Conflicto entre Palestina e Israel

Historia universal. Comunidad judía. Antisemitismo. Movimientos sionista. Comunidad árabe. Declaración Balfour. Terrorismo palestino. Oriente Próximo

  • Enviado por: Agustin Zayas
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 17 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

“Mas que un pedazo de tierra”

El conflicto palestino-israelí

Introducción

La posición sionista es que llegaron a Palestina a fines del siglo 19 para reivindicar su patria ancestral. Los judíos compraron tierras y comenzaron a construir allí una comunidad judía. Enfrentaron una oposición crecientemente violenta de los palestinos árabes, presumiblemente causada por su antisemitismo inherente. Los sionistas entonces se vieron obligados a defenderse y, en una forma u otra, la misma situación continua hasta hoy.

El problema que presenta esta explicación es que es simplemente falsa como lo mostrará la evidencia documentada contenida en este trabajo. La realidad de lo que ocurrió es que el movimiento sionista, desde el comienzo, buscaba el desposeimiento prácticamente total de la población árabe indígena de manera que Israel pudiera ser un estado totalmente judío, o llegar lo más cerca posible de este objetivo. La tierra comprada por el Fondo Nacional Judío fue conservada en nombre del pueblo judío y no debía ser jamás vendida o siquiera arrendada a los árabes (una situación que continúa en la actualidad.)

La comunidad árabe, a tomar crecientemente conciencia de las intenciones sionistas, se opuso vigorosamente al aumento de la inmigración y de las compras de tierra judías, porque presentaban un peligro real e inminente para la existencia misma de la sociedad árabe en Palestina. A causa de esta oposición, todo el proyecto sionista jamás se hubiera podido realizar sin el respaldo militar de los británicos y luego Estados Unidos. La amplia mayoría de la población de Palestina, a propósito, había sido árabe desde el siglo siete dC. (Más de 1200 años.)

En resumen, el sionismo se basaba en una visión errónea, colonialista, del mundo en la que no importaban los derechos de los habitantes indígenas. La oposición de los árabes al sionismo no estaba basada en el antisemitismo, sino en un temor totalmente razonable de desposeimiento de su pueblo.

La posición que presentamos aquí es crítica del sionismo, pero de ninguna manera antisemita. No creemos que los judíos hayan actuado peor que lo que cualquier otro grupo hubiera hecho en su situación. Los sionistas (que eran una clara minoría del pueblo judío hasta después de la Segunda Guerra Mundial) tenían un deseo comprensible de establecer un sitio en el que los judíos fueran los amos de su propia suerte, considerando la funesta historia de opresión de los judíos. Especialmente cuando el peligro para los judíos europeos fue inminente a fines de los años 30 y más tarde, las acciones de los sionistas fueron impulsadas por una real desesperación.

Pero lo mismo sucedió con las acciones de los árabes. El mítico "país sin un pueblo para un pueblo sin país" ya era el hogar de 700.000 palestinos en 1919. Esta es, como veremos, la raíz del problema.

1) ¿Desde cuándo ha sido Palestina un país específicamente árabe?

Palestina se convirtió en un país predominantemente árabe e islámico hacia fines del siglo siete. Casi inmediatamente después, sus fronteras y sus características, incluyendo su nombre en árabe, Filastin, fueron conocidas por todo el mundo islámico, tanto por su fertilidad y belleza, como por su importancia religiosa. Palestina se convirtió en 1516 en una provincia del Imperio Otomano, pero esto no la hizo menos fértil, ni menos árabe o islámica. El sesenta por ciento (60%) de la población estaba ocupada en la agricultura, el resto estaba dividido entre habitantes de las ciudades y un grupo nómada relativamente pequeño. Todos se consideraban pertenecientes a un país llamado Palestina, más allá de sus sentimientos de que también eran miembros de una gran nación árabe. A pesar de la llegada continua a Palestina de colonos judíos después de 1882, es importante comprender que hasta unas pocas semanas antes del establecimiento de Israel, en la primavera de 1948, nunca hubo otra cosa que una inmensa mayoría árabe. Por ejemplo, la población judía en 1931 era de 174.606 de un total de 1.033.314.

El Código Agrario Otomano de 1858 especificaba el registro de la tierra cultivable a nombre de los propietarios individuales, que en su mayor parte no había sido jamás registrada previamente, y que antes había sido administrada según las formas tradicionales de propiedad de la tierra. La nueva ley significó que por primera vez un campesino podía ser privado, no del título a su tierra, que pocas veces había tenido antes, sino más bien del derecho a vivir en ella, cultivarla y traspasarla a sus herederos, cosa que antes había sido inalienable. Bajo las disposiciones de la ley de 1858, se ignoraron a menudo los derechos comunales de tenencia. En su lugar, los miembros de las clases altas, adeptos a manipular o burlar el proceso legal, registraron grandes superficies de tierra como propias. Los fellahin [campesinos] consideraban naturalmente que la tierra era de su propiedad y a menudo descubrieron que habían dejado de ser sus propietarios legales sólo cuando la tierra fue vendida a colonos judíos por un terrateniente absentista. No sólo estaban comprando las tierras, sus cultivadores árabes estaban siendo desposeídos y reemplazados por extranjeros que tenían manifiestos objetivos políticos en Palestina.

2) ¿La oposición árabe a la llegada de los sionistas se basó en un antisemitismo inherente o en un sentido real del peligro para su comunidad?

Durante la Edad Media África del Norte y el Oriente Próximo árabe fueron sitios de asilo y refugio para los judíos de España y otras partes. En Tierra Santa vivieron juntos en [relativa] armonía, una armonía que sólo se deterioró cuando los sionistas comenzaron a reivindicar que Palestina era la posesión justa del pueblo judío excluyendo a sus habitantes musulmanes y cristianos.

El objetivo del Fondo [Nacional Judío] era recuperar la tierra de Palestina como la posesión inalienable del pueblo judío. Ya en 1891, el dirigente sionista Ahad Ha'am escribió que los árabes comprendían muy bien lo que estábamos haciendo y cuál era nuestro objetivo Theodore Herzl, el fundador del sionismo, declaró: “Trataremos de hacer desaparecer a la población [árabe] pobre a través de la frontera, obteniéndole trabajo en países de tránsito, mientras le negamos trabajo en nuestro propio país”. Tanto el proceso de expropiación y el traslado de los pobres debían ser realizados con discreción y circunspección En diversas localidades del norte de Palestina, los agricultores árabes se negaron a abandonar la tierra que el Fondo había adquirido a los terratenientes absentistas, y las autoridades turcas, a petición del Fondo, los expulsaron. Los judíos indígenas de Palestinas también reaccionaron negativamente al sionismo, dado que no veían la necesidad de un estado judío en Palestina y no querían empeorar las relaciones con los árabes.

Antes del siglo 20, la mayor parte de los judíos en Palestina pertenecían al viejo Yishuv , o comunidad, que se había establecido por razones más religiosas que políticas. Había poco o ningún conflicto entre ellos y la población árabe. Las tensiones comenzaron después que los primeros colonos sionistas llegaron en los años 80. Cuando compraron tierras de los terratenientes árabes absentistas, conduciendo al desposeimiento de los campesinos que las habían cultivado.

3) El Período del Mandato Británico 1920-1948

3.1) La Declaración Balfour promete un hogar nacional para el pueblo judío en Palestina

La Declaración Balfour, hecha en noviembre de 1917 por el Gobierno Británico fue hecha: a) por una potencia europea, b) respecto a un territorio no-europeo, c) haciendo caso omiso tanto de la presencia como de los deseos de la mayoría nativa residente en ese territorio. La declaración anglo-francesa de 1918 promete a los árabes de las antiguas colonias otomanas que, como recompensa por su apoyo a los Aliados, podrían obtener la independencia.

El alto comisionado británico para Palestina, John Chancellor, reinició la suspensión total de la inmigración y de la compra de tierras por parte de judíos para proteger a la agricultura árabe. Argumentando que toda la tierra cultivable está ocupada; que ninguna tierra cultivable en posesión actual de la población indígena, puede ser vendida a los judíos sin crear una clase de agricultores árabes sin tierra. Pero a pesar de esta petición la Oficina Colonial rechazó la recomendación.

3.2) ¿Tenían, los primeros sionistas, la intención de vivir juntos con los árabes?

Clara fue su proposición de incorporar la política agraria a la Constitución de la Agencia Judía para Palestina teniendo como objetivo adquirir tierra como propiedad judía y el título de propiedad de las tierras adquiridas y extenderlos a nombre del Fondo Nacional Judío, con el fin de que éstas sean mantenidas como propiedad inalienable del pueblo judío” (Sami Hadawi, "Cosecha Amarga."). La normativa continúa, estipulando que la Agencia promoverá la colonización agrícola basada en el trabajo judío. El efecto de esta política de colonización sionista sobre los árabes fue que la tierra adquirida por los judíos se extra-territorializó. Y de esta forma cesó de ser tierra de la cual los árabes pudieran jamás esperar algún provecho.

Los sionistas no ocultaron sus intenciones, porque tempranamente, en 1921, el doctor Eder, miembro de la Comisión Sionista, declaró agresivamente ante la Corte de Investigación que, puede haber sólo un Estado Nacional en Palestina, y es judío, y no puede haber igualdad en la asociación entre judíos y árabes, sino una preponderancia judía en cuanto los números hayan crecido suficientemente. Para luego solicitar que sólo se permitiera portar armas a los judíos.

Aunque nadie hubiera perdido su tierra, el programa [sionista] era básicamente injusto, porque negaba los derechos políticos de la mayoría (árabes). El sionismo, como cuestión de principio, no podía aceptar que los nativos ejercieran sus derechos políticos porque significaría el fin de la empresa sionista.

3.3) Reflexiones de Mahatma Ghandi sobre el Conflicto Palestino - 1938

Con estas palabras Ghandi resumía su posición respecto de conflicto entre Israelíes y Árabes (Mahatma Ghandi, citado en “Un país para dos pueblos”):

"Palestina pertenece a los árabes de la misma manera que Inglaterra pertenece a los ingleses o Francia a los franceses. Lo que está sucediendo en Palestina en la actualidad no puede ser justificado por ningún código moral de conducta. Si ellos [los judíos] tienen que considerar a la Palestina geográfica como su hogar nacional, es incorrecto que entren al país bajo la sombra de los fusiles británicos. Un acto religioso no puede ser realizado con la ayuda de bayonetas o bombas. Pueden asentarse en Palestina sólo a través de la buena voluntad de los árabes. En la situación actual, son los copartícipes de los británicos en el despojo de un pueblo que no les ha hecho ningún mal. No estoy defendiendo los excesos árabes. Desearía que hubieran escogido el camino de la no-violencia en la resistencia contra lo que consideran justamente como una invasión inaceptable de su país. Pero, según los cánones aceptados de lo que es justo o injusto, no se puede decir nada contra la resistencia árabe frente a desventajas abrumadoras."

3.4) Una compra ilegal.

En 1948, en el momento en que Israel se declaró como estado, poseía legalmente un poco más del 6 por ciento de la tierra de Palestina. Después de 1940, cuando la autoridad del mandato limitó la propiedad judía de tierras a zonas específicas dentro de Palestina, continuó la compra (y la venta) ilegal dentro del 65 por ciento del área total reservada a los árabes.

De esta manera, cuando se anunció el plan de partición en 1947, incluía tierra en posesión ilegal de los judíos, que fue incorporada como un hecho consumado dentro de las fronteras del estado judío. Y después que Israel anunció su categoría de Estado, una serie impresionante de leyes permitieron tomar legalmente inmensas extensiones de tierras árabes (cuyos propietarios se habían convertido en refugiados, y que fueron declarados propietarios ausentes' a fin de expropiar sus tierras e impedir su retorno bajo cualquier circunstancia).

4) La Partición de Palestina por la ONU

4.1) Recomendación de la ONU para la partición de Palestina en un estado judío y otro árabe.

En esa época [noviembre de 1947]los Estados Unidos lograron que la Asamblea General demorara una votación para ganar tiempo hasta conseguir que ciertas repúblicas latinoamericanas se alinearan con sus propios puntos de vista. Algunos delegados acusaron a los funcionarios estadounidenses de intimidación diplomática. Sin la terrible presión de los Estados Unidos sobre gobiernos que no se podían permitir el riesgo de represalias estadounidenses.

Las palabras de Truman respecto de la partición fueron las siguientes: “Lo siento señores, pero tengo que satisfacer a cientos de miles que están ansiosos de ver el éxito del sionismo. No tengo cientos de miles de árabes entre mis electores”. (El presidente Harry Truman, citado en "Antisionismo" por Teikener, Abed-Rabbo & Mezvinsky).

4.2) ¿Fue justo el plan de partición tanto para árabes como judíos?

El rechazo árabe se basó en el hecho de que pese a que la población del Estado judío sería (sólo la mitad) judía, y de que menos del 10% de la tierra estaría en manos judías, estos iban a ser establecidos como la entidad gobernante, un acuerdo que ningún pueblo que se respetara podría aceptar sin protesta. La acción de las Naciones Unidas estaba en conflicto con los principios básicos por los cuales se había establecido la organización mundial, es decir, defender el derecho de todos los pueblos a la autodeterminación. Al negar a los árabes palestinos, que formaban una mayoría de dos tercios en el país, el derecho de decidir por sí mismos, las Naciones Unidas habían violado su propia carta.

Pero el problema mas grande fue la insaciable necesidad de acrecentar el suelo judío. Sociedades Israelíes veían a la guerra como una oportunidad ideal para expandir las fronteras del nuevo estado, más allá de las fronteras determinadas en la partición por la ONU, y esto a costa de los palestinos.

5) La guerra comienza

En diciembre de 1947, los británicos anunciaron que se retirarían de Palestina el 15 de mayo de 1948. Los palestinos en Jerusalén y Jaffa llamaron a una huelga general contra la partición. Los enfrentamientos comenzaron casi inmediatamente en las calles de Jerusalén. Se multiplicaron los incidentes violentos y se convirtieron en una guerra total. Durante ese mes de abril de 1948, ocho de los trece mayores ataques militares sionistas contra los palestinos ocurrieron en territorio concedido al estado árabe.

Antes de cualquier intervención posible de los estados árabes, los judíos, aprovechando su superior preparación y organización militar, habían ocupado la mayor parte de las ciudades árabes en Palestina, antes del 15 de mayo de 1948. Tiberias fue ocupada el 19 de abril de 1948, Haifa el 22 de abril, Jaffa el 28 de abril, los barrios árabes en la Ciudad Nueva de Jerusalén el 30 de abril, Beisan el 8 de mayo, Safad el 10 de mayo y Acre el 14 de mayo de 1948. En comparación, los árabes palestinos no se apoderaron de ninguno de los territorios reservados al estado judío bajo la resolución de partición.

5.1) La masacre de palestinos en Deir Yassin por soldados judíos

Durante todo el día del 9 de abril de 1948, Irgún y soldados de Leji realizaron la matanza de una manera fría y premeditada. Los atacantes alinearon a hombres, mujeres y niños contra los muros y los fusilaron. La crueldad del ataque contra Deir Yassin horrorizó por igual a la opinión pública judía y mundial, llenó de miedo y pánico a la población árabe, y llevó a la huida de sus hogares de civiles desarmados en todo el país.

5.2) Respecto a las negociaciones después de las guerras de 1948-1949.

Egipto, Siria, Líbano y los palestinos estaban tratando de salvar mediante negociaciones, lo que habían perdido en la guerra, un estado palestino a la par de Israel. Israel, en cambio prefirió acuerdos que involucraron concesiones territoriales y la repatriación de refugiados aunque fuera un número simbólico. Esta negativa demostró ser, a través de los años, la fuente principal de turbulencias, violencias y del derramamiento de sangre que ocurrieron.

El invierno de 1949, fue frío y duro. Las familias se acurrucaron en cuevas, chozas abandonadas, o tiendas improvisadas. Muchos de los hambrientos sólo estaban a millas de sus propios huertos y campos en la Palestina ocupada, el nuevo Estado de Israel. A fines de 1949, las Naciones Unidas por fin actuaron. Establecieron la Administración de Ayuda y Servicios de la ONU para los Refugiados de Palestina en el Oriente Próximo [UNRWA, en inglés] para hacerse cargo de más de sesenta campos de refugiados hasta entonces atendidos por agencias voluntarias.

5.3) Expansionismo Judío.

El principal peligro que Israel, como "estado Judío" representa para sus propios habitantes, otros judíos y para sus vecinos, es su persecución de expansión territorial ideológicamente motivada y la inevitable serie de guerras producidas por este objetivo.

5.4) Ejemplos de los efectos de la ocupación israelí

Un análisis de estudiantes de la Universidad de Belén citado por el Comité de Coordinación de las ONGs internacionales en Jerusalén, mostró que numerosas familias (palestinas) pasan frecuentemente cinco días por semana sin agua corriente. El estudio continúa señalando que, las cuotas de agua restringen el uso por los palestinos que viven en Cisjordania y Gaza, mientras que los colonos israelíes tienen cantidades casi ilimitadas.

Otras de las vivencias que han experimentado, algunos muchas veces, es que el ejército [israelí] irrumpiera en su hogar, golpeando a sus parientes, destruyendo cosas. Muchos de ellos fueron golpeados, les quebraron huesos, se les disparó, sufrieron gases lacrimógenos, o vieron que estas cosas les ocurrían a sus hermanos y vecinos.

Algunos Palestinos han trabajado años como jornalero ilegal en Israel para ahorrar el dinero necesario para comprar una casa para su familia, sólo para que un día al volver del trabajo, recibiera el trauma de ver que su casa y todo lo que contenía había sido arrasado por una apisonadora israelí.

5.5) Todos los asentamientos judíos en los territorios ocupados en la guerra de 1967 constituyen una violación directa de la Convención de Ginebra, firmada por Israel.

La Convención de Ginebra requiere que una potencia ocupante cambie lo menos posible el orden existente [antes de su llegada] durante su ocupación. Un aspecto de esta obligación es que debe dejar el territorio a los que encuentra allí al llegar. No puede trasladar a sus propios nacionales para poblar el territorio. Esta prohibición se halla en el Artículo 49 de la Convención, que dice, 'La potencia ocupante no deportará o transferirá parte de su propia población civil al territorio que ocupa. Algo no respetado por Israel.

6) Oímos hablar mucho sobre el terrorismo palestino. ¿Y los israelíes?

La historia del terrorismo israelí data de los orígenes del estado. Incluyendo la matanza de 250 civiles y la brutal expulsión de otros setenta mil de Lida y Ramle en julio de 1948; la matanza de cientos más en la aldea indefensa de Dueima cerca de Hebrón en octubre de 1948, las matanzas en Quibia, Kafr Kassem, y una serie de otras aldeas asesinadas; la expulsión de miles de beduinos de las zonas desmilitarizadas poco después de la guerra de 1948 y de miles más del nordeste del Sinaí a principios de los años 70, habiendo destruido sus aldeas, para abrir la región para la colonización judía.

“La política israelí de contraataques punitivos (o terrorismo de estado) parece ser de tratar de matar entre 50 y 100 árabes por cada muerto judío. La devastación de los campos de refugiados palestinos, hospitales, escuelas, mezquitas, iglesias y orfanatos; los arrestos sumarios, deportaciones, destrucción de casas, mutilaciones, y tortura de palestinos de Cisjordania y de Gaza y la cantidad de víctimas mortales palestinas, la escala de las pérdidas materiales, las privaciones físicas, políticas y psicológicas, han excedido tremendamente el daño hecho por los palestinos a los israelíes”. Comentario realizado por Edward Said en “Cuestión Palestina.”

6.1) La parcialidad del gobierno, y de los medios de los EE.UU. respecto al terrorismo en el Oriente Próximo.

Es un hecho simplemente extraordinario y sin precedentes que nunca se mencione la historia de Israel, respecto de sus antecedentes como estado construido sobre la base de la conquista, que ha invadido países limítrofes, bombardeado y destruido a su antojo y contraviniendo la ley internacional. Todo esto jamás es examinado por los medios estadounidenses o en las declaraciones oficiales nunca se considera que juegue algún papel en la provocación del terror islámico.

7) Crítica judía del sionismo

En las palabras de Albert Einstein: “Sin duda preferiría ver un acuerdo razonable con los árabes sobre la base de la convivencia en paz que la creación de un Estado Judío. Fuera de consideraciones prácticas, mi conciencia de la naturaleza esencial del judaísmo se resiste a la idea de un Estado Judío, con fronteras, un ejército, y algún poder temporal, por modesto que fuese. Temo el daño interno que acarrearía al judaísmo”.

Otro fue el profesor Erich Fromm, escritor y pensador judío, : “En la ley internacional en general, prevalece el principio de que ningún ciudadano pierde su propiedad o sus derechos de ciudadanía, y el derecho a la ciudadanía es de facto un derecho al cual los árabes en Israel tienen mucha más legitimidad que los judíos. ¿Se castiga a los palestinos por haber huido? ¿Desde cuándo se castiga algo así mediante la confiscación de propiedad, y la prohibición de retornar al país en el que sus antepasados han vivido durante generaciones? Por lo tanto la reivindicación de los judíos sobre la tierra de Israel no puede ser una reivindicación legítima. Si todas las naciones se pusieran a reivindicar repentinamente territorios en los que sus antepasados vivieron dos mil años antes, este mundo se volvería un manicomio. Creo que, políticamente hablando, hay una sola solución para Israel, es decir, la aceptación unilateral de la obligación del estado hacia los árabes de no utilizarles como moneda de cambio en las negociaciones, sino de aceptar la total obligación moral del estado israelí hacia los antiguos habitantes de Palestina”

En un artículo publicado en el Washington Post del 3 de octubre de 1978, se informaba que el rabino Hirsch (de Jerusalén) había declarado: “El 12º principio de nuestra fe es, creo, que el Mesías reunirá a los judíos exiliados que están dispersados por todas las naciones del mundo. El sionismo está diametralmente opuesto al judaísmo. El sionismo desea definir al pueblo judío como una entidad nacionalista. En efecto, los sionistas dicen, 'Mira, Dios. No nos gusta el exilio. Llévanos de vuelta, y si no lo haces, entonces nos arremangaremos y volveremos solos. Esto, por supuesto, es una herejía. El pueblo judío está obligado por juramento divino a no imponer su retorno a la Tierra Santa en contra de los deseos de los que residen allí”. Estas declaraciones fueron extraidas de “Cosecha amarga” por Sami Hadawi,

7.1) El sionismo y el Holocausto

Las decisiones de la ONU de dividir Palestina y luego admitir al estado de Israel fueron hechas, a un nivel, como una respuesta emocional a los horrores del Holocausto. En circunstancias normales hubieran prevalecido las incontestables reivindicaciones de la mayoría árabe. Esta reacción de culpabilidad de parte de los aliados occidentales era comprensible, pero eso no significa que los palestinos tuviesen que pagar por crímenes cometidos por otros, un ejemplo clásico de que no se subsana un error cometiendo otro.

7.2) Algunos argumentos usados para justificar el sionismo

Lo que tiene que ser justificado es la injusticia a los palestinos causada por el sionismo, la desposesión y la conversión de todo un pueblo en víctima. Aquí hay una clara infamia, la cual les crea su necesidad de justificación:

a) el argumento de la herencia. El objetivo del sionismo es la restauración de una soberanía judía a su estatus de hace 2000 años. El sionismo no aboga por una revisión general del mundo de la misma manera.

b)el sufrimiento judío como justificación. Fue fácil hacer que los palestinos pagaran por 2000 años de persecución. Los palestinos, que han sentido el poder enorme de esta venganza, no han sido los opresores históricos de los judíos. No han sido ellos quienes pusieron a los judíos en ghettos y los obligaron a portar estrellas amarillas. No planificaron holocaustos. Pero tenían un defecto. Estaban débiles e indefensos ante cualquier potencia militar real.

c)el antisemitismo como justificación. A diferencia de la situación de los judíos perseguidos por ser judíos, los israelíes están en guerra con el mundo árabe porque han cometido el pecado del colonialismo, no por su identidad judía.

d)la justificación de la ley de la jungla. Presentar al mundo como naturalmente injusto, y a la opresión como algo natural, ha sido siempre el primer refugio de aquellos que quieren preservar sus privilegios. La necesidad de justificar el sionismo, y la falta de otras defensas, han sido parte de la visión israelí del mundo. En Israel, una salida común es el cinismo, por el que se han hecho famosos los israelíes.

e)el efecto sobre los israelíes. Los israelíes parecen perseguidos por una maldición. Es la maldición del pecado original contra los árabes nativos. ¿Cómo puede discutirse sobre Israel sin recordar la desposesión y la exclusión de los no judíos? Este es el hecho más básico respecto a Israel, y no es posible comprender la realidad israelí sin considerarlo. El pecado original persigue y atormenta a los israelíes; los marca y deshonra a todos. Su memoria envenena la sangre y marca cada momento de la existencia.

Estas justificaciones fueron extraídas de “Pecados Originales: Reflexiones Sobre la Historia del Sionismo y de Israel” del autor israelí Beit-Hallahami

8) Posición de la Iglesia Católica respecto del conflicto.

8.1) Pío XII.

Respecto a la creación del Estado de Israel Pío XII ocupa un lugar destacado en la lista negra de los sionista, como uno de los opositores al proyecto sionista en Palestina. Aun cuando las acusaciones realizadas por ciertos sectores sionistas han exagerado sobre la supuesta posición de Pío XII hacia el Estado israelí, la actuación del Papa italiano no permite deducir una actitud abiertamente hostil hacia la estrategia general del sionismo ni tampoco una excepción a la habitual de la diplomacia vaticana. La controversia en torno a Pío XII nace de la distinción efectuada por la Iglesia católica entre sionismo y judaísmo. De ahí que Pío XII y otros tantos responsables eclesiásticos no viesen contradicción en la doble oposición a la persecución nazi del pueblo judío y a los proyectos sionistas en Palestina.

8.2) Algo mas actual.

En una visita a la parte Árabe de Jerusalem en marzo del 2000 Juan Pablo II declaro lo siguiente: “Nadie puede ignorar cuánto ha tenido que sufrir el pueblo palestino en las últimas décadas. Sus tormentos están a la vista de todo el mundo, y todo esto ya lleva demasiado tiempo así. Ante todo ello es urgente encontrar una solución justa a las causas que están en la base del problema”. Su llamamiento, a los líderes políticos, fue para que pongan en práctica los acuerdos alcanzados y prosigan hacia la paz que anhelamos todos.

En otros de los discursos, el Papa, hizo hincapié en la desgracia del pueblo árabe. Pero su reflexión final mostraba a los organismos internacionales( la ONU) como responsable de tomar cartas en el asunto para poder llegar a una solución.

La realidad es que la diplomacia vaticana no contribuye a resolver la situación ni a reflejar el conflicto en toda su crudeza. Ni siquiera contribuye a la imparcialidad. Los buenos deseos y los ánimos de paz deben ser reconocidos en su justa medida y no tomados como indicios de apoyo a ninguna de las partes.

Conclusión

Considerando el daño que ha sido hecho al pueblo palestino, la obligación de Israel es hacer todo lo posible por reparar el daño que ha causado.

Israel no debiera objetar a este estado, además, debiera contribuir a su fundación con compensaciones generosas. Fuera de que es la actitud correcta, esto terminaría con los actos esporádicos de violencia contra Israel, ya que se realizaría el deseo legítimo de los palestinos de tener su propio estado. Además, todas las leyes que discriminan contra no-judíos viviendo en Israel debieran ser revocadas. Todos los ciudadanos debieran gozar de derechos plenos e iguales, los que también debiera tener todo palestino que desee retornar a su patria nativa ancestral. Estos refugiados debieran, por principio, ser compensados por sus hogares y tierras perdidas.

Estados Unidos y Europa también deberían recompensar al pueblo palestino por permitir y apoyar, no en forma explicita, las acciones Israelíes en suelo palestino.

A largo plazo, los israelíes podrán vivir en paz con sus vecinos sólo si admiten su culpabilidad y reparan los daños. Sólo entonces podrá restaurarse la tradición judía de ser un pueblo de un alto carácter moral. Y sólo por este camino, se puede conseguir una verdadera seguridad, paz y justicia para ese antiguo país.

Índice

Introducción

1) ¿Desde cuándo ha sido Palestina un país específicamente árabe?

2) ¿La oposición árabe a la llegada de los sionistas se basó en un antisemitismo inherente o en un sentido real del peligro para su comunidad?

3) El Período del Mandato Británico 1920-1948.

3.1) La Declaración Balfour promete un hogar nacional para el pueblo judío en Palestina.

3.2) ¿Tenían, los primeros sionistas, la intención de vivir juntos con los árabes?

3.3) Reflexiones de Mahatma Ghandi sobre el Conflicto Palestino - 1938.

3.4) Una compra ilegal.

4) La Partición de Palestina por la ONU.

4.1) Recomendación de la ONU para la partición de Palestina en un estado judío y otro árabe.

4.2) ¿Fue justo el plan de partición tanto para árabes como judíos?

5) La guerra comienza.

5.1) La masacre de palestinos en Deir Yassin por soldados judíos.

5.2) Respecto a las negociaciones después de las guerras de 1948-1949.

5.3) Expansionismo Judío.

5.4) Ejemplos de los efectos de la ocupación israelí.

5.5) Todos los asentamientos judíos en los territorios ocupados en la guerra de 1967 constituyen una violación directa de la Convención de Ginebra, firmada por Israel.

6) Oímos hablar mucho sobre el terrorismo palestino. ¿Y los israelíes?

6.1) La parcialidad del gobierno, y de los medios de los EE.UU. respecto al terrorismo en el Oriente Próximo.

7) Crítica judía del sionismo.

7.1) El sionismo y el Holocausto.

7.2) Algunos argumentos usados para justificar el sionismo.

8) Posición de la Iglesia Católica respecto del conflicto.

8.1) Pío XII.

8.2) Algo mas actual.

Conclusión

Bibliografía:

  • “Palestine and Israel: A Challenge to Justice” por John Quigley, profesor de derecho en Ohio State University.

  • “La Cuestión Palestina” por Edward Said.

  • Entrevista con Ernesto Tzvi, historiador y profesor del Colegio Buber Martín en la Ciudad de Buenos Aires.

  • Entrevista con el rabino Shlomo Kiesel del Seminario Rabinico Dario Feiguin en la Ciudad de Buenos Aires.

  • Parte de la bibliografía y mas que nada comentarios y opiniones fue extraídas de distintas paginas de internet como www.lbbl.org .

  • Nación Árabe del año 2000. Articulo escrito por Ignacio Gutierrez de Teran, Arabista y profesor de Universidad Autónoma de Madrid.

  • Periodico el Mundo de Marzo 2000. Articulo “El Papa apoya el derecho de los palestinos a vivir en su patria como seres libres” por Ramy Wurgaft.

  • Comunidad judía en Palestina.

    Organización clandestina involucrada en numerosos actos terroristas, que en 1948 se incorporó al ejército israelí.

    Leji (también conocida como 'la banda Stern'): organización terrorista judía, que más tarde se asoció con el Irgún y la Haganá. Sus miembros se incorporaron al ejército israelí en 1948.

    Doctrina de la Iglesia en Materia Económica

    17

    Vídeos relacionados