaptamos la lente paralela al meridiano más cerrado la lente tendrá menos toque en el meridiano horizontal y más fluoresceína en el vertical.

Tengo que buscar algo intermedio.

Una vez elegida la primera lente haremos la sobrerrefracción con esta lente de contacto.

Si no queda astigmatismo residual tendremos una sobrerrefracción esférica, siempre intentamos que sea menor de ± 4 dp para evitar la distometría.

Cuando aparezcan astigmatismos pequeños y no molesten nos olvidamos de ellos.

Ejemplo.

Rx=-3.50 dp

Rc=7.75mm

Le pongo lente de prueba de Rb=7.90 y P=-3.00

Le pongo Rb=7.90 y P=-2.75

Rx=+1.00 dp Rb=7.80, P=0.00

Rc=7.90mm Rb=7.95, P=-2.00

Rb=8.00, P=+0.50

Lentes asféricas.

Persecon E DK=8

Persecon 92E DK=92

Cara posterior asférica y se adapta a la topografía corneal. Se consigue un buen centrado, con ello son lentes que llevan el peso muy bien repartido y no llevan bandas periféricas.

La adaptación de estas lentes se hace igual que las de lentes esféricas. El fluorograma es más difícil que el de una lente esférica.

Lente enganchada al párpado o lente de Korb.

Para este tipo de adaptación y que no de problemas tenemos que tener un párpado muy eficaz, porque sino estas lentes pueden crear edemas queratoconjuntivitis y tinción a las 3 y a las 9.

La función del parpadeo es humectar la zona de córnea que no está en contacto con la lente. Buen intercambio lagrimal entre lente y córnea. Función de limpiaparabrisas manteniendo la superficie corneal limpia.

Con un parpadeo que no sea bueno conseguimos que este tipo de adaptación sea bueno y con el tiempo dará problemas. Pondremos una lente abierta, entre 0.15 y 0.70 más abierta que el radio K. Son lentes de diámetros grandes, ojos pequeños 9.20 y grandes 9.60 ó 9.80.

Aumentamos la fuerza de acción del párpado y disminuimos la fuerza de equilibrio no debe existir retraso del parpadeo. En caso de producirse varia porque el parpadeo no es bueno porque la lente no está suficientemente abierta.

Para evaluar como se comporta la lente hacemos el párpado inferior y hacemos que parpadee.

Puede ocurrir que la lente caiga hasta el limbo hay retraso de parpadeo y la solución es ir a diseñar lenticulares o aumentar el espesor de borde.

O puede ocurrir que la lente apenas se mueva, porque esté cerrada y haga que abrirla.

Puede que la lente se desplace horizontalmente, hay que aumentar el diámetro o irnos a diseños lenticulares.

El patrón fluoresceínico hay que verlo con la lente en su posición de equilibrio.

El paciente puede notar un toque en el parpadeo inferior al parpadear, esta molestia desaparece y si no desaparece abrimos más la lente o nos olvidamos de esta adaptación. Sólo se hace cuando se desecha los otros tipos de adaptación.

Adaptación en L.G.P.

- morfológicamente tenemos en cuenta la tonicidad corneal.

- astigmatismo corneal.

La tonicidad corneal la medimos con el queratómetro, solo medimos una zona muy pequeña, es fiable pero abarca poco.

A partir de esta medida elegimos una lente de nuevo y vemos como se comporta.

Aunque hallamos astigmatismo, ponemos lente esférica y estudiamos su comportamiento.

Si el astigmatismo corneal es elevado adaptamos una lente teórica porque con lente esférica tenemos oscilaciones de lentes, burbujas. Charcos de lágrima, tinciones corneales en el meridiano más plano y disconfor del paciente.

Astigmatismo corneal.

Puede haber astigmatismo por flexión de la lente. Cuando este astigmatismo no provoca incomodidad, estudiaremos si ponemos lente tórica o no.

Flexión: al poner lente tórica sobre córnea astigmática depende del material de la lente y del espesor.

Con lente de Dk bajo el espesor mínimo es de ¿0.18?(no lo entiendo)

A menor espesor mayor flexión y a menor Dk mayor flexión. La flexión depende de la fuerza del film lagrimal y la tonicidad corneal.

Esta flexión produce un astigmatismo que va a ser un cilindro positivo que tiene el eje en la parte del meridiano más plano y su valor va a ser como máximo la mitad del astigmatismo corneal.

Lo podemos medir con el queratómetro haciéndolo con la l.c. puesta. Obtenemos un astigmatismo residual que es igual al interno menos al que produce la flexión.

Lentes Tóricas. RGP

Cuando hacemos una adaptación y no conseguimos corregir el defecto óptico, vemos la posibilidad de adaptar lente tórica. Estas lentes llevan alguna superficie tórica y los diseños pueden ser de varios tipos. Buscamos que corrijan el astigmatismo y que se adapten a la córnea. Buscamos estabilidad meridional.

Lente con prisma Balastiado. Tienen la superficie superior esférica y la anterior tórica a un eje determinado.

Otra lente sería la de truncación, estas llevan el toro en la cara externa. La truncación se hace en la parte inferior de la lente para que descanse en el párpado inferior.

Lentes de curvas periféricas con toro externo.

Cuando se puede poner una lente con la parte esférica con córnea tórica, bandas periféricas tóricas que se adaptan a la topografía corneal.

Normalmente se adaptan con caja de pruebas. La comercializa Civa-visión.

Lente esférica con bandas periférica tórica.

Las comercializa Lenticon y Conóptica. Tienen la curva base esférica con lo que el problema refractivo evitamos el problema de giro (estabilidad)

Curva base tórica.

Curva base anterior esférica y la posterior tórica o las dos tóricas.

La estabilidad meridional la conseguimos adaptándose bien el perfil meridional y se ha comprobado que cuando la toricidad de la curva base de la lente está entre 2/3 y 1 se consigue la mayor estabilidad de la lente.

La adaptación de lentes tóricas la hacemos para mejorar la estabilidad de la lente.

Primero adaptamos lente esférica para ver si podemos pasar a modelos más complicados. Adaptamos tórica cuando hay cierto grado de toricidad corneal (límite 2 dp).

La adaptación de estas lentes la hacemos igual que la de lentes esféricas pero tenemos en cuenta que el diámetro de la lente tórica está entre 9 y 9.50. La zona óptica entre 7.5 y 8. Bandas periféricas esféricas o tóricas o ambas. R1=R2-2/3(R1-R2)

En el fluorograma veremos un alineamiento en el meridiano más plano y cierto espacio libre en el meridiano más curvado.

En cuanto a la potencia, la comprobamos de varias maneras. Midiendo en el frontofocómetro y el cilindro resultante será el cilindro en aire de esa lente. Midiendo con el radioscopio y con el queratómetro los radios de la cara posterior o con el valor de la potencia que nos da el queratómetro.

La diferencia de potencia calculada con queratómetro la calculamos cilindro queratométrico.

El queratómetro mide radios y nos la traduce en potencia teniendo en cuenta el índice interno que lleva el queratómetro (n=1.3375)

El valor del cilindro en aire no es el mismo que puesto en el ojo. La potencia de la cara posterior de la lente en __________________________ pag 22

Tema 3. Adaptación de lentes hidrogel. Definición y parámetros. Ventajas e inconvenientes. Posición. Movimiento. Calidad de visión. Comprobación de la relación lente-córnea. Normas generales de adaptación.

Las lentes blandas pueden deformarse y adaptarse perfectamente a la forma de la córnea y después pueden volver a su forma inicial. El hidrogel es un polímero que atrapa moléculas de agua en su estructura.

El más utilizado ha sido el Hema. Ahora se utiliza con otro copolímero.

Se busca un polímero biocompatible con el ojo, duradero y reproducible. El contenido en agua varía entre el 38% y el 80%. Cuando tenemos una lente hidratada y la dejamos al aire al cabo de los minutos se deshidrata. Ocurre porque el polímero no es capaz de mantener el agua.

Cuando se reduce hace que varíen sus parámetros y lo que no varía es la transmisibilidad al oxígeno.

Mayor hidratación, Mayor permeabilidad, Mayor transmisibilidad.

Menor contenido en agua, el radio base se cierra.

Cuando hay una única zona de la lente deshidratada, el resto de la lente intenta compensar esa hidratación y tiende a deshidratarse toda la lente.

El índice de refracción depende de la hidratación que tenga. Si la hidratación es baja el índice es el del polímero, si el índice aumenta se parece al del agua.

Se deben conservar en soluciones de mantenimiento con una concentración de cloruro sódico al 9/1000 o 0.9/100.

Cuando la concentración de cloruro sódico es menor en la lente que en la lágrima, la lente se puede quedar pegada al ojo porque se deshidrata aunque después vuelve a su estado normal. El Hema es el material que menos sufre estos efectos de castigo y el que más es el Vifilcon A. Los materiales de las l.c. son inertes y no provocan daños.

El diámetro de estas lentes son mejores a la permeabilidad al gas. Mínimo 13mm y máximo 15mm. Pequeñas variaciones en 0.03 y 0.12 mm.

La ventaja es el confort inicial depende de la flexibilidad del material y del contenido en agua.

Cuanto más fino mejor movimiento de la lentilla.

Calidad de la superficie. Si el diámetro fuese como el de la rígida serían también incómodas.

Ventajas.

- mayor comodidad del paciente

- no producen reflejos

- no producen lagrimeo

- distorsión corneal mínima

- borrosidad posterior con gafa mínima

- quedan bien centradas

- es raro que se introduzcan cuerpos extraños entre la lente y la córnea.

- tiempo de adaptación reducido

- pueden tener uso cosmético y terapéutico

Inconvenientes:

- sistema de limpieza y mantenimiento más complicado

- AV en lejos y cerca menor

- limitación de la correción en casos de astigmatismo

- AV más inaceptable que con lentes rígidas

- fácil posibilidad de rotura

- más cara que una rígida

- mayor dificultad de verificación de parámetros

- susceptibles a la contaminación química

- problemas en la fabricación

- mejora problemas y daños oculares que en lentes rígidas.

Al adaptarlas debemos hacer que corrija la ametropía y no produzca daño con los tejidos oculares.

- buen centrado

- la lente tiene que cubrir toda la córnea y sobrepasarlo entre 0.5 y 1.5mm en todas las direcciones

- debe tener 1 a 1.5 más del iris visible

- disminuye espesor de borde y queda más centrada

- cuando la lente se mueve o se descentra superior o temporalmente suele ser por un parpadeo tenso. Se ajusta más la lente, se cierra.

La lente debe tener un buen movimiento para lentes con espesor de 12mm. La lente debe moverse entre 0.5 y 1.5mm.

Buena calidad del reflejo retinoscópico y no debe variar con el parpadeo. Buen AV con la corrección adecuada. Buen confort del paciente al menos durante 10 o 12 horas diarias. Apariencia normal del paciente.

Se dividen dependiendo del contenido en agua en tres grupos:

- bajo contenido en agua: menor del 38%, son más fuertes. Estas lentes se piden de menor espesor para tener una buena transmisibilidad.

- alto contenido en agua: mayor del 60%. Permeabilidad al oxígeno elevada

- medio contenido en agua: 38%-60%

La visión con la lente depende del alineamiento de la lente con la córnea. Se puede producir un menisco que puede corregir hasta 0.5 dp de astigmatismo.

Dependiendo de los espesores los clasificamos en:

-Ultraultrafinos: espesor entre 0.035mm

-Ultrafinos. Espesor 0.07mm

-Estándar:0.12mm

-Gruesas: mayores de0.12mm


La adaptación mediante la caja de pruebas.

El diámetro inicial lo elegimos mediante el diámetro del iris visible. Para córneas de 12 y 12.5 de diámetro o menor adaptamos lentes de 13.5.

Para córneas más grandes principalmente ponemos lentes ultrafinas. Cuando hacemos readaptación (usuario que ya fue portador) nos vamos a ultrafina. Con nuevos usuarios ponemos lentes de espesor Estándar y cuando se ha acostumbrado al manejo le ponemos ultrafina.

Ponemos estándar cuando hay problemas de manejo y de ambientes secos.

Si elegimos un diámetro en la primera adaptación y vemos que no cubre toda la córnea, ponemos una inicialmente superior. Si sigue sin cubrir la córnea nos vamos a una lente más fina.

La adaptación final no se hace hasta que el paciente no la lleve 1 o 2 semanas.

Las modificaciones en la adaptación.

Pienso que va a ir bien con una lente estándar. Cambio a ultrafina cuando hay problema de edema. Cuando adapto ultrafina cambiaré a estándar, cuando hay problema de manejo de la lente. Cuando se maneje bien vuelvo a ultrafina.

Las ultrafinas solo se usan para uso prolongado.

En este tipo de adaptación no se usa fluoresceína para evaluar la adaptación. Evaluamos y le haremos como mínimo a los 15 minutos de puesta en el ojo:

- cobertura corneal: debe cubrir toda la córnea en el parpadeo no puede dejar zona de córnea al descubierto. Debemos retirar el párpado superior e inferior y observar de limbo a limbo.

Adaptamos la lente de diámetro menor posible que nos asegure la cobertura corneal en todas las posiciones y en el parpadeo.

Evaluamos el centrado de la lente y el movimiento. El movimiento debe ser entre 0.5 y 1.5 mm hacia arriba y hacia abajo en el parpadeo. Si después de 15 min el movimiento es escaso seleccionamos una lente de radio mayor o de diámetro menor.

Para comparar el movimiento de las lentes blandas hacemos el test de Josephson. En PPM la lente debe estar centrada respecto a la córnea. En posición superior la lente se descentra un poco hacia abajo. Si no se produce ese descentramiento será porque la lente está cerrada si el movimiento es excesivo la lente será abierta.

Si en PPM retiramos los párpados la lente se descentrará un poco hacia abajo. Si no se descentra estará cerrada y si cae mucho estará abierta.

Si con la yema del dedo desplazamos la lente lateralmente, la lente bien adaptada volverá a su posición de equilibrio lentamente.

Una lente cerrada nos costará trabajo despegarla y volverá muy lentamente a su posición o no volverá. Si está abierta volverá muy rápidamente con un movimiento brusco.

Empujar la lente hacia arriba la lente volverá a su posición suavemente. Si vuelve lentamente será cerrada. Si vuelve rápidamente será abierta.

Evaluaremos también el confort del usuario. Normalmente las lentes abiertas serán mucho más molestas que las cerradas. Si se queja mucho hay que mirar si hay cuerpo extraño.

Una causa de disconfort es que el borde inferior de la lente toque en el párpado inferior.

Calidad De Visión en lentes hidrofílicas.

La adaptación de lentes hidrofílicas no puede darse por bueno si el paciente no tiene buena visión. Cuando la lente está demasiado abierta o cerrada al no adaptarse al perfil corneal da visión inestable. También por depósitos y sequedad lagrimal.

Con adaptación cerrada tendremos una buena visión inmediata después de parpadear y después será borrosa. Cuando tenemos una lente abierta la visión será borrosa inmediatamente después del parpadeo, antes y después la visión será clara.

Para tener una visión estable lo ideal será que la lente hidrofílica tenga tres puntos de suave contacto, esto hace crear un pequeño menisco negativo que estará entre 0.25 y 0.50 dp. Cuando tenemos la lente definitiva y esta lente tenga la potencia adecuada en gafa estaremos ante una buena adaptación.

Si tenemos la lente que pensamos que es la definitiva y para alcanzar una buena AV necesita otra potencia que la de prescripción en gafa no estaremos ante una adaptación de triple contacto y se creará un pequeño menisco positivo. La visión será inestable.

También podemos ver si la adaptación es correcta mediante las miras queratométricas. Si la adaptación es buena las miras no se deforman ni antes ni después del parpadeo. Si la adaptación es abierta las miras queratométricas se deformarán en el parpadeo y antes y después serán nítidas.

Si la adaptación es cerrada las miras están nítidas en el parpadeo y borrosas antes y después de parpadear.

También se evalúa mediante el reflejo retinoscópico.

Normas generales para adaptación.

Hacerlo mediante caja de pruebas, salvando la aplicación de distometría.

Realizamos test preliminares y elegimos lente más adecuada.

Colocamos lente y esperamos 15 min y examinamos el centrado, movimiento y AV.

Pedimos lente al laboratorio y comprobamos los parámetros. Le entregamos la lente al paciente, le damos el sistema de mantenimiento y le explicamos cómo limpiarlos.

Normalmente si el diámetro 13.50 el radio base será de K+0.8-1.0mm

Si diámetro 14mm, Rb=K+1.00-1.20mm

Si diámetro 14.50mm, Rb=K+1.20 o más mm

Si aumentamos el diámetro en 0.5mm la lente se ajusta más y tenemos que abrir el radio entre 0.20-0.30.

Cuando disminuye el diámetro por cada 0.5mm cierro entre 0.20 y 0.30 el radio base.

Una adaptación correcta produce visión estable, buen estado y movimiento y no produce daño corneal..

Con una adaptación ajustada la lente no se mueve en el ojo ni al parpadear ni a distintas posiciones de mirada.

Una adaptación cerrada es más cómoda pero trae consecuencias tiene visión inestable, examinamos el reflejo retinoscópico y veremos una zona oscurecida en el centro que desaparece cuando parpadea y vuelve a aparecer otra vez. En queratometría veremos las miras distorsionadas que se estabilizan al parpadear y se distorsionan.

La solución, es disminuir el diámetro o aumentar el radio.

Si la adaptación es suelta veremos que la lente tiene un movimiento excesivo en posición primaria de mirada. Suele estar un poco baja, tendrá visión inestable después de parpadear y cuando pasa tiempo mejora su visión.

El reflejo retinoscópico lo veremos con una sombra por la parte inferior y empieza después de parpadear.

En queratometría las miras las vemos distorsionadas después de parpadear.

Vemos que el borde se levanta en la zona que contacta con la conjuntiva. Aumentamos diámetro.

La sobrerrefracción se hace con la lente correcta.

Adaptación de lentes de uso prolongado y desechables.

Las de uso prolongado se usan durante unos días sin quitárselas del ojo. El uso máximo es de 6 noches y 7 días. Se pueden usar diariamente de uso prolongado o uso flexible.

Las primeras fueron las de PMMA, pero se oyó que no permitían un suficiente aporte de oxígeno para el uso prolongado. Algunas de uso diario se pueden usar en uso prolongado y todas las de uso prolongado se pueden usar de uso diario.

Pacientes contraindicados.

Son aquellos con inflamación en segmento anterior, blefaritis, mal parpadeo, mala higiene personal, pacientes que no pueden seguir las revisiones periódicas, pacientes con tendencia a desarrollar edema con L.H. normal, pacientes con buena adaptación en uso diario.

Pacientes indicados.

- miedo a la manipulación de la lente

- por razones físicas no podrán manipularlas

- los afáquicos de un ojo con AV disminuida en el otro

- niños en los que los padres no pueden hacerse cargo

- persona con horario de trabajo fuera de lo normal.

Lentes de uso prolongado.

Lo ideal es usarlos durante 7 días y 6 noches, siempre que el uso sea moderado no va a presentar riesgos graves con el uso convencional. Para establecer el régimen de uso estudiaremos el tiempo de uso, la AV alcanzada, el grado de confortabilidad, las modificaciones que se producen a nivel ocular y el aspecto del paciente. El tiempo de uso lo determinamos con el número de días y noches sucesivas que el paciente lleva las lentes sin quitárselas.

Esto estará influenciado por los depósitos, la disminución de confort, la aparición de edema durante la noche y disminución de edema durante el día.

La presión de oxígeno con lentes hidrofílicas puestas es de 6 a 30 mmHg cuando el ojo está abierto y de 2 a 10 mmHg cuando está cerrado.

Esa presión no es suficiente para mantener el gasto de oxígeno que necesita la córnea.

Con las lentes de alta potencia tanto negativas como positivas, el edema va a ser mayor.

Aun así, el edema depende de las características de cada paciente. Debemos tener cuidado de no ser prolongado por producir daños corneales. Para que sea nulo deben tener una transmisibilidad de entre 70 y 87. Se pueden hacer de dos formas lentes ultrafinas e hidratación media o lente no ultrafina e hidratación elevada.

Durante el sueño, como no hay parpadeo no se va a producir el bombeo de lágrima y además no se eliminan los productos de desecho. Estos pueden quedarse en la lente dando tinciones e irritaciones.

Las lentes de uso prolongado permeable a los gases son de elevado DK y con transmisibilidad de 50 o más alta. Estas aportan más oxígeno, cubren menos la córnea, el movimiento es mayor y no llegan al limbo.

Con estas es más fácil el paso de sangre a través de los vasos limbares.

Se depositan menos sustancias y se limpian más fácilmente. El gran problema es la adherencia que se va a producir mientras el paciente duerme, que es periférica, y cruzando el limbo. Si se trata de una adherencia suave deberán pasar varias horas. Veremos las miras queratométricas distorsionadas y verá mal con las gafas. Si sospechamos adherencia tendremos que examinar al paciente a primera hora de la mañana y si hay adherencia tendrá que abandonar el uso prolongado.

Agudeza visual.

El paciente debe estar satisfecho y no tener fluctuaciones con las lentes de contacto. La AV debe ser por lo menos igual a la conseguida en gafas.

Debemos medir en condiciones de poco contraste y baja iluminación, y debe ser igual o mayor que la de gafas. Tenemos que medirla con frecuencia para evitar fluctuaciones y el paciente satisfecho.

Grado de confortabilidad del paciente.

Al principio hay cierta molestia que desaparece al mes de usarlos.

Modificaciones a nivel ocular.

Edema corneal, microquistes epiteliales, polimegatismo endotelial.

- los edemas corneales deben disminuir durante el día

- con transmisibilidad de 24 H y lentes usadas de uso diario no se produce edema y en uso prolongado con transmisión de 87 limita el edema corneal nocturno al 4%.

Los microquistes epiteliales se ha demostrado que en uso prolongado el edema corneal nocturno está relacionado con la cantidad de microquistes epiteliales. Al aumentar la transmisibilidad disminuye el edema y disminuye el número de quistes.

Polimegatismo endotelial. En cada control hacemos un examen del endotelio y una medida del polimegatismo nos permitirá conocer el efecto a largo plazo que producen las lentes de contacto.

Las células endoteliales aumentan de tamaño con la edad.

El aspecto del paciente. No tenga hiperemia crónica. No neoclificación aparente de la conjuntiva se utiliza una escala de 0-4

Casos de alteraciones del músculo a nivel del párpado. Ptosis transitoria por el uso de la lente de contacto, esto se atribuye a un edema de párpados, por el roce desaparece cuando se abandonan el uso de la l.c.

Cuando queremos hacer adaptación con lentes rígidas tenemos una serie de ventajas:

- aumenta la transmisibilidad de oxígeno y disminuye el riesgo de aparición de edema.

Presentan menos incidencias de complicaciones como son el edema y los microquistes.

- alcanzan mejor visión con rígidas que con hidrogel a la larga el porte de rígidas es mejor.

- menos depósitos y son mucho más duraderas. Los sistemas de limpieza son mas baratos y más fáciles de usar.

La verificación de parámetros es más fiable y más fácil que en las hidrofílicas.

- al tener Dk muy alto hay mayor riesgo de deformaciones en la lente, por lo que hay más posibilidad de flexión y adherencia.

Adaptación.

Tanto en hidrofílicas como en rígidas son iguales que en las de uso diario. La haremos de forma que se maximice el aporte de oxígeno. Intentaremos que la lente se mueva lo máximo posible. La pondremos algo plana siempre que no se produzca incomodidad ni alteración de la AV. Siempre buscamos la máxima comodidad de la lente.

Lentes desechables.

Son todas blandas. Aparecieron como lentes de uso prolongado y después se le dio uso desechable en uso diario y reposición mensual. Las ventajas son que no se producen depósitos en su superficie con lo cual evitamos complicaciones oculares.

- no necesitan limpieza enzimática. Existe las de uso continuo y reposición semanal. Estas son ultrafinas y no necesitan sistema de mantenimiento. Salen muy caras.

- uso diario y reposición mensual. Más gruesas necesitan limpieza diaria y las hay de geometría esférica, tórica y cosmética.

- uso diario y reposición diaria. Sólo se deben usar un día y no más.

Adaptación de l.c. Blandas Tóricas.

Cuando vamos a compensar una ametropía con una lente oftálmica evaluamos el componente esférico y el cilindro. El cilindro nos da igual el medio del que proceda. Cuando compensamos esa ametropía con l.c. debemos saber cual es el astigmatismo corneal y el interno.

Las l.c. hidrofílicas esférica solo pueden compensar o neutralizar astigmatismos corneales bajos pero tenemos que ver cuales son las características del paciente.

Cuando el componente astigmático es menos del 20%, el componente esférico. La compensación de la ametropía con una lente hidrofílica esférica da buen resultado. Las lentes hidrofílicas por la pequeña capa de lágrima que dejan entre córnea y lente van a compensar astigmatismos corneales de hasta 0.75dp siempre dependen del espesor central de la lente, de la hidratación y de la flexibilidad.

Mayor espesor de centro, mayor hidratación, mayor flexibilidad.

Cuando el astigmatismo corneal es mayor de 1dp y hay astigmatismo interno, ponemos lentes tóricas. La principal ventaja es su mayor comodidad y permiten un uso más flexible.

Estas lentes se pueden fabricar con toricidad interna o externa. La de toricidad interna es la que su superficie interna es tórica y su superficie anterior esférica.

Estas se ajustan mucho mejor a la córnea y refuerzan el sistema de estabilización.

Los de tonicidad externa necesitan un sistema de estabilización y permiten la compensación de más ametropía.

- Los sistemas de estabilización son los de prisma balastrado. La lente es esférica, el prisma hace de contrapeso en la zona inferior. Este tipo de estabilización aumenta el peso de la lente y aumenta el espesor central. La lente debe tener buena hidratación.

Aumenta el espesor en el borde inferior y da la sensación de incomodidad.

Tienden a estabilizarse con un prisma de 0.75 y 1.25. Si la lente gira la visión será mala hasta que esté en posición de equilibrio.

- Truncado: la lente apoya en el párpado inferior y evita la rotación de la lente. Da problemas por la gran incomodidad que produce en el párpado inferior y provoca erosiones y neovascularización a las 6.

- Estabilización dinámica. Lente circular y en la zona superior e inferior son más delgadas. Esta zona interacciona con el párpado. Lo que hace que la lente no rote.

- Truncado balastrado, combinación de ambos, no se usa.

Proceso de adaptación.

Se adaptan partiendo del criterio de adaptación de lentes hidrofílicas esféricas pero teniendo en cuenta la diferencia de ambas.

Estudiamos el eje del astigmatismo corneal y su relación con el eje del astigmatismos total. La posición de los párpados respecto a córnea. La presión y tonicidad palpebral. La calidad y frecuencia de parpadeo, el tamaño de la apertura palpebral. La respuesta fisiológica ocular y la geometría y diseño de la l.c. Para adaptar bien estas lentes de contacto tenemos que conocer bien sus características técnicas.

Tenemos que conocer los datos queratométricos potencia y eje y su refracción monocular y binocular.

Para hacer la adaptación tenemos lentes de la caja de pruebas hidrofílicas esféricas.

Partimos de lentes con la superficie interna esférica y pedimos una lente con toricidad externa. Los cuatro parámetros son el diámetro de la lente, radio de curvatura, la potencia esferocilíndrica y el eje de equilibrio.

El diámetro de la lente 2 o 3 mm mayor del iris visible. Como norma se ponen diámetros grandes superiores a 14mm dan un diámetro de zona óptica mayor y se obtiene un mayor campo de visión, buena AV y evitamos reflejos nocturnos.

Tenemos en cuenta la apertura palpebral. Para hendiduras estrechas elegimos diámetros menores. El radio de curvatura lo elegiremos de manera que respete la fisiología corneal que centre la lente y que estabilice el eje de equilibrio.

IA= incrementos de adaptación. IA= 0.8 y 1.3 mm dependiendo de la ametropía refractiva y del diámetro de la lente.

A mayor diámetro de la lente mejor IA

A menor ametropía el IA será menor.

- Potencia esferocilíndrica: elegimos la potencia de la primera lente parecida a la ametropía del paciente. Si el componente esférico es mayor de ± 4dp aplicamos distometría.

Cuando adaptamos tórica sobre adaptaciones esféricas hacemos la adaptación sobre la tórica.

Si adaptamos directamente tórica la sobrerrefracción es mucho más difícil.

Eje de equilibrio.

La coincidencia entre el eje del astigmatismo y el eje de la lente tórica lo determinan unas moscas que llevan las lentes. Estas marcas están gravadas con láser en su cara externa.

El eje del cilindro de la refracción en gafa debe ser el mismo de la lente tórica. Si el eje de la lente se desplaza tenemos que tener en cuenta que un desplazamiento de 1 hora equivale a 30º. Anotamos cuantitativamente y sentido de giro. Tenemos una rotación inestable cuando el radio base y el diámetro son las adecuadas pero el eje de equilibrio gira inestablemente y es superior o igual a 30º.

En estos casos desechamos el uso de l.c. hidrofílicas tóricas. Cuando no hay rotación o la rotación es menos de 5º tenemos una buena adaptación.

Cuando la adaptación es superior a 5º e inferior a 15º aplicamos la regla DRIS.

DRIS: derecha restar, izquierda sumar.

Añadir los grados de giro de la lente a los grados del astigmatismos en gafa.

Para evaluar la estabilización de estas lentes giraremos la lente unos 45º con la yema del dedo. Después de haber visto la primera determinación. Esperamos 5mm y vemos donde se estabiliza la lente. Comprobamos el comportamiento de la lente 3 veces durante 4 o 5 horas. Cuando tenemos la lente definitiva la pedimos al laboratorio.

En el laboratorio han previsto el cambio de cilindro para hacerlo coincidir con el refractivo.

Controles PostAdaptación.

Las lentes hidrofílicas dan unas complicaciones y unas patologías oculares. Al quitarlas desaparece la sensación de cuerpo extraño, pero son más susceptibles de contaminarse por microorganismos. Se produce conjuntivitis papilar gigante. Los síntomas y signos aparecen cuando ya se ha producido el daño ocular debemos detectarlo antes que aparezca el síntoma.

Haremos un buen reconocimiento del paciente. Explicarle como utilizar los productos de limpieza. Explicarle el horario de uso durante la primera semana. El primer control lo realizaremos entre los 3 y 7 primeros días y cuando los haya portado durante 4 horas.

Si no manifiesta ningún síntoma exploraremos su salud ocular, su visión, tolerancia subjetiva y el estado de las lentes. En la salud ocular nos informaremos de las molestias o quejas que pueda tener y lo exploraremos buscando cualquier alteración ocular.

Nos informamos de cuantas horas es capaz de llevarlas puestas al día sin que le moleste. Veremos si hay síntomas de hipoxia corneal. Si ve halos coloreados de luces, si hay edema o si hay alteración en epitelio y estroma.

Realizamos queratometría y comparamos resultados con la obtenidos antes de la adaptación. Observamos si hay hiperemia conjuntival y observamos si hay papilas conjuntivales.

Si encontramos algo quitamos las lentes y esperamos a que desaparezca. Si ve con niebla o ve halos tendremos que variar los parámetros de la lente aumentaría el DK o bajaría las horas de uso.

Pueden aparecer tinciones en algo raro que aparezca en hidrofílicas. Ocurren al ponerse y quitarse las lentes o porque hay partículas entre lente y ojo.

Cuando tengamos alguna tinción superficial suele ser porque el intercambio de gases es exceso o porque hay un sobreuso. Cuando se produce por el exceso intercambio de gases puede producir vacuolas, quistes o bullas.

La variación de los datos queratométricos es mayor en lentes permeables que en hidrofílicas. Si no desaparecen le aconsejamos a los 45 min será porque el efecto necesario es grande o hay edema corneal.

Cuando encontremos papila conjuntival, pensaremos que hay depósitos en las lentes o se ha producido una reacción al sistema de limpieza.

Cuando hay hiperemia interrumpimos el uso de las lentes de contacto y si es producida por microerosiones tenemos que buscar la causa, normalmente los provoca el usuario al ponerse y quitarse las lentes. Si no hay microerosiones la hiperemia puede ser producida por depósitos en la superficie o reacción a los productos de limpieza.

Visión del paciente.

Realizamos retinoscopía y sobrerrefracción. Si la visión no es adecuada comparar porque no es. Normalmente hay mala visión con mucha cantidad de grasa en la lágrima.

Tolerancia subjetiva del paciente.

Cuando en la primera revisión nos dice que no tolera la lente puede ser por pequeña rotura. Se debe cambiar la lente rota moleste o no.

También puede ser que la l.c. tenga más depósitos de lo normal. Normalmente a las 3 horas de uso la lente tiene depósitos en el 90% de la superficie.

Veremos el estado de las lentes, son propensas a ensuciarse, observaremos los bordes con la lámpara de hendidura. Si vemos depósitos granulares que no son uniformes habrá que explicarle de nuevo el sistema de limpieza y reforzarlo si es necesario.

Si en la primera revisión no vemos nada haremos revisiones mensualmente durante 3 meses y después haremos revisiones semestrales.

En estas revisiones encontramos que el paciente tenga visión borrosa, visión de halos alrededor de las luces. Que haya hipoxia. Si aparece sensación de cuerpo extraño será porque la lente se ha deteriorado o hay depósitos que dificulta la humectación e intercambio gaseoso. Estos pueden provocar una conjuntivitis. Haremos una regeneración de la lente o cambiará la lente.

También se han podido producir cambios en la cantidad y calidad de lágrima del paciente y esto lo averiguamos con el test de Schirmer y con la preadaptación. En lentes hidrofílicas son menos eficaces la ______ que en la rígida.

Cuando encontramos neovascularización corneal. Cambiamos la lente de contacto buscando que haya mayor intercambio gaseoso y sino desaconsejar el uso de la l.c.

Cuando las lentes sean de uso prolongado después de este primer control, haremos un segundo control. Buscamos bien si hay edema.

Si esa lente produce edema cambiando la lente si no encontramos nada haremos un control, cada dos días hasta que termine el uso prolongado y si no encontramos nada, haremos una revisión mensual y después pasamos a revisar semestralmente. Ante cualquier molestia el paciente debe acudir a su adaptación y si nota dolor o quemazón que salga para urgencias.

Tema 10. Adaptaciones especiales.

L.C. en presbicia.

Como futuros usuarios de l.c. tenemos al 55% a los 40 años y al 100% a partir de los 45 años. Se está estudiando sobre el tema.

Los présbitas que las usan ahora son muy pocos porque las lentes progresivas son muy estéticas. Aunque se fabrican l.c. rígidas gas permeables las más utilizadas son las blandas. Las hay de distintos diseños, grados de hidratación y geometría.

Las clasifican en lentes de uso alterno y lentes de uso continuo y simultánea. Los de uso alterno son lentes que se mueven en el ojo y permiten ver unas veces de lejos y otras de cerca. Tienen una zona inferior de visión de cerca y una superior de visión de lejos. La visión de lejos será más cómoda será en posición primaria de mirada y en cerca habrá que mirar hacia abajo. No pueden sobrepasar el párpado inferior y producen salto de imagen.

Se estabiliza con prisma blastrado y truncado.

Las de visión continua tienen las dos graduaciones sobre la zona pupilar. Hace que el cerbero seleccione la superior que utiliza sobre la retina. Se forman dos imágenes una nítida y otra borrosa.

El diseño de estas lentes puede ser concéntrico y asférico progresivo.

Se mueven poco en el ojo. Dentro tenemos lentes asféricas de superficie anterior.

Del centro a la periferia disminuye la curvatura y la potencia será menos positiva en la periferia que en el centro. Se llama Intensity del laboratorio Scwwers. Diámetro 14mm radio 8-9mm en pasos de 0.20. Potencia de +8 a -12 en pasos de 0.25. Adición de 10.50 a 12.50 en pasos de 0.25

Lente asférica de superficie posterior. La esfericidad de estas lentes se aplana hacia la periferia de manera que la adición estará en la periferia. Occasions multifocal (b&l)

Lentes asféricas de diseño difractivo. Se obtiene aplicando a la superficie posterior una retícula difractiva de escalones microscópicos en forma de anillos concéntricos.

La profundidad de los escalones hace que se formen dos focos y la separación entre escalones de la adición.

Echellon de Hydron. Diámetro 14mm radio 8.70. Potencia de +4.00 a -6.00. adición de +1.50 +2.00 +2.50. zona de difracción de 4 a 5 mm. En pupilas mayores de 5 mm darán problemas.

En hipermétropes cerramos la lente un poco por ser lente que pese más. Al principio el paciente dice que tiene diplopía monocular que desaparece progresivamente. Los párpados tienen mucha importancia. Si el párpado superior es muy grueso sube demasiado la lente.

Cuando el párpado inferior está por debajo de la tangente del limbo esclero-corneal tendrá problemas en visión próxima. Bajará mucho la mirada.

Es importante la motivación del paciente, en las primeras entrevistas lo comprobaremos que está motivado. Haremos una buena selección del paciente valorando la posición del párpado, movimiento de la lente y sensibilidad corneal y palpebral.

Después de seleccionar al paciente y la lente que mejor ___________________________ del 20%. Tendremos en cuenta que la lente hidrofílica se deshidrata cuando existe un mal párpado o escaso, cuando la humedad relativa es baja o hay ojo seco. Esto modifica los parámetros de la lente y produce molestia en el paciente.

Otra forma de corregir présbitas es la monovisión que consiste en adaptar en un ojo una lente para la visión de lejos y en el otro ojo una lente para visión de cerca. Con esto producimos una alternancia de la visión y el córtex cerebral suprime la imagen borrosa para ver bien de lejos o cerca según nos interese.

Ventajas:

- no necesita adaptación especial

- son más baratas que las bi o multifocales

- no producen fluctuaciones por cambio de diámetro pupilar

Inconvenientes:

- disminuyen la sensibilidad al contraste en frecuencias altas

- disminuyen la sensibilidad al contraste cuando la adición es mayor de +1.50 en frecuencias bajas.

Hay estudios hechos que dicen que si adaptamos la visión próxima en el ojo no dominante es menos probable que se deteriore la visión binocular. Si adaptamos para visión lejana el ojo dominante es menos probable que se produzca endoforia y disminuya las reservas fusionales.

Para realizar estas adaptaciones la lente debe tener una elevada humectabilidad. Tenemos que realizar los test binoculares y ver que grado de afectación de estereopsis hay. Intentamos que en lejos y cerca el cerebro reciba la mejor imagen y si tenemos un paciente que por condiciones de trabajo no puede una alternativa es una gafa con potencia negativa igual a la adición en el ojo de cerca y necesito en el ojo de lejos o bien una tercera lente de contacto.

El paciente debe aprender a suprimir la imagen que no le interesa y los estudios dicen que la pérdida de binocularidad y AV son muy pequeños en estas adaptaciones, se pueden conseguir en dos semanas y otras tarda unas 6 semanas en adaptarse.

Otra alternativa es la monovisión modificada que consiste en adaptar en el ojo dominante una lente de contacto graduada para visión de lejos y en el otro ojo una lente bifocal o multifocal conseguimos una buena visión de lejos y binocularidad y una visión de cerca suficiente para que pueda leer durante un corto período de tiempo. Será necesaria una gafa para períodos más largos de lectura o que se requiera una mayor concentración y AV.

Duovisión modificada compuesta.

Cuando ponemos bifocales o multifocales en un ojo ponemos una lente multifocal graduada para lejos y en el otro ojo una lente multifocal perfectamente graduada para cerca. El resultado es bueno, hay buena visión binocular.

Lentes de contacto en la afaquia.

Cada vez hay menos afáquicos porque se implantan lentes intraoculares. Los afáquicos que nos encontramos van a ser niños o personas mayores en las que está contraindicado una lente intraocular.

La ventaja será que la imagen retiniana será mejor cuando la afaquia es de un solo ojo.

Evaluamos las condiciones en la que se desenvuelve el paciente, sus necesidades visuales y su habilidad a al ahora de manejar la lente y los líquidos de mantenimiento.

Tendremos en cuenta que son ancianos o niños que necesitan a otra persona que los ayude a manipular sus lentes. Buscamos la adaptación en uso diario. Cuando el paciente tiene un ojo no operado con mal visión le pondremos poner gafas pero si el no operado tiene buena visión le pondremos lente de contacto.

Cuando no hay familiares que la ayuden le ponemos uso prolongado y estaremos más pendientes.

Investigaremos la causa que ha provocado la afaquia para realizar la adaptación.

Si se trata de una operación de cataratas tenemos en cuenta el astigmatismo residual y este se reduce con el tiempo, entonces esperamos que el astigmatismo sea mínimo y que el medico le tenga dado el alta.

Si la causa es un traumatismo esperamos a que desaparezca la contusión y la infección si la hubiera. Si se trata de un niño con el ojo afáquico y sin correción pensamos en que será ambliope ese ojo y hay que corregir lo antes posible.

En estas adaptaciones no sabemos como se comportará la lente en el ojo. Conoceremos los datos sobre la morfología ocular (más posible).

Cuando el astigmatismo es pequeño podemos dejarlo sin corregir y lo haremos con caja de prueba y lentes especiales para afaquia.

Lentes rígidas gas permeables para afáquicos.

Estas lentes podemos corregir los astigmatismos después de la operación.

Las ventajas son bajas:

Hay problemas de hipoxia, es más difícil que se contaminen, evitamos el ojo rojo. La limpieza es más sencilla. No tocan el limbo y hay más variedad de parámetros.

Desventajas:

Se descentran más fácilmente, son más incómodas y el tiempo de adaptación es más largo. El espesor central es considerable, nos iremos a diseños lenticulares, el borde es grueso, son incómodas, se crea un vehiculada negativo es conveniente adaptar lentes con diámetros pequeños, cerramos el radio base sobre K según la regla del tercio. El material es de DK alto.

Lentes hidrofílicas para afáquicos.

Su adaptación es más corta y son más cómodos desde el principio.

Inconvenientes: hipoxia, depósitos, reacción aguda de ojo rojo, neovasos, mantenimiento más caro, más limitaciones en los parámetros, no corrigen el astigmatismo, adaptamos estas lentes cuando fracasan en rígidas gas permeables. Cuando les queda astigmatismo sin corregir lo mejor es poner una lente esférica y una gafa con el astigmatismo que le queda sin corregir.

En personas mayores la légrima está afectada por lo que haremos la revisión con mayor frecuencia de lo normal y cambiaremos la lente al año de uso. Intentaremos el uso diario y adaptamos el uso prolongado cuando sea necesario

Lentes de contacto en la infancia.

La lente en la infancia se prescribe con dos fines, refractivos-cométicos y por orden médica. La afaquia, anisometropía, oclusión ocular, alteraciones morfológicas pupilares y cicatrices corneales.

Cuando adaptamos lentes de contacto con un fin refractivo cosmético la adaptación es igual con fines terapéuticos se adaptan para una ambliopía por deprivación, son la única alternativa que hay para corregir la anisometropía y la aniseiconia. Cuando presentan una elevada miopía unilateral o una alta hipermetropía o alto astigmatismo deben corregirse lo antes posible para evitar la aparición de un ojo ambliope. Incluso cuando tienen grandes defectos de refracción en ambos ojos. También pondremos l.c. en caso de ambliopía que necesite tratamiento preóptico (oclusiones) podremos poner una l.c. con pupila opaca.

Podemos utilizar l.c. para penalizar el ojo no ambliope. En caso de cicatrices corneales o cualquier otra alteración visible se pueden poner lentes tintadas, y también se pueden poner l.c. tintadas opacas con pupila transparente en ojos con albinismo o aniridia para disminuir en fotofobia y visión. Con l.c. disminuimos el efecto de aumentar la imagen con lentes más altas o disminución de las l.c. altas, evitamos la periodicidad de anisometropía. Evitamos los efectos prismáticos en miradas laterales y las alteraciones del campo visual. Tenemos 3 tipos de l.c. son las lentes blandas no hidrofílicas (las de silicona), hidrofílicas y permeables a los gases.

Debemos elegir lentes que alteren lo menos posible la fisiología de la córnea porque utilizan la lente durante muchos años. La más cómodas son las de silicona por su alta permeabilidad al oxígeno y además porque su rigidez relativa permite una mejor manipulación para la persona que se ocupe de ella dan mejor calidad óptica que las hidrofílicas. Permiten también la corrección de mayores astigmatismos corneales que con l.c. hidrofílicas.

Nos permiten usar fluoresceína para ver su adaptación (es importante).

Lentes hidrofílicas: son de mayor hidratación teniendo en cuenta que el mantenimiento es más complicado, si no se cumple darán más complicaciones. Se deshidratan bastante, dan más problemas de vascularización corneal. Cuando sea posible pasamos del uso prolongado a diario.

Permeables al gas: utilizan en niños más mayores a partir de los 3 años en adelante siempre que colabore dan buena calidad óptica, compensan astigmatismos corneales y manipulación más sencilla para adaptar las lentes la obtención de parámetros nos servirá de ____tación y nos basamos en el examen clínico.

Cuando se trate de un caso de afaquia adaptamos la lente lo más temprano que podamos después de la intervención evitando una ambliopía. Ponemos una l.c. con adicción de 3dp sobre su refracción porque usa mucho la visión cercana. Los parámetros oculares varían con frecuencia por tanto haremos cambios de lentes.

Avisamos a los padres a manipularlas y limpiarlas, advertimos de los signos de alarma.

Cuando el niño está escolarizado tiene que saber manipular sus lentes. Cuando adaptamos en el primer año de vida los controles son muy frecuentes. Los realizamos cada mes siempre que no surja nada y a partir de los 2 años cada 3 meses.

L.C. en queratocono.

Aparece en la adolescencia, evolución entre 7 y 20 años disminuye la AV, distorsión de las miras queratométricas y rotura de la membrana de Descemet. Se suele empezar con gafas, l.c. y queratoplastia penetrante.

Cuando vamos a corregir podemos por l.c. hidrofílicas en astigmatismos bajos e hidrofílicas en fases maduras porque no pueden llevar rígidas gas permeables.

Hay diferentes diseños de l.c.:

L.C. con tres toques, uno en el ápex y dos toques en la periferia, el toque central puede ser de 3 mm. Serán lentes de 8.50 o menor y el radio base lo elegimos aplicando la regla del tercio.

Con un toque mayor de 3 mm cerramos la lente y si no hay toque habrá que abrirla.

Diseño de espacio libre apical. Lente de Boper y la lente de Mc Guine.

La de Boper tiene una bóveda en centro, una banda periférica que se alinea con el recto de la córnea si vemos burbujas es una lente cerrada y si hay toques será abierta.

Si la banda se adapta bien lo haremos en el centro. La lente de Mc Guine tiene cuatro bandas periféricas.

Otro tipo de lentes son las de diseño asférico son lentes con la cara posterior asférica lo que hacen que se alineen con la córnea. La superficie no se mide por la excentricidad de la lente son entre 0.8 y 1.2 más cerrada que l.c.

El fluorograma en estas vemos un toque alrededor del cono y espacio libre en la periferia. La ventaja es que como se alinean con el perfil se consigue bien centrada.

Lentes de diseño mixto.

Consiste en adaptar una lente hidrofílica ultrafina para asegura la transmisibilidad y encima una rígida gas permeable amortigua el roce de la lente rígida. La l.c. hidrofílica la adaptamos igual que siempre y la l.c. rígida será una lente con DK alto y elegimos el radio de la lente en función de la queratometría con la l.c. hidrofílica puesta. Para esta adaptación no podemos utilizar fluoresceína por lo que nos guiamos por el movimiento y el centrado.

El inconveniente es que puede producir hipoxia.

Otra de diseño mixto es la Softperm de los laboratorios Barnes Hind.................

Tiene el centro rígidas gas permeables y la periferia. Hidrofílica centro Dk 14 y la periferia hidratación del 25%, está fabricada con el mismo material. El radio en el centro varía 7.10 y 8.10mm diámetro de 8mm la zona central y la potencia varía entre -13 y +6 en el diámetro total es de 14.30 mm.

La adaptación se hace en función del astigmatismo que tenga:

Ast < 1.37 Rb= K ó K -0.10

Ast 1.50 < a < 2.75 Rb= K -0.10 ó K - 0.20

Ast >2.75 Rb=K-0.20 ó K -0.30

El problema de estas lentes es quitarlas. Se limpian igual que las hidrofílicas y se larga que haya buen movimiento y evitar la adherencia. Las principales problemas son cicatrices y nebulas si la lente toca el ápex.

Adaptación tras queratoplastia.

Tiene un astigmatismo irregular a corregir. No se adapta l.c. hidrofílica a no ser que se utilice como reservorio de medicamentos. Adaptamos una rígida gas permeable que cubra toda la cicatriz y para la primera lente de prueba hacemos queratometría y abrimos 0.05 o 0.10 sobre K al hacer el fluorograma nos fijamos si la lente está alineada en la zona de la cicatriz. Lo normal es adaptar l.c. después del tercer mes después de la operación.

Adaptación después de un traumatismo.

Suelen ser en jóvenes y en un solo ojo. Podemos corregir la visión o el aspecto del paciente. Lo importante es la motivación.

Lentes con iris artificiales y con pupila normal.

Adaptación después de láser excimer.

Son casos difíciles, por razones psicológicas y por la forma de la córnea. Adaptación lentes rígidas gas permeables teniendo en cuenta que cuando hay cicatrices está contraindicado el uso prolongado. Las miras queratométricas no sirven después de la operación nos sirven las anteriores sobre estas abrimos entre 0.20 y 0.40.

Estas lentes como mínimo deben tener dos bandas periféricas.

Con la operación de láser excimer el porcentaje de éxito es mayor porque no hay cicatrices incluso podemos adaptar lentes hidrofílicas.

Lentes cosméticas.

Nos sirven para cambiar el aspecto físico o el color de los ojos, se adaptan igual que las hidrofílicas normales. Cuando se hace para mejorar aspecto físico en un solo ojo haremos una fotografía del otro ojo y enviarlo al laboratorio junto con los parámetros.