Conflicto dinástico y Carlismo

Historia de España. Siglo XIX. Fernando VII. Guerras carlistas. Isabel II. Liberalismo. Constitución de 1837

  • Enviado por: MasonicDog7
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

1. CONFLICTO DINASTICO Y CARLISMO (antecedentes de la era liberal)

1.1 Introducción

La muerte de Fernando VII dio lugar a un grave conflicto dinástico en la sucesión al trono ya que al no tener descendencia masculina y al estar vigente la Ley Sálica, impedía a su hija Isabel el acceso al trono. Influido por su mujer, decretó la Pragmática Sanción que abolía dicha ley, de origen francés, con lo que permitía el trono a su hija Isabel.

Paralelamente, los partidarios de don Carlos, hermano de Fernando VII, mostraron su negación ante tal insurrección. De esta manera se establecían dos posturas ideológicas totalmente opuestas: por una parte los seguidores de don Carlos, formado por defensores del Antiguo Régimen, defendiendo la tradición ; por otro lado , María Cristina tuvo que aliarse y buscar apoyo en los liberales ya que corría el riesgo de quedarse sola y poner en peligro la corona para su hija.

1833, muere Fernando VII el deseado, quedando constancia en su testamento que su reinado pasaba a su hija Isabel y nombrando como regente hasta que la niña llegase a la

mayoría de edad, a su madre María Cristina.

Ese mismo día, don Carlos se proclama rey de España, dando lugar a un levantamiento absolutista al norte de España. Nace así la primera guerra carlista.

1.2 Primera Guerra Carlista (1833 - 1839)

Bajo el lema de “Dios, Patria y Fueros” se agruparon los defensores del absolutismo. Representaban una parte de la sociedad conservadora y retrograda, para los pensamientos liberales de la época.

La regente María Cristina además del apoyo liberal moderado, contaba también con parte de los absolutistas fieles a Fernando VII. Tuvo que ceder antes las exigencias de los grupos populares liberales.

La guerra se inicio con el levantamiento de grupos carlistas en el País Vasco y Navarra aunque diversas ciudades vascas y navarras se mantuvieron fieles al liberalismo.

El bando liberal contaba con la ventaja de la escasez de un ejército regular inicial por parte de los carlistas, pero siguiendo el ejemplo de las milicias se organizaron en guerrillas. Esta ventaja no duraría mucho ya que, el general Zumalacárregui (tío Tomás), de origen vasco, consiguió reunir un gran número de hombres. Esto, sumado a la unificación de las partidas aragonesas y catalanas, parecía suficiente para tomar Madrid, pero lejos de su cometido tuvieron que replegarse nuevamente al norte.

Don Carlos también recibió apoyo internacional, de la mano de potencias absolutistas como Rusia, Prusia y Austria. La regente María Cristina, también contó con apoyo extranjero de Inglaterra, Francia y Portugal.

Tras la derrota de las tropas carlistas en Luchana, a manos del general liberal Espartero, se inició una división ideológica en el bando carlista. Por una parte, los transaccionstas, partidarios de una capitulación con los liberales; por otro los intransigentes, que no estaban dispuestos a llegar a ningún acuerdo con los liberales. Finalmente, el general Maroto (transaccionsita) acordó en 1839, la firma del Convenio de Vergara con el general liberal Espartero, aunque habría que esperar hasta 1840 para poner fin a la guerra ya que una parte del ejército carlista mostraba resistencia en la zona del Maestrazgo.

2. EL LIBERALISMO DURANTE EL REINADO DE ISABEL II

Las Regencias (1833 - 1843)

La Regencia de María Cristina (1833 - 1840)

Tras las presiones recibidas por el ultraconservador Francisco Cea Bermúdez por sus escasas reformas administrativas, la regente María Cristina se ve obligada a destituirlo y nombrar Presidente de Gobierno al liberal moderado Francisco Martínez de la Rosa (enero de 1834). En abril de ese mismo año se aprobó el “Estatuto Real”, cuyas características son:

  • Formado por 50 artículos en forma de “Carta Otorgada” según el modelo francés de Luís XVIII.

  • Sistema de representación en Cortes Bicamerales.

  • En cuanto a la Corona, era la única institución capaz de de convocar las Cortes y disolverlas.

No se muestran todavía el principio de soberanía nacional ni la separación de poderes.

A pesar del carácter restringido de las Cortes, sus miembros fueron más liberales que los ministros, formándose así las dos vertientes del liberalismo: el Partido Moderado y el Partido Progresista, siendo los dos liberales pero cada uno liderado por un ideal diferente.

2· Partidos Políticos:

- Partido Moderado: principales características:

- Basado en ideología eclesiástica, uniendo el liberalismo con el progreso.

  • Soberanía nacional compartida entre el Rey y las Cortes.

  • Poder legislativo bicameral, un Senado elegido por la Corona y un Congreso elegido por sufragio censitario.

  • En cuanto al sistema económico se basaba en el proteccionismo.

  • Se apoyaba en la alta burguesía.

-Partido Progresista: principales características:

- La Soberanía residía en las Cortes.

  • Poder legistalativo bicameral.

  • Libertad de prensa, carácter democrático de los Ayuntamientos y Milicia Nacional.

  • Sistema económico basado en el Librecambismo.

  • Se apoya en las clases medias.

El gobierno moderado de de Martínez de la Rosa no modificó el sistema fiscal y seguía la censura de prensa por lo que surgió gran tensión en las ciudades. Esto sumado a la vuelta del exilio de los liberales permitieron la creación de periódicos y tertulias, donde se creo una opinión pública progresista. Surgió el rumor de un sabotaje por parte de los religiosos por la propagación del cólera. En Madrid tomaron represalias asesinando a frailes y quemando conventos y en Barcelona, en verano de 1835, se produjeron disturbios en la fábrica de “El Vapor”.

En consecuencia a todo esto:

  • Se manifestaron los ciudadanos pidiendo cambios, que conllevó la formación de Juntas Revolucionarias.

  • El actual jefe de gobierno, el moderado conde de Toreno dimitió dando lugar a que la regente nombrase a Juan Álvarez de Mendizábal.

Mendizábal era un financiero liberal con influencias en las Bolsas europeas. Entre sus expectativas de cambio figuraban:

  • Reforma de la Ley electoral para ampliar el derecho a voto

  • Restablecimiento libertad de imprenta.

  • Resolución del problema del clero regular.

  • Reforma de Hacienda.

  • Liquidación de la Deuda pública y ganar la Guerra.

El gran entusiasmo mostrado no fue suficiente para realizar todos sus compromisos políticos. Mendizábal pidió el apoyo de las Cortes, pero rechazaron el proyecto de Ley Electoral, por lo que solicitó a la regente la disolución de estas. La regente rechazó su petición y Mendizábal se vio obligado a dimitir en mayo de 1836 tras siete meses de gobierno.

A pesar de la mayoría progresista en las elecciones y del rechazo de las Cortes, la regente Mª Cristina nombró al moderado Francisco Javier Istúriz como jefe de gobierno. Istúriz, ante su rechazo por parte de las Cortes, pidió su disolución, como ya hizo Mendizábal. Todo este ajetreo provocó la definitiva división entre Moderados y Progresistas.

Ante el temor de una vuelta a la línea conservadora por parte de la regente, se produjeron protestas en la mayoría de provincias y ciudades, como el pronunciamiento de Málaga a finales de julio de 1836. En agosto de ese mismo año se produce la rebelión de la Guardia Real de La Granja, lo que llevó a la corona a capitular confiando de nuevo el poder a los progresistas con José María Calatrava como jefe de Gobierno y Mendizábal al mando de Hacienda y Marina.

3 · El Gobierno Progresista y la Constitución de 1837

El programa de reformas de gobierno contaba con tres objetivos fundamentales:

1· Instauración de un régimen liberal, basándose en los principios del liberalismo económico. Entre otras características destacan:

  • Abolición del régimen señorial, de las vinculaciones y de los privilegios de la Mesta.

  • Desamortización de los bienes eclesiásticos.

  • Libertad de arrendamientos agrarios, en todos los aspectos.

2· Reforzar el Ejército

  • Se incrementó el suministro de armas y provisiones al Ejército.

  • El mando del Ejército pasó a manos del general Espartero.

  • Se tomaron medidas para acabar con los apoyos al carlismo.

3· Nueva Constitución

Tanto la Constitución de 1812 y el Estatuto Real de 1834 eran inapropiados párale sistema liberal que se quería implantar. El problema era llegar a un acuerdo entre los dos partidos para que se obtuviese un “consensus” para mediar entre los problemas de una forma mas ortodoxa que con los conocidos pronunciamientos militares.

La Constitución, de tendencias progresistas aunque con grandes concesiones moderadas, fue aprobada el 8 de junio de 1837. Con 77 artículos y 2 disposiciones adicionales. Características más importantes:

  • Soberanía nacional compartida, entre las Cortes y el Rey.

  • Cortes Bicamerales.

  • La Corona posee el poder ejecutivo a través de su Gobierno y no tiene responsabilidad política. Tiene derecho de veto por una legislatura.

  • Las alcaldías serán elegidas por los vecinos con capacidad de voto

  • La Milicia Nacional tiene rango constitucional y se encarga del mantenimiento del orden y el apoyo al Ejército

  • Se garantiza la libertad de culto.

  • Se reconoce la libertad de imprenta sin censura.

Con esto, los progresistas aceptan las tesis doctrinarias que aportan a la Corona un poder moderador.

En octubre de 1837, los moderados ganan las elecciones gracias a su mejor organización electoral. Durante tres años se sucedieron gobiernos moderados (Ofalia, Pérez de Castro) No obstante, los progresistas fueron perdiendo las elecciones municipales, ya que se le permitía el voto a los vecinos (art. 70) y estos apoyaban a los progresistas.

El gobierno moderado al modificar la Ley de Ayuntamientos, apoyada por la regente Mª Cristina, sufrió una oleada de protestas por todo el país. Con esto y la insurrección de la Milicia Nacional, Mª Cristina renunció a su regencia el 12 de octubre de 1840.

4. La Regencia de Espartero (1841 - 1843)

En mayo de 1841, el general Baldomero Espartero asumió las funciones de Regente y de Presidente del Gobierno, aunque no duraría mucho, debido entre otros aspectos a:

  • División del Partido progresista.

  • Política Económica contradictoria.

  • Favoritismo hacia un reducido sector de militares (Ayacuchos).

  • Operaciones militares y grandes represalias contra su oposición.

En 1843, Espartero tuvo que ceder la presidencia del Gobierno al progresista Joaquín María López, aunque seguía ocupándose de la regencia. En verano de ese mismo año, al producirse una insurrección huyó a Londres junto con otros progresistas como Mendizábal

3 EL REINADO DE ISABEL II (1843 - 1868)

El 8 de noviembre de 1843, Isabel fue proclamada reina. Optaron por el adelantamiento de la mayoría de edad ya que carecían de alternativas para dirigir el reino. Esto ayudó a su control por su escasa formación política y por su corta edad, 13 años. Tras diversos cambios en la jefatura de gobierno, la reina Isabel II nombra, el 1 de mayo de 1844, como presidente de Gobierno al general moderado Narváez.

3.1 Características Moderados y Progresistas

El reinado de Isabel II posee unas características comunes inalterables que se mantuvieron durante 25 años de reinado:

  • Régimen de monarquía liberal de tendencias conservadoras.

  • Presencia permanente de militares entre los miembros del gobierno.

  • Partidos Burgueses en el parlamento:

  • % Partido Moderado, principales características:

    • Representante de los intereses de los grandes propietarios.

    • Partidarios de la soberanía compartida.

    • Ayuntamientos controlados por la Corona.

    • Sufragio censitario limitado.

    • Legislación favorable a intereses de grandes propietarios.

    • Prohibición de cualquier acto en contra del régimen.

    Cómo es lógico, este partido no cuenta con el apoyo popular por lo que su acción se basa en la vida parlamentaria, gobierno, administración y prensa, para el dominio de la opinión pública

    % Partido Progresista:

    • Representante de las tendencias reformistas y de los intereses de la alta burguesía, industrial y de la media y pequeña burguesía urbana .

    • Partidarios de la soberanía nacional con un poder ejecutivo entregado a la Corona y un gobierno sometido al control de las Cortes.

    • Cortes bicamerales con Senado electivo y renovable.

    • Sufragio censitario más amplio, partidario de derechos individuales, pero no tan favorable con los derechos colectivos, como asociación o huelga.

    • Sistema económico librecambista, lo que provocará que los industriales españoles se pasen al moderantismo por temor a la competencia con industrias extranjeras.

    Debido a la Constitución de 1845, no tuvo otra manera de llegar al poder que mediante pronunciamientos militares, a través de las juntas revolucionarias y con el apoyo del pueblo, aunque campesinos y obreros quedaron decepcionados cuando el gobierno de 1854 , apoyó a los intereses de los patronos dejando a un lado los intereses populares. Esto sirvió para que trabajadores se fijaran en el Partido Demócrata y en el Partido Republicano.

    % Partido Demócrata (formado en 1849 como separación del Partido Progresista):

    • Nacido bajo los ideales demócratas europeos (Manifiesto Comunista de Marx y Engels)

    • Primera expresión política demócrata en España.

    • A favor del sufragio universal, de la ampliación de las libertades públicas, de la intervención del Estado en la enseñanza, del derecho a la igualdad y de la asistencia social.

    % La Unión Liberal

    • Fundado en 1854 como escisión del Partido Moderado y los grupos más conservadores del Partido Progresista.

    • Pretendían convertirse en la opción centrista entre los dos partidos clásicos, aunque no poseían novedades ideológicas.

  • La Década Moderada (1844 - 1854)

  • Con Narváez como número uno del Partido Moderado, y jefe de gobierno, y Luís Bravo Murillo, como segundo de abordo, se inició la Década Moderada.

    % La Constitución de 1845

    Un cambio de gobierno tiene como consecuencia una modificación del documento constitucional. Recoge las ideas básicas del moderantismo y estuvo en vigor desde 1845 hasta 1869. Entre otras características destacan:

    • Sustitución de la Soberanía Nacional por Soberanía Compartida, donde el poder legislativo reside en las Cortes con el Rey.

    • Sistema de representación Bicameral.

    • Poder de disolución del Congreso para la Corona.

    • Suspensión de la Milicia Nacional.

    • Ayuntamientos y diputaciones sometidas a la Administración Central.

    % Desarrollo Político:

    • Matrimonio de Conveniencia entre Isabel II con su primo Francisco de Asís que influyó negativamente en las decisiones políticas de la Reina.

    • Se produjo un nuevo levantamiento carlista al fracasar la unión matrimonial entre la Reina y el nuevo pretendiente carlista Carlos Luís, hijo de Carlos María Isidro.

    • Las revoluciones europeas de 1848 provocan en España manifestaciones y descontento social por el hambre presente en la sociedad.

    • Bravo Murillo intentó reformar la Constitución para otorgarle todo el poder político al Gobierno, apartando aun más la participación política de la sociedad civil.

    • En 1853, Sartorius partidario de la reforma constitucional disuelve las Cortes y ejercía su poder como Jefe de Gobierno de forma dictatorial.

  • El Bienio Progresista (1854 - 1856)

  • Este nuevo gobierno intentó modificar el país retomando los principios constitucionales de 1837. Esas modificaciones pasaban por la restauración de la Milicia, la ley municipal progresista, reformas económicas a favor de la burguesía urbana y de las clases medias.

    Las acciones más importantes fueron las desamortizaciones llevadas a cabo por el ministro Madoz, que afectaron a los bienes del Estado, Iglesia y demás instituciones. Con esto se pretendía conseguir medios para la Hacienda e inversiones públicas, (como la construcción del ferrocarril) y la modernización económica del país. En 1855 se elaboró la Ley General de Ferrocarriles, donde se regulaba su construcción y ofrecía incentivos a las empresas colaboradoras.

    Todos estos buenos propósitos de medidas reformitas no provocaron un cambio mejorable en las condiciones de vida del pueblo lo que generó un clima de conflictividad social.

    Los bienes desamortizados salían a la venta y únicamente podían acceder a ellos los miembros de la alta burguesía, sin dejar a campesinos la posibilidad de invertir.

    Esta crisis dieron lugar a levantamiento obreros en Barcelona, donde los trabajadores pedían reformas laborales. El gobierno accedió a algunas de sus exigencias, pero finalmente en 1856 un grave levantamiento en el campo castellano y muchas ciudades del territorio español dieron lugar a la dimisión de Espartero. La reina confió el poder del Gobierno a O'Donnell, que castigó duramente las revueltas.

    7

    Vídeos relacionados