Condiciones económicas de las ONG (Organización no Gubernamental)

Financiación. Administración. Privatización. Donaciones. Problemas. Juventud. Ética. Subenciones. Empresas

  • Enviado por: Violeta
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

Las condiciones económicas de las ONG

Definimos a las ONG como asociaciones no gubernamentales, y una organización no gubernamental, como a un conjunto de personas con los medios adecuados que trabajan para alcanzar un fin determinado, y no pertenecientes al Estado.

La financiación de las ONG padece una clara dependencia de las subvenciones públicas, a diferencia de lo que ocurre en países como Alemania o Francia. El 56% reciben mas de la mitad de sus fondos de la Administración, y sólo el 10 %se alimenta de fuentes exclusivamente privadas, siendo lo habitual que conjuguen ambas.

Para el estado resulta muy cómodo delegar en las ONG la gestión de recursos y programas ahorrándose salarios y problemas, a la par que ejerce un control directo sobre las organizaciones que reciben las donaciones. Indudablemente, esto representa un problema que se debe, ante todo, a la juventud de las ONG españolas.

Las mayores ONG suelen recibir una financiación principalmente privada. Las grandes empresas usan sus productos como propaganda de estas asociaciones, lo que nos plantea un problema ético al presentar en los medios de masas la ayuda prestada a las ONG como una acción mercantilista.

EL dilema que se nos plantea es el siguiente: Las ONG supuestamente no deberían depender del Estado, pero indudablemente, éste aporta una ayuda económica importante a esta serie de organizaciones. Las subvenciones privadas son insuficientes. Las empresas que aportan apoyo económico nos plantean el dilema acerca de su intencionalidad.

¿Cómo se han de mantener entonces económicamente las ONG?.

Es evidente que se necesitan en todas las organizaciones, y mas en las de este tipo, un gran presupuesto económico. Por otra parte, existen supuestas ONG que cobran subvenciones estatales las cuales no van dirigidas precisamente a fines benéficos. La corrupción de algunas de estas organizaciones es un hecho presente.

Es una lástima que no pueda con este comentario crítico, aunque no destructivo, aportar ninguna solución a este problema. La economía de las ONG se nos presenta como un cúmulo de contradicciones sin remedio aparente.


Las condiciones económicas de las ONG

Violeta Menor Odriozola