Conocimiento en Platón

Filosofía griega helénica antigua. Filósofos griegos. Academia. Epistemología y Ontología platónica. Dialéctica en Platón

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Platón vivió del 427 a.C al 348 a.C, vivió en un contexto histórico basado en la democracia, criticada por Platón ya que en esta todos los ciudadanos varones, mayores de edad y nacidos en Atenas podían formar parte de la asamblea y por tanto gobernar. Y a causa de esto Platón crea su propia filosofía, influida por una anterior filosofía a la suya, como la de Sócrates, que es el que más influencia sobre Platón, o como la de los sofistas, con los cuales no mantiene ninguna relación. La rama de la anterior filosofía que más se relaciona con Platón es la ilustración ateniense, en la cual se hayan Sócrates y los sofistas.

Los sofistas eran maestros profesionales que cobraban por enseñar retórica (arte de convencer) y la erística (arte de argumentar). También viajaban para enseñarles a otros sabios sus teorías. Eran relativistas, escépticos, creían en el convencionalismo y en el empirismo político

Por otro lado, Sócrates, fue el maestro de Platón y aunque comparte los mismos intereses intelectuales que los sofistas, el método educativo difiere del de los sofistas ya que su educación se centra en la ironía y en la mayéutica. La ironía consiste en destruir las creencias de las personas, haciéndoles ver que ignoran lo que creían conocer y la mayéutica se basa en dialogar con una persona para que ella misma reflexione y cree una definición adecuada para término

PLATON

La filosofía de Platón crea una reacción contra la situación histórica y contra el pensamiento sofista. El propone la solución de creer y seguir a la verdadera filosofía y conducir al ser humano a conocer que es la justicia. El filosofo gobernara con justicia y hará falta educar a esos nuevos filósofos. Para Platón la justicia es una realidad objetiva a la que va a llamar IDEAS, y con esto desarrollo una ONTOLOGIA que es una teoría de la realidad, y nos tiene que llevar a distinguir lo que es esencial de lo que es aparente. Y también construye la teoría del conocimiento o EPISTEMOLOGIA, que nos tiene que llevar a distinguir lo verdadero y lo falso.

Para Platón, si hay conocimiento es porque existe algo permanente, lo permanente es una realidad que transciende el mundo material. Además, el conocimiento solo puede lograrse utilizando la razón y la realidad es ideal ya que esta constituida de ideas. Para el las ideas son mas reales que las cosas, ya que las cosas se destruyen pero el concepto no, es decir, la imagen es copia del concepto.

El conocimiento se divide en dos partes, la ciencia y la opinión. La ciencia hace que el conocimiento nos ofrezca una visión clara, objetiva y verdadera de la realidad que constituye la esencia de las cosas, es decir, el mundo de las ideas. Y la opinión son las cosas cambiantes del mundo sensible de las cuales jamás puede tenerse conocimiento.

CAPITULO I:

En el mito de la caverna, Platón, expone que para llegar a la verdad hay que conocer los diferentes grados de realidad y a partir de aquí crea la teoría del símil de la línea.

Platón defiende la posibilidad de alcanzar verdades objetivas, universales y absolutas acerca de la realidad. Está convencido de que de las cosas del mundo físico y material, que son las que percibimos por medio de los sentidos, es imposible obtener un conocimiento verdadero, objetivo y universal. Por eso, Platón acepta que los objetos del mundo físico y material están en permanentes cambios, y por esta razón Platón afirma que no puede haber un conocimiento verdadero de estos objetos. También acepta que el conocimiento que nos aportan los sentidos es engañoso y solo nos muestra la apariencia de las cosas, no la verdadera realidad. Según Platón también existen realidades que no cambian pero estas realidades están fuera del mundo de los objetos fisicos. Estas son realidades no materiales, eternas e inmutables, y constituirán el objeto del verdadero conocimiento. A todo esto le dará el nombre de ideas, por tanto para él la belleza en si es mas real que las cosas materiales bellas, porque es la causa de las cosas bellas, es decir el modelo ideal que copian o imitan. También existen las ideas de justicia, de hombre, etc en sí. Encima de todas ellas se halla la idea Suprema del Bien, que representa lo más real. Por otro lado, tenemos el nivel de la realidad sensible, que es el mundo que percibimos por medio de nuestros sentidos, es un mundo de experiencias. Para Platón existe una relación entre ambos mundos, ya que el mundo sensible imita o copia o imita el mundo de las ideas. Mediante el símil de la línea, platón establece una relación entre la ontología y la epistemología. Esta teoría pretende comunicarnos cuatro ideas: la diferencia entre diferentes grados de realidad, de mayor a menos son las imágenes, los objetos, los objetos matemáticos y las ideas. La existencia entre diferentes grados de conocimiento, de mayor a menor son la imaginación, la creencia, el pensamiento y la inteligencia. La existencia de una correspondencia entre niveles de

realidad y niveles de conocimiento, de modo que cuanto más real es un objeto, mas claro y verdadero es el conocimiento que podemos obtener de él y viceversa. Mediante esta teoría comienza a crear una nueva forma de educación, en la que el sabio gobernará. Para Platón la educación es un arte y debe enseñar al hombre a emplear bien la virtud del alma, del cuerpo y del conocimiento. Bien empleada será útil y ventajosa para gobernar.

Para realizar esta teoría se debía elegir a que clase social iban a educar. La clase productiva estaba muy influida por la parte apetitiva del alma, es decir, buscaba placer para sí mismo. La clase guardianes estaba influida por la parte irascible del alma, es decir, solo buscaban honor y reconocimiento. La clase gobernantes estaba influida por la parte racional del alma, es decir, por la sabiduría y la prudencia.

También opinaba que un futuro gobernador tendría que defender la educación publica y que seria a cargo del Estado. También opinaba que se debería liberar al pueblo ya que los filósofos saben que es bueno y malo y el pueblo no ya que son ignorante. Según Platón, un filosofo nunca confundiría una imagen de los buenos con lo que es realmente bueno, y eso debería hacer que lo viera el pueblo el gobernador ya que el poder no esta en bien ni en pelear por miserias humanas si no en buscar el verdadero buen. También decía que solo debían gobernar aquellas personas que no deseaban hacerlo ya que esas serian las que buscarían la verdad de las cosas y no solo sus riquezas. También dedujo que el filosofo viviría mejor porque el ha descubierto la filosofía y por tanto la felicidad que es el camino del conocimiento.

En el capitulo IV habla de que lo que nace esta en el mundo sensible y se debe buscar la verdad hasta ir a la verdad o mundo inteligible. Platón relaciona la búsqueda de la autentica verdad con el cuerpo y el espíritu. La aplicación práctica de las ideas no es valida para Platón ya que los objetos de la sensación no intervienen en el alma. Los que no invitan a utilizar la inteligencia son aquellos objetos que no confunden.

En el capitulo V, Platón expone la necesidad de que aquellos que han sido educados en la filosofía se hagan cargo de la dirección del Estado y asuman la función de gobernantes. Al menos, así debería ser en la ciudad ideal, en donde los filósofos han sido educados por el Estado y, por tanto, están en deuda con la comunidad. También separa este capitulo en dos partes, encontramos una reflexión sobre la ley y la justicia del Estado y en el resto del capitulo justifica la doctrina del filosofo gobernante. Quede claro en este capitulo que la educación tiene para Platón un sentido moral y ascético, y no solo intelectivo. Educar no solo significa un ascenso en cuanto a los conocimientos, sino también supone un proceso de purificación ascética que tiene como finalidad moderar los deseos y apetitos corporales ligados a los sensible, que desvían el alma del camino de conocimiento y la obliga a mirar hacia abajo (hacia la ignorancia). El hombre que alcanza este autodominio de si y somete sus deseos, impulsos y apetitos al control de su razón llegara a ser un hombre justo. El objetivo de Platón no es simplemente formar meros técnicos inteligentes, expertos en el arte del poder, sino gobernantes justos y sabios a la vez.

Por estos motivos, creo un plan educativo en el que las materias principales son la aritmética, la geometría plana, la geometría de volúmenes, la astronomía y la armonía.

Estas disciplinas habían sido trabajadas y desarrolladas por los pitagóricos a lo largo de dos siglos, y eran consideradas como ramas de la matemática. Sabemos por Aristóteles que los pitagóricos fueron los primeros en hacer progresar las matemáticas y en la época de Platón eran, sin ninguna duda, la principal autoridad científica en esas ramas del saber. Los pitagóricos consideraron que el estudio de las matemáticas era un medio para purificar el alma, liberándola de los sentidos y de la prisión del cuerpo. Estas cinco materias constituyen un excelente entrenamiento para la inteligencia, ayudan al alma a familiarizarse con el razonamiento abstracto, y la elevan desde lo sensible hasta la esfera de lo inmaterial y eterno. Los objetos de los que se ocupan las matemáticas no son en realidad visibles, sino inteligibles y, por tanto comparten ideas características comunes, son eternas, inmutables, inmateriales, conceptuales y solo accesibles a la inteligencia.

Platón insiste que para que estas cinco disciplinas matemáticas sean realmente útiles a la educación del filosofo, es imprescindible que se cultiven adecuadamente, de lo contrario no serán útiles. Para ello, hay que centrarse en el estudio del verdadero objeto de estas ciencias, que no son las cosas visibles del mundo sensible, sino objetos que son invisibles e inteligibles.

Capitulo VIII: la aritmética

Platón alude a los números dotados de cuerpo visible y palpable contraponiéndolos a los números en si. Para entender esta expresión es preciso tener en cuenta la manera como los griegos representaban los números. Para Platón, esa forma de representarlos es un ejemplo de números sensibles y palpables, que son solo la copia visible y material de los verdaderos números, que son conceptuales, visibles, abstractos, ideales y solo accesibles al pensamiento. Platón nos advierte del peligro de cultivar la aritmética centrándonos en el estudio de los números visibles y materiales, pues esto puede llevarnos a cometer errores como el de considerar que la unidad en si es divisible, cuando en realidad, según Platón, es indivisible, ya que carece de partes materiales. La unidad de la que se ocupan los matemáticos no es un objeto sensible, sino una entidad ideal, invisible, inmaterial e indivisible, separada de la Multiplicidad. Si fuera divisible, entonces tendría partes, y seria a la vez unidad y lo contrario a la unidad, tal y como ocurre con las unidades visibles que nos presentan los sentidos, que son a la vez unidad y multiplicidad de partes

MANERA INADECUADAcentrarse en el estudio de los nº visibles y palpables

cultivarla aplicándola a lo sensible

MANERA ADECUADA cultivarla con miras al conocimiento, centrarse en el estudio de los nº abstractos, que son entidades ideales

solo así será útil para hacer que el alma se aparte de lo que nace y se eleve hasta la esfera de lo eterno e inmutable.

CAPITULO XI: la astronomía

Platón, en este capitulo criticara la forma de cultivar la astronomía, porque, aunque los astros y los movimientos visibles que describen son ciertamente “lo mas bello y perfecto” de las cosas visibles, sin embargo, no dejan de ser cosas materiales y sensibles y, por tanto, imperfectas e irregulares. Esto prueba la irregularidad, la falta de proporción y la imperfeccion de los movimientos de los astros. De lo meramente visible, cambiante y material no puede haber conocimiento verdadero, sino tan solo opinión. La astronomía empírica es para Platón meramente DOXA. Platón esta firmemente convencido de que hay otra forma de practicar la astronomía que sea realmente útil para conducir el alma a la comprensión de lo verdadero y del bien. Esta forma de entender la astronomía debe dejar de lado el estudio de los movimientos visibles de los astros, y centrarse en el estudio matemático de los movimientos perfectos. Estos tienen unas características ideales que difícilmente se dan en el plano de lo sensible, ya que han de ser regulares, circulares, invariables, verdaderos e inteligibles. El verdadero astrónomo debe ir mas allá de lo que se ve con los ojos, pues los movimientos visibles de los astros tan solo son una copia imperfecta de movimientos perfectos e ideales que son los que a Platón le interesan y los que el verdadero astrónomo debe investigar usando de su inteligencia y del calculo matemático.

MANERA INADECUADAcultivarla solo con los ojos

tomar como objeto de estudio los movimientos visibles e imperfectos de los astros

MANERA ADECUADA cultivarla con la inteligencia y el calculo matemático

estudio matemático del movimiento perfecto e ideal y de sus leyes y proporciones: móv. Circular y uniforme

tomar el cielo visible tan solo como un ejemplo imperfecto en el que nos apoyamos para estudiar el movimiento perfecto.

CAPITULO XII: la armonía

Platón acepta de los pitagóricos que la armonía y la astronomía son ciencias hermanas, pues ambas se ocupan del estudio del movimiento. En efecto, el movimiento del que se ocupa la armonía es el movimiento armónico del aire. Según los pitagóricos, el aire, al moverse con mayor o menor velocidad, produce una mayor o menor altura musical.

MANERA INADECUADA cultivarla solo con el oído, escuchando los sonidos.

limitarse a asociar números a los sonidos, como hacen los pitagóricos

MANERA ADECUADA estudiar los números y sus misteriosas relaciones determinando que números armonizan con otros y que números no armonizan con otros y porque.

CAPITULO XIII: necesidad de la dialéctica

Platón comparaba las matemáticas con la dialéctica: ambas versan sobre objetos que son inteligibles, aunque siguen métodos bien distintos. Platón retoma la cuestión del método de las matemáticas al final del capitulo XIII. Tanto las matemáticas como la dialéctica parten de hipótesis o supuestos no demostrados, perora diferencia del dialéctico, el matemático toma estas hipótesis como axiomas, es decir como verdades evidentes que no necesitan demostración. Los matemáticos establecen sus teoremas o conclusiones mediante cadenas de deducciones y razonamientos. Para Platón, estas conclusiones no merecerán el nombre de conocimiento, pues su validez depende de simples hipótesis no fundamentadas.

Hay una segunda diferencia entre la manera de proceder del matemático y la del dialéctico. Esta diferencia radica en que para conocer las ideas, la ciencia dialéctica no hace uso en absoluto de nada sensible, sino tan solo del poder dialéctico, es decir, de razonamientos y argumentos que permiten ir de idean en idea, hasta el conocimiento del bien en si. En cambio, los matemáticos, aun cuando discurren sobre objetos inteligibles e invisibles, se ayudan para ello de imágenes sensibles, dibujos o diagramas que, en realidad, son tan solo copias sensibles y materiales de los objetos investigados, los cuales pueden verse con la inteligencia.

SENTIDOS DEL TERMINO DIALECTICA

  • en la mayoría de los casos Platón se refiere con el término dialéctica a la ciencia de las ideas y de sus relaciones.

  • al método o camino para alcanzar el saber, basado exclusivamente en poder de la razón, sin recurrir a nada sensible.

  • el termino dialéctica se refiere al arte del dialogo, esto es, el arte de preguntar y responder adecuadamente, encaminado a establecer la definición de algo.

  • a veces Platón usa el termino dialéctica en un sentido muy amplio y muy general, entendiendo por dialéctica, pura y simplemente, el arte de los argumentos o arte de argumentar.

  • Platón distingue también, no ya dos sentidos, sino dos direcciones o etapas de la dialéctica.

  • CAPITULO XIV: grados del conocimiento y método dialéctico.

    A parte de hipótesis o supuestos, pero, a diferencia del matemático, el dialéctico no toma estas hipótesis como verdades que no necesitan de demostración, sino como simples supuestos que, según el pasaje de la línea, cumplen la función de trampolines o peldaños desde los que el alma puede elevarse hasta el conocimiento mismo de las ideas y de la idea de bien.

    CAPITULO XVIII: 3º etapa, precauciones

    Mediante la ironía se intenta acorralar con preguntas y argumentos a aquel que empieza a educarse, hasta hacerle caer en contradicciones que acaban sembrando la duda y le llevan a replantearse sus antiguas creencias, certezas y opiniones erróneas. Una vez logrado esto, hay que partir desde cero, y comienza la segunda fase de la educación: la mayéutica, cuyo objetivo es ayudarnos a alumbrar la verdad por nosotros mismo con la ayuda de las preguntas adecuadas.

    La dialéctica platónica esta claramente influenciada por Sócrates, pero Platón quiere prevenir ciertos peligros que tan malas consecuencias trajeron para el maestro de Platón y para el prestigio de la filosofía. Si no tiene buen natural, es decir, si no es firme de carácter y disciplinado, es posible que ese aprendiz de dialéctico deje de respetar y obedecer las leyes y las costumbres de la ciudad, y dejándose arrastrar por los placeres y apetitos, cayera en una vida de placeres, causándose a si mismo un gran daño, y también al buen hombre de la filosofía, de la que podía pensarse que tan solo sirve para corromper a los jóvenes. De ahí que Platón insista una y mil veces en no permitir que se acerquen a la dialéctica quienes no tienen el buen natural requerido.

    Por otra parte, la verdadera dialéctica, entendida como el arte de los argumentos, debe tener como finalidad investigar la verdad. Platón critica el uso que los sofistas y sus jóvenes discípulos hacen de este de argumentar. En el mejor de los casos, estos la usan como simple juego o diversión, para poner a prueba su habilidad en el dominio de las palabras y de argumentos en competencia con otros rivales. En el peor de los casos, el arte de los argumentos se convierte en manos del sofista en un instrumento de engaño, de confusión y de manipulación interesadas, en un arte que funda sus pruebas en simples apariencias y argumentos falaces y no en la esencia.