Conducta anormal

Psicología. Transtornos psicológicos. Psicosis. Neurosis. Depresión. Manía. Terapias

  • Enviado por: Ana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información


  • ¿QUÉ ES LA CONDUCTA ANORMAL?

  • Anormal: alejado de la norma; comportamiento que manifiesta una persona y que resulta extraño o diferente al resto de la gente.

    • Inadecuadas desde el punto de vista cultural.

    • Se acompañan de malestar subjetivo.

    • Reflejan una deficiencia psicológica; dificultad para enfrentarse a exigencias y tensiones de la vida.

    No existe una clara distinción entre lo normal y lo anormal, sino diversos grados de deficiencia patológica, malestar subjetivo e inadecuación cultural. La mayoría de las personas se sitúan en el centro, con deficiencias ligeras o moderadas.

  • ¿CÓMO SE PUEDE EXPLICAR LA CONDUCTA ANORMAL?

  • ENFOQUE MORAL O SOBRENATURAL

  • Una de las explicaciones más antiguas sobre el origen de los trastornos del comportamiento ha sido considerarlos producto de intervenciones sobrenaturales: espíritus (o posesión demoníaca) que se apoderaban de las personas y les obligaban a cometer ciertos actos. Esta creencia ha pervivido con distintos matices a lo largo de los años.

  • ENFOQUE MÉDICO

  • La idea de la posesión diabólica fue la explicación dominante en la Edad Media. En esta época se crearon instituciones dedicadas al amparo de los enfermos mentales.

    Siglo XVI se va imponiendo la idea de que los trastornos mentales son una enfermedad. Se crean los primeros hospitales separados de los monasterios. Hasta el XVIII no comienza la preocupación por mejorar la atención a los enfermos mentales.

    Kraepelin estableció distintos tratamientos para la cura de los trastornos.

    La conclusión que se desprende del enfoque médico, es que las conductas anormales, al ser consideradas enfermedades, pueden tratarse como tal y ser curadas.

    (Epilepsia: enfermedad orgánica caracterizada por la pérdida súbita de conocimiento y crisis convulsivas.)

  • ENFOQUE PSICOLÓGICO

  • La idea es considerar que los procesos mentales intervienen en la aparición de los trastornos de conducta. Charcot estudió los síntomas de la histeria: muchos de estos síntomas venían de profundos conflictos emocionales. Charcot suprimió mediante hipnosis los síntomas histéricos.

    Los trastornos mentales pueden tratarse por métodos terapéuticos.

  • ENFOQUE SOCIAL

  • Las principales causas de los trastornos mentales son de naturaleza social, ya que todo tipo de comportamiento procede de la interacción entre las condiciones naturales de cada ser humano y experiencias.

    Existe una fuerte relación entre trastorno y cultura.

    El tratamiento tiene que abordarse mediante medidas de tipo social.

    HACIA UN ENFOQUE BIO-PSICO-SOCIAL

    Los profesionales suponen que los trastornos están influidos por las disposiciones genéticas, estados psicológicos y circunstancias sociales.

    El tratamiento tendría que abordarse desde un enfoque multidisciplinar.

  • ¿CUÁLES SON Y CÓMO SE CARACTERIZAN LOS TRASTORNOS PSICOLÓGICOS?

  • Trastorno mental: “cualquier anomalía que implique alteraciones graves en el pensamiento, las emociones o la conducta, de tal modo que dificulte a la persona que lo sufre la adaptación de su entorno”.

    Actualmente está en vigor el DSM_IV (1994), que clasifica y describe unos 200 trastornos. Asume el modelo médico.

    CIE_10 incluye una descripción de los trastornos, del comportamiento y del desarrollo.

      • DIFERENCIAS ENTRE PSICOSIS Y NEUROSIS:

      • NEUROSIS: término con que se hacía referencia al conjunto de síntomas psíquicos y emocionales producidos por un conflicto psicológico. (fobias, angustia, obsesivo-compulsiva, de conversión (histeria), hipocondríacas).

      • PSICOSIS: enfermedades mentales de causa orgánica, que producen una alteración de la capacidad de juicio y raciocinio, de la percepción y captación de la realidad con delirios y alucinaciones.

    _La neurosis se caracteriza por la aparición de síntomas psíquicos y emotivos que dificultan la vida diaria. Inacapacidad para controlar tareas vitales básicas. Sin embargo, no afecta a la capacidad global de razonamiento ni al sentido de la realidad del sujeto. Éste sólo pierde su normalidad en relación con la obsesión que le perturba.

    _La psicosis, en cambio, conlleva una pérdida global del sentido de la realidad, quedando afectadas las capacidades del razonamiento, el juicio y la propia percepción. En ellas son frecuentes las alucinaciones o alteraciones de la realidad externas o internas del sujeto. Así mismo, los delirios son síntomas característicos del comportamiento psicótico.

    Desde el punto de vista de su curación, también se diferencian. Mientras que existen bastantes técnicas terapéuticas que garantizan un cierto éxito en tratamientos neuróticos, no sucede lo mismo con la psicosis.

    NEUROSIS:

      • Trastornos provocados por la ansiedad: Ansiedad, fobia, obsesión, ansiedad generalizada, estrés.

      • Trastornos somáticos: Conversión, hipocondría.

    + Trastornos alimenticios (bulimia, anorexia)

    PSICOSIS:

      • Trastornos del estado de ánimo: Depresión, manía.

      • Trastornos disociativos: Amnesia, fuga, personalidades múltiples.

      • Trastornos de la personalidad: Antisocial-paranoide, histérico.

      • Trastornos esquizofrénicos: Esquizofrenia.

    3.1. TRASTORNOS PROVOCADOS POR LA ANSIEDAD

    Algunas personas, frente a cierta situaciones, sienten una malestar tan intenso y persistente que les causa una gran tensión (ansiedad).

    Ansiedad patológica: estado de aprensión o tensión acompañado de conductas de evitación ante situaciones consideradas irracionalmente amenazantes o peligrosas. Suele ir acompañada de sudoración, palpitaciones, tensión muscular, ahogo... Se agrupan en:

    • Fobias específicas, agorafobia y fobia social.

    • Trastorno obsesivo compulsivo y ansiedad generalizada.

    • El trastorno de estrés postraumático.

    TRASTORNOS FÓBICOS O NEUROSIS FÓBICAS: Las fobias son temores irracionales ante una situación, un objeto o una actividad. no pueden ser explicados de modo razonable, quedan fuera del control del sujeto que tiende a huir de la situación.

    Las más comunes: agorafobia, miedo a lugares públicos; claustrofobia, pánico a permanecer en sitios cerrados; fobia social, miedo a ser observado y humillado.

    TRASTORNO OBSESIVO-COMPULSIVO (neurosis obsesiva compulsiva) Y ANSIEDAD GENERALIZADA (neurosis de ansiedad):

    Las obsesiones son pensamientos, ideas, imágenes o recuerdos que se imponen a la conciencia de modo involuntario, aunque se consideran generalmente repugnantes o sin sentido. Algunas consisten en dudar sistemáticamente haber realizado una acción.

    Las compulsiones son conductas repetitivas realizadas siempre de la misma manera (son respuesta a una obsesión).

    El estado de ansiedad generalizada se caracteriza por que la persona que lo sufre no puede identificar la causa de su trastorno y por tanto es incapaz de evitarlo.

    EL ESTRÉS POSTRAUMÁTICO: Surge tras haber vivido alguna experiencia traumática. Reviven la agresión como un recuerdo constante, o rehuyen el hablar sobre el tema y se muestran irritables o inestables.

    3.2. TRASTORNOS DEL ESTADO DE ÁNIMO: DEPRESIÓN Y MANÍA

    DEPRESIÓN MAYOR: la persona que la padece experimenta sentimientos profundos de tristeza y deseperanza. Se diagnostica cuando la persona sufre más de dos semanas: desesperanza, crisis de llanto, trastornos de sueño y apetito, desgana sexual, agotamiento, sentimientos negativos hacia uno mismo, y en casos extremos, delirios y alucinaciones. Dos clases de depresiones:

  • Reactivas: se producen ante algún suceso doloroso o situación de cambio. Son bastante comunes, y hasta cierto punto, saludables, pues ayudan a asimilar la pena o el cambio.

  • Endógenas: debidas a causas internas, y sin motivo aparente, la persona queda sumida en tristeza y desesperanza.

  • MANÍA: es la emoción opuesta a la depresión. Aparente alegría desbordante, hiperactividad, optimismo exagerado y autoestima sobrevalorada.

    TRASTORNO BIPOLAR: la persona alterna entre la depresión y la manía. Durante la fase maníaca, la persona se muestra muy habladora, activa, irritable en exceso y con escasa necesidad de dormir. Al cabo de un tiempo, pasa al estado depresivo.

    3.3. TRASTORNOS SOMÁTICOS

    Trastornos somáticos: males físicos sin causas fisiológicas reconocibles.

    También llamado neurosis de conversión (se supone que la causa es un conflicto psicológico que se convierte en un síntoma orgánico).

    HIPOCONDRIA: preocupación del paciente por la salud. Se observa constantemente, va de médico en médico y abusa de los medicamentos.

    3.4. TRASTORNOS DISOCIATIVOS

    Trastornos disociativos: se sufre una súbita pérdida de la memoria o experimenta un cambio de la idntidad.

    AMNESIA: incapacidad para recordar hechos o situaciones. El olvido en la amnesia sólo olvida aquello especialmente doloroso. Aparece y desaparece súbitamente.

    FUGA: supone un olvido, pero implica también una huida: de la propia casa e identidad. Al salir de este estado se recuerda la identidad, pero no lo que ocurrió durante la fuga.

    PERSONALIDADES MÚLTIPLES: amplia disociación del “yo”. Se tienen dos o más personalidades diferenciadas, que se alternan entre sí pasando bruscamente de una a otra, de comportamientos muy diversos. Rasgos opuestos, incluso diferentes edades, sexo... La personalidad principal puede no tener conciencia de la existencia de las otras personalidades, aunque las otras se conozcan entre sí. La mayoría de las personas que lo padecen, sufrieron abusos físicos, sexuales o emocionales en la infancia.

    3.5. TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD

    Se considera que alguien tiene trastornos de personalidad cuando el comportamiento y los rasgos que forman la personalidad se desorganizan de tal modo que provocan inadaptación en la vida social.

    TRASTORNO ANTISOCIAL (PSICÓPATA): (psicopatía o sociopatía). Se violan reiteradamente las normas de conducta. Hace sufrir a los demás aunque no siente culpa.

    Suele presentarse antes de los quince años (robos, mentiras, vandalismo, alcohol, drogas, sexo, violencia...). Actúan según les apetece, sin importar las consecuencias. Pobreza sentimental: no sentir amor, ni pena, ni arrepentimiento, vergüenza, alegría... Sus causas pueden ser anomalías en el sistema límbico, factores ambientales, deprivación afectiva...

    TRASTORNO PARANOIDE: muestran rasgos de desconfianza, suspicacia, susceptibilidad, no aceptan críticas, creen tener siempre razón y nunca la culpa. Orgullosos, fríos, sin sentido del humor.

    TRASTORNO HISTRIÓNICO: siempre pendiente de lo que opinen los demás e intenta llamar la atención con una conducta teatral, llamativa. Hacen amistades con facilidad, pero se convierten en posesivos y reclaman constantemente la atención. Activos, inquietos, con reacciones desproporcionadas ante conflictos interpersonales.

    3.6. TRASTORNOS ESQUIZOFRÉNICOS

    Son los famosos “locos” o “dementes”, ya que la característica de la esquizofrenia es la falta de lógica o la incomprensividad de la conducta.

    Los síntomas son muy extraños: sonoridad del pensamiento (oye sus propios pensamientos y cree que los demás también), alucinaciones auditivas (voces que comentan lo que hace), percepción delirante (atribución de significado absurdo a cualquier hecho u objeto), sentimientos interferidos (le impiden o imponen actos o emociones), alteraciones en el movimiento, la postura... no comprende lo que le pasa a él ni al entorno, por lo que se produce una ruptura con la realidad.

    Algunos ni si quiera pueden hablar coherentemente, están incapacitados para cualquier forma de trato social.

    Sus causas pueden ser la herencia, infecciones víricas, estrés grave, lesiones cerebrales...

    3.7. TRASTORNOS DE LA ALIMENTACIÓN

    ANOREXIA: la persona se niega a comer y pierde peso de manera alarmante. En ocasiones se provocan el vómito, toman laxantes y diuréticos. Sorprendentemente rinden bien en el trabajo o los estudios. Tienen una fuerte distorsión de su imagen, ya que perciben su cuerpo de forma equivocada: “se ven gordas y poco atractivas”. El psicoanálisis atribuye el origen de la anorexia a un rechazo inconsciente de la femineidad, la sexualidad y el miedo a crecer. Muchos casos de anorexia se inician tras intentos de realizar dietas para “conservar la línea”.

    Puede ser una enfermedad muy grave; su tratamiento se realiza en hospitales para poder controlar la alimentación.

    BULIMIA: apetito voraz e incontrolado, frecuentemente combinado con la actitud anoréxica, y después de cada comida, se provoque el vómito. Se vive con ansiedad, autodesprecio y sentimiento de culpa. La ingestión exagerada de comida se inicia como compensación por un disgusto o fracaso.

  • ¿QUÉ TRATAMIENTOS EXISTEN PARA AYUDAR A LAS PERSONAS CON PROBLEMAS PSICOLÓGICOS?

  • LAS TERAPIAS PSICOLÓGICAS

    Terapia: del griego, therapeutikós, “el que cuida de otra persona”.

    Terapeuta: alguien formado profesionalmente para ofrecer un tipo definido de tratamiento con la finalidad de ayudar resolviendo problemas personales.

    4.1.1.TERAPIA PSICOANALÍTICA

    Su método consiste en hacer aflorar desde el inconsciente los episodios traumáticos que generaron en el paciente sus trastornos actuales. Tres perspectivas:

  • Asociación libre: el paciente dice todo lo que se le viene a la cabeza, por absurdo que parezca.

  • Análisis e interpretación de sueños a través de los cuales también se manifiesta el inconsciente.

  • Recuerdos de la infancia: en ellos se encuentran las claves de los trastornos actuales.

  • La relación que se establece entre analista y paciente produce transferencia afectiva, mecanismo por el cual el paciente transfiere al terapeuta los aspectos (positivos o negativos) que mantuvo en su infancia con personas implicadas en el trastorno reprimido. Es mediante esta relación como realmente se produce la curación.

    La terapia que sigue fielmente los procedimientos de Freud se llama psicoanálisis ortodoxo.

    4.1.2. TERAPIA CONDUCTISTA

    Los trastornos mentales o al menos sus síntomas son también aprendidos. Estas terapias, se dirigen, entre otras cosas, a la adquisición de comportamientos más adecuados. Métodos que utilizan:

    • Desensibilización sistemática: Para pacientes con ansiedad, especialmente fóbicos. Consiste en eliminar el estímulo que provoca la ansiedad, presentándolo en circunstancias de relajación. Si el paciente logra relajarse, podrá superar la angustia; el secreto consiste en proceder de forma gradual.

    • Inundación (inmersión): método contrario al anterior; se induce al paciente a soportarlo intensamente.

    • Aversión: consiste en establecer una asociación entre la conducta que se pretende eliminar y un sentimiento de dolor o desagrado, de modo que se convierta en un estímulo aversivo.

    • Imitación: se presenta al paciente un modelo de conducta apropiado y se le invita a realizarlo, explicándole los inconvenientes de su antiguo comportamiento y las ventajas del aprendido.

    4.1.3. TERAPIA COGNITIVA

    Influencia del pensamiento sobre la conducta y los sentimientos.

    Muchos problemas tienen su origen en el pensamiento irracional. Si estas formas de pensamiento son aprendidas podrán ser reemplazadas.

    El terapeuta enseña al paciente a observar sus pensamientos, a detectar las afirmaciones irracionales que conducen al sufrimiento y a sustituirlas por otras que reduzcan el malestar.

    4.1.4. TERAPIA HUMANISTA

    Los trastornos psicológicos son producto de la incapacidad del “yo” para desarrollarse por entrar en conflicto con las expectativas y deseos de los demás. La terapia humanista pretende ayudar a personas con un autoconcepto muy negativo, a aceptar su verdadera personalidad y a elegir metas personales.

    La técnica más conocida es la “psicoterapia centrada en el cliente”, de Rogers. Concentran la atención en las autopercepciones conscientes del paciente, escuchan sin juzgar ni interpretar y se abstienen de orientar al paciente hacia cualquier dirección.

    El terapeuta centrado en la persona, es como un espejo de sentimiento del cliente.