Conocimiento del Medio

Pedagogía. Educación Infantil. ESO (Educación Secundaria Obligatoria). Conocimiento del Medio. Plan de estudios. Proceso de aprendizaje. Asignaturas. Temario. Bloques de contenido. Medio Ambiente. Paisaje. Seres vivos. Población. Organización social

  • Enviado por: Nerissa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad
publicidad

Tema 3

EL ALUMNO DE PRIMARIA EN EL ÁREA DE CONOCIMIENTO SOCIAL Y CULTURAL.

1. El niño ante el medio social.

1.1 Como vive y percibe el niño su mundo.

1.2 El contacto entre el niño y su medio.

2. Niveles de la realidad social en los que se desenvuelve el alumno.

3. El proceso que conduce al niño al conocimiento del medio social.

3.1 Preconceptos.

3.2 Procesos cognitivos y de percepción en el aprendizaje del medio social.

Objetivos del tema:

1. Conocer los condicionamientos psicopedagógicos del alumno de 6 a 12 años en cuanto a su percepción del medio social.

2. Conocer el proceso por el que el niño pasa de los esquemas, respecto a la realidad social, y egocéntricos a otros finales y racionales, y objetivos.

3. Ser consciente de los conflictos cognitivo-afectivos que se desarrollan en el alumno de primaria durante el proceso de enseñanza-aprendizaje del medio social.

1. El niño ante el medio social.

El alumno de primaria es un “investigador” nato que adquiere su experiencia en el medio. Como consecuencia de esa “investigación” va adquiriendo una experiencia y al relacionarse con las personas y objetos que le rodean, aumenta su concepción tanto del medio como de sí mismo.

Esta relación que va tomando el niño con los objetos que le rodean, le ayudará en esa curiosidad que tiene para organizar sus observaciones y razonamientos. Por lo tanto el medio:

  • No sólo hay que conocerlo teóricamente, porque existen unos componentes afectivos y prácticos de esa relación que tiene el niño con el medio, porque todos estamos afectados por él y obramos en él.

  • El medio nos interesa porque nos afecta como persona y como grupos humanos.

1.1 Como vive y percibe el niño su mundo.

Partimos de la siguiente idea: “en el mundo infantil todo se confunde”. Por consecuencia se producen dos fenómenos en la mente del niño que son:

  • Egocentrismo.

  • Sincretismo.

A) Egocentrismo.

Respecto al niño, no tiene nada que ver lo que entendemos por egocentrismo en los adultos.

El niño percibe el medio de forma confusa, es decir, hay una confusión entre sí mismo y el medio que le rodea. Percibe el medio a su imagen y no es capaz de superar su propio punto de vista. El niño vive y percibe su medio biológica y afectivamente, pero no lo conoce.

Como consecuencia de esto se produce otro fenómeno: “el artificialismo infantil”, que es aquel en el que: “el niño considera los fenómenos naturales como provocados por un deseo humano o por una fuerza o voluntad mítica”, por ejemplo: el trueno para el niño, cuando retumba, es que hay algún hombre o ente mítico (hada, duende) que lo hace retumbar.

Esta etapa dura aproximadamente hasta los 9 años. A partir de los 9 años, entra en la etapa llamada “artificialismo técnico”, “el niño considera los fenómenos naturales provocados por el hombre”, en esta etapa ya nada es mítico sino que lo atribuye al hombre. En esta etapa los niños ya pueden realizar rompecabezas con un poco de complicación, mecanos.

Otra consecuencia del egocentrismo, es el finalismo, en el que:“el niño considera los fenómenos naturales como provocados con un fin predeterminado a imagen de su voluntad”, es decir, el niño no diferencia el fin y la consecuencia. Nuestra misión es hacerles diferenciar el fin y la consecuencia, porque el niño se conoce únicamente a sí mismo, por ello sus actos se orientan siempre a un fin, el niño considera los actos que le rodean a la imagen de sus propias acciones finalistas, por ejemplo: si el río pasa por un valle no lo explica en función de una serie de factores geográficos sino que lo atribuye a la voluntad de alguien. Si la situación del río es consecuencia de hechos geográficos, el niño ve en ella un fin que algún hombre se propuso.

En esta etapa el niño no para de preguntar porqué.

Otra consecuencia del egocentrismo es el “animismo infantil”, que es aquel en que: “el niño considera el medio como animado, tal como él lo está”, es decir, no diferencia lo vivo de lo inanimado. Esta etapa se da hasta los 6-7 años.

Artificialismo, finalismo y animismo, son el resultado de la proyección del propio ser del niño sobre un mundo que todavía no es capaz de aprehender. Por eso, el egocentrismo impide al niño diferenciar la causa natural y la artificial, los hechos como fines y los hechos como consecuencias, los seres vivos y los seres inanimados.

B) Sincretismo.

El sincretismo es: “la confusión de los objetos unos con otros y en sí mismo”. El niño no se diferencia a sí mismo del mundo que le rodea, y tampoco diferencia los elementos que lo componen. Es decir, percibe el mundo globalmente, sincréticamente, no distinguiendo los elementos, por tanto, hay una confusión. Nuestra misión será hacerles distinguir cada uno de los objetos en particular para que salga del sincretismo en el que se encuentra y pase al análisis y de este a la síntesis.

Sincretismo Análisis Síntesis

Como consecuencia del sincretismo el niño no distingue la apariencia de la realidad. Este fenómeno se llama “realismo infantil”, porque considera real lo que no es. El niño atribuye a la apariencia una realidad que no es verdadera. Hay dos formas de realismo:

  • Realismo intelectual: se manifiesta esencialmente en el dibujo infantil. El niño al hacer un dibujo quiere representarlo en todas sus formas, quiere representarlo según lo que él sabe y no según lo que realmente percibe.

  • Realismo perceptivo: el niño confiere realidad no sólo a lo que él sabe sino a lo que aparentan las cosas, por ejemplo: cuando el niño le habla a un muñeco porque considera que está vivo.

1.2 El contacto entre el niño y el medio.

(ver práctica adjunta).

2. Niveles de la realidad social en los que se desenvuelve el alumno.

En la realidad social en la que vive el niño, existen:

  • Un componente individual, que es por lo tanto subjetivo y vivencial. Se manifiesta en la experiencia ordinaria; experiencia sensorial, cognitiva y afectiva. Se desarrolla esta experiencia en el entorno más próximo al niño, que es el marco particular, que son: la familia, la escuela y la localidad. Este componente individual al vivir de cada día, a través de lo que va experimentando el niño en su entorno más cercano.

  • Un componente social y cultural, que se desarrolla en unos ámbitos generales que ya forman un marco general, que son: la Comunidad Autónoma, España, Europa y el Mundo.

Tanto el marco particular como el marco general, se van a desarrollar en el conocimiento del medio social.

3. El proceso que conduce al niño al conocimiento del medio social.

Este proceso se da a lo largo de los tres ciclos. Siempre en cualquier proceso de enseñanza o aprendizaje hay que partir de lo próximo a lo remoto y de lo concreto a lo abstracto.

1er. Ciclo: durante el periodo que PIAGET llama preoperatorio y que acaba sobre los 7 años, el niño pasa de un sistema de referencia espacial de tipo egocéntrico (en cuanto al espacio el egocentrismo también tiene consecuencias), es decir, el niño se orienta en su medio tomando como referente su propio cuerpo, y pasa a un sistema de referencia externo a él apegado: en la casa y sus alrededores. A este sistema que toma la casa como centro de su organización espacial se le ha llamado “Domocentrismo”.

Es aquí cuando se le debe ayudar a superar esa visión del espacio, sincrética, rígida y estática, haciendo incapié en los procedimientos a través de la observación de elementos y su representación mediante el dibujo.

Al principio del ciclo, (de 6 a 8 años), es conveniente comenzar las nociones espaciales con referencia directa a la casa. Esas nociones básicas serían proximidad-separación.

La organización del espacio es aproximativa, de manera que los mapas cognitivos presentan bastantes deformaciones. Por mapa cognitivo entendemos: “un intento de descubrir la representación interna que el sujeto tiene sobre su propio medio y que le permite orientarse en el mismo”. Cada cual tiene su mapa cognitivo, y lo que para unos es muy importante, otros lo pueden obviar.

En la configuración del mapa cognitivo intervienen una serie de factores como:

  • El desarrollo cognitivo del niño.

  • Su familiaridad con el medio.

Pero en todo caso aparecen una serie de componentes cuya adquisición tiene lugar de forma progresiva. Estos componentes son:

    • Los landmarks, llamados también mojones: estos son los elementos que más conoce el niño, que los destaca del entorno general y le sirven para organizar el espacio, es decir, son puntos sobresalientes a partir de los cuales el niño organiza sus acciones, por ejemplo: el colegio, el parque, el supermercado, ect...

    • Las rutas o itinerarios: que posibilitan el desplazamiento de una marca a otra y suponen un mayor grado de organización del espacio, por ejemplo: del colegio al parque ya apreciará a lo mejor el kiosco donde se para a comprar las chuches.

    • Las configuraciones: que constituyen un último paso antes de lograr una representación abstracta del espacio.

El alumno se sitúa en su entorno a través de los elementos físicos y de su historia personal. Adquiere destrezas instrumentales básicas e inicia la adquisición de hábitos y pautas de comportamiento con el refuerzo de la familia principalmente. Nosotros debemos explorar situaciones familiares como: profesión de los padres y otros miembros de la familia.

La formación de la personalidad del niño depende en gran medida del grado de autoestima que adquiera, uno de cuyos elementos es el grado de socialización que está estrechamente ligado a su autonomía. La autonomía del niño depende de tres ejes:

  • La familia.

  • Los profesores.

  • Los compañeros.

En este ciclo la familia es decisiva para la formación de la personalidad y el desarrollo de hábitos, actitudes, ect...

2º Ciclo: como en el primer ciclo se va de lo remoto a lo cercano y de lo concreto a lo abstracto. Se parte del primer ciclo, de lo que ya sabe el niño.

El alumno forma parte de un paisaje concreto que consta de un medio físico y está habitado por seres vivos en constante y necesaria relación. Los diferentes elementos del medio físico y social estudiados en este ciclo, tendrán como referente a la localidad, para pasar después a la comarca, la provincia y la comunidad autónoma. Estudiaremos primero el paisaje definiendo si es rural o urbano, en este sentido se han hecho estudios de los niños en los medios urbanos y rurales, y estos últimos adquieren antes las categorías espaciales que los de las zonas urbanas, se debe a que los niños en el entorno rural están más tiempo en la calle, se desplazan andando de un lugar a otro, ect... y no en las zonas urbanas donde el niño va al colegio en coche o en autobús y va al parque un momento determinado cuando sus padres le pueden acompañar.

Progresivamente el niño abandona la casa como núcleo en torno al cual va construyendo las relaciones espaciales, esto se llama “domocentrismo” y va teniendo como referencia otros lugares que le son familiares. Ahora los mapas cognitivos presentan más coordinación en todos sus elementos.

Los niños de primer ciclo, saben que pueblo y ciudades son conceptos diferentes, aunque no establecen diferencias con claridad, recurriendo al tamaño para definirlos. En este segundo ciclo, esto está superado, por lo que puede estudiar unidades espaciales más amplias, como la provincia y la comunidad autónoma, es decir, puede pasar de un espacio vivido a un espacio imaginado.

3er. Ciclo: la socialización, es uno de los objetivos más importantes en primaria y uno de los elementos que contribuyen a ella es el juego. Hacia los 8 años juegan tratando de ganar y respetando las reglas del juego, son capaces de ponerse en el lugar del otro y articular estrategias que armonicen ambas posiciones optando por la decisión más conveniente, entran en la fase llamada: “fase del juego de reglas”. Consideran las reglas como obligatorias ya que proceden de los adultos y por tanto no las discuten.

Ya hacia la segunda parte del ciclo, basándonos siempre en todo lo que ha adquirido anteriormente, podemos hacer asambleas y discutir problemas en clase, ahora es cuando el alumno se encuentra capacitado para adquirir actitudes referentes al comportamiento democrático de asambleas, así como el respeto de las decisiones adoptadas en las mismas.

En cuanto a la adquisición de nociones temporales debe ir unida en un primer momento a la historia familiar, llegando hasta los abuelos y prolongándose hasta el siglo, incorporando también otros acontecimientos que no tengan relación necesariamente con la familia. Va adquiriendo nuevas técnicas de trabajo para interpretar el medio.

Aumenta su grado de autonomía personal respecto a la familia y desarrolla su socialización a través del juego y trabajo cooperativo, con el refuerzo de sus profesores. En este ciclo es muy importante la figura del profesor. El profesor es el referente.

El alumno participa en una sociedad que transforma el paisaje con su actitud e inteligencia, esa sociedad tiene una organización determinada, a la vez que utiliza máquinas, medios de comunicación y transportes.

En cuanto a las adquisiciones temporales el niño ya va teniendo conciencia de su aportación a un proceso histórico en evolución constante, donde el presente es sólo una parte de ese proceso.

Ahora está más capacitado que en el ciclo anterior para emprender tareas de mayor complejidad, va consolidando el proceso de socialización, aumenta su autonomía respecto a los adultos pasando a tener más influencia las opiniones de los compañeros de clase.

En cuanto a los fenómenos sociales que son más complejos de comprender que el medio físico, lo haremos al final de la etapa.

Respecto a las destrezas mejoran su habilidad para construir planos y mapas. Son capaces de orientarse dentro de un mapa y reconocer a través de una foto aérea los elementos más importantes de su localidad. Los conceptos de cosmografía son bastante difíciles, y por eso es conveniente tratar al final del ciclo la relación, por ejemplo, que tienen los movimientos de rotación y traslación con la sucesión del día, la noche y las estaciones. Este es un ejemplo donde podemos apreciar con claridad el significado que tiene dentro del aprendizaje significativo, lo que AUSUBEL denomina “la relación integradora”, ya que al conocer los movimientos de rotación y traslación, estos conceptos replantean toda la concepción que tenemos de la sucesión del día, la noche, así como de las estaciones.

3.1 Preconceptos.

Cuando llega el niño a la escuela posee ya una cantidad de conocimientos sobre le mundo que le rodea. Cuando le enseñamos algo superponemos sobre lo que ya sabe y a veces podemos entrar en contradicción con lo que sabe. El niño tiene ideas espontáneas, preconcepciones, ideas propias que él mismo ha construido y que no coinciden con las del adulto, esto es algo que debemos tener en cuenta, los alumnos comienzan el estudio de un tema con sus propias representaciones y estas juegan un papel determinante en la construcción de conocimientos.

Para que la enseñanza de los conceptos sociales sea eficaz, el profesor debe conocer el significado atribuido por los niños a los conceptos sociales, ¿cómo lo conocerá el profesor? a través de entrevistas con ellos, dibujos, ect...

La compresión de estos conceptos y de la realidad social sólo puede lograrse mediante la comprensión empática, ello implica la disposición del alumno para situarse en una perspectiva diferente a la suya, es decir, la capacidad de descentración una vez superado el egocentrismo.

¿Qué son los preconceptos? Son esquemas de conocimiento subjetivos, rudimentarios, distorsionados, incoherentes, inmaduros e inhábiles para captar la realidad del medio. Los preconceptos suponen una visión distorsionada de la realidad, una perspectiva egocéntrica y unas expresiones mágicas propias del pensamiento infantil.

3.2 Procesos cognitivos y de percepción en el aprendizaje del medio social.

Un proceso es un camino a seguir. Cognitivo viene referido a la mente, con los cual los procesos cognitivos y de percepción en el aprendizaje del medio social serán: “el camino por el que pasa la mente a la hora de conocer el medio social”.

Este proceso avanza de un plano subjetivo, que es lo que el niño percibe, las percepciones, las vivencias y las representaciones del niño, para llegar a otro plano, alcanzar progresivamente el conocimiento de la realidad que queremos hacerle ver, más objetiva, más racional y más rica y diversa.

Partiremos de la experiencia del alumno (sus preconceptos) que está en la etapa del pensamiento sincrético, para ir analizando, alcanzar los diferentes componentes del medio y profundizar en ellos. No se ha de perder de vista la perspectiva globalizadora, relacionarlo todo.

Hemos de pasar desde la experiencia sensorial, desde lo que el niño está viviendo y conociendo directamente, a otros conceptos más abstractos, es decir, pasar de lo comprobado por uno mismo a lo conocido mediante testimonios de otros, que el niño sepa comprender casos que él no está viviendo directamente, los conocimientos abstractos, y que tampoco tenga una idea deformada.

Siguiendo estos pasos, esto permitirá al niño:

  • Experimentar en el medio.

  • Comprenderlo mejor.

  • Explicarlo mejor.

  • Actuar en el medio de un modo consciente y creativo.

Pero, en ese proceso de enseñanza-aprendizaje se dan ciertas rupturas conocidas como “conflicto cognitivo”, porque pueden chocar la idea que ellos tengan de lo que nosotros les vamos a contar, por eso, estos esquemas deben ser recogidos en el proceso de educación, para comprender la diversidad y la complejidad de la realidad social y la autonomía de los procesos del mundo con respecto a la subjetividad del pensamiento. Podemos resumirlo todo diciendo: “el mundo no es como ellos creen”.

Página 8 tema 3

Desconocido

Próximo (familiar)

Abstracto

Concreto

1er. ciclo

Abstracto

Próximo (familiar)

Desconocido

2º. ciclo

1er. ciclo

Concreto