Consumismo en Chile

Economía chilena. Consumo chileno. Problemas. Tipos de consumo. Consumo experimental. Consumo ocasional. Consumo habitual. Consumo privado. Consumo público

  • Enviado por: Pedro
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 27 páginas
publicidad

El Consumismo

Introducción.

Lo primero que hay que hacer para hablar de consumismo, es precisamente, definir este término, ¿qué es el consumismo?

La palabra consumismo es un término que se utiliza para describir los efectos de igualar la felicidad personal a la compra de bienes y servicios o al consumo en general. El caso es ejemplificado por la frase cuanto más consumo, más feliz soy. También se refiere al consumo desmedido de bienes y servicios en la sociedad contemporánea que impacta en los recursos naturales y el equilibrio ecológico de manera seria.

También es necesario aclarar la diferencia entre un consumidor y un consumista;

Todos somos consumistas desde el mismo momento en que nacemos.
La cuestión consiste en saber qué y para qué consumimos. Es decir, se trata de tener una idea clara de cuales son nuestras necesidades reales y cómo podemos cubrirlas del mejor modo, no dejándonos engañar por la apariencia, ni dejándonos atrapar por la necesidad de estas a la última. En último término, se trata de saber si disfrutamos con los objetos y servicios que consumimos o sólo objetos y servicios que consumimos o sólo disfrutar consumiéndolos.

Es necesario ubicar un poco el contexto histórico; siempre ha habido consumismo, el consumismo como tal no es un problema, es el exceso de este, su abuso el que lleva a lo que se tiene hoy, tal vez producto de un capitalismo, del cual se podría llamar `'fundador'' al filósofo escocés Adam Smith, el capitalismo se vio fuertemente incrementado en la mitad del siglo XX, tras la segunda Guerra mundial, esto cambió la mentalidad de la mayoría de los países, hasta llevarlo a lo que se tiene hoy.

Un mundo capitalista y globalizado, con un problema de exceso de consumismo.

Es este el problema que se analizará en este trabajo.

  • El Problema

  • Hoy en día, producto de factores como la globalización, los medios de comunicación, y muchas otras cosas, el hombre se ha visto dentro de la necesidad de comprar cosas que en algún momento eran totalmente innecesarias y que incluso, hoy se podría vivir perfectamente sin ellas, esta necesidad de compra cosas en exceso, sin siquiera necesitarlas, la llaman los expertos un consumismo excesivo o innecesario. La alta demanda de estos productos, tales como celulares, reproductores de música, entre otros, de ha visto beneficiada en Chile, gracias a factores como tratados de libre comercio con países como China o Estados Unidos y también por una fuerte caída del dólar en las últimas semanas, llegando incluso bajo el precio de los quinientos pesos.

    Al ser el dólar la “moneda internacional”, las tiendas importadoras de estos productos han visto una baja en sus precios, pero no tan fuertes como la caída del dólar lo debería represent6ar debido a que en Agosto y Septiembre, el IPC se vio afectado en un alza producto de alzas en los precios de frutas y verduras, o el alza del pan, el petróleo y muchas otras cosas, no obstante gracias a créditos de consumo que ofrecen los bancos, la gente es capaz de endeudarse para obtener el producto, sin importarle las alzas debido a intereses u otras cosas, este es un problema que ha aumentado mucho este último tiempo, sobretodo en Chile.

    El 33,18 por ciento de los jóvenes chilenos entre 15 y 29 años, está endeudado. Es decir, una de cada tres personas tiene problemas económicos, en este segmento.

    Según la encuesta del Injuv con Sernac, los montos promedio de las deudas, alcanzan los 884 mil 657 pesos, de los cuales 398 mil 104 pesos se encuentran en mora.

    Del más de un millón de jóvenes endeudados en Chile, el 54,06% son mujeres y el 45,94% son hombres, correspondientes mayoritariamente, a sectores medios y bajos.

    Sobre este tema se desarrollarán más contenidos a lo largo de este trabajo.

  • Objetivos

  • General: Aprender en qué consiste y que abarca el consumismo en todos sus ámbitos.

    Específicos:

    • Conocer índices de consumismo en Chile.

    • Mostrar qué efectos puede provocar el consumismo

    • Comparar el consumismo en Chile con el consumismo de países más desarrollados.

    • Ver de que forma influencian los medios de comunicación como la televisión, Internet, la radio, la prensa en el consumismo que vemos hoy y hace algunos años atrás en nuestra sociedad.

  • Evaluación del problema

  • El consumismo en sí, como se mencionó en la formulación del problema, se ha visto en un fuerte incremento en el último tiempo, es por eso que esta investigación, a diferencia de otras que se han dado a conocer, tiene como finalidad mostrar como ha ido evolucionando en el tiempo, y definir consumismo como tal, abarcado en lo posible todos sus ámbitos, sin dejar de lado lo social, cultural, económico, geográfico, y todos estos aspectos que van influenciando el consumismo en sí.

    También ver como está ahora, en distintas partes del mundo, dándole énfasis a chile, pero viendo también cosas que tienen directa relación con el consumismo, como el capitalismo, la globalización, las modas, las tarjetas de crédito, entre otras.

  • Limitaciones de la Investigación

  • Sólo hablaremos del problema en Chile, pero con comparaciones respecto a otros lugares del mundo. Importa más en este caso también comparaciones entre los distintos tipos de consumismo y sus efectos, también mencionar la globalización y el capitalismo.

    Síntesis del proyecto.

    El proyecto que se dará a conocer a continuación hablará a cerca del consumismo, principalmente en Chile, pero tomando en cuenta otros países para poder comparar con lugares más desarrollados, como España, China o Estados Unidos

    Se tratará de abordar el consumismo con respecto a productos, consumir ropa, por ejemplo, no del otro tipo de consumo, como consumo de drogas o cosas por el estilo.

    Es un proyecto que critica mucho al consumismo, no necesariamente una postura en contra pero si habla de las cosas malas y efectos dañinos que puede provocar en el ser humano, ya sean de salud, o bien sociales, económicos o culturales. Se verá de qué forma afectan factores como la publicidad, la moda el grupo que rodea a la persona, de que forma esta consume, y afecta su forma de pensar.

    También se abarcarán temas como la educación y la psicología del consumidor promedio, muchos antecedentes de estudios recopilados de Internet y libros.

    Ya se tiene una idea más o menos clara a cerca de lo que es el consumismo debido a la introducción y la formulación del problema. No obstante, muchas citas, sobretodo de un analista uruguayo llamado Eduardo Galeano, quien ha escrito muchos libros y artículos a cerca del tema que se desarrolla en este trabajo, el consumismo.

    Antecedentes del Problema:

    Como se dijo anteriormente, el Consumismo representa los efectos de intentar obtener felicidad personal a través de la compra de bienes, servicios o al consumo en general. Se relaciona directamente con las personas materialistas.

    Actualmente es un problema mundial ya que la compra de objetos innecesarios de personas que buscan felicidad a través de lo material ocurre en muchas partes del mundo y ocurre con grandes estadísticas.

    Se pueden establecer tres tipos de consumo según función de las necesidades del sujeto y de la frecuencia en el gasto del bien o servicio:

    - Consumo experimental: el consumo del producto o servicio se produce por novedad o curiosidad.

    • Consumo ocasional: el consumo es intermitente, basado en la disponibilidad del bien o servicio o en la satisfacción de necesidades no permanente.

    • Consumo habitual: el consumo ya forma parte de las actividades cotidianas del sujeto.

    El consumo también se emplea en macroeconomía se tiene en cuenta:

    - Consumo privado: Valor de todas las compras de bienes y servicios realizados por las unidades familiares, las empresas privadas y las instituciones privadas sin ánimo de lucro.


    - Consumo público: Valor de todas las compras y gastos que realizan las administraciones públicas en el desempeño de sus funciones y objetivos.

    El Consumismo se ve incentivado por varios antecedentes creados por los mismos humanos como:

    • La publicidad, que en algunas ocasiones consigue convencer al público de que un gasto es necesario cuando antes se consideraba un lujo o algo extremadamente innecesario.

    • La predisposición de las personas de usar y tirar de muchos productos fundamentales para la vida cotidiana o simplemente innecesarios.

    - La baja calidad de algunos productos que conllevan un período de vida relativamente bajo los cuales son atractivos por su bajo costo pero a largo plazo salen más caros, y son más dañinos para el medio ambiente.

    • Algunas patologías como obesidad o depresión que nos hacen creer más fácilmente en la publicidad engañosa, creyendo con esto que podemos resolver nuestro problema consumiendo indiscriminadamente alimentos, bebidas, artículos milagrosos u otro tipo de productos.

    - El desecho inadecuado de objetos que pueden ser reutilizados o reciclados, ya sea por nosotros o por otros.

    - La cultura y la presión social.

    Estos antecedentes demuestran que el consumismo es por acciones realizadas por nosotros, los humanos mismos como la publicidad o simplemente por nuestra ignorancia frente a la misma publicidad.

    Una de las principales causas del consumismo es la publicidad pero su función no es fomentar el consumismo, la publicidad tiene varias funciones que son las siguientes:

    Funciones de la publicidad.

    a) Función sustitutiva: Es cuando el objeto que se anuncia se le dota de cualidades que realmente no tiene.

    b) Función estereotipara: Es la que se encarga de igualar los gustos de las personas y formas de pensar haciendo que el consumidor compren objetos del mismo tipo.

    c) Función desproblematizadora: Es la que muestra únicamente el lado bello del mundo mostrando prototipos de personas felices y perfectas que están muy lejos de la muerte y el dolor.

    d) Función conservadora: Es la que tiende a consolidar los valores establecidos de la sociedad.

    e) Función ideológica: Es la que se encarga de crear estados de opinión en la sociedad.

    Entre la publicidad y el sistema económico capitalista basado en el consumo, se da una relación muy estrecha. La producción masiva de bienes de consumo exige una venta también masiva de esos productos; ésta venta sólo puede realizarse con la ayuda de la publicidad. Por otra parte, la publicidad aumenta la demanda de unos determinados productos por parte de los consumidores, al despertar en éstos la necesidad de comprarlos.

    Con estas funciones se puede ver que la idea principal de la publicidad es mostrar de la mejor manera posible el objeto que se va a publicar sin tomar en cuenta lo inútil que sea el objeto. Aquí es donde cae la ignorancia de la sociedad y compra los productos por lo que ven en la publicidad aún sabiendo que el producto es innecesario.

    El consumo no depende del dinero de que disponga el individuo, sino más bien de su predisposición a comprar. Es decir, tanto en épocas de florecimiento económico como en épocas de recesión, los individuos y las familias tienden a mantener un nivel de consumo constante, lo cual les permite ahorrar en algunas ocasiones y les obliga a endeudarse en otras.

    Una de las consecuencias de éste descubrimiento es que las empresas empiezan a preocuparse más por crear la necesidad de consumir entre los ciudadanos que por los problemas derivados de los procesos de producción. En definitiva, además de productos, las empresas empiezan a pensar en producir necesidades que lleven a las personas a consumir los productos fabricados.

    Podemos afirmar que el consumismo es injusto, insolidarizo y deshumanizador. Es injusto e insolidarizo tanto con respecto a la mayoría de la humanidad, que no tiene acceso a bienes y servicios esenciales, como con respecto a las generaciones futuras, que se encontrarán con una naturaleza agotada y contaminada por la s ansias consumistas de sus precedentes. Es deshumanizador porque desvirtúa la identidad de las personas y no conduce a la felicidad.

    La expresión sociedad de consumo se utiliza para designar a las sociedades en las que el consumo de los ciudadanos (demanda) se orienta y se dirige en función de las exigencias de la industria y no a la inversa.

    El dinamismo de la producción en la sociedad de consumo tiene aspectos positivos: el crecimiento económico, la mejora de la calidad de vida, el aumento de las posibilidades de ocio y de tiempo libre.

    Pero la sociedad de consumo tiene aspectos negativos y creo muchos y graves problemas:

    - En los países desarrollados los ciudadanos que disfrutan de las posibilidades que ofrece la sociedad viven según unos modelos que deben renovarse continuamente: en el ámbito profesional y familiar, en el entorno social y profesional.

    La rueda del consumo gira vertiginosamente: aumentan las necesidades y se consume sin freno.

    - Los ciudadanos de los países que no pueden disfrutar del consumo son marginados y muchas veces condenados a la supervivencia. En las grandes ciudades de España, miles de personas malviven en autenticas bolsas de miseria.

    - Los países del tercer mundo son los países pobres y subdesarrollados. Disponen de pocos recursos, y si los tienen, son materias primas y fuentes de energía que explotan los países ricos del Primer Mundo.

    - Ruptura del equilibrio en la relación hombre-naturaleza. La fabricación de lo que consumimos precisa de recursos naturales, y el consumismo acelerado produce una sobreexplotación de estos recursos, la generación continua de desechos y el nacimiento de nuevos problemas en una dinámica imparable que puede llegar a paralizar la misma sociedad del bienestar.

    Con este último problema podemos ver que el consumismo no es solo un problema humano y social, sino que tiene un gran impacto ambiental y si estamos preocupados por el Calentamiento Global, entonces también deberíamos estarlo por el Consumismo ya que el desecho de papeles y contaminación provoca el Calentamiento Global.

    El Consumismo presenta grandes daños al medio ambiente. Uno de los mayores problemas de nuestra sociedad son los problemas ecológicos producidos por el consumo de los seres humanos. A continuación se exponen varios problemas:

    - La contaminación es la alteración de medio ambiente con elementos perjudiciales para los seres vivos. La mayor parte de los procesos contaminantes de los suelos, de las aguas y de la atmósfera se debe a la actividad humana.

    - Los residuos sólidos de origen industrial doméstico son otra fuente de contaminación. Cada día se generan toneladas de basura en las ciudades y en las empresas. Vertederos saturados o incontrolados y montones de plásticos por doquier son una imagen constante de la vida actual.

    - El Efecto Invernadero: los gases naturales que componen la atmósfera permiten que la energía solar llegue a la Tierra y no escape, para que mantenga el planeta cálido. La actividad humana de los dos últimos siglos ha alterado este efecto natural y puede producir un cambio climático. La forma como lo están consiguiendo es mediante la destrucción de los bosques, la quema de combustibles...

    - La capa de ozono. Las sustancias químicas artificiales de aerosoles, neveras y congeladores, suben a la estratosfera y destruyen el ozono.

    - Los residuos peligrosos. Con los poco más de 100 elementos químicos diferentes que existen en la naturaleza, de los que se desconocen, en parte, los efectos nocivos que pueden tener para la naturaleza y el hombre a medio y largo plazo.

    - Sobreexplotación de los recursos naturales: materias primas y fuentes de energía. La sociedad de consumo de los países industrializados con un modelo de crecimiento si limites, oculta una realidad que cada vez se hace más patente

    - La lista de problemas ecológicos puede ser mucho mas larga: la erosión de suelo, la desertización, la lluvia ácida, el aumento incontrolado de la población, las grandes ciudades, las armas químicas, la energía nuclear.

    El Consumismo presenta diversos efectos en distintos niveles:

    Global: El consumismo es dañino para el equilibrio ecológico en su totalidad ya que actualmente existen muchos problemas relacionados con el excesivo consumo de recursos naturales que se hace a nivel mundial así como el que los procesos de producción en su gran mayoría generan contaminación.

    Regional: La preferencia de productos innecesarios o fácilmente sustituibles de una población que son producidos en otra región ayuda a desequilibrar la balanza comercial entre las regiones.

    Social: Frecuentemente se ayuda a la mala distribución de la riqueza, ya que los consumidores son por lo general de un nivel socioeconómico inferior que los dueños de las compañías generadoras de los productos objetos de consumismo. El problema de la basura es también grave.

    Familiar: Al caer en el consumismo aumentamos nuestros gastos de forma innecesaria comprando cosas que pudiéramos evitar o reducir como productos cuya publicidad promete milagros, productos de vida útil baja o productos sustitutos de otros naturales.

    Personal: Diversas opciones consumistas son menos saludables que las que no lo son. Por ejemplo, hacerse un jugo de naranja en casa en lugar de comprar uno empaquetado que además de contener conservantes, viene con envases que acaban en la basura inorgánica.

    Cultural: Las expresiones culturales como trasmisores de sentido y valores se modifican de tal manera que hoy el joven de la generación que se está formando, es preparado para consumir y no para ser una persona independiente y crítica.

    El Consumismo se ve en diferentes niveles sociales como, n el mundo entero, en tu continente, en tu país, en tu familia, etc. El Consumismo no es solo un problema personal sino que es un problema mundial que ocurre en gran cantidad y que tiene grandes consecuencias y efectos al nivel social, cultural, global, ambiental, etc.

    También se puede ver dentro de los jóvenes. Los chicos son más consumistas que las chicas, pero ellas gastan la mitad de sus ingresos en ropa. En contra de la creencia generalizada, los chicos son más consumistas que las chicas, y se dejan influir más por cuestiones como la moda, las marcas o la publicidad. Ellos prefieren bienes que les permitan parecerse al grupo de referencia (coches, motos, vestuario de marca). Buscan bienes que les permitan movilidad. Ellas optan por diferenciarse unas de otras. Se interesan más por bienes que les proporcionan permanencia (habitación propia, casa propia, muebles).

    El Consumismo es un problema grave y se tiene que empezar a tomar medidas ya que si seguimos así los índices de consumo subirán lo que quiere decir que todo el dinero gastado en cosas materiales “sin función” o innecesarias estarían aumentando y esto sería directamente proporcional con la cuenta de gastos de todas las familias y de varios países que tengan índices altos de consumismo.

    Consumir es una forma de tener, y quizás la más importante en las actuales sociedades industriales ricas. Consumir tiene cualidades ambiguas: alivia la angustia, porque lo que tiene el individuo no se lo pueden quitar, pero también requiere consumir más, porque el consumo previo pronto pierde su carácter satisfactorio.

    Hoy en día, como por ejemplo los jóvenes, se han convertido en unos grandes consumistas: “me voy a comprar las zapatillas que salen en la tele”. La juventud se a convertido en el centro de la producción y en los técnicos de ventas con la intención de crear más necesidades: el producir, usar y tirar se convierte en la necesidad de descubrir, experimentar y vivir nuevas y continuas experiencias del joven.

    La gente cada día se vuelve más consumista gracias a las grandes causas del consumismo. Desde los más pequeños hasta los más grandes ya viven en un ambiente donde el Consumismo ya es algo frecuente, esto puede ir empeorando en el futuro y eso quiere decir que las próximas generaciones van a tener al Consumismo como naturaleza, lo cual provoca grandes problemas a grandes niveles, desde niveles mundiales a niveles personales.

    El problema no está en consumir, sino en el tipo de consumo que hacemos: responsable o depredador. No podemos negar que vivimos en una sociedad consumista, que estas actividades sostienen las economías de los países y, por lo mismo, su desarrollo, pero podemos racionalizar el consumo; esto es tomar una actitud crítica —en lo personal y lo familiar— ante él y adaptarlo a la satisfacción de nuestras necesidades. Lo importante es reflexionar, en torno al consumo, lo que consumimos y nuestras motivaciones para hacerlo, hecho que nos permitirá elegir en congruencia con nuestros intereses, deseos y posibilidades.

    Todos somos consumistas desde el mismo momento en que nacemos.
    La cuestión consiste en saber qué y para qué consumimos. Tener una idea clara de cuales son nuestras necesidades reales y cómo podemos cubrirlas del mejor modo, no dejándonos engañar por la apariencia, ni dejándonos atrapar por la necesidad de estas a la última. En último término, se trata de saber si disfrutamos con los objetos y servicios que consumimos o sólo objetos y servicios que consumimos o sólo disfrutar consumiéndolos.

    Chile ocupa hoy el octavo lugar en la lista de las naciones con mayor endeudamiento por consumo en la población. Las proyecciones del aumento del producto para los próximos años hacen prever un aumento de la demanda por ciertos bienes y cambios en los patrones de consumo de la sociedad chilena, que amenazan con empeorar algunos procesos de deterioro ambiental y exigen la puesta en marcha de nuevas políticas.

    El impacto ambiental provocado por el lado de la producción ha sido bastante debatido en Chile en los últimos años. Sin embargo, no ha ocurrido lo mismo con el impacto generado por el consumo.

    Hasta el año pasado, las implicancias ambientales de los actuales patrones de consumo en Chile escasamente habían sido estudiadas, existiendo en general un gran vacío tanto en información como en expertos sobre esta materia.

    Los impactos ambientales del consumo son, hace bastante tiempo, una preocupación en los países industrializados donde se observan los mayores índices de gasto energético, consumo de materias primas por habitante y cantidad de desechos, entre otras cosas. Los problemas ambientales asociados al consumo se manifiestan en dos direcciones: hacia “arriba”, la extracción, procesamiento y transporte de energía, materias primas y productos terminados, ejercen fuerte presión sobre los ecosistemas y los recursos no renovables; hacia “abajo”, la recolección de desechos, su manejo y disposición causan problemas de contaminación cada vez más sensibles entre la población.

    En los países en desarrollo, como es el caso de Chile, el impacto ambiental del consumo comienza a ser un problema de mayores dimensiones en la medida en que mejora la situación económica, redundando en mayores ingresos y, por lo tanto, en la aspiración de alcanzar niveles de vida similares a los de los países desarrollados.

    Hacia fines de los '80 hubo un periodo de excitación basado en la expectativa de que el consumo “verde” o “ecológico” podría marcar una nueva era de acción pública sobre el medio ambiente. Pero en términos generales, lo que se ha visto es que los consumidores apoyan las mejoras ambientales en la medida que no sufren desventajas personales.

    Algunas de las políticas que se han formulado en los últimos años muchas veces no han sido debatidas y difundidas suficientemente para crear un verdadero apoyo y conciencia ciudadana.

    Las soluciones que se han planteado hasta ahora tienden a concentrarse en grandes inversiones: grandes obras de vialidad para el caso del uso del automóvil; construcción de embalses, de sistemas de tratamiento de aguas o sistemas de trasvasije de agua de cuencas más al sur. Para satisfacer las futuras demandas de agua de Santiago; o inversiones viales y turísticas para las demandas de recreación. Si bien muchas de estas obras son proyectos ineludibles por la existencia de infraestructuras que definitivamente “le quedaron chicas” al país.

    Se destacan que para evitar situaciones críticas producidas por el impacto del consumo sobre el medio ambiente, se requieren cambios de orientación de algunas de las actuales políticas públicas.

    En este sentido, indican que se requiere una actitud previsora a muy largo plazo por parte del Estado en dos líneas principalmente. Por una parte, cambios en los incentivos y desincentivo al consumo de ciertos bienes y servicios (como sería el caso de desincentivo del uso del automóvil privado y fomento de un sistema de transporte de alta calidad y amplia cobertura); y por otra parte, la adopción de una planificación territorial a largo plazo que se anticipe a los potenciales conflictos por demandas de uso del suelo y que ejerza un cierto control indicativo sobre la demanda.

    En nuestro país existen alrededor de seis millones de ciudadanos que cuentan entre 14 y 24 años de edad. Son esa porción poblacional que está estudiando o abriéndose paso en el mercado laboral, prefiere salir y gasta su dinero o el de sus padres.

    Todo el mundo dice que no le importan las marcas, pero las marcas están ahí, ganando más dinero a costa de los jóvenes.
    En el fondo la marca es una señal de distinción, llevar un artículo cuya legitimidad es reconocida por todos. Y los jóvenes, a una edad concreta, lo que buscan es legitimidad en su grupo. La mayoría de estas marcas tan famosas, fabrican sus productos en fábricas situadas en países subdesarrollados y con mano de obra muy baja. Incluso llegan a la explotación infantil pagándoles una miseria. Estos productos salen al mercado a un precio muy elevado y sus costes son realmente bajos.

    Un reciente estudio, revela que en la juventud el principal impedimento para el ocio, es la escasez monetaria. Los chicos y chicas que lo reciben de sus padres suelen ser más inconscientes en el consumo. Pero los que lo obtienen a costa de su trabajo son menos compulsivos, seguramente condicionados porque saben lo que cuesta conseguirlo.

    Existe consumismo cuando frecuentemente se presenta una o más de los siguientes casos:
    · Un producto se utiliza una sola vez o un pequeño número de veces respecto a uno similar que podría durar mucho más.


    · La cantidad de basura inorgánica que generamos es notablemente superior a la cantidad de basura orgánica.

    Las tendencias de las personas de negocios son:

    · Tener más y ser más grandes que los otros.
    · Rapidez para llevar a cabo sus propios planes económicos.
    · Tiene anhelo de poder.

    Algunos consejos para reducir el consumismo:

    · A la hora de desear un producto lo que impacta en nuestra economía, directamente en nuestra salud y en el medio ambiente.


    · Al comprar un producto lo que haremos con él cuando lo desechemos (cuánto contaminará) y qué haríamos si no adquiriéramos el producto (alternativas y necesidad real del producto).


    · Evaluar si queremos un producto porque está de moda o porque realmente lo necesitamos y pensar cuánto durará dicha moda:

    Ejemplos de artículos que nos hacen caer en el consumismo:

    -Ropa, accesorios para vestir, juguetes, utensilios y herramientas de baja calidad.
    -Dispositivos y aparatos electrónicos que no son realmente necesarios.
    -Comida basura.
    -Alimentos precocinados y bebidas.
    -Platos, cubiertos y vasos desechables.
    -Objetos de entretenimiento personal.
    -Créditos que nos atraen en el momento porque pagamos menos, pero que sumando intereses, finalmente pagamos mucho más a cambio de la oportunidad, hasta varias veces su precio inicial.

    El consumo de telefonía móvil:

    El número de clientes de telefonía móvil automática sobrepasa los 44 millones en junio de 2006, cifra que es mayor que la población española lo cual nos indica que hay más móviles que habitantes en España.
    El número de altas de clientes ha aumentado respecto a diciembre de 2005 superando los 1,8 millones de cliente. La variación desde finales de 2005 a junio de 2006 se sitúa en el 4,4%.

    El Consumismo se ve en diferentes países y culturas, también se presenta en diversas formas pero siempre tienen el mismo impacto ya sea social, familiar, global, ambiental, etc.

    No importa si es de manera personal, familiar, social, etc. Pero es necesario comenzar a controlar el consumismo ya que sus efectos crea grandes impactos de todo tipo. Además no hay que ser tan ignorante frente a la publicidad. Si algo es innecesario ¿Para qué comprarlo?.

    Bases Teóricas.

    El periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano, en un artículo publicado por él, el 21 de marzo del 2007, llamado `'El imperio del consumismo'':

    “La explosión del consumo en el mundo actual mete más ruido que todas las guerras y arma más alboroto que todos los carnavales. Como dice un viejo proverbio turco, quien bebe a cuenta, se emborracha el doble.”

    Esta simple frase resume gran parte de lo que se ha querido demostrar en toda la parte anterior de la investigación, la explosión del consumo en el mundo actual es justamente eso, de la fuerte forma que ha explotado y ha aumentado en los últimos años, y el mete más ruido que todas las guerras y arma más alboroto que todos los carnavales, claramente nos dice la magnitud de este problema. Que tiene consecuencias nefastas en este mundo, nos hace caer como personas en cierto modo, ya que se crea una dependencia, y también ve influenciada directamente nuestra cultura, economía y marca fuertemente las diferencias sociales en el mundo de hoy. Por último, el viejo proverbio turco; quien bebe a cuenta, se emborracha el doble, expresa claramente algo que se puede interpretar de dos maneras distintas, que el problema de exceso de consumismo innecesario, nos trae fuertes consecuencias a largo plazo, o, visto desde otro punto de vista, se puede interpretar como los créditos de consumo que ofrecen los bancos de hoy en día, o las cuotas para comprar los productos, que se paga de a poco, pero por un costo mucho mayor. De todos modos ambas tienen el mismo fondo, el consumismo, a simple vista no se ve como un problema tan grave en la sociedad, ya que esta se acostumbró a él, pero a largo plazo va a tener un problema que se verá reflejado de distintas formas y en todo ámbito, social, cultural, económico, etc.

    Del mismo artículo del consumismo, se quiere citar otro texto, el cual da más ejemplos a cerca de lo que queremos hablar y de que forma influye la publicidad en el consumismo;

    `'El campeonato mundial de fútbol del 98 nos confirmó, entre otras cosas, que la tarjeta MasterCard tonifica los músculos, que la Coca-Cola brinda eterna juventud y que el menú de McDonald's no puede faltar en la barriga de un buen atleta. El inmenso ejército de McDonald's dispara hamburguesas a las bocas de los niños y de los adultos en el planeta entero. El doble arco de esa M sirvió de estandarte, durante la reciente conquista de los países del Este de Europa. Las colas ante el McDonald's de Moscú, inaugurado en 1990 con bombos y platillos, simbolizaron la victoria de Occidente con tanta elocuencia como el desmoronamiento del Muro de Berlín''.

    La cita anterior, nos revela claramente más que una visión en contra del consumismo, algo más contra el capitalismo occidental, que es ante todo, una mentalidad que busca el lucro, la obtención del máximo beneficio posible. Esto lleva también a la rivalidad en el mercado y a conseguir el máximo rendimiento al menor coste. El capitalismo, junto con la globalización, producen un aumento excesivo del capitalismo, utilizando como principal fuente, los medios de comunicación, ya que van dirigidos de tal manera que el público receptor del mensaje queda con la idea grabada en su mente, el ejemplo anterior da claramente a conocer esto, al hablar de empresas multinacionales símbolos de la globalización, el capitalismo, y por ende, el consumismo, como McDonald's, MasterCard o Coca-Cola, nos quiere transmitir el mensaje de que con la publicidad que llega, es captada de tal manera por nuestras mentes que de una u otra manera, dejamos de pensar y nos dejamos llevar por estas ideas, gracias a esto, este tipo de empresas, de las cuales encontramos muchas hoy, pasan a tener mayor poder en la sociedad, y pueden, como decía el ejemplo `'Las colas ante el McDonald's de Moscú, inaugurado en 1990 con bombos y platillos, simbolizaron la victoria de Occidente con tanta elocuencia como el desmoronamiento del Muro de Berlín'' llegar incluso a acabar con el imperio comunista que llevaba hasta entonces la unión soviética.

    ¿El consumismo conlleva a la felicidad?

    Según el Instituto Worldwatch, el país con más altos niveles de consumo es Estados Unidos, donde hay más automóviles que personas que tienen permiso para conducirlos. Pero no por eso los estadounidenses son más felices. Cuando se les preguntó, sólo un tercio de ellos dijo ser "muy feliz".

    Esa cifra es prácticamente la misma de quienes se creían muy felices en 1957, cuando los niveles de riqueza en el país representaban la mitad de los actuales. Por otra parte, en países como China la demanda consumista ha estimulado la economía, creado empleos y atraído inversiones externas, dicen los autores del informe.

    Esto es tan solo un ejemplo, pero claramente el consumismo no lleva a la felicidad, de ninguna manera, lo que se produce es un relajamiento interno con la parte de uno que `'necesita'' el producto, pero bajo ningún motivo se quiere o pretende ser feliz con el consumismo, no obstante, como en el ejemplo se presenta, la China comunista tiene mejores resultados con el consumismo que el Estados Unidos capitalista, siendo el problema el mismo, ¿esto a que se debe? Claramente a un manejo distinto de la economía donde el comunismo lleva mas a un fin social que el bienestar económico que pretende el sistema capitalista.

    ¿De que forma afecta la publicidad en el consumismo?

    “Las masas consumidoras reciben órdenes en un idioma universal: la publicidad ha logrado lo que el esperanto quiso y no pudo. Cualquiera entiende, en cualquier lugar, los mensajes que el televisor transmite. En el último cuarto de siglo, los gastos de publicidad se han duplicado en el mundo. Gracias a ellos, los niños pobres toman cada vez más Coca-Cola y cada vez menos leche, y el tiempo de ocio se va haciendo tiempo de consumo obligatorio. Tiempo libre, tiempo prisionero: las casas muy pobres no tienen cama, pero tienen televisor, y el televisor tiene la palabra. Comprado a plazos, ese animalito prueba la vocación democrática del progreso: a nadie escucha, pero habla para todos. Pobres y ricos conocen, así, las virtudes de los automóviles último modelo, y pobres y ricos se enteran de las ventajosas tasas de interés que tal o cual banco ofrece.”

    Siguiendo con lo que plantea Eduardo Galeano, en esta parte del proyecto, en esta cita, en este ejemplo, ya va un ataque más directo a la publicidad, el capitalismo, representado en este caso, con la televisión y la Coca-Cola.

    Ahora ya con un problema más fuerte que afecta la forma de pensar, la libertad de expresión y supera todas las barreras sociales, poniendo en el ejemplo a ente pobre, de escasos recursos, pero que se han visto involucrados en esto que es bastante cierto, hoy, un indigente o una casa pobre, que no tiene cosas básicas para vivir, como lo es una cama, un lugar donde dormir, tiene acceso de igual forma a la televisión, y de esta manera se produce un consumismo, ya no solo del producto, sino que de la publicidad y por ende, del capitalismo, y aumenta la globalización, que está directamente relacionada con el consumismo y el capitalismo.

    El texto que se cita anteriormente, tiene bases en estudios realizados en distintas partes del mundo, la parte donde se menciona que un niño pobra toma más Coca-Cola que leche, se demuestra en Latinoamérica con mayor fuerza, el escritor uruguayo nos da a conocer el tema de la publicidad como forma de consumismo, poniendo a la vista un tema mucho más crudo y el cual es más común el día de hoy; la pobreza.

    Psicología y Educación del consumidor.

    La psicología del consumidor-tipo es peculiar y no aparece en ninguna de las sociedades anteriores. Si bien, en todo tiempo recordado por la historia, el paso del hombre por la Tierra no está marcado por la Tierra no está marcado por la felicidad, la insatisfacción se acentúa en la época de la aglomeración urbana y la presión demográfica. Además parece que crece su ambición por la felicidad terrenal, quizá como consecuencia de la disminución del valor de la oferta religiosa de una felicidad más allá de la muerte. No sólo el marxismo habla de que se puede ser feliz en la Tierra mediante la creación de una sociedad que se considera perfecta (con el “socialismo científico” enfrentado al “socialismo utópico” ) sino otras doctrinas, sobre todo las propias del liberalismo.

    La revolución científico técnica se considera como la posibilidad de tener la felicidad al alcance de la mano. El hombre, entonces, sustituye la resignación, la insatisfacción o la esperanza por la felicidad.

    El hombre vuela, apretando simplemente un botón, es dueño de la velocidad y la naturaleza deja de ser el enemigo del pasado. La época del milagro ha llegado, pero no la felicidad. Se la prometen para mañana los programas políticos, incluso las guerras, cada una de ellas hecha para “acabar con las guerras”. La esperanza se le funde al hombre entre las manos, sin embargo no la pierde.

    Por otra parte, la actual reforma educativa reconoce el concepto de escuela como un elemento más de la sociedad, generador de nuevas ideas, soporte y factor transformador. También se hace eco de la existencia de los llamados ejes transversales, como la educación del consumidor, la educación ambiental, la educación para la salud, que se consideran especialmente relevantes para la sociedad, y se caracterizan por su poderoso contenido en elementos relacionados con la actitud. En realidad, no se define ningún contenido específico, sino que se señala la necesidad inexcusable de que impregne el conjunto de la actividad educativa.

    La educación del consumidor intenta que los individuos estén preparadas para valorar más el ser que la propiedad. Con la educación del consumidor se pretende que el alumnado tome conciencia de su posición como tal: que se inicie en el conocimiento del funcionamiento de la sociedad de consumo y en el papel que desempeñan los consumidores y el uso de los medios de comunicación; que se de cuenta de que los recursos materiales y energéticos actuales son limitados, y que los residuos derivados de los procesos de fabricación y consumo son innumerables, y que es preciso explotarlos mediante un consumo racional.

    Comportamiento de Consumo Energético, en Familias Urbanas Tipo

    Para indagar en  temáticas referidas a la Eficiencia Energética y el consumo, SERNAC y la Comisión Nacional de Energía, en base a un
    convenio, generaron una nueva investigación con el propósito de
    indagar sobre el nivel de conocimiento que los consumidores finales tienen respecto al concepto de eficiencia energética. Y en concreto, preguntarse acerca de cuáles serían los comportamientos que poseen los grupos familiares respecto al consumo eléctrico, sus orígenes y patrones.

    El estudio realizado, de tipo cualitativo y exploratorio, entrega una base de conocimientos respecto al comportamiento energético de los consumidores residenciales, aproximándose a una caracterización más precisa de los hábitos de consumo de las familias, así como de su nivel de comprensión respecto del concepto de eficiencia energética.

    La investigación incluyó la observación y aplicación de entrevistas a grupos familiares con residencia en el Gran Santiago, representativos de las tipologías de familias existentes en nuestro país (basadas en el criterio de estructura familiar y grupo socioeconómico al que pertenecen).

    El estudio permite señalar que el consumo eléctrico residencial se encuentra condicionado a factores tales como el nivel de equipamiento, las características estructurales de las viviendas y la permanencia de sus integrantes. Sin embargo, ninguno de estos elementos genera el impacto que puede llegar a provocar la relación entre el uso intensivo y no intensivo con el uso eficiente y no eficiente de los aparatos eléctricos.

    Esto nos da una idea de cómo es el consumo, que lo influye, es decir, de que manera se ve afectado por distintas cosas, o factores, que se ven y están claramente descritos en el último párrafo del texto, en este caso, sobre el tema de consumo energético en lo que es Santiago, la capital de nuestro país, que es lugar con mayor densidad de población en Chile.

    El Mall

    “El shopping center, o shopping mall, vidriera de todas las vidrieras, impone su presencia avasallante. Las multitudes acuden, en peregrinación, a este templo mayor de las misas del consumo. La mayoría de los devotos contempla, en éxtasis, las cosas que sus bolsillos no pueden pagar, mientras la minoría compradora se somete al bombardeo de la oferta incesante y extenuante. El gentío, que sube y baja por las escaleras mecánicas, viaja por el mundo: los maniquíes visten como en Milán o París y las máquinas suenan como en Chicago, y para ver y oír no es preciso pagar pasaje. Los turistas venidos de los pueblos del interior, o de las ciudades que aún no han merecido estas bendiciones de la felicidad moderna, posan para la foto, al pie de las marcas internacionales más famosas, como antes posaban al pie de la estatua del prócer en la plaza. Beatriz Solano ha observado que los habitantes de los barrios suburbanos acuden al center, al shopping center, como antes acudían al centro. El tradicional paseo del fin de semana al centro de la ciudad, tiende a ser sustituido por la excursión a estos centros urbanos. Lavados y planchados y peinados, vestidos con sus mejores galas, los visitantes vienen a una fiesta donde no son convidados, pero pueden ser mirones. Familias enteras emprenden el viaje en la cápsula espacial que recorre el universo del consumo, donde la estética del mercado ha diseñado un paisaje alucinante de modelos, marcas y etiquetas.”

    Estas palabras de Eduardo Galeano, nos hablan del mall, el shopping, el lugar al que la gente se dirige a comprar, Galeano tiene una visión muy anti consumista, pero lo que dice es muy cierto, es decir, una familia promedio, según estudios hechos en chile y en todo Latinoamérica, va al menos 3 veces al mes a estos shopping, y la mayoría de estas, no compra nada.

    Esto es debido a una jugada muy bien hecha por la gente que está a cargo de estos shopping, implementando cosas llamativas para que la familia vaya y no se aburra, se quede mucho rato, consuma y tal vez compre algo, estas son cosas tales como patios de comida, áreas verdes, juegos para los niños, actividades entretenidas para toda la familia, muchos lugares, y amplios espacios, también algunos tienen lugares de juego, pero no para niños si no que juegos como el pool, bowling, entre otras cosas.

    En Chile, los shopping, han aumentado considerablemente en la última década, y ya no sólo se concentran en Santiago, si no que es algo que se va expandiendo a todas las regiones del país.

    ¿El sexo afecta en el consumismo?

    Los hombres son más consumistas que las mujeres, pero ellas gastan la mitad de sus ingresos en ropa.
    En contra de la creencia generalizada, los homres son más consumistas que las mujeres, y se dejan influir más por cuestiones como la moda, las marcas o la publicidad.
    Ellos prefieren bienes que les permitan parecerse al grupo de referencia (coches, motos, vestuario de marca). Buscan bienes que les permitan movilidad. Ellas optan por diferenciarse unas de otras. Se interesan más por bienes que les proporcionan permanencia (habitación propia, casa propia, muebles).
    Un reciente estudio, revela que en la juventud el principal impedimento para el ocio, es la escasez monetaria.
    Los chicos y chicas que lo reciben de sus padres suelen ser más inconscientes en el consumo. Pero los que lo obtienen a costa de su trabajo son menos compulsivos, seguramente condicionados porque saben lo que cuesta conseguirlo.

    Los chicos suelen gastar en salir con los amigos, comprarse ropa y automoción. Ellas, por su parte, lo hacen en ropa, salir con las amistades y comer fuera de casa.
    La edad, la disponibilidad económica, el estar trabajando en sus ratos libres. Los condicionantes son muchos.
    Algunas cosas no cambian. Los jóvenes españoles siguen gastándose bastante en bebida y tabaco, donde el porcentaje se ha mantenido. Aunque se han producido notables cambios: antes estos productos eran de consumo generalizado y ahora se han orientado. Hoy en día más de la mitad no gasta nada en tabaco y alcohol (aunque las chicas lo hacen cada vez más); y por otro, existe un 40% de jóvenes que consume mucho más que antes, casi todo lo que consumían antes el total de los jóvenes.
    El ocio.
    Los jóvenes son los que más se entregan al disfrute del tiempo libre. Se distingue dos tipos de consumo entre la población de menos edad: el productivo y el contra productivo.
    · El productivo es el que practica la familia de clase alta o media alta, y consiste en invertir en formación
    · El contra productivo es el que ejercita el joven de clase baja o media baja y se centra en olvidarse de la semana.
    Los chicos y las chicas no tienen una gran capacidad adquisitiva.

    Estos son estudios a nivel internacional.

    Productos de marca

    Todo el mundo dice que no le importan las marcas, pero las marcas están ahí, ganando más dinero a costa de los jóvenes.
    En el fondo la marca es una señal de distinción, llevar un artículo cuya legitimidad es reconocida por todos. Y los jóvenes, a una edad concreta, lo que buscan es legitimidad en su grupo.
    La mayoría de estas marcas tan famosas, fabrican sus productos en fábricas situadas en países subdesarrollados y con mano de obra muy baja. Incluso llegan a la explotación infantil pagándoles una miseria. Estos productos salen al mercado a un precio muy elevado y sus costes son realmente bajos.

    No obstante, la juventud sigue consumiendo estas marcas, sabiendo que solo pagan la marca, esto no les importa porque ya están dentro del consumismo y la publicidad ya los llevó a lo que están, creen que tienen distinción, pero esto es sólo entre su grupo, que todos tienen la misma mentalidad gracias a un capitalismo producido por la misma gente.

    La moda como acelerador del consumismo

    La renovación de los productos por exigencias de la producción requiere que la sociedad de masas disponga de un sistema acelerado de transformación de pautas de comportamiento y de consumo. Y ha encontrado éste en la moda.

    La moda se entiende así como un sistema periódico de introducción de cambios de estilo de vida de los individuos. Aunque ha sido un mecanismo activo en las distintas épocas que ha vivido la humanidad, su apogeo lo encuentra en éste siglo con el desarrollo de los medios de comunicación. Con ellos establece ciclos muy cortos -que pueden durar apenas meses- y logra afectar a todos los órganos de la vida: vestido, decoración, urbanismo, arquitectura, consumo cultural y hasta relaciones humanas.

    Impulsada de un modo extraordinario por la publicidad y la información, la moda llega a constituir el ecosistema en que desarrollan su vida activa los ciudadanos de la sociedad de consumo. Es al mismo tiempo un, un sistema más de distinción social y de estratificación. Ir a la moda constituye casi un mandato de obligado cumplimiento.

    Influencia de la moda
    La moda presenta dos factores que cumplen las exigencias de la sociedad de consumo y parece ideada expresamente para ella. Por una parte, la moda alimenta el ansia de distinguirse y destacarse sobre la masa, salirse de ella para ser admirado y envidiado; es la satisfacción del mediocre que se autovalora por lo que tiene, no por lo que es y cree acrecentar y desarrollar su personalidad, añadiéndose cosas, cuanto más valiosas mejor. El éxito consiste en poseer cosas en exclusiva o en anticiparse a la moda por estar situado dentro del círculo de elegidos que la dictan. Seguir la moda cuando ya está implantada es para las masas.

    La moda se inicia en el elevado estrato de la aristocracia de la industria y de las finanzas, que es a donde van a parar los beneficios que reporta.

    Las modas constituyen el mecanismo ideal para acelerar la comercialización de la producción. Cuanta más rápida sea la sucesión de modas y cuanto más distintas sean mejor. Conviene que sean distintas, ya que, así, es más difícil que lo representativo de una moda pueda “llevarse” durante el tiempo de vigencia de otra: cada moda nueva tiene que arrinconar y mandar al trastero a los elementos de la anterior. De esta manera, la vida de los objetos de moda queda limitada a su tiempo de vigencia.

    Lo “Nuevo” y lo “Viejo”

    Una parte esencial de la creación del objeto por parte de los diseñadores industriales aconsejados por psicólogos de mercado y por los creativos de la publicidad se inclina hacia lo nuevo. Somos grandes consumidores de lo “nuevo”. Algunos productos han aumentado sus ventas solamente con la inscripción de la palabra “nuevo”, en una visible banda roja, sobre su envoltorio.

    Lo nuevo tiene un poder de atracción considerable porque se supone que es el resultado de la acumulación de una serie de experimentaciones y de un símbolo del progreso en el que lo nuevo desplaza a lo viejo.

    Tarjetas de Crédito

    Una tarjeta de crédito o de débito es un documento personal, emitido por un banco o una entidad financiera, con el que se pueden adquirir bienes o servicios de crédito.

    Existen muchos tipos de tarjetas. Algunas las emite el propio banco y otras, las sociedades financieras y algunos establecimientos comerciales como atención a sus clientes. Veamos sus características:

    Llevan implícito un coste de adquisición, no demasiado elevado.

    Si se utilizan para realizar una compra, se puede pagar a plazos, en cuyo caso devengan una comisión complementaria.

    Ofrecen determinadas modalidades de seguros de vida, viajes, asistencia médica,...

    También existen otro tipo de tarjetas, menos conocidas: las de débito. Sirven para disponer de dinero en metálico inmediato para comprar y el cargo se realiza en el mismo momento de la compra.

    Poco a poco, la tarjeta plástica como tal está dejando de ser utilizada y se desarrollan nuevos dispositivos de soporte (celulares, PDAs) con una estructura comercial de negocio similar a la que actualmente existe en las tarjetas de crédito.

    Por último, se quiere destacar una conclusión hecha por Eduardo Galeano, que resume en cierta forma el consumismo como algo más general

    `'Los dueños del mundo usan al mundo como si fuera descartable: una mercancía de vida efímera, que se agota como se agotan, a poco de nacer, las imágenes que dispara la ametralladora de la televisión y las modas y los ídolos que la publicidad lanza, sin tregua, al mercado. Pero, ¿a qué otro mundo vamos a mudarnos? ¿Estamos todos obligados a creernos el cuento de que Dios ha vendido el planeta a unas cuantas empresas, porque estando de mal humor decidió privatizar el universo? La sociedad de consumo es una trampa cazabobos. Los que tienen la manija simulan ignorarlo, pero cualquiera que tenga ojos en la cara puede ver que la gran mayoría de la gente consume poco, poquito y nada necesariamente, para garantizar la existencia de la poca naturaleza que nos queda. La injusticia social no es un error a corregir, ni un defecto a superar: es una necesidad esencial. No hay naturaleza capaz de alimentar a un shopping center del tamaño del planeta''

    .

    Referencias

    http://www.wikilearning.com/consumo_y_consumismo-wkc-3791.htm

    http://eduardogaleano.net/index.php?option=com_content&task=view&id=81&Itemid=1

    http://www.cipma.cl/RAD/1996/2_Torey.pdf

    http://es.wikipedia.org/wiki/Consumismo

    http://es.wikipedia.org/wiki/Consumismo

    http://www.sernac.cl/estudios/index.php

    El grito del Amor de Fabio Salas Zuñiga, 1987

    Anexos

    ANÁLISIS DEL CAPÍTULO: EL TENER ORIENTADO AL SER Y EL TENER ORIENTADO AL POSEER

    Como nosotros sabemos, el hombre no puede vivir sin poseer algo, sin tener algo, del que poder hablar. Pero si nos remontáramos a otras épocas, como por ejemplo la de la Prehistoria, nos daríamos cuenta de que nuestros antepasados, sólo tenían lo esencial para poder vivir, éste tipo de poder lo llamaremos un tener funcional (que es lo que se necesita únicamente para vivir).

    Pero lo que se da en nuestra época, por desgracia, es el poder institucional, que es lo que poseemos, sin necesitarlo realmente, son todas aquellas posesiones que tenemos por capricho o porque lo deseamos, sin luego utilizarlos.

    Con el aumento de la civilización, disminuye la propiedad funcional de las cosas.

    Cuando la función principal de tener es satisfacer la necesidad de consumir cada vez más y en lo esencial, no se distingue de la “posesión de guardar”. Esto puede sonar raro porque “guardar” y “gastar” se contraponen.

    Existen dos tipos de sentidos:
    - el uso pasivo (el “consumidor”)

    el uso productivo (el artesano, el artista y el obrero especializado)

    Otra cosa que todos sabemos es que hoy en día el dinero lo compra todo: “Poderoso caballero es donde dinero”. Una persona que tenga dinero, pero es muy fea puede comprar la belleza.

    Si el dinero es el vínculo que liga a la vida humana, que liga a la sociedad, que me liga con la naturaleza, ¿no es el dinero el vínculo de todos los vínculos? Estas consideraciones nos llevan a concluir que la calificación tradicional de la propiedad en privada y en pública es insuficiente y aún equivoca.
    Importa más si la propiedad es funcional y, no explotadora o muerta y explotadora.