Conflictos indígenas en Chile

Historia de América. Guerra de la Araucania. Minorías étnicas. Comunidades Mapuches. Ejército guerrillero

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad

Otanno

Los conflictos indígenas de la región de la araucanía se remontan a épocas donde la lucha era validada por conceptos como libertad o patriotismo. Los “enemigos” fueron los colonialistas españoles que venían a destruir tradiciones so pretextos religiosos y económicos . En la actualidad el panorama no ha variado mucho, conviertiendose en una suerte de “guerra de la araucania parte:2”.

A pasos del siglo XXI , Chile no ha logrado integrar socialmente a su minoría étnica de más peso e importancia cultural . Las comunidades mapuches presentan tasas de pobreza que bordean el 42% con un ingreso promedio mensual de 57 mil 500 pesos mensuales (según encuesta Casen de 1996).

La tierra es la fuente de los ingresos , y su erosión es el “dolor de cabeza” del gran grupo minifundista que ha sufrido una pérdida de 600mil puestos de trabajo en los últimos años. La cesantía ha provocado una migración que ha llevado a una cantidad considerable de mapuches a buscar mejores oportunidades en ciudades como Santiago o Concepción.

Además ,la aparición de un grupo importante de jóvenes mapuches con menos de 30, años que han tomado conciencia de la situación de marginalidad que vive su raza. Pone de manifiesto que ha ocurrido un cambio de liderazgo al interior de la etnia: “la educación” recibida en liceos urbanos y universidades es un arma que les ha hecho entender que sólo en actuando en conjunto pueden ver atendidas sus necesidades.

La lucha por salir de la pobreza ,el sentimiento de abandono por parte de la autoridades y los intereses económicos de grandes empresas . Son dos factores que incidieron en la pugna entre empresas forestales y la comunidad indígena de la araucanía que explotó en LUMACO el lunes 1de diciembre de 1997, en el camino que une la comuna de Lumaco con la comuna de Traiguen, cuando tres camiones de la empresa Forestal Bosques Arauco fueron quemados.

LUMACO se ha convertido en una excusa que ha motivado diversos discursos , tanto políticos como sociales, desempolvando viejas heridas de nuestro pueblo.

Las interrogantes se multiplican y las soluciones no llegan. Partiendo de una realidad objetiva que no se cumple, como lo es, la concepción social social-implantada por el actual gobierno- que pretende proteger una cultura y establecer derechos históricos de restitución de tierras. Hasta llegar a una ley indígena que en teoría pretende proteger a las comunidades, pero que en la práctica se ha convertido en un obstáculo para sus aspiraciones económicas y de integración.

En noviembre de 1997 la situación ya se encontraba al borde del colapso, Domingo Namuencura -Presidente de la CONADI en esos días- presentaba un plan de desarrollo para las comunidades de la Novena región . Las comunidades de Pichiloncoyan y Pilinmapu de retiran de la mesa de conversación. Esta son las mismas comunidades que se vieron involucradas en las quemas de los camiones, aunque tanto Namuencura como los dirigentes , niegan la relación entre estos hechos.

Hasta noviembre la forma de protestar habitual no habría sobrepasado las tomas de predios o quemas de terreno, incluso de habló de un ataque incendiario a torres y paneles de control de las forestales. Pero siempre los mapuches actuaban a cara descubierta y tutrucas. Así lo confirmó la consejera nacional de la CONADI -Beatriz Painequeo- “ El mapuche no acostumbra andar encapuchado, pese a todas las injusticias siempre ha dado la cara es parte de los principios. Me cuesta creer y no he visto todavía un mapuche encapuchado”.

A las 7:30 am del lunes 1 de diciembre ,"Fueron al fundo Pidenco para pedir una audiencia y reclamar sus derechos ancestrales sobre esas tierras, pero no los

quisieron recibir. Frente a esa actitud, los mapuches decidieron bloquear el paso de los camiones.

pinchado un neumático y ahí se produjo el problema con loschoferes. Uno se bajó de lamáquina y en forma prepotentedijo: "Si quieren quemen estas porquerías, total la empresa tiene seguro"". Según confesiones que recibió el abogado Roberto Celedón , por parte de 7 inculpados que hoy detentan una condena de 3 años y un día , que nunca ha sido aplicada.

Frente a los portones del fundo Pidenco - propiedad de forestal Mininco, ligada a la papelera que dirige Eliodoro Matte-Dos camiones fueron completamente quemados y otro dañado por la acción de 13 encapuchados con armas recortadas.

Al día siguiente Oscar Eltit -intendente de la novena región- presenta a nombre del ministro del interior un requerimiento por infracfción a la ley de seguridad interior del Estado.

Luego de eso en la reducción de Pichiloncoyan en Lumaco se vive un ambiente de temor y represión. Diferentes controles policiales revisan a todo el que entra o sale de Lumaco y los camiones son escoltados por contingente de la Dirección de Inteligencia Policial de Carabineros (DIPOLCAR).

No tardan el llegar las especulaciones que vinculan a los mapuches con el ejercito guerrillero del pueblo -Patria Libre (EGP-PL), fracción del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Informes de inteligencia avalan la versión de los grupos extremistas infiltrados.

Los líderes mapuches rechazan enérgicamente esta tesis. El mismo Galvarino Reimán, primo de Aucán Huilcamán, declara haber descubierto personas que intentaban levantar al su pueblo en 1994, oportunidad en que lo delató Fernando Cordero, ex -director General de Carabineros.

Empleando la táctica de la guerrilla, los propios mapuches niegan toda relación con los culpables, y se desligan de intervenciones de la extrema izquierda a través de un comunicado emanado de la Sociedad de Comunicaciones Mapuches Xeg-Xeg.

A pesar de estas declaraciones, la hipótesis de los infiltrados se confirma con el cambio de estrategia, al cambiar las chuecas por armas recortadas y capuchas. Además, existen todavía elementos de extrema izquierda que intentan cautivar a la juventud mapuche, recorriendo varias comunidades de la zona en conflicto.

Fuerte presiones de la forestal, que perdió un millón de dólares en daños a su propiedad, obligan al gobierno a estudiar la aplicación de la Ley Antiterrorista. El proceso continúa con diferentes diligencias, donde investigan a todos los posibles implicados, y se cita a declarar a Galvarino Réinman, Representante de las comunidades de Pichiloncoyan y Pilinmapu, por haber aparecido públicamente como vocero de los grupos en conflicto.

Réinman, considerado un hombre peligroso por personeros ligados a las Forestales, tiene una apariencia amigable, inofensiva, y que evita las preguntas capciosas, alejándose de la improvisación, juzgando cada palabra wuinka como engañosa.

Declaraciones de Carlos Figueroa, Ministro del Interior, a La Tercera el 5 de diciembre 1997. “La situación se viene investigando de un tiempo a esta parte y hay antecedentes que acreditan infiltraciones concretas de ex grupos subversivos en la zona. Estamos ante un acto claramente terrorista”.

“En 1994 grupos civiles no identificados llegan a la comunidad de Lumaco para instigar a lso mapuches. Esto fue denunciado ante el general Directoe de Carabineros Fernando Cordero, y hasta la fecha no conocemos los resultados de la investigación”, Galvarino Réinman a La tercera, 5 de diciembre de 1997.