Consanguineidad en especies animales

Zoología. Consanguineidad familiar. Parentesco. Reproducción. Cría de animales. Bovinos. Cerdos

  • Enviado por: Erick
  • Idioma: castellano
  • País: Nicaragua Nicaragua
  • 9 páginas
publicidad

Introducción

La consanguinidad o endocría, surge al parear individuos que presentan entre sí alguna relación de parentesco y viene expresada en términos de porcentajes. La consanguinidad puede clasificarse en dos tipos, estrecha y familiar. La consanguinidad estrecha, es la que resulta del apareamiento de hermano con hermana, de padre con hija y de hijo con madre.

La consanguinidad familiar, consiste en la unión de individuos que no tienen parentesco directo o inmediato (entre medios hermanos, primos entre sí, tíos con sobrinos, etc.).

En una población, el apareamiento entre parientes se puede originar por apareamientos dirigidos, con el fin de fijar una determinada característica o por apareamientos al azar, debido al tamaño pequeño de la población o a la aglomeración de animales parientes en un mismo potrero o corral.

Los animales emparentados tienen más genes en común que los desvinculados genealógicamente. Pero así como los primeros tienen más genes favorables, también tienen más genes indeseables.

Muchos animales poseen genes que permanecen escondidos y no se expresan en su fenotipo, denominándoselos recesivos.

Podemos decir que la selección es la escogencia de los animales para la reproducción si practica en grupo de animales.

En la selección se trata de diferenciar entre aquellos animales que son genotípicamente inferiores de aquellos que transmitirán genes favorables.

Con ello se espera aumentar en el rebaño el numero de animales con genes deseables o como se dice en términos técnicos incrementar la frecuencia de genes favorables en la población. Esta esperanza sin embargo es justificada solamente en parte ya que solo se puede medir el fenotipo del animal y esta bien siendo el resultado integral de los genes y factores ambientales que si se quiere conocer las diferencias genotípicas en ciertos animales, es necesario disminuir en la máximo las diferencias fenotípicas que son causadas por factores ambientales (Castro 1989).

Objetivos

Objetivo general:

Dar a conocer la importancia de consanguinidad en las especies domesticas.

Objetivos específicos:

Determinar en que consiste la consanguinidad en bovinos, caprinos, porcinos, Cunícola y avícola.

Ventajas e inconvenientes de la consanguinidad

Normalmente todo criador intenta criar de acuerdo con sus preferencias de Fenotipo y le gustaría que todos sus perros tuvieran sus características propias y que en todos ellos existiese una  homogeneidad de acuerdo con la selección que él desea, para conseguir una uniformidad en sus camadas es necesario un cierto grado de consanguinidad.

Hay que tener presente que la consanguinidad no mejora las cualidades ni empeora los defectos, lo que hace simplemente  es fijar cualidades y también  puede fijar los defectos. Por esto es de suma importancia la selección correcta de las hembras de cría y de los sementales, pero no solamente por su fenotipo sino por su genotipo (La genética es la base de la Calidad)

Lo que ocurre que lo que vemos es el Fenotipo y de él nos fiamos pero hay que mirar para atrás, hay que ver sus antecesores, porque él puede ser un buen ejemplar pero si sus antecesores son desastrosos, lo más fácil es que   reproduzca todos los defectos de su familia.

En el origen del Pastor Alemán, los criadores de la época realizaron consanguinidades muy fuertes (Padres con Hijas, hijos con madres, hermanos con hermanas etc.) (Actualmente no autorizadas en el P.A.) Con el ánimo de fijar caracterizas propias de la raza, con una cierta rapidez. En aparejamientos muy estrechos también puede ocurrir que las defensas contra ciertas enfermedades, se debilitan dando origen a perros propensos a enfermarse o reducir su fertilidad, etc.

En los tiempos que nos movemos se debe de seleccionar unas características propias las cuales debemos de concentrarnos en ellas e intentar buscar al semental que de acuerdo con nuestra hembra nos reproduzca las características que  deseamos, seleccionando y desechando para la reproducción aquellos cachorros que no se corresponden con nuestra deseos.

Debemos de utilizar para la cría los ejemplares seleccionados, eliminando automáticamente todo individuo que presente el mínimo defecto genético, e intentar no perder de vista características básicas como es el temperamento, la salud, la vivacidad, dimorfismo sexual etc. etc.

Si observamos los diferentes Ausleses de años anteriores e incluso los Ausleses del último año, nos encontramos que todos, sin lugar a duda son unos sementales excepcionales  por eso los jueces recomiendan que sean utilizados para la reproducción, pero si los miramos detenidamente encontraremos que todos a pesar de ser muy buenos son diferentes, e incluso unos nos gustan mas que otros. Lo cual quiere decir que debemos de escoger entre los sementales que tenemos mas a mano aquel que por sus características se acopla a nuestras hembras y que naturalmente las hembras que tenemos son las que en principio tiene las características principales que nosotros deseamos conseguir en nuestros cachorros. La práctica  nos demuestra que muchas veces no podemos cubrir con el Semental que seria el ideal para nosotros, teniendo que cubrir con otros menos apropiados.

El criar cachorros de alto nivel, no es tarea fácil, pero cuanto mas conocimiento y practica tengamos de todos estos tema, mayores posibilidades tendremos de triunfar.

¿Se puede usar consanguinidad?

La consanguinidad es considerada por muchos expertos como un arma de doble filo, tanto por su beneficio como por sus efectos negativos. Entre sus beneficios cabe resaltar que la consanguinidad se ha utilizado a lo largo de los años para:

a) La fijación de caracteres deseables. En base a este principio se han desarrollado razas de animales, es decir, razas sintéticas (razas producidas por el hombre), tales como por ejemplo la raza Carora, Criollo Limonero, Senepol, Brahman, etc.

b) Para probar que un padrote no sea portador de genes letales (genes que producen defectos con consecuencia de muerte) o anormalidades genéticas

Debido a que la consanguinidad puede brindar pares de genes homocigotos deseables, puede utilizarse para producir individuos superiores, siendo entonces beneficiosa. Sin embargo, el riesgo es que ocurra una depresión por consanguinidad o que se junten genes recesivos indeseables. La pérdida resultante de esta estrategia puede ser muy alta, pues como esta clase de genes indeseables se expresa en la descendencia, en ésta habrá que aplicar un alto descarte.

La consanguinidad se puede usar cuando el objetivo es producir un único animal superior. No obstante, por cada ejemplar logrado, las crías inferiores resultantes pueden ser numerosas. Como el propósito de los criadores es, generalmente, mejorar el promedio del rodeo y no producir un único animal superior, la consanguinidad ofrece pocos beneficios económicos para los productores comerciales. Por su parte, los criadores, antes de aplicar estrategias de consanguinidad deberían definir sus objetivos de producción.

Coeficiente de consanguinidad

La consanguinidad acumulada en una población se mide a través de un parámetro, el Coeficiente de consanguinidad (F) que es la probabilidad de que 2 genes, en un locus de un individuo de la población, sean idénticos por descendencia. Este coeficiente se puede utilizar como una medida del parentesco de los padres. Si los padres aparean al azar (panmixia), el coeficiente de consanguinidad es la probabilidad de que dos gametos de la generación parental lleven genes idénticos por descendencia. F fue definido por Wright como la correlación entre parejas de gametos; ambas definiciones no son exactamente idénticas, aunque los valores coinciden, en poblaciones naturales.

  F refiere a una población base explícita o implícita pues, si no se especifica, todos los genes en un locus serían copias de un gen ancestral suficientemente remoto.

  En la población base, F = 0. En generaciones posteriores, F expresa el cambio ocasionado por el proceso de endogamia.

Consanguinidad en bovinos.

La consanguinidad (inbreeding) es el apareamiento entre animales que tienen uno o más antepasados en común. Cuanto más cercano sea el parentesco, mayor será la consanguinidad en la progenie resultante.

El linebreeding es el apareamiento entre parientes cercanos, con el propósito de concentrar las características deseables en sus crías. Esta técnica se utiliza a veces en reproductores destacados, para tratar de fijar o concentrar sus genes en la progenie.

Varios trabajos han reportado que los niveles críticos de consanguinidad son del 12,5%, mientras que recientemente se considera que el máximo aceptable es de 6,25%.

En la actualidad se establece que estos valores de consanguinidad pueden, de forma relativa, producir depresión en algunos caracteres; se ha determinado que niveles de consanguinidad de 12% acumulativos, todavía no alcanzaban a demostrar un efecto negativo sobre el comportamiento de los animales. Estos resultados podían deberse a un bajo número de animales utilizados en la muestra de estudio.

En la actualidad no es extraño conseguir consanguinidad en algunos rebaños bovinos a nivel mundial, sobre todo en aquellos rebaños cuya población es muy pequeña, como es el ejemplo clásico de los rebaños bovinos de razas Criollas, en los cuales, en la mayoría de los casos, los productores y agrotécnicos deben aprender a convivir con la consanguinidad.

Esta convivencia se hace primordial para la sobre vivencia bajo la premisa de que se debe preservar la pureza de dichos rebaños aunque con una población genética pequeña, lo que inevitablemente conlleva a la aparición de ancestros en común.

Efectos de la consanguinidad

Entre los efectos negativos de la consanguinidad cabe resaltar:

a) Aumento en la homocigosis, es decir, aumento en la presencia de individuos con genes para un mismo carácter;
b) Aparición con mayor frecuencia de defectos letales y otras anormalidades genéticas debido a la homocigosis de genes recesivos;
c) Declinación de aquellos caracteres tales como fertilidad, tasa de crecimiento, sobre vivencia, producción, producción de leche, etc. A este hecho se le conoce como depresión por consanguinidad o depresión por endogamia.

Manejando la consanguinidad en su rebaño.

Para evitar problemas de consanguinidad es muy importante que los productores sigan unas normas claras y sencillas:

Identifiquen sus animales.

El marcaje de los animales debe proveer una identidad permanente, leerse a distancia, ser barato, aplicarse fácilmente, causar el mínimo daño o dolor al animal, consistir en una cifra numérica (para poder ser llevada a una base de datos posteriormente) y ser difícil de alterarse, destruirse o perderse.

Lleven información de parentesco.

De ser posible conocer padre, madre y abuelos de cada individuo.

Realicen rotaciones de sementales.

Comprarlos o realizando intercambios con amigos y vecinos, de forma tal que los toros no duren más de dos años en la explotación (así se garantiza el ingreso de genes nuevos al rebaño y se evita que el toro pueda preñar a sus hijas.

Es fundamental conocer la procedencia del o los toros, ya que es muy común tener fallas como usar un toro producido en la misma finca, comprar sementales en una sola unidad de producción o comprar un toro en una finca de donde se hayan adquirido hembras de reemplazo.

Separación rápida post-destete de hembras y machos.
Salir rápidamente de los machos.

En caso tal de no castrarlos, que presenten dificultad en su manejo o sea muy pequeña la superficie de potreros y pastos.

Mantenimiento óptimo de cercas.

Es vital una separación adecuada de potreros y de ser posible utilizar cercas eléctricas, las cuales son más económicas que las convencionales y ofrecen un control más eficiente.

Rotación adecuada de potreros

Destacar en aquellas unidades de producción donde se tengan lotes de machos jóvenes o de toretes para ceba, la importancia de garantizar que estos machos pastoreen lo más lejos posible de los lotes de hembras del rebaño, con el fin de evitar que olfateen que hay hembras en celo, las busquen y las monten.

El procedimiento para desarrollar el Diagrama de Flechas es muy sencillo, tal como se indica a continuación:

1. Se elabora el pedigrí o árbol genealógico. Se colocan las flechas, las cuales indican la relación de progenitor - progenie, o sea pasaje de genes. Cada flecha además, corresponde a una probabilidad de pasaje de 1/2.

2. Se identifican los animales de la línea materna y los de la línea paterna.

3. Se buscan los animales comunes tanto a la línea materna como a la paterna, es decir, los animales que presentan mayor homocigosis.

4. Se calcula la consanguinidad por cada línea, la materna y la paterna, por medio de la fórmula de Wright o la deWright modificada por Lush. La consanguinidad del individuo será la sumatoria de las consanguinidades antes mencionadas.

Menor potencial productivo.

Los estudios en bovinos indican que cada 10 % de incremento en la consanguinidad, los resultados productivos pueden caer, como se muestra en la Tabla 1. Asimismo, en la raza Holstein se ha demostrado que, como consecuencia de un 10 % de aumento en la consanguinidad, la producción lechera disminuye unos 270 kilos anuales.

Característica Depresión por Consanguinidad

Desarrollo 5 %

Producción lechera 3 %

Parición 4 %

Terneros destetados 10 %

Es importante destacar que el nivel de depresión por consanguinidad indicado, se refiere a la primera generación, no a la progenie de animales consanguíneos. Por lo tanto, no hay peligros adicionales asociados con el apareamiento de reproductores consanguíneos superiores, siempre que ellos no sean apareados con parientes cercanos.

La ganancia genética depende de la variabilidad genética dentro de una población, para una dada característica.

Dado que la consanguinidad reduce tal variabilidad, puede disminuir entonces el potencial progreso genético futuro.

Consanguinidad en cerdos.

Una adecuada estructura genealógica así como el control de la consanguinidad a niveles mínimos son condiciones indispensables para el buen desarrollo de un rebaño genético porcino, lo cual se hace más importante cuando se trata del rescate de un tipo racial no mejorado como el de la raza Criollo de Cuba.

 

El cerdo Criollo Cubano tiene sus raíces en el cerdo Ibérico y se introdujo en Cuba con la colonización hispánica. Desde entonces y a lo largo de 500 años ha sufrido un proceso de mestización fundamentalmente con las razas Duroc y Hampshire y su crianza ha sido extensiva y de traspatio, sin ningún trabajo de mejora genética (Diéguez et al 1996). Con la reducción de la disponibilidad de alimentos para los cerdos en Cuba se planteó la valoración de este tipo de cerdo para diferentes condiciones de explotación y se desarrollaron un conjunto de investigaciones en ese sentido (Diéguez et al 1997). Asimismo se creó en 1992 un centro genético con el objetivo de conservar y mejorar esta raza. Un trabajo similar ha sido desarrollado en España con el cerdo Ibérico (Benito et al 1997).

 

La población del cerdo Criollo Cubano puede clasificarse aún como de primer grado (Odriozola 1946) puesto que permanece en manos de un gran número de productores en sistemas de producción muy vinculados a la tierra. Por esta razón los cerdos de este centro genético provienen de un grupo relativamente numeroso de productores de distintas zonas del país. De acuerdo con los diferentes orígenes y al tipo físico de los animales se estableció un programa de apareamientos de bajo parentesco, no obstante ciertos niveles de consanguinidad fueron inevitables (Santana et al 1996; Santana et al 1997).

 

La consanguinidad es una consecuencia que se deriva de la cría ganadera en poblaciones cerradas con un número pequeño de reproductoras. La influencia negativa de la consanguinidad se manifiesta fundamentalmente en las características productivas relacionadas con la fertilidad y la viabilidad (Dobao et al 1983) y por tanto es necesario mantenerla a niveles bajos. En la conservación y mejoramiento del cerdo Criollo Cubano se trata de obtener el máximo de variabilidad genética minimizando el incremento de consanguinidad, cuestiones complejas y difíciles de optimizar en un pequeño rebaño. De esta forma el presente estudio tuvo como objetivo contribuir al control de la consanguinidad en el rebaño Criollo Cubano y al perfeccionamiento de su estructura genealógica.

Universidad Católica Agropecuaria del Trópico Seco

'Consanguineidad en especies animales'

ZOOMEJORAMIENTO

Consaguinidad

Estelí, Octubre de 2008